Diese Präsentation wurde erfolgreich gemeldet.
Wir verwenden Ihre LinkedIn Profilangaben und Informationen zu Ihren Aktivitäten, um Anzeigen zu personalisieren und Ihnen relevantere Inhalte anzuzeigen. Sie können Ihre Anzeigeneinstellungen jederzeit ändern.

Fanzine ¡Vaya Mierda! Abril 2015.

El Fanzine ¡Vaya Mierda! se caracteriza por unir a belleza y fiasco. Lo más bello y lo más cutre realizan el actor del amor para brindar a toda la humanidad gran placer intelectual.

  • Loggen Sie sich ein, um Kommentare anzuzeigen.

  • Gehören Sie zu den Ersten, denen das gefällt!

Fanzine ¡Vaya Mierda! Abril 2015.

  1. 1. MV ! Cita del mes: «««Y la crisis va pasando, y cientos de empresas cerrando, y ahí sigue el Teletexto, con dos cojones»»». MV !MV ! www.vayamierdafanzine.es Publicación universal Abril 2015 Reducto marginal de índole bucocalcárica Vaya Mierda! ! Fanzine Nabey
  2. 2. Neurona Editorial Paritorio Ajos´ Revolt El vitriolo de Méliès Garitos Temática Manola Mental La sandez Sumario 1 2 3y4 5y6 7 8y9 10 11 Editorial MV !MV ! MV ! Envíe sus colaboraciones a http://www.vayamierdafanzine.es/enviar ¡Vaya Mierda! Fanzine son: • Dirección, articulista y dibujante cutrísimo: David Juan http://vayamierdafanzine.es • Ilustradora y diseñadora gráfica: Débora Aguelo http://debora-aguelo.blogspot.com • Ilustrador y diseñador gráfico underground: Iñaki Goñi http://santoespanto.tumblr.com • Diseño y programación web: Diego Muñoz http://www.dmbnader.es Articulistas: • Alfonso Barcelona http://labrujuladelerrante.blogspot.com • David Gazo http://www.soydemasiadovagocomoparatenerunblog.com • Javier Burguinho http://burguinhadas.wordpress.com • Susana Portero https://www.facebook.com/susanasantidad • X+Y http://xmasy.net • Patri Torres: http://www.cinemascomics.com/author/patricia-torres Somos en gran parte química. Un principio activo llega a tra- vés del torrente sanguíneo has- ta mi cerebro y cambia mi esta- do anímico. Ansiedad, bajón, alegría, ac- ción. La bipolaridad es mi sino. Carezco del poder de segregar de forma natural mis compues- tos del placer. La Física, base de la Quími- ca y todo lo demás, hace que tengamos una breve presencia en una desconocida todavía di- mensión. Cuerpo, albergador de alma, sustrato, cáscara, mecanismo del mecánico llamado médico. Maltratado por ese vicio nece- sario en la especie humana. Y en todas. El desconocimiento del vicio es la salvaguarda, la salud, castidad. Ojos que no ven, cachondeo que desconozco. Felicidad, extraño término. La denominaría como un estado placentero continuado en el tiempo. Balance positivo del de- venir en nuestros días. Cada uno es un cosmos, cada uno es parte de Dios. Cada uno es diferente en una supuesta realidad común. Para uno la caca es hez, para otro es lujo. Todo depende de nuestra experiencia. No quiero ser millonario, sola- mente pretendo el lujo de que me traten bien, un hogar humil- de pero digno, alimento, ropa, vida social llevadera y un ho- bby, ¡Vaya Mierda! Fanzine. Si hay algo malo es ir a peor, porque desmotiva y hunde. Si se vive en escasez pero se atisba la mejora, te comes el mundo, lo contrario agarrota las fuerzas de levantarse, de mo- verse, de trabajar, pensar y se- guir en esta dimensión. Aprender cada día. Cuando una persona deja de aprender debería armarse de valor y vo- lar, viajar hacia la inexistente muerte y conocer hasta el infi- nito. Imprime: 1
  3. 3. 2 Paritorio MV !MV ! Neurona Adaptacion ´
  4. 4. 3 MV !MV ! https://www.facebook.com/vmfanzine Multitud de eyaculaciones neuronales a granel «(En palés)» Ajos´revolt X+Y Llego como de puntillas a la fiesta: si hago mucho ruido podría levantar demasiadas expectativas. Y no hace falta ni que salude, ya están todos hablando unos con otros. Algunos me miran de reojo, pero vuelven rápidamente la vista a sus grupos: ¿romper el hielo otra vez para quién sabe si una to- tal ausencia de química? Bastante música de fondo, algo de ruido y conversaciones que ya he oído en otras fiestas. Me uno a un grupo, aprovechando que no me hacen mucho caso y siguen a lo suyo, y me pon- go a imaginar lo que se va a decir a conti- nuación. Al poco, viendo que acierto casi todo, empieza a entrarme la risa, de modo que paso de ser invisible a ser penetrado por las miradas disuasorias de cuatro fo- rajidos a punto de desenfundar. Enseguida se me pasa el subidón de tal tontería, así que busco asiento en un hueco de un sofá, desde donde me pongo a observar. A lo le- jos veo a unos manejando y compartiendo diferentes sustancias delusorias, supongo que para pasar la fiesta de una forma más amena y evasiva, pero justamente por sus efectos sólo consiguen crear expectación alrededor. Toman un poco de esto, de aque- llo y de lo otro, que no se acaba nunca, y parece que así soportan mejor a ese grupo que no para de insistir en preguntarles so- bre sus viajes siderales, con una curiosidad de primera categoría que no ha vencido, to- davía, las decadentes enseñanzas de su pasado. Al fondo está el grupo más nume- roso: quince cuento en total repantingado en mi humilde trono. Estos, mucho más co- rrectos, se intercambian bebida y comida, se ríen a medio gas, se sonríen incesan- temente, y miran hacia dos o tres puntos, los cuales se encuentran sostenidos en el aire. Ese pequeño cosmos armónico no tiene fisuras. Me acerco buscando algún hueco por donde asomarme al interior de aquella circunferencia vacía, pero ninguno está dispuesto a cambiar la compañía de al lado por una desconocida. Eso me lo dicen su codo disimulado y la sonrisa intranquila que lo acompaña, que yo compasivamente decido traducir en disculpa, ahorrándose así las palabras que no consiguen pronun- ciar. Desconocedor yo del cansancio, con- sigo meterme entre dos chicas y exhalo un ruido hueco incomprensible que pretendía querer decir «Hola», mientras agacho la cabeza para seguidamente pasar a mirar hacia uno de esos puntos flotantes. Por suerte, enseguida comprendo que lo que estoy sufriendo es el primer síntoma del contagio y, sin pensarlo dos veces, me doy la vuelta y salgo rumbo al sofá sin mirar atrás. Se me va un largo rato ensimismado en mi típico silencioso asombro con la única interacción de pasar un bol de hielos. A mi lado dos chicas y dos chicos llevan de- masiado tiempo dándole al juego que no pasa de moda. Ni siquiera se han dado un beso. No me molestan, claro, pero estarían mejor en otro sitio. De repente pienso que podría ser mi postura la causante de que nadie se haya acercado a hablar conmi- go todavía. Quiero parecer accesible y, ya que no voy muy bien vestido, tendría que esforzarme por conseguir una posición abierta y clara, sin pasarse de dicharache- ra, que no eche atrás, unos gestos unisex, que atrajeran a chicos y chicas. Eso les haría pensar a ellas que mis intenciones no son las básicas, y a ellos que podrían hacerse amigos míos para ir de caza noc- turna. En realidad solo me interesa que las tías de la fiesta piensen que quiero sociali- zarme con cualquier sexo, pero si no tengo mucho éxito por mi cuenta, no me vendría mal un amigo pasajero para la aventura de la conquista contrarreloj. Después de otro rato cambiando, adopto una posición que considero idónea para hombres y mujeres, y espero durante un cuarto de hora, con una sonrisa de todo punto discreta y ha- ciendo como que siento la música, pero en silencio y paz, muy interiormente: que se note que aparte de ser social e ir a fiestas también me he labrado una elevada espi- ritualidad. Noto que he pasado a escuchar la música, sin pretenderlo, al acabar abu- rrido de las conversaciones ajenas. Tengo dificultades, y hasta dolores, para mante- ner la compostura porque lo que suena es una mierda, pero nunca se sabe a quién pueden gustarle estas canciones y no quiero hacerle un feo. No descartemos a nadie. Incluso la chica más fea o aburrida puede servirme, aunque sea de lanzadera a amigas suyas más guapas o interesan- tes. Manejo la posibilidad de que mis pen- samientos monosexuales se trasluzcan a mi forma adoptada y las mujeres vislum- bren mis bajas pretensiones. También se me pasa por la cabeza que quizás nadie esté deduciendo tantas cosas de mi postu- ra , y deba llevarla al extremo para llamar la atención de alguien, pero corro el peligro de descubrir rasgos de mi interior dema- siado profundos para una reunión de esta índole, ya sea a través de mi mirada, mis movimientos al seguir el ritmo de la música o la serenidad al acariciarme suave y re- flexivamente la barba, todas ellas habilida- des características en mí. Es complicado concordar, sin mediar palabra, mis miedos y vergüenzas con los miedos y vergüenzas de los demás. Si hay que añadir los gus- tos, la dificultad es de niveles estelares. Es más, constato que llegado a este punto de mi vida, esta fiesta, no sé si lo que debería ser es complementario o suplementario en ese aspecto. Me entra un calor por la frente y las sienes: la duda está ardiendo. Esto me suele pasar cuando me doy cuenta de que realmente no sé cómo funcionan ideas tan elementales y usadas por mí en el día a día. Sobre todo porque me doy cuenta de que puedo haber estado equivocado una eternidad. Ya no quedan hielos. No olvido que debo compaginar todo esto con no pa- recer un flipado, pensamiento que viene a la cabeza como una salvaje sacudida y me deja aturdido. Rápidamente entro en con- ciencia de lo estúpido que estoy siendo, y me planteo si además lo estaré parecien- do. Decido entonces, como si hubiera teni- do una iluminación, actuar con naturalidad, pero un nanosegundo después recuerdo eso tan interesante que leí en uno de esos libros orientales que imprimo últimamente: que la naturalidad no se puede pensar, ni programar, que dejo de ser natural en el momento que se convierte en una deci- sión. Estiro piernas y brazos y resoplo. Miro al suelo y veo más basura que piernas. Otra vez me he puesto a pensar. La fiesta musical
  5. 5. MV !MV ! Javier Burguinho 4 Ajos´revolt Que vuelva el Rey León que mola más. Harán un #ReferendumQueVuelvaElReyLeón, un Twitter, y un Change.org solicitando la petición de que vuelva el Rey de la Selva. Porque, oiga, reyes hay muchos, de todos los colores, ¡qué divertido! Rompan el código de la sangre azul y pongan al Rey León como Jefe del Estado Mayor. Vendrá con un séquito más minoritario, tan solo Timón, Pumba y su chica. El Rey León aportará su carisma y gran hacer. En su currícu- lum, chorrocientos años al servicio de la Selva, con buena imagen, y rigor. Teníamos al Rey del Pop, al Rey de Picas, el Rey del Pollo, incluso el Príncipe de Bekeler. Prince, Reyes de la pista, y del bacalao. Reyes de los judíos sin olvidarnos del gran Elvis, rey del bailoteo. También hay princesas de la boca de fresa, princesa del guisante. ¡Y ahora tenemos al Rey León! ¡Precio especial! Porque mola más. Porque vendrá con líder espiritual incluido, Rafiki, porque comerá larvas y algún manjarcito, pero nunca cenas opípa- ras, porque dirá «no» a los viajes con empresarios por aburridos, y sí a la lucha por su pueblo con valentía y garra. Que vuelva el Rey León, por favor. Pero Simba no, que tiene menos carácter y dicen que cuenta los chistes y juegos de palabras de su padre. Y además es del Aleti. Que vuelva el Rey León Relato en el marco de los Juicios de Community llevados a cabo en el año 2.392 por las Fuerzas del Estado. (En estos momentos la Sala del Juicio se estremecería en un grave silencio). Yo fui Community, sí. Intenté hacerlo lo mejor posible, pero nuestra función fue pervertida por todos. Queríamos comunidad, pero también vender, queríamos viralidad y feedback, pero a la vez inmediatismo. Poco a poco perdimos la fuerza y la novedad que tuvimos frente a la Sociedad hasta quedar arrinconados. Muchos de los nuestros cayeron en los Fusilamientos de Communitys del 2 de Mayo, mientras que otros han sido duramente persegui- dos por la Caza de Communitys impulsada por el Estado, ¡¡por este Tribunal que hoy me juzga!! Cayeron los Community Manager de Nike, Ausonia, agua Veri, Oregón TV, Adidas, el de Rafa Nadal, el de la poli y el de galletas del Príncipe Bekeler, o como se diga. También el del Chiquilín y el de las deportivas Kalenji del Decathlon. “Nuestra tarea era crear comunidades fieles a nuestro contenido social. Posteábamos y tuiteábamos siempre pensando en nuestra audiencia”. Al principio todo iba bien, pero después Google Analytics, las métricas, los retuits y favoritos acabaron por pervertir todo, y fuimos cayendo en el spam nuestro de cada día. Perdimos la noción de quiénes éramos, incluso el sentido. No decíamos nada relevante, que era para lo que habíamos nacido, e incluso nos creímos por encima de nuestras propias masas. Nuestro enaltecimiento, está claro que hoy lo pagamos muy caro. En el marco de estos Juicios de Community Manager, se palpa nuestro fracaso como gestores de comunidades virtuales, así como acatamos nuestro castigo social. Teníamos tablones de Facebook, aplicaciones móviles y digitalizaciones. La información y la comunicación, incluso el ocio, eran nues- tros... (lamento). Tampoco nadie entendió que nuestro trabajo era realmente fugaz, muy volátil. Esto nos creó una gran frustración a la hora de pensar nuevo y creativo contenido... acabamos siendo funcionarios del Tuit y de la almohadilla. La Noche de los Communitys Rotos, tapada por el Estado, el exilio de muchos de los nuestros, acabaron con nuestro estatus. (Miradas de juicio de toda la Sala, incluyendo a los Soldados). A muchos se les dio falsa protección, e incluso UNED y cursos del INAEM ofrecieron formación reglamentaria. Todo fue una trampa. Nos quedamos en tierra de nadie, sin crear conversaciones, ni comunidades, ni contenido, ni nada. Organismos como la Asociación Nocturna de Vela de Macs, o la Real Cofradía de Aplicaciones móviles fueron desterradas. Perdimos el Norte, y dejamos de ser la llama de Occidente. Y hoy en esta nueva Centuria, en el 2492, expiro mis últimas palabras, antes de ser ejecutado por esta Sala. Los communitys también lloran. Javier Burgueño Martín, 2492. Yo fui Community Javier Burguinho
  6. 6. 5 MV !MV ! MV !MV ! Necesitamos tu ayuda, somos indigentes camuflados PUEDES HACERTE SOCIO DEL FANZINE: • COLABORA ECONÓMICAMENTE CON LAS COPIAS • COMPRA UN ESPACIO PUBLICITARIO vmfanzine@vayamierdafanzine.es Vaya Mierda! Fanzine! El vitriolo de Méliès Nolfy Estoy hasta las mismísimas narices de ir al cine y encontrarme con este género de películas que podríamos llamar “a-historicistas”: películas que en apariencia relatan una reali- dad histórica con una aproximación muy fiel desde bastantes puntos de vista (vestuario, ambientación, con- texto social, cultural) cuando por otro lado cambian los hechos histó- ricos o bien directamente inventan totalmente el argumento basándo- se en algo, una pequeña parte, que sí fue real. ¿El resultado? Una pe- lícula que en muchos casos puede ser sobresaliente pero que transmi- te una realidad que en muchos ca- sos sencillamente no existió gene- rando gracias al impacto cultural del cine una especie de “falsa cultura histórica” que queda impregnada en el acerbo cultural. Explicándolo con un mismo ejemplo exagerado del cine... como si popularmente se creyese que realmente los Estados Unidos encontraron el Arca de la Alianza del Antiguo Testamento en 1938 y la ocultaron en el Área 51 (Raiders of the Lost Ark, 1981, Ste- ven Spielberg). Es cierto que el cine no es un do- cumental sino un medio de entre- tenimiento. Pero creo que el arte en cualquier expresión debe tener una pequeña parte de responsabilidad social que viene dada por ese gran impacto popular. Para ilustrar mi punto de vista voy a comparar dos películas recientes, que como ve- remos, son opuestas desde varias perspectivas. Podemos encontrar, como en prác- ticamente todas las películas, erro- res históricos en Alejandro Magno (Alexander, 2005, Oliver Stone) pero son errores menores. Los fa- llos son más por omisión, ya que hay pasajes enteros de la vida de Alejandro Magno que no se mues- tran en esta película, que por las cosas que se muestran. Que la ca- ballería macedonia no usase botas de cuero sino sandalias con espi- nilleras atadas, o que un vehículo aquí o un tipo con gafas de sol se cuele por allá en una escena son peccata minuta (aunque reproba- bles en una película de tanto presu- puesto) comparados con otros títu- los. Sin embargo, el despliegue por primera vez en el cine de una falan- ge macedonia en orden de batalla con sus sarisas de seis metros en ristre en formación avanzando, dis- puestos a hacer la minipimer con el ejército persa de Darío da buena muestra del alto grado de asesora- miento histórico que tuvo a su dis- posición el director. Y sin embargo, no es una buena película. A pesar de las grandes figuras que protago- nizan la cinta, prácticamente todas las interpretaciones cojean, Angeli- na Jolie y Colin Farrel son anacróni- camente próximos en edad, amén de otros tantos errores que podría enumerar desde un punto de vista del cine que hacen que esta pelícu- la, sin ser una mala película, no es buena aunque tenga muchas cosas buenas. Pero sí es fiel a la realidad histórica. Gladiator por otra parte (Gladia- tor, 2000, Ridley Scott) me parece una soberbia película, que, muchos coinciden, devolvió en su momen- to el cine de romanos a la prime- ra línea de interés. Russell Crowe está soberbio, así como otros per- sonajes, tanto protagonistas como secundarios, casi todos tienen algo especial que hace que los recuer- des. La música de Hans Zimmer añade un sutil tono épico y trascen- dente a la cinta en una banda so- nora sobresaliente. Y sin embargo los errores históricos se suceden... Lo bobo de la legión romana (a pesar de su espectacularidad) de emplazar sus ballistae, carroballis- tae, onagros, escorpiones y demás tipos de catapultas en medio de un bosque enfangado en pleno in- vierno… Marco Aurelio murió por muerte natural y no como sale en la película... una travesía de Máximo a caballo por medio imperio sin cru- zarse con una sola patrulla roma- na... sin embargo salir por la puerta del cine tras ver esta película por primera vez te hace sentir realmen- te satisfecho y con la resaca de un orgasmo mental. Pero si uno investiga un poco la verdadera realidad histórica que te- nemos documentada... se cumple la máxima de que la realidad supe- ra la ficción. ¿Por qué entonces la adulteramos tanto? ¿Nadie es ca- paz en la industria del cine de con- tar una buena historia sin modificar la Historia?
  7. 7. 6 MV !MV ! Vaya Mierda! Fanzine ! Todos los números de Vaya Mierda! Fanzine en http://www.vayamierdafanzine.es ! MV !MV ! El vitriolo de Méliès Patry Torres El cine históricamente fiel es para menopáusicas. Las primeras muestras cinematográficas vienen de la mano de los hermanos Lumière, quienes se limitaban a reproducir la realidad plantando la cámara en sitios random y filmando a tiempo real cómo la gente respiraba y hacía cosas que no interesan a nadie. Tras varios años de filmaciones sin sentido nos dimos cuenta de la infinidad de posibilidades que encierra la cámara oscura. Sólo combinando planos y escenas, jugando con el tiempo y lugar, podíamos captar sensa- ciones sin apenas sufrir distorsión, emociones en bruto, sonido e imagen integrados desafiando a un público confudido entre lo que veía y lo que realmente era. ¿Y este rollo tan gratuito a qué viene? Mi declaración de guerra a los puristas del cine histórico comienza por la idea del cine como medio íntegramente artístico. No me voy a poner idealista porque es evidente que todo arte tiene sus influencias históricas, políticas, so- ciales, culturales y sexuales; pero considero que para poder vomitar arte en toda su pureza hay que ser lo suficientemente valiente como para transgredir ciertos límites. Abogo por la infidelidad en el cine. La infidelidad histórica es maravillosa, sin ella qué habría sido de Gladia- tor, Braveheart, Amadeus, Apocalypto, El último samurái, 300 y otras ochocientas millones de películas que harían retorcerse a cualquier historiador pero que nos han hecho disfrutar durante 90 minutos de nuestra vida. El arraigo histórico en el cine es para menopáusicas. El excesivo cuidado que se necesita para la representa- ción totalmente fiel de una época y acontecimiento histórico impide al creador eyacular libremente, mutilando la creatividad y comprimiendo la intensidad de lo que se transmite. Recuerda que el cine solo nutre tus sentidos, a la razón ya la alimentamos suficiente con otra mierda.
  8. 8. 7 MV !MV ! DISEÑO Y PROMOCIÓN WEB Nosotros “SÍ” nos comprometemos para que todos los autónomos y pequeñas empresas tengáis una pagina Web. contacto@gestoservicios.es http://gestoservicios.es Tel.: 692 639 990 Diseño web y tiendas online Sección Garitos Vista de una mesa del bar y parte de los puestos cerrados del mercado desde la ubicación donde introducía en mi tracto intes- tinal un bocata baturro. BAR El Siberiano C/Azoque, 56 Zaragoza ¡Qué bien me sienta la campecheinidad! ¡Qué pena que Juancar esté jubilado! Como buen rey, hubiera veni- do conmigo a tomar una cerveza y un bocadillo de longaniza en Bar El Siberiano. Aunque aún está a tiempo. Me gustan los parajes sencillos, incluso que rocen y toquen de lleno con lo cutre. Lo que no soporto son los negocios campechanos con precios de Dubai. Bar El Siberiano cumple con mis patrones de placer. Al contrario que el bar Texas situado en el Tubo de la capital del cierzo en el cuál convive una cutrez exquisita, con grasa por las paredes y olor a fritanga variopinta a un PVP de un restaurante con estrella Michelín, bar El Siberiano dispone de una amplia gama de bocadillos de nombres peculiares con una relación calidad-precio excepcional. Se trata de un bar escaleras abajo en el mercado de Azoque. El mercado está actualmente abandonado pero bien cuidado. Dispone de más de 40 bocadillos y la voz de la cocinera es familiar y cercana. Se intuye la bonacheidad en todos los genes de los regentadores de este recomendado establecimiento. Os dejamos los ingredientes de uno de sus bocadillos más famosos. Bocadillo Baturro: Se compone de longaniza, pimiento verde y huevo frito en una combinación perfecta por parte de este paraje repleto de placer humano. Su Web: http://barelsiberiano.es Neurona
  9. 9. 8 Temática MV !MV ! Puede encontrar ¡Vaya Mierda! Fanzine versión papel en: • La Madalena: Varios establecimientos de este genial barrio maño. • Bar Habana: C/ Baltasar Gracián, 13, Zaragoza • Sidrería Beguiris: Calle Inocencio Ruiz Lasala, 52, Zaragoza • Juan Sebastián Bar: Calle Luis Oro, 5-7, Zaragoza • Nuestra sede: C/José Luis Borau, 7 (Local), Zaragoza ! MV !MV ! Vaya Mierda! Fanzine ! reproduccion humana Teletubi Y DIVERSO S PARAJES AL LIBRE ALBEDRÍO , ¿De dónde vienen los niños? Una guía para explicar la repro- ducción humana a extraterres- tres Antes de comenzar, tengamos un momento de sinceridad: ¿Quién no ha hablado alguna vez sobre la reproducción de nuestra especie? Pues bien, de ahí tener que impar- tir un curso introductorio a extrate- rrestres recién llegados hay un pe- queño paso. ¿Nervios?, ¿presión? No hay problema, este artículo te dará los puntos de enfoque nece- sarios para salir del atolladero. Esporas: Los seres humanos no nos reproducimos directamente mediante esporas, aunque hay ti- pos de estas partículas que pue- den intervenir favorablemente para alcanzar dicho objetivo. Sí, me es- toy refiriendo a la caspa cerebral, requisito fundamental para parti- cipar en programas de Telecinco. Una vez alcanzada la fama, y con la ayuda de otro tipo de espora denominado cocaína, se entra en frenesí sexual que puede llegar a originar réplicas de los especíme- nes drogados. [Mito] Generación espontánea: Tampoco nos originamos así por las buenas. Existen falsas leyen- das artúricas según las cuales los niños que vienen de París o son traídos por cigüeñas. No voy a en- trar a rebatir estas falsedades por- que es muy complicado, pero no son verdad y punto. Aburrimiento: Ahí le hemos dado. El aburrimiento es un importante catalizador para motivar la práctica sexual. Se dice que nueve meses tras el apagón de Nueva York hubo un montón de nacimientos masi- vos. No había televisión y no había luz, lo que permitió que gente tan fea como un ornitorrinco estreñido tuviese la gran oportunidad de su vida. Profesión: Hay unos pocos casos en los que la vida te da todo sin tener que hacer nada a cambio. Recibes dinero por no hacer nada y en un increíble gesto de solidari- dad decides reproducirte sin parar para que tu progenie (la legítima) pueda gozar de tu misma fortuna (que es la de otros). En España se conoce a este suceso como «el síndrome del Borbón». [¿Mito?] Clonación: Existen do- bles de personas, e incluso pare- cidos razonables con el sacerdote del pueblo, pero hay que tener en cuenta que la meiosis celular (res- ponsable de la variabilidad genéti- ca) puede averiarse en un momen- to dado. La clonación es otra cosa diferente que sirve para hacer pelí- culas de ciencia ficción, crear ove- jas y consumir ternasco. Tener un «mini yo»: A veces no tienes caspa cerebral, no te abu- rres y además tienes que traba- jar para ganarte la vida. Aún así también puedes reproducirte con el objetivo de tener criaturas que compartan el 50% de tu carga ge- nética. El otro 50% lo pone la otra parte participante, porque hay que tener en cuenta que la reproduc- ción sexual se trata de una activi- dad de equipo: de dos o más. ¿Qué es la reproducción humana? E.T. está intrigado. Quiere saber sobre la reproducción humana.
  10. 10. 9 MV !MV ! Temática Neurona Nolfy reproduccion humana El lujo de la reproducción hu- mana Reproducirse es muy grave. Ya sebéis que me gusta ser más pesimista que el Antiguo Testa- mento. ¿Para qué reproducirse? ¿Para contribuir a la perpetuación de la especie humana? ¿Para no pare- cer raro, fracasado? ¿Para dar una vida mejor que la tuya a tus hijos? Al fin y al cabo todo se ciñe a golpe de biología. Hay que reproducirse para no extinguirse, ahora bien ¿a qué precio? A parte queda la capacidad ética de los padres como ejemplo a se- guir de los hijos. Hoy en día, bajo mi humilde opi- nión, si formas parte de una clase media y acomodada, es posible que puedas plantearte, o no repro- ducirte, pero si tu vida en términos económicos está por debajo de dicha clase, tienes que estar muy motivado para nutrir de una fuerza infinita el duro camino de la repro- ducción humana en nuestro pre- sente. Más que nada se debe al grado de complejidad que hemos alcan- zado en nuestra sociedad. En vez de ser todo más fácil y placentero, hemos llegado a un momento de nuestra historia en que todo está saturado, inestable y difícil. Y esto afecta terriblemente a la reproduc- ción humana, a los hijos y a los padres. Sé que todo irá a mejor en el ca- mino de la humanidad, pero en el presente en el que eyaculo estas palabras, es lo que siento. La Reproducción humana Es curioso cómo somos los seres humanos. Hasta tal punto que yo a veces me pregunto si somos comunalmente así de bobos o si realmente hay una voluntad oscu- ra, ya sean demonios, extraterres- tres o malvados de película de ta- lla global empeñados en hacernos la puñeta como especie. Lo digo porque, habiendo alimen- tos de sobra en el mundo para la población mundial, sigue habien- do países que sufren hambrunas, mientras en otros lugares sobra comida que se tira a la basura. Mientras en un sitio hay medios ampliamente difundidos para el control de la natalidad, en otros lugares a pesar de existir igual- mente, la presión social o religiosa de comunidades quizá con menos formación cultural y pensamiento crítico entorpece su uso. Al mis- mo tiempo, mientras en el mundo desarrollado se hace (por lo gene- ral) una mayor valoración de los pros y los contras de la situación económica y laboral de la pareja antes de tener un hijo (en muchos casos en países con una gran despoblación en zonas rurales), en el mundo subdesarrollado o en vías de desarrollo los hijos se ven como una necesidad, como una ayuda de mano de obra a partir de la adolescencia o de la niñez para las labores del hogar e inclu- so para buscar un complemento salarial. Como especie vivimos en el absurdo. Y no precisamente del que hace gracia. ¿Cuál es el verdadero valor de la vida humana? La respuesta a esta pregunta podría dar testimonio del verdadero valor que tenemos como especie. Tristemente, hay que decir que depende. Tras una corriente de desarrollo de derechos socia- les de protección de la Humani- dad y de la infancia tras la Segun- da Guerra Mundial (Declaración Universal de derechos humanos, 1948; Declaración de los dere- chos del niño, 1954) y el desarrollo del llamado Estado del Bienestar, parecía que la Humanidad en su conjunto caminaba poco a poco hacia un cambio de paradigma, una conciencia en la que la impor- tancia de la vida humana como es- pecie, independientemente del co- lor, raza o religión, se iba abriendo camino a pesar de las diferencias entre países. Sin embargo, desde el inicio de la crisis económica de 2007, si bien estos valores a nivel general no se han perdido, sí se han visto en gran medida relativi- zados. Han perdido importancia frente a otros problemas inmedia- tos. En el año 2015 básicamente todos vivimos peor, aunque unos mucho peor que otros... obviamen- te las economías de las llamadas democracias avanzadas aunque han perdido derechos, no han per- dido tanto como las economías de países subdesarrollados. En unas se sigue incentivando con consi- derables ayudas sociales la nata- lidad, mientras en otras... siguen igual o peor. Al final el valor de la vida humana tal y como tenemos montado el chiringuito... se mide con dinero. Triste pero cierto. ,
  11. 11. Manola mental MV !MV ! 10 MV !MV ! Pide nuestra camiseta en http://www.vayamierdafanzine.es Vaya Mierda! Fanzine ! Neurona SÓLO NOS QUEDAN TALLAS PIJAMA-CAMISÓN Adaptacion ´
  12. 12. MV !MV ! ¡POR FAVOR! Ya sabéis que somos indigentes camuflados. Solamente si te gusta este Fanzine, puedes ayudarnos a pagar las copias comprando un banner publicitario. Contacta con nosotros. Vaya Mierda! Fanzine ! La sandez MV !MV !

×