Anzeige

HOJA PARROQUIAL Nº 45

16. Mar 2015
Anzeige

Más contenido relacionado

Presentaciones para ti(20)

Anzeige

Similar a HOJA PARROQUIAL Nº 45(20)

Anzeige

HOJA PARROQUIAL Nº 45

  1. HACEMOS PARROQUIA parroquia de la asunción -villargordo- Número 45 - 15 de marzo 2015 AGENDA SEMANAL TEXTOS DE SANTA TERESA DE JESÚS SOBRE LA EUCARISTÍA «Paréceme ahora a mí (…) que visto el buen Jesús lo que había dado por nosotros y cómo nos importa tanto darlo y la gran dificultad que había (…) por ser nosotros tales y tan inclinados a cosas bajas y de tan poco amor y ánimo, que era menester ver el suyo para despertarnos, y no una vez, sino cada día, que aquí se debía determinar de quedarse con nosotros…» (Camino 33,2). «Mas Vos, Padre Eterno, ¿cómo lo consentisteis? ¿Por qué queréis cada día ver en tan ruines manos a vuestro Hijo? Ya que una vez quisisteis lo estuviese y lo consentisteis, ya veis cómo le pararon. ¿Cómo puede vuestra piedad cada día, cada día, verle hacer injurias? ¡Y cuántas se deben hoy hacer a este Santísimo Sacramento!» (Camino 33,3). «¡Oh, Señor eterno! ¿Cómo aceptáis tal petición? ¿Cómo lo consentís? No miréis su amor, que a trueco de hacer cumplidamente vuestra voluntad y de hacer por nosotros, se dejará cada día hacer pedazos. Es vuestro de mirar, Señor mío, ya que a vuestro Hijo no se le pone cosa delante, por qué ha de ser todo nuestro bien a su costa. ¿Por que calla a todo y no sabe hablar por sí sino por nosotros? Pues ¿no ha de haber quien hable por este amantísimo Cordero? He mirado yo cómo en esta petición sola duplica las palabras, porque dice primero y pide que le deis este pan cada día, y torna a decir “dádnoslo hoy, Señor”. Pone también delante a su Padre. Es como decirle que ya una vez nos le dio para que muriese por nosotros, que ya nuestro es, que no nos le torne a quitar hasta que se acabe el mundo; que le deje servir cada día. (…) Pues en esta petición, “de cada día” parece que es “para siempre”. Estando yo pensando por qué después de haber dicho el Señor “cada día” tornó a decir “dánoslo hoy, Señor”, ser nuestro cada día, me parece a mí porque acá le poseemos en la tierra y le poseeremos también en el cielo, si nos aprovechamos bien de su compañía, pues no se queda para otra cosa con nosotros sino para ayudarnos y animarnos y sustentarnos a hacer esta voluntad que hemos dicho se cumpla en nosotros» (Camino 34,1). AUMENTA POR CUARTO AÑO CONSECUTIVO EL NÚMERO DE SEMINARISTAS ESPAÑOLES El número de seminaristas mayores en España alcanza 1.357, lo que supone un 2,7% de incremento respecto al año anterior, consolidándose una subida por cuarto año consecutivo, según los datos ofrecidos por la Conferencia Episcopal. En este curso han ingresado en los seminarios españoles 311 nuevos seminaristas, 12 más que el curso anterior. No obstante, se redujo en un 10% el número de ordenaciones, pues mientras en 2013 se ordenaron 131 sacerdotes, el año pasado el número de los nuevos ministros fue de 117. A estas cifras habría que añadir los aspirantes más jóvenes, pues hay 1.142 seminaristas menores (la mayoría de ellos, 830, se encuentran estudiando ESO y alrededor de la mitad como internos), cifra también superior a la del pasado curso. El próximo domingo es el Día del Seminario. ¡Sé generoso en la colecta! Lunes, 16 marzo 19,30: Escuela de fundamentos cristianos Martes, 17 marzo 19,40: Visitadores de enfermos Miércoles, 18 marzo 19,00: Eucaristía en la Ermita 19,45: Consejo pastoral Jueves, 19 marzo SAN JOSÉ 19,00: Eucaristía Viernes, 20 marzo 09,30: Eucaristía y Exposición del Santísimo 18,00: Oración comunitaria 18,30: Vía Crucis 19,00: Asamblea de la Cofradía del Cristo de la Vera-Cruz 20,00: Catequesis de Confirmación de adultos Sábado, 21 marzo Encuentro diocesano de catequistas 20,30: Pregón de Semana Santa Domingo, 22 marzo DOMINGO 5º CUARESMA. Día del Seminario 12,00: Fiesta del Cristo de la Vera-Cruz
  2. PRIMERA LECTURA Lectura del segundo Libro de las Crónicas 36, 14-16. 19-23 En aquellos días, todos los jefes de los sacerdotes y el pueblo multiplicaron sus infidelidades, según las costumbres abominables de los gentiles, y mancharon la Casa del Señor, que él se había construido en Jerusalén. El Señor, Dios de sus padres, les envió desde el principio avisos por medio de sus mensajeros, porque tenía compasión de su pueblo y de su Morada. Pero ellos se burlaron de los mensajeros de Dios, despreciaron sus palabras y se mofaron de sus profetas, hasta que subió la ira del Señor contra su pueblo a tal punto, que ya no hubo remedio. Incendiaron la Casa de Dios y derribaron las murallas de Jerusalén; pegaron fuego a todos sus palacios y destruyeron todos sus objetos preciosos. Y a los que escaparon de la espada los llevaron cautivos a Babilonia, donde fueron esclavos del rey y de sus hijos hasta la llegada del reino de los persas; para que se cumpliera lo que dijo Dios por boca del Profeta Jeremías: «Hasta que el país haya pagado sus sábados, descansará todos los días de la desolación, hasta que se cumplan los setenta años». En el año primero de Ciro, rey de Persia, en cumplimiento de la Palabra del Señor, por boca de Jeremías, movió el Señor el espíritu de Ciro, rey de Persia, que mandó publicar de palabra y por escrito en todo su reino: «Así habla Ciro, rey de Persia: El Señor, el Dios de los cielos, me ha dado todos los reinos de la tierra. El me ha encargado que le edifique una Casa en Jerusalén, en Judá. Quien de entre vosotros pertenezca a su pueblo, ¡sea su Dios con él y suba!» SALMO Sal 136, 1-2. 3. 4. 5. 6 R/. Que se me pegue la lengua al paladar si no me acuerdo de ti. Junto a los canales de Babilonia nos sentamos a llorar con nostalgia de Sión; en los sauces de sus orillas colgábamos nuestras cítaras.R/ Allí los que nos deportaron nos invitaban a cantar, nuestros opresores, a divertirlos: «Cantadnos un cantar de Sión.»R/ ¡Cómo cantar un cántico del Señor en tierra extranjera ! Si me olvido de ti, Jerusalén, que se me paralice la mano derecha.R/ Que se me pegue la lengua al paladar si no me acuerdo de ti, si no pongo a Jerusalén en la cumbre de mis alegrías.R/ SEGUNDA LECTURA Lectura de la carta del Apóstol San Pablo a los Efesios 2, 4-10 Hermanos: Dios, rico en misericordia, por el gran amorconquenosamó:estandonosotros muertos por los pecados, nos ha hecho vivir con Cristo -por pura gracia estáis salvados- nos ha resucitado con Cristo Jesús y nos ha sentado en el cielo con él. Así muestra en todos los tiempos la inmensa riqueza de su gracia, su bondad para con nosotros en Cristo Jesús. Porque estáis salvados por su gracia y mediante la fe. Y no se debe a vosotros, sino que es un don de Dios; y tampoco se debe a las obras, para que nadie pueda presumir. Somos, pues, obra suya. Dios nos ha creado en Cristo Jesús, para que nos dediquemos a las buenas obras, que él determinó practicásemos. EVANGELIO Lectura del Evangelio según San Juan 3, 14-21 En aquel tiempo dijo Jesús a Nicodemo: —Lo mismo que Moisés elevó la serpiente en el desiertos así tiene que ser elevado el Hijo del Hombre, para que todo el que cree en él tenga vida eterna. Tanto amó Dios al mundo, que entregó a su Hijo único, para que no perezca ninguno de los que creen en él, sino que tengan vida eterna. Porque Dios no mandó su Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para que el mundo se salve por él. El que cree en él, no será condenado; el que no cree, ya está condenado, porque no ha creído en el nombre del Hijo único de Dios. Esta es la causa de la condenación: que la luz vino al mundo, y los hombres prefirieron la tiniebla a la luz, porque sus obras eran malas. Pues todo el que obra perversamente detesta la luz, y no se acerca a la luz, para no verse acusado por sus obras. En cambio, el que realiza la verdad se acerca a la luz, para que se vea que sus obras están hechas según Dios. REFLEXIÓN Jesús le respondía a Nicodemo que lo más importante era el nuevo nacimiento para entender el misterio redentor y la necesidad de la fe para la salvación. Si no vemos la luz de Dios es que estamos viviendo entre tinieblas. Si estamos dudando continuamente del amor tan grande que Él nos dio al entregar a su único hijo, para perdonar nuestros pecados y para salvar al mundo de esa oscuridad, no podemos entender el don de la vida eterna. La fe, es necesaria para participar de esos dones y ver la verdadera luz que es CRISTO. "Quien posee el amor de Dios, encuentra en ello tanta alegría que cualquier amargura se convierte en dulzura, y todo gran peso se vuelve ligero" Santa Catalina de Siena
Anzeige