Diese Präsentation wurde erfolgreich gemeldet.
Wir verwenden Ihre LinkedIn Profilangaben und Informationen zu Ihren Aktivitäten, um Anzeigen zu personalisieren und Ihnen relevantere Inhalte anzuzeigen. Sie können Ihre Anzeigeneinstellungen jederzeit ändern.

1 vasijas vacias a vasijas de honra

735 Aufrufe

Veröffentlicht am

  • Loggen Sie sich ein, um Kommentare anzuzeigen.

  • Gehören Sie zu den Ersten, denen das gefällt!

1 vasijas vacias a vasijas de honra

  1. 1. VASIJAS VACIAS a VASIJAS DE HONRA IRRUPCION EVANGELISTICA Un Pueblo Bien Dispuesto: ES UN PUEBLO UNGIDO Cuidemos nuestra provisión que es Dios en Nosotros El acreedor toma lo nuestro que no está en el Señor bajo su dominio Estar en Gracia del Señor y en Fe, es el inicio; ponerla por obra es en consecuencia La presencia del Señor es para llenar todo lo que vacio este En la intimidad de la comunión y en la búsqueda en común para ser llenos Hasta que todos seamos llenos y apartados seguir en él extendiendo su reino 2Ki 4:1 El aceite de la viuda. Una mujer, de las mujeres de los hijos de los profetas, clamó a Eliseo, diciendo: Tu siervo mi marido ha muerto; y tú sabes que tu siervo era temeroso de Jehová; y ha venido el acreedor para tomarse dos hijos míos por siervos. : 2 Y Eliseo le dijo: ¿Qué te haré yo? Declárame qué tienes en casa. Y ella dijo: Tu sierva ninguna cosa tiene en casa, sino una vasija de aceite. : 3 El le dijo: Ve y pide para ti vasijas prestadas de todos tus vecinos, vasijas vacías, no pocas. : 4 Entra luego, y enciérrate tú y tus hijos; y echa en todas las vasijas, y cuando una esté llena, ponla aparte. : 5 Y se fue la mujer, y cerró la puerta encerrándose ella y sus hijos; y ellos le traían las vasijas, y ella echaba del aceite. : 6 Cuando las vasijas estuvieron llenas, dijo a un hijo suyo: Tráeme aún otras vasijas. Y él dijo: No hay más vasijas. Entonces cesó el aceite. : 7 Vino ella luego, y lo contó al varón de Dios, el cual dijo: Ve y vende el aceite, y paga a tus acreedores; y tú y tus hijos vivid de lo que quede. Acto: Llenar las Vasijas Vacías Que es lo que se tiene en Casa: DECLARARLO. Solo se tiene una vasija que es uno mismo para ser llenada de Aceite. Pedir Vasijas prestadas a todos, NO POCAS. Encerrarse en la búsqueda de Dios con Hijos y Vasijas. Hasta que no haya ni una vacía. Fase 1: Definiendo la Casa Declarando lo que se tiene en casa Convocar a las vasijas vacías (no Pocas) para ser llenadas Apartarse y en común búsqueda de Dios clamar y adorar para que él se derrame; Y en y con su presencia llene las vasijas a todas las vasijas
  2. 2. Estando convertidos somos vistos por algunos de los no convertidos y son movidos a generosidad, los demás nos aborrecen. A los que obran con generosidad insistente indagar sobre sus necesidades, mas no por las observadas por otros, para clamar misericordia por ellos para su conversión y bendición en solución de sus necesidades. Gran Bendición es un Hijo, y cuando este es centro del ataque de la maldad y muere, pues nace a voluntad de Dios, por la Gracia y Misericordia para con sus padres y para con el Hijo Mismo. Buscar al Varón de Dios, Plantear la gran necesidad con urgente y apacible serenidad, su amargura fue encubierta ante el Varón de Dios, no se lo revelo. Eliseo y la sunamita 2Ki 4:8 Aconteció también que un día pasaba Eliseo por Sunem; y había allí una mujer importante, que le invitaba insistentemente a que comiese; y cuando él pasaba por allí, venía a la casa de ella a comer. 9 Y ella dijo a su marido: He aquí ahora, yo entiendo que éste que siempre pasa por nuestra casa, es varón santo de Dios. 10 Yo te ruego que hagamos un pequeño aposento de paredes, y pongamos allí cama, mesa, silla y candelero, para que cuando él viniere a nosotros, se quede en él. 11 Y aconteció que un día vino él por allí, y se quedó en aquel aposento, y allí durmió. 12 Entonces dijo a Giezi su criado: Llama a esta sunamita. Y cuando la llamó, vino ella delante de él. 13 Dijo él entonces a Giezi: Dile: He aquí tú has estado solícita por nosotros con todo este esmero; ¿qué quieres que haga por ti? ¿Necesitas que hable por ti al rey, o al general del ejército? Y ella respondió: Yo habito en medio de mi pueblo. 14 Y él dijo: ¿Qué, pues, haremos por ella? Y Giezi respondió: He aquí que ella no tiene hijo, y su marido es viejo. 15 Dijo entonces: Llámala. Y él la llamó, y ella se paró a la puerta. 16 Y él le dijo: El año que viene, por este tiempo, abrazarás un hijo. Y ella dijo: No, señor mío, varón de Dios, no hagas burla de tu sierva. 17 Mas la mujer concibió, y dio a luz un hijo el año siguiente, en el tiempo que Eliseo le había dicho. 18 Y el niño creció. Pero aconteció un día, que vino a su padre, que estaba con los segadores; 19 y dijo a su padre: ¡Ay, mi cabeza, mi cabeza! Y el padre dijo a un criado: Llévalo a su madre. 20 Y habiéndole él tomado y traído a su madre, estuvo sentado en sus rodillas hasta el mediodía, y murió. 21 Ella entonces subió, y lo puso sobre la cama del varón de Dios, y cerrando la puerta, se salió. 22 Llamando luego a su marido, le dijo: Te ruego que envíes conmigo a alguno de los criados y una de las asnas, para que yo vaya corriendo al varón de Dios, y regrese. 23 El dijo: ¿Para qué vas a verle hoy? No es nueva luna, ni día de reposo.[a] Y ella respondió: Paz. 24 Después hizo enalbardar el asna, y dijo al criado: Guía y anda; y no me hagas detener en el camino, sino cuando yo te lo dijere. 25 Partió, pues, y vino al varón de Dios, al monte Carmelo. Y cuando el varón de Dios la vio de lejos, dijo a su criado Giezi: He aquí la sunamita. 26 Te ruego que vayas ahora corriendo a recibirla, y le digas: ¿Te va bien a ti? ¿Le va bien a tu marido, y a tu hijo? Y ella dijo: Bien. 27 Luego que llegó a donde estaba el varón de Dios en el monte, se asió de sus pies. Y se acercó Giezi para quitarla; pero el varón de Dios le dijo: Déjala, porque su alma está en amargura, y Jehová me ha encubierto el motivo, y no me lo ha revelado. 28 Y ella dijo: ¿Pedí yo hijo a mi señor? ¿No dije yo que no te burlases de mí? 29 Entonces dijo él a Giezi: Ciñe tus lomos, y toma mi báculo en tu mano, y vé; si alguno te encontrare, no lo saludes, y si alguno te saludare, no le respondas; y pondrás mi báculo sobre el rostro del niño. 30 Y dijo la madre del niño: Vive Jehová, y vive tu alma, que no te dejaré. 31 El entonces se levantó y la siguió. Y Giezi había ido delante de ellos, y había puesto el báculo sobre el rostro del niño; pero no tenía voz ni sentido, y así se había vuelto para encontrar a Eliseo, y se lo declaró, diciendo: El niño no despierta. 32 Y venido Eliseo a la casa, he aquí que el niño estaba muerto tendido sobre su cama. 33 Entrando él entonces, cerró la puerta tras ambos, y oró a Jehová. 34 Después subió y se tendió sobre el niño, poniendo su boca sobre la boca de él, y sus ojos sobre sus ojos, y sus manos sobre las manos suyas; así se tendió sobre él, y el cuerpo del niño entró en calor. 35 Volviéndose luego, se paseó por la casa a una y otra parte, y después subió, y se tendió sobre él nuevamente, y el niño estornudó siete veces, y abrió sus ojos. 36 Entonces llamó él a Giezi, y le dijo: Llama a esta sunamita. Y él la llamó. Y entrando ella, él le dijo: Toma tu hijo. 37 Y así que ella entró, se echó a sus pies, y se inclinó a tierra; y después tomó a su hijo, y salió. Acto: un (Hijo) Ministerio y/o Restaurar los 5 Ministerios de la Iglesia de Cristo En los tiempos hoy, la casa y los de la casa ignoran sus necesidades, Dios y sus Servidores lo Saben y es su voluntad que reconozcamos que nos es necesario ejercer vivificantes ministerios y El tiene todo el poder para hacer que sea en la iglesia de Hoy como en el inicio.
  3. 3. Fase 2: Detectar a quienes y que ministerio o un Pueblo Dispuesto a ser Ministro de Jesucristo Saber esperar la concepción y Gestación de los Ministerios Cuidar el Crecimiento y Fortalecimiento de los Ministerios Restaurar y vivificar a los ministerios que no lo estén conforme a la Verdad del Reino de Jesucristo Dejar evidencias de que los Ministerios están. Milagros en beneficio de los profetas 2Ki 4:38 Eliseo volvió a Gilgal cuando había una grande hambre en la tierra. Y los hijos de los profetas estaban con él, por lo que dijo a su criado: Pon una olla grande, y haz potaje para los hijos de los profetas. 39 Y salió uno al campo a recoger hierbas, y halló una como parra montés, y de ella llenó su falda de calabazas silvestres; y volvió, y las cortó en la olla del potaje, pues no sabía lo que era. 40 Después sirvió para que comieran los hombres; pero sucedió que comiendo ellos de aquel guisado, gritaron diciendo: ¡Varón de Dios, hay muerte en esa olla! Y no lo pudieron comer. 41 El entonces dijo: Traed harina. Y la esparció en la olla, y dijo: Da de comer a la gente. Y no hubo más mal en la olla. 42 Vino entonces un hombre de Baal-salisa, el cual trajo al varón de Dios panes de primicias, veinte panes de cebada, y trigo nuevo en su espiga. Y él dijo: Da a la gente para que coma. 43 Y respondió su sirviente: ¿Cómo pondré esto delante de cien hombres? Pero él volvió a decir: Da a la gente para que coma, porque así ha dicho Jehová: Comerán, y sobrará. 44 Entonces lo puso delante de ellos, y comieron, y les sobró, conforme a la palabra de Jehová. Acto: Activación Ministerios con Milagros y Prodigios Ante las evidencias y las respuestas los ministerios son manifestados: Gran Hambre por Dios. También Muerte Ministerial, tenemos un Potaje de Dios para ser fortalecidos, nos libra de muerte y habrá suficiente y sobreabundara, lo que habíamos comido era de muerte y nos ha librado. Fase 3 Panes de Primicias y Trigo Nuevo y dar de comer en base a ello a la gente con los nuevos Ministros y Ministerios, restaurados y conforme a la voluntad de Dios y aplicándose en la Extensión del Reino, por su gracia, su misericordia y se ministren todas estas primicias. Neh 5:1 Abolición de la usura Entonces hubo gran clamor del pueblo y de sus mujeres contra sus hermanos judíos. 2 Había quien decía: Nosotros, nuestros hijos y nuestras hijas, somos muchos; por tanto, hemos pedido prestado grano para comer y vivir. 3 Y había quienes decían: Hemos empeñado nuestras tierras, nuestras viñas y nuestras casas, para comprar grano, a causa del hambre. 4 Y había quienes decían: Hemos tomado prestado dinero para el tributo del rey, sobre nuestras tierras y viñas. 5 Ahora bien, nuestra carne es como la carne de nuestros hermanos, nuestros hijos como sus hijos; y he aquí que nosotros dimos nuestros hijos y nuestras hijas a servidumbre, y algunas de nuestras hijas lo están ya, y no tenemos posibilidad de rescatarlas, porque nuestras tierras y nuestras viñas son de otros. 6 Y me enojé en gran manera cuando oí su clamor y estas palabras. 7 Entonces lo medité, y reprendí a los nobles y a los oficiales, y les dije: ¿Exigís interés cada uno a vuestros hermanos?(A) Y convoqué contra ellos una gran asamblea, 8 y les dije: Nosotros según nuestras posibilidades rescatamos a nuestros hermanos judíos que habían sido vendidos a
  4. 4. las naciones; ¿y vosotros vendéis aun a vuestros hermanos, y serán vendidos a nosotros? Y callaron, pues no tuvieron qué responder. 9 Y dije: No es bueno lo que hacéis. ¿No andaréis en el temor de nuestro Dios, para no ser oprobio de las naciones enemigas nuestras? 10 También yo y mis hermanos y mis criados les hemos prestado dinero y grano; quitémosles ahora este gravamen. 11 Os ruego que les devolváis hoy sus tierras, sus viñas, sus olivares y sus casas, y la centésima parte del dinero, del grano, del vino y del aceite, que demandáis de ellos como interés. 12 Y dijeron: Lo devolveremos, y nada les demandaremos; haremos así como tú dices. Entonces convoqué a los sacerdotes, y les hice jurar que harían conforme a esto. 13 Además sacudí mi vestido, y dije: Así sacuda Dios de su casa y de su trabajo a todo hombre que no cumpliere esto, y así sea sacudido y vacío. Y respondió toda la congregación: ¡Amén! y alabaron a Jehová. Y el pueblo hizo conforme a esto. 14 También desde el día que me mandó el rey que fuese gobernador de ellos en la tierra de Judá, desde el año veinte del rey Artajerjes hasta el año treinta y dos, doce años, ni yo ni mis hermanos comimos el pan del gobernador. 15 Pero los primeros gobernadores que fueron antes de mí abrumaron al pueblo, y tomaron de ellos por el pan y por el vino más de cuarenta siclos de plata, y aun sus criados se enseñoreaban del pueblo; pero yo no hice así, a causa del temor de Dios. 16 También en la obra de este muro restauré mi parte, y no compramos heredad; y todos mis criados juntos estaban allí en la obra. 17 Además, ciento cincuenta judíos y oficiales, y los que venían de las naciones que había alrededor de nosotros, estaban a mi mesa. 18 Y lo que se preparaba para cada día era un buey y seis ovejas escogidas; también eran preparadas para mí aves, y cada diez días vino en toda abundancia; y con todo esto nunca requerí el pan del gobernador, porque la servidumbre de este pueblo era grave. 19 Acuérdate de mí para bien, Dios mío, y de todo lo que hice por este pueblo. Acto: Reposicionarnos como Iglesia, como Ministros, como miembros del Reino, restableciendo el reino en nosotros y en el pueblo Abolir la Usura, reconocer ante Dios lo que por la usura se ha hecho en su pueblo y en sus servidores y lo que sus ministros por usura y codicia habrán hecho al mismo pueblo, hasta vender o comprar a los mismos hermanos. Mas la obra del Señor se estará haciendo sin Usura ni Codicia. Fase 4 Sacude tu vestido, no mas producto de Usura y Codicia, y así sea Dios sacudiendo de su casa y de su trabajo a todo hombre que no cumpla con esta abolición de usura y codicia. Y respondió toda la congregación: ¡Amén! y alabaron a Jehová. 1Co 10:1 Amonestaciones contra la idolatría Porque no quiero, hermanos, que ignoréis que nuestros padres todos estuvieron bajo la nube, y todos pasaron el mar; 2 y todos en Moisés fueron bautizados en la nube y en el mar, 3 y todos comieron el mismo alimento espiritual, 4 y todos bebieron la misma bebida espiritual; porque bebían de la roca espiritual que los seguía, y la roca era Cristo. 5 Pero de los más de ellos no se agradó Dios; por lo cual quedaron postrados en el desierto. 6 Mas estas cosas sucedieron como ejemplos para nosotros, para que no codiciemos cosas malas, como ellos codiciaron. 7 Ni seáis idólatras, como algunos de ellos, según está escrito: Se sentó el pueblo a comer y a beber, y se levantó a jugar. 8 Ni forniquemos, como algunos de ellos fornicaron, y cayeron en un día veintitrés mil. 9 Ni tentemos al Señor, como también algunos de ellos le tentaron, y perecieron por las serpientes. 10 Ni murmuréis, como algunos de ellos murmuraron, y perecieron por el destructor. 11 Y estas cosas les acontecieron como ejemplo, y están escritas para amonestarnos a nosotros, a quienes han alcanzado los fines de los siglos. 12 Así que, el que piensa estar firme, mire que no caiga. 13 No os ha sobrevenido ninguna tentación que no sea humana; pero fiel es Dios, que no os dejará ser tentados más de lo que podéis resistir, sino que dará también juntamente con la tentación la salida, para que podáis soportar. 14 Por tanto, amados míos, huid de la idolatría. 15 Como a sensatos os hablo; juzgad vosotros lo que digo. 16 La copa de bendición que bendecimos, ¿no es la comunión de la sangre de Cristo? El pan que partimos, ¿no es la comunión del cuerpo de Cristo? 17 Siendo uno solo el pan, nosotros, con ser muchos, somos un cuerpo; pues todos participamos de aquel mismo pan. 18 Mirad a Israel según la carne; los que comen de
  5. 5. los sacrificios, ¿no son partícipes del altar? 19 ¿Qué digo, pues? ¿Que el ídolo es algo, o que sea algo lo que se sacrifica a los ídolos? 20 Antes digo que lo que los gentiles sacrifican, a los demonios lo sacrifican, y no a Dios; y no quiero que vosotros os hagáis partícipes con los demonios. 21 No podéis beber la copa del Señor, y la copa de los demonios; no podéis participar de la mesa del Señor, y de la mesa de los demonios. 22 ¿O provocaremos a celos al Señor? ¿Somos más fuertes que él? Acto Aceptando la Amonestación contra la Idolatría: Que no ignoréis que nuestros padres todos estuvieron bajo la nube, y todos pasaron el mar; y todos en Moisés fueron bautizados en la nube y en el mar, y todos comieron el mismo alimento espiritual, y todos bebieron la misma bebida espiritual; porque bebían de la roca espiritual que los seguía, y la roca era Cristo.  No codiciemos cosas malas, como ellos codiciaron.  Ni seáis idólatras, como algunos de ellos, según está escrito: Se sentó el pueblo a comer y a beber, y se levantó a jugar.  Ni forniquemos, como algunos de ellos fornicaron, y cayeron en un día veintitrés mil.  Ni tentemos al Señor, como también algunos de ellos le tentaron, y perecieron por las serpientes.  Ni murmuréis, como algunos de ellos murmuraron, y perecieron por el destructor.  Y estas cosas les acontecieron como ejemplo, y están escritas para amonestarnos a nosotros, a quienes han alcanzado los fines de los siglos.  Así que, el que piensa estar firme, mire que no caiga.  No os ha sobrevenido ninguna tentación que no sea humana; pero fiel es Dios, que no os dejará ser tentados más de lo que podéis resistir, sino que dará también juntamente con la tentación la salida, para que podáis soportar.  Por tanto, amados míos, huid de la idolatría.  La copa de bendición que bendecimos, ¿no es la comunión de la sangre de Cristo?  El pan que partimos, ¿no es la comunión del cuerpo de Cristo?  Siendo uno solo el pan, nosotros, con ser muchos, somos un cuerpo; pues todos participamos de aquel mismo pan.  los que comen de los sacrificios, ¿no son partícipes del altar?  ¿Qué digo, pues? ¿Que el ídolo es algo, o que sea algo lo que se sacrifica a los ídolos?  Antes digo que lo que los gentiles sacrifican, a los demonios lo sacrifican, y no a Dios;  y no quiero que vosotros os hagáis partícipes con los demonios.  No podéis beber la copa del Señor, y la copa de los demonios;  no podéis participar de la mesa del Señor, y de la mesa de los demonios. Fase 5 Un Pueblo Dispuesto a dejar toda obra de maldad. Ministros en gracia y comprometidos, y sometidos a la Obediencia y Santidad a Jesucristo Haced todo para la gloria de Dios 1Co 10:23 Todo me es lícito, pero no todo conviene; todo me es lícito, pero no todo edifica. 24 Ninguno busque su propio bien, sino el del otro. 25 De todo lo que se vende en la carnicería, comed, sin preguntar nada por motivos de conciencia; 26 porque del Señor es la tierra y su plenitud. 27 Si algún incrédulo os invita, y queréis ir, de todo lo que se os ponga delante comed, sin preguntar nada por motivos de conciencia. 28 Mas si alguien os dijere: Esto fue sacrificado a los ídolos; no lo comáis, por causa de aquel que lo declaró, y por motivos de conciencia; porque del Señor es la tierra y su plenitud. 29 La conciencia, digo, no la tuya, sino la del otro. Pues ¿por qué se ha de juzgar mi
  6. 6. libertad por la conciencia de otro? 30 Y si yo con agradecimiento participo, ¿por qué he de ser censurado por aquello de que doy gracias? 31 Si, pues, coméis o bebéis, o hacéis otra cosa, hacedlo todo para la gloria de Dios. 32 No seáis tropiezo ni a judíos, ni a gentiles, ni a la iglesia de Dios; 33 como también yo en todas las cosas agrado a todos, no procurando mi propio beneficio, sino el de muchos, para que sean salvos. Acto: hacedlo todo para la gloria de Dios Fase 6 Todo me es lícito, pero no todo conviene, pero no todo edifica. Ninguno busque su propio bien, sino el del otro Del Señor es la tierra y su plenitud. Si alguien os dijere: Esto fue sacrificado a los ídolos; no lo comáis, por causa de aquel que lo declaró 1Co 2:1 Proclamando a Cristo crucificado Así que, hermanos, cuando fui a vosotros para anunciaros el testimonio de Dios, no fui con excelencia de palabras o de sabiduría. 2 Pues me propuse no saber entre vosotros cosa alguna sino a Jesucristo, y a éste crucificado. 3 Y estuve entre vosotros con debilidad, y mucho temor y temblor; 4 y ni mi palabra ni mi predicación fue con palabras persuasivas de humana sabiduría, sino con demostración del Espíritu y de poder, 5 para que vuestra fe no esté fundada en la sabiduría de los hombres, sino en el poder de Dios. La revelación por el Espíritu de Dios 6 Sin embargo, hablamos sabiduría entre los que han alcanzado madurez; y sabiduría, no de este siglo, ni de los príncipes de este siglo, que perecen. 7 Mas hablamos sabiduría de Dios en misterio, la sabiduría oculta, la cual Dios predestinó antes de los siglos para nuestra gloria, 8 la que ninguno de los príncipes de este siglo conoció; porque si la hubieran conocido, nunca habrían crucificado al Señor de gloria. 9 Antes bien, como está escrito: Cosas que ojo no vio, ni oído oyó, Ni han subido en corazón de hombre, Son las que Dios ha preparado para los que le aman. 10 Pero Dios nos las reveló a nosotros por el Espíritu; porque el Espíritu todo lo escudriña, aun lo profundo de Dios. 11 Porque ¿quién de los hombres sabe las cosas del hombre, sino el espíritu del hombre que está en él? Así tampoco nadie conoció las cosas de Dios, sino el Espíritu de Dios. 12 Y nosotros no hemos recibido el espíritu del mundo, sino el Espíritu que proviene de Dios, para que sepamos lo que Dios nos ha concedido, 13 lo cual también hablamos, no con palabras enseñadas por sabiduría humana, sino con las que enseña el Espíritu, acomodando lo espiritual a lo espiritual. 14 Pero el hombre natural no percibe las cosas que son del Espíritu de Dios, porque para él son locura, y no las puede entender, porque se han de discernir espiritualmente. 15 En cambio el espiritual juzga todas las cosas; pero él no es juzgado de nadie. 16 Porque ¿quién conoció la mente del Señor? ¿Quién le instruirá? Más nosotros tenemos la mente de Cristo. Acto anunciar el testimonio de Dios, Saber entre vosotros cosa alguna sino a Jesucristo, y a éste crucificado, estuve entre vosotros con debilidad, y mucho temor y temblor; ni mi palabra ni mi predicación fue con palabras persuasivas de humana sabiduría, sino con demostración del Espíritu y de poder, vuestra fe no esté fundada en la sabiduría de los hombres, sino en el poder de Dios.
  7. 7. Fase 7 Hablamos sabiduría entre los que han alcanzado madurez; Sabiduría, no de este siglo, ni de los príncipes de este siglo, que perecen. Hablamos sabiduría de Dios en misterio La sabiduría oculta, la cual Dios predestinó antes de los siglos para nuestra gloria, Como está escrito: Cosas que ojo no vio, ni oído oyó, Ni han subido en corazón de hombre, Son las que Dios ha preparado para los que le aman. Dios nos las reveló a nosotros por el Espíritu; porque el Espíritu todo lo escudriña, aun lo profundo de Dios. Nadie conoció las cosas de Dios, sino el Espíritu de Dios. 12 Y nosotros no hemos recibido el espíritu del mundo, sino el Espíritu que proviene de Dios, para que sepamos lo que Dios nos ha concedido, Hablamos, no con palabras enseñadas por sabiduría humana, sino con las que enseña el Espíritu, acomodando lo espiritual a lo espiritual. El espiritual juzga todas las cosas; pero él no es juzgado de nadie ¿Quién conoció la mente del Señor? ¿Quién le instruirá? Más nosotros tenemos la mente de Cristo. 1Co 3:1 Colaboradores de Dios De manera que yo, hermanos, no pude hablaros como a espirituales, sino como a carnales, como a niños en Cristo. 2 Os di a beber leche, y no vianda; porque aún no erais capaces, ni sois capaces todavía, 3 porque aún sois carnales; pues habiendo entre vosotros celos, contiendas y disensiones, ¿no sois carnales, y andáis como hombres? 4 Porque diciendo el uno: Yo ciertamente soy de Pablo; y el otro: Yo soy de Apolos, ¿no sois carnales? 5 ¿Qué, pues, es Pablo, y qué es Apolos? Servidores por medio de los cuales habéis creído; y eso según lo que a cada uno concedió el Señor. 6 Yo planté, Apolos regó; pero el crecimiento lo ha dado Dios. 7 Así que ni el que planta es algo, ni el que riega, sino Dios, que da el crecimiento. 8 Y el que planta y el que riega son una misma cosa; aunque cada uno recibirá su recompensa conforme a su labor. 9 Porque nosotros somos colaboradores de Dios, y vosotros sois labranza de Dios, edificio de Dios. 10 Conforme a la gracia de Dios que me ha sido dada, yo como perito arquitecto puse el fundamento, y otro edifica encima; pero cada uno mire cómo sobreedifica. 11 Porque nadie puede poner otro fundamento que el que está puesto, el cual es Jesucristo. 12 Y si sobre este fundamento alguno edificare oro, plata, piedras preciosas, madera, heno, hojarasca, 13 la obra de cada uno se hará manifiesta; porque el día la declarará, pues por el fuego será revelada; y la obra de cada uno cuál sea, el fuego la probará. 14 Si permaneciere la obra de alguno que sobreedificó, recibirá recompensa. 15 Si la obra de alguno se quemare, él sufrirá pérdida, si bien él mismo será salvo, aunque así como por fuego. 16 ¿No sabéis que sois templo de Dios, y que el Espíritu de Dios mora en vosotros? 17 Si alguno destruyere el templo de Dios, Dios le destruirá a él; porque el templo de Dios, el cual sois vosotros, santo es. 18 Nadie se engañe a sí mismo; si alguno entre vosotros se cree sabio en este siglo, hágase ignorante, para que llegue a ser sabio. 19 Porque la sabiduría de este mundo es insensatez para con Dios; pues escrito está: El prende a los sabios en la astucia de ellos. 20 Y otra vez: El Señor conoce los pensamientos de los sabios, que son vanos. 21 Así que, ninguno se gloríe en los hombres; porque todo es vuestro: 22 sea Pablo, sea Apolos, sea Cefas, sea el mundo, sea la vida, sea la muerte, sea lo presente, sea lo por venir, todo es vuestro, 23 y vosotros de Cristo, y Cristo de Dios. Acto: Crecimiento de Dios Habiendo entre vosotros celos, contiendas y disensiones, ¿no sois carnales, y andáis como hombres? .Yo planté, Apolos regó; pero el crecimiento lo ha dado Dios. Porque nosotros somos colaboradores de Dios, y vosotros sois labranza de Dios, edificio de Dios. Nadie puede poner otro fundamento que el que está puesto, el cual es Jesucristo. ¿No sabéis que sois templo de Dios, y que el Espíritu de Dios mora en vosotros? El Señor conoce los pensamientos de los sabios, que son vanos.
  8. 8. Fase 8 Así que, ninguno se gloríe en los hombres; porque todo es vuestro: sea Pablo, sea Apolos, sea Cefas, sea el mundo, Sea la vida, Sea la muerte, Sea lo presente, Sea lo por venir, Todo es vuestro, y vosotros de Cristo, y Cristo de Dios. 1Co 4:1 El ministerio de los apóstoles Así, pues, téngannos los hombres por servidores de Cristo, y administradores de los misterios de Dios. 2 Ahora bien, se requiere de los administradores, que cada uno sea hallado fiel. 3 Yo en muy poco tengo el ser juzgado por vosotros, o por tribunal humano; y ni aun yo me juzgo a mí mismo. 4 Porque aunque de nada tengo mala conciencia, no por eso soy justificado; pero el que me juzga es el Señor. 5 Así que, no juzguéis nada antes de tiempo, hasta que venga el Señor, el cual aclarará también lo oculto de las tinieblas, y manifestará las intenciones de los corazones; y entonces cada uno recibirá su alabanza de Dios. 6 Pero esto, hermanos, lo he presentado como ejemplo en mí y en Apolos por amor de vosotros, para que en nosotros aprendáis a no pensar más de lo que está escrito, no sea que por causa de uno, os envanezcáis unos contra otros. 7 Porque ¿quién te distingue? ¿o qué tienes que no hayas recibido? Y si lo recibiste, ¿por qué te glorías como si no lo hubieras recibido? 8 Ya estáis saciados, ya estáis ricos, sin nosotros reináis. ¡Y ojalá reinaseis, para que nosotros reinásemos también juntamente con vosotros! 9 Porque según pienso, Dios nos ha exhibido a nosotros los apóstoles como postreros, como a sentenciados a muerte; pues hemos llegado a ser espectáculo al mundo, a los ángeles y a los hombres. 10 Nosotros somos insensatos por amor de Cristo, mas vosotros prudentes en Cristo; nosotros débiles, mas vosotros fuertes; vosotros honorables, mas nosotros despreciados. 11 Hasta esta hora padecemos hambre, tenemos sed, estamos desnudos, somos abofeteados, y no tenemos morada fija. 12 Nos fatigamos trabajando con nuestras propias manos; nos maldicen, y bendecimos; padecemos persecución, y la soportamos. 13 Nos difaman, y rogamos; hemos venido a ser hasta ahora como la escoria del mundo, el desecho de todos. 14 No escribo esto para avergonzaros, sino para amonestaros como a hijos míos amados. 15 Porque aunque tengáis diez mil ayos en Cristo, no tendréis muchos padres; pues en Cristo Jesús yo os engendré por medio del evangelio. 16 Por tanto, os ruego que me imitéis. 17 Por esto mismo os he enviado a Timoteo, que es mi hijo amado y fiel en el Señor, el cual os recordará mi proceder en Cristo, de la manera que enseño en todas partes y en todas las iglesias. 18 Más algunos están envanecidos, como si yo nunca hubiese de ir a vosotros. 19 Pero iré pronto a vosotros, si el Señor quiere, y conoceré, no las palabras, sino el poder de los que andan envanecidos. 20 Porque el reino de Dios no consiste en palabras, sino en poder. 21 ¿Qué queréis? ¿Iré a vosotros con vara, o con amor y espíritu de mansedumbre? Téngannos los hombres por servidores de Cristo, y administradores de los misterios de Dios. De los administradores, que cada uno sea hallado fiel De nada tengo mala conciencia, no por eso soy justificado; El que me juzga es el Señor Aclarará también lo oculto de las tinieblas, y manifestará las intenciones de los corazones; Cada uno recibirá su alabanza de Dios No pensar más de lo que está escrito, no sea que por causa de uno, os envanezcáis unos contra otros. Dios nos ha exhibido a nosotros los apóstoles como postreros, como a sentenciados a muerte; Somos insensatos por amor de Cristo, mas vosotros prudentes en Cristo; nosotros débiles, mas vosotros fuertes; vosotros honorables, mas nosotros despreciados. El reino de Dios no consiste en palabras, sino en poder
  9. 9. Fase 9 Como Apóstoles (Enviados): Como a sentenciados a muerte Ser espectáculo al mundo, a los ángeles y a los hombres Somos insensatos por amor de Cristo, Vosotros prudentes en Cristo; Nosotros débiles, mas vosotros fuertes; vosotros honorables, mas nosotros despreciados. Padecemos hambre, tenemos sed, estamos desnudos, somos abofeteados, y no tenemos morada fija. Nos fatigamos trabajando con nuestras propias manos; nos maldicen, y bendecimos; padecemos persecución, y la soportamos. Nos difaman, y rogamos; Hemos venido a ser hasta ahora como la escoria del mundo, el desecho de todos. PALABRA PROFÉTICA para Libertad Ministerial 1. Tiempo para ser libre del espíritu religioso. Cantares 2:14 (Pueblo mío este es un tiempo de libertad para ti, has estado cansado de cumplir reglas, de exigir a los demás, de guardar las costumbres, pero has estado tan lejos de mí, apenas conozco tu voz, tu agenda está llena, estas muy ocupado, vas de un lado para otro, tus prioridades están tan lejos de mí, y muchas veces escondes tu vida de pecado detrás del espíritu religioso que te tiene atado y no deja que veas que ese estilo de vida no me agrada, déjame oírte cada día, consúltame, camina de mi mano y yo te mostrare cual es el camino, vuelve a casa, corre en libertad, hay un lugar en mi corazón para ti) 2. Tiempo para cortar el espíritu de seducción. Jueces 16:5-6 (Ciertamente estoy levantando a los valientes, a aquellos que saben y puede decir NO, porque han sido lanzadas sobre ti vendas mágicas, ligaduras del alma, cuerdas de engaño que han atado tu mente, tu corazón y tus pies, y te han cautivado, y te hacen creer que eso es bueno para ti cuando su fin es destrucción, quiero que sepas que ha sido soltado el espíritu de Dalila que seduce al siervo de Dios, porque lo quiere destruir, quiere robar tu visión, arrebatar tu propósito, sus intenciones es verte morir, levántate, no te salgas de tu posición, revístete de autoridad, atrévete a renunciar a tus deleites y a tus propios apetitos, hoy es el día de tu decisión) 3. Tiempo donde prevalecerá la verdad por encima de la mentira. Salmos 32:2 y 5 (Todo lo que está en oculto está saliendo a la luz, lo que por muchos años se ha establecido como verdad y ha sido falso, ahora está llegando a su fin. Llego el momento de rendir cuentas, de decir la verdad, no sigas callando, rompe el silencio que será medicina para tus huesos, hablar te dará descanso, ven al altar y declara tu enigma)
  10. 10. 4. Tiempo para salir del Jordán y entrar en tu promesa. Josué 1:2 (No hay tierra prometida sin pasar por el Jordán, aunque parece majestuoso e imposible de pasar, y te diga que es más grande que tú, atrévete a poner tus pies sobre las aguas, háblale a tu Jordán y golpéalo, aunque esto representa muerte recuerda que lo que está delante de ti es la resurrección, es solamente un proceso antes del cumplimiento de lo que estas esperando, tu tiempo de transición está llegando a su fin, la nueva temporada está a las puertas) 5. Tiempo para recuperar lo que perdiste en los meses anteriores. Joel 2:25 (Aunque hayas estado bajo ataque de los merodeadores, saqueadores, extorsionistas, y lo que hayas estado teniendo son perdidas, y aun lo que has sembrado las plagas se lo han comido, este es tu tiempo para limpiar tu tierra, para recuperar el fruto abundante de tu cosecha, prepárate para recoger lo que es tuyo, lo que fue despachado para ti y los tuyos, estas entrando a noventa días de recuperación). 6. Tiempo para oír el sonido de bocina Salmos 24:6 (Las oraciones de mis hijos son el sonido de bocina que se oye en los cielos y toca mi corazón, ciertamente, el clamor de oración que se ha levantado está removiendo los cimientos y está provocando mi gloria en medio de las naciones, tus reuniones ya no serán las mismas, porque la misma nube de mi presencia estará presente, porque quiero estar en medio de mi pueblo, me place estar donde hay olor grato, aun en medio de los niños, en sus clases, en sus aulas derramare de mi gloria y los haré ver visiones, y escucharan mi voz, y no querrán salirse del lugar de mi presencia. Este es el tiempo para la generación de los que buscan mi rostro) 7. Tiempo para encontrarme con los “Jabes” I Crónicas 4:9 y 10 (Estoy cambiándote nombre y destino también, porque aunque tu nombre signifique dolor, rechazo, amargura, yo estoy haciendo una nueva asignación, estoy levantando tu rostro en alto y te estoy llamando como uno de mis ilustres, ciertamente ensancho el sitio de tu tienda, te hago crecer en territorio, te hago crecer en influencia, estiro tus estacas, estoy desatando mi bendición sobre tu vida, y te estoy librando del mal para que no te dañe. Te encontraste con mi favor amado hijo (a) ) 8. Tiempo para salir de tu Egipto. Salmos 34:19 (Los días de tu aflicción, de tu angustia y de la opresión del enemigo terminaron, esos días de cansancio, en donde no avanzabas en tu llamado, porque había pesada carga sobre tus espaldas, se fueron, alístate porque llego el día de salida, y sales con las manos llenas, es tiempo de celebrar fiesta, es tiempo de ver milagros, tiempo de depender de mí, es tiempo de verme cara a cara, hoy viene el día de tu visitación, prepara pandero porque es tiempo de danzar y cantar) 9. Tiempo para aprobar el examen (Una vez más está viniendo un examen, prepárate porque esta vez sí lo vas a pasar aunque parezca largo y complicado hoy sabes cómo contestar, es necesario para aprobar este ciclo y pasar a un nuevo nivel, saldrás fortalecido, competente y en integridad con una autoridad conquistada, con una posición de honra, no temas yo estoy contigo), dice el Señor. 10. Tiempo para ver la provisión extraordinaria de Dios. Filipenses 4:19 (Tus manos, tus bolsillos, tu cartera, tu alacena, tu closet, recibirán testimonio de provisión abundante en este mes, noveno mes, mes de fruto abundante, de cosecha, está llegando a tus manos lo que no ha llegado durante los meses anteriores, tu provisión será vista abundantemente) 11. Tiempo de ascenso. Ester 5:1-3 (Este mes subes a un nuevo nivel, hay una nueva escala para ti, te ha tocado esperar mucho tiempo, y has sido paciente pero desde este día la atmosfera comienza a cambia a tu favor, hay un ambiente de gloria y favor sobre ti, has sido escogido en estos días para ser vestido de honra y autoridad, se habla en los cielos acerca de ti, y todos dicen como en los días de Ester, la vestidura real esta sobre ti) 12. Tiempo del rugido del león sobre tu vida. 2 Reyes 6:16-18 (He puesto cerco de protección alrededor de tu vida, tus enemigos escucharan mi rugir y sabrán que no se pueden acercar, porque eres la niña de mis ojos, mi especial tesoro, que el territorio donde te mueves está protegido, cada vez que te quieran atacar, yo haré que ellos vean carros de fuego, y ejércitos armados, y traeré ceguera y confusión en el ejército enemigo. Este es un tiempo de victoria sobre tu vida)
  11. 11. DECRETOS Vasijas de Honra: 1. Decretamos salidas estratégicas de situaciones de alto riesgo, ante toda circunstancia o amenaza. 2. Decretamos cielos abiertos para toma de decisiones pendientes. 3. Decretamos la doble porción de autoridad para deshacer toda obra de las tinieblas. 4. Decretamos anulada la sentencia de muerte a través de enfermedades y accidentes en los hijos de Dios. 5. Decretamos desalojo a todo espíritu de desorden y confusión dentro de la iglesia del Señor, que trae división, contienda y murmuración. 6. Decretamos salario abundante y regular para los obreros que como siervos del Señor que por muchos años han sembrado aun de su necesidad y todavía no han cosechado. 7. Decretamos autoridad gubernamental para los atalayas de las ciudades. Amados hermanos y amadas hermanas de todas las naciones los bendecimos abundantemente en el nombre del Señor Jesús, declarando que ustedes son especiales al corazón de Dios. Por lo tanto que "El Señor te bendiga, y te guarde; que El Señor haga resplandecer su rostro sobre ti, y tenga de ti misericordia; que El Señor alce sobre ti su rostro, y ponga en ti paz". (Números 6:24-26). Además declaramos que "¡El Señor Dios de tus padres te hace mil veces más de lo que ahora eres, y te bendice, como te lo ha prometido!". (Deuteronomio 1:11). También te recordamos que "El Señor, es escudo alrededor de tú; Él es tu gloria, y el que levanta tu cabeza". (Salmos 3:3). Nosotros te recordamos que "El ángel de El Señor acampa alrededor tuyo, Y te defiende". (Salmos 34:7). y que "a sus ángeles mandará acerca de ti, Que te guarden en todos tus caminos. En las manos te llevarán, Para que tu pie no tropiece en piedra". (Salmos 91:12). También declaramos que lo mismo que le sucedió a Jabes te sucederá a ti, "El Señor te dará bendición, y ensanchará tu territorio, y su mano estará contigo, y te librará del mal, para que no te dañe". (1 Crónicas 4:10) Por último declaramos que como eres un bendecido o una bendecida del Señor, no hay agüero ni maldición que te afecte, pues no puede ser maldecido el pueblo que Dios ha bendecido. Para servirte, Bendiciones. Un Obrero de Cristo: Hijo de Dios. Juan Manuel Montes Hdez.

×