Diese Präsentation wurde erfolgreich gemeldet.
Die SlideShare-Präsentation wird heruntergeladen. ×

Globalizacion e impactos Nariño

Anzeige
Anzeige
Anzeige
Anzeige
Anzeige
Anzeige
Anzeige
Anzeige
Anzeige
Anzeige
Anzeige
Anzeige
LA GLOBALIZACIÓN, SUS RELACIONES E IMPACTOS AGRÍCOLAS Y
AMBIENTALES EN EL DEPARTAMENTO DE NARIÑO
Actividad Colaborativa
Da...
PRESENTACIÓN
En el marco del desarrollo de la asignatura Contexto socioeconómico y político
latinoamericano que hace parte...
mercado de capitales, plantean cuestiones distintas y tienen consecuencias diferentes tales
como beneficios potenciales po...
Anzeige
Anzeige
Anzeige
Anzeige
Nächste SlideShare
Desarrollo sustentable
Desarrollo sustentable
Wird geladen in …3
×

Hier ansehen

1 von 21 Anzeige

Weitere Verwandte Inhalte

Diashows für Sie (20)

Anzeige

Ähnlich wie Globalizacion e impactos Nariño (20)

Anzeige

Aktuellste (20)

Globalizacion e impactos Nariño

  1. 1. LA GLOBALIZACIÓN, SUS RELACIONES E IMPACTOS AGRÍCOLAS Y AMBIENTALES EN EL DEPARTAMENTO DE NARIÑO Actividad Colaborativa Daisy Gabriela Guerrero Obando Germán Edmundo Narváez Bravo Yinna Paola Pantoja Villota Diana Melisa Silva Noguera Mg. Hector Mauricio Serna Profesor Universidad de Manizales UNIVERSIDAD DE MANIZALES FACULTAD DE CIENCIAS CONTABLES, ECONOMICAS Y ADMINISTRATIVAS MAESTRIA EN DESARROLLO SOSTENIBLE Y MEDIO AMBIENTE MANIZALES 2015
  2. 2. PRESENTACIÓN En el marco del desarrollo de la asignatura Contexto socioeconómico y político latinoamericano que hace parte de la maestria en Desarrollo Sostenible y Medio Ambiente de la Universidad de Manizales se ha construido el presente documento en el cual se muestran algunos elementos conceptuales sobre la globalización, el capitlismo, el territorio y el desarrollo regional, entre otros, relacionándolos e integrándolos a través de la caracterización y análisis de las condiciones de la producción agropecuaria y el ambiente en el departamento de Nariño. De esta manera, el documento que se ha estructurado pretende evidenciar aquellos aspectos claves de la globalización en un caso específico de estudio, basándose no solo en referencias documentales sino también en el conocimiento que los autores tienen a partir de sus experiencias particulares en el departamento de Nariño. 1. MARCO CONCEPTUAL Para abordar la temática de la globalización sus relaciones e impactos en el departamento de Nariño, es necesario tener en cuenta los siguientes conceptos que sustentan el abordaje de la temática planteada. La globalización, según el Fondo Monetario Internacional (FMI, 2005) es una interdependencia económica creciente del conjunto de países del mundo, provocada por el aumento del volumen y la variedad de las transacciones transfronterizas de bienes y servicios, así como de los flujos internacionales de capitales, al tiempo que la difusión acelerada de la tecnología. En este orden de ideas se entiende la globalización como una perspectiva económica, donde se integran, hay libertad en los mercados y en su movilización, esto considerando también la integración social a través del desarrollo de sistemas de comunicación y la inclusión de las diferentes culturas. En términos generales se puede inferir que la globalización incluye (de manera general y teórica) el desarrollo de la sociedad teniendo en cuenta todos sus componentes (cultura, social, institucional, político, ambiental) Para hablar de globalización resulta crucial definir cuidadosamente las distintas formas que ésta adopta: el comercio internacional, la inversión extranjera directa (IED) y los flujos del
  3. 3. mercado de capitales, plantean cuestiones distintas y tienen consecuencias diferentes tales como beneficios potenciales por un lado y costos y riesgos por el otro, los cuales demandan valoraciones y respuestas disparejas. En general, el Banco Mundial privilegia una mayor apertura de comercio y de IED porque los datos indican que los beneficios en materia de desarrollo económico y reducción de la pobreza tienden a ser relativamente mayores que los costos o riesgos potenciales (aunque también se preste atención a las políticas específicas para mitigar o atenuar costos y riesgos). (Banco Mundial 2000). En relación a lo anterior la globalización se puede abordarse según sus dimensiones. Así entonces, la globalización económica consiste en la creación de un único mercado mundial mediante la eliminación de los impedimentos que mantienen los países frente a la libre circulación de capital y mercancías. De manera complementaria, la globalización social aborda (teóricamente hablando) la defensa de la igualdad y la justicia para todos los seres humanos y todas las sociedades. Un mundo socialmente globalizado sería aquel en el que todos los seres humanos son considerados iguales, independientemente de sus creencias religiosas y culturales. Por otro lado, desde el punto de vista de la ONU, la globalización política "es el proceso que permite desarrollar instituciones y mecanismos a escala planetaria para tratar los temas que afectan a todos los habitantes de La Tierra. Para enfrentarse a problemas globales, como el cambio climático o el agotamiento de los recursos naturales, es necesario que los países actúen conjuntamente". Sin embargo la globalización en su dimensión política está definida, además, por un complejo sistema de relaciones de poder entre los países, lo cual necesariamente se encuentra asociado con las jerarquías económicas que se dan a nivel global. Además, encontramos dentro de la globalización que para ser más competitivos en el mercado, existen países que reducen sus estándares ambientales y empresas que para reducir sus costos de producción reducen sus gastos en seguridad ambiental. Hoy en día, las grandes empresas transnacionales no sólo colocan sus fábricas en países donde la mano de obra es más barata, sino también en aquellos países cuya legislación ambiental es menos severa y permite reducir costos en este ámbito, de modo que las empresas pueden fabricar productos más baratos y más competitivos, que benefician al consumidor por cuanto dispone de una oferta de productos a más bajo costo. Por lo tanto la globalización incluye la
  4. 4. promoción de un mercado libre, cuyo principal objetivo es el beneficio económico, razón por la que, cualquier acuerdo ambiental realmente no contribuiría a maximizar las ventajas de dicho mercado. Este contexto es propio del capitalismo que según Schumpeter (1950) “es un sistema económico que se mantiene en un vertiginoso y continuo cambio, que da paso a la innovación de tal forma que resulta beneficioso el mantenimiento económico de las naciones”. También se lo conoce como un régimen económico que se basa en el predominio del capital como elemento de producción, el cual está asociado a la globalización que, por naturaleza, va en contra de la conservación medio ambiental ya que suscita al consumismo exagerado, con la consiguiente sobreexplotación de cualquier recurso (comida, combustibles, materiales como el plástico, etc...). Así entonces, se está dejando de lado al desarrollo sostenible entendiéndose como, "aquél desarrollo que es capaz de satisfacer las necesidades actuales sin comprometer los recursos y posibilidades de las futuras generaciones." (Informe Brundtland, 1987) es ahí donde se ve directamente la afectación negativa de la globalización y el medio ambiente y en general sobre las relaciones ambientales desde el nivel local hasta el planetario. Siguiendo con esta contextualización el neoliberalismo, (principal orientador de los procesos arriba enunciados) es una doctrina económica y política que considera contraproducente el intervencionismo estatal en materia social o en la economía y defiende el libre mercado capitalista como mejor garante del equilibrio y el crecimiento económico. Es por esto que dentro la globalización la apertura económica es el proceso a través del cual la economía se ajusta a las nuevas realidades del mercado y sus relaciones sociales, así como a las transformaciones comerciales y tecnológicas mundiales. Lo anterior, implica homologación de la economía con la de los principales centros de desarrollo económico, para lo cual se requiere fortalecer la inversión privada e incentivar la inversión extranjera eliminando regulaciones y controles de precios nacionales e internacionales y reduciendo restricciones en los campos financieros, fiscales, comerciales, de inversión y monetarios Vidales (2003)
  5. 5. Por otro lado, un concepto asociado a este contexto, pero significativamente diferente es el desarrollo territorial. Para Boisier (1999), la más amplia acepción de desarrollo, incluye el territorio dentro de su concepción, y considera que dicho desarrollo territorial se encuentra asociado a la idea de contenedor y no a la idea de contenido. De esta manera, dentro de territorio se encuentran las siguientes variaciones:  Territorio natural: hace referencia a un tipo de área física en la cual sólo es posible reconocer los elementos de la naturaleza, sin que medie aún penetración ni menos, intervención humana. Se trata de lugares vírgenes en el lenguaje habitual.  Territorio equipado o intervenido: en éste, el hombre ha instalado sistemas de transporte, obras de equipamiento o actividades productivas extractivas.  Territorio organizado: tiene una estructura de administración y, en algunos casos, también de gobierno. Estos territorios pasan a ser sujetos de intervenciones promotoras del desarrollo y están asociados con el ejercicio de poder social. Los diferentes procesos que se llevan a cabo en varios territorios pueden generar un Desarrollo Regional el cual es un proceso localizado de cambio social sostenido que tiene como finalidad última el progreso permanente de la región, el territorio, la localidad, la comunidad y de cada individuo residente en ella; además de estar vinculado estrechamente a un proceso de crecimiento económico (Boisier 1991). Por lo tanto en las poblaciones se puede generar un desarrollo local, el cual según Vazquez Barquero (1997) se define como: “Un proceso de crecimiento económico y de cambio estructural que conduce a una mejora en el nivel de vida de la población local, en el que se pueden identificar tres dimensiones: económica, sociocultural y político-administrativa, las cuales tienen como base mercados productivos y competitivos acompañados de políticas territoriales que permiten crear un entorno económico local favorable que logre llegar a un desarrollo local equitativo. 2. LA PRODUCCIÓN AGRÍCOLA EN NARIÑO EN EL CONTEXTO DE LA APERTURA ECONÓMICA. El departamento de Nariño está localizado en el extremo suroccidental de Colombia limitando con la república del Ecuador. Posee una superficie cercana a los 33.200 km2 y
  6. 6. una población, que según proyecciones del DANE para el 2012 estaría cercana al 1.700.000 habitantes. Fisiográficamente el departamento de Nariño posee varias regiones entre las que sobresalen las vertiente andino-amazónica hacia el suroriente, la vertiente, llanura y litoral pacífico hacia el occidente y la región de montaña andina, la cual se dispone longitudinalmente de sur a norte dentro del territorio departamental. Sin embargo, aunque hay un gran variedad paisajística, la mayor parte de la población se concentra en el área andina interior, región que también da lugar a un alta producción agropecuaria donde predomina el cultivo de la papa, el maíz, el café y la caña panelera principalmente; así como también una importante actividad ganadera tanto de doble propósito. En términos generales, se puede afirmar que Nariño es un departamento cuyas actividades económicas se centran en el sector primario, siendo la agricultura, la ganadería, y localmente la pesca y la minería los sectores más representativos. Los procesos de transformación de materias primas son más bien incipientes, mientras que el sector de servicios conforma un renglón importante dentro de la economía regional, debido principalmente a inversiones de carácter gubernamental. De esta forma, la alta dependencia de las comunidades nariñenses respecto a la producción agropecuaria, y principalmente agrícola, es una característica de gran relevancia para comprender las diversas relaciones que pueden establecerse entre este territorio y los procesos de globalización, principalmente en el ámbito económico y ambiental. Considerando lo anterior, a continuación se muestran algunas situaciones ligadas a los efectos producidos por la política aperturista que establecieron los gobiernos de tendencia neoliberal principalmente a finales de la década de los 80`s y comienzos de los 90`s. Dichos efectos se han evidenciado en la reducción de las áreas de cultivos y en la producción general de cebada, maíz, trigo, frijol, entre otros (figura 1).
  7. 7. Figura 1. Productos agrícolas representativos del departamento de Nariño afectados negativamente por la política aperturista. Fuente: Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural (2014) De acuerdo con datos del Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural (2014), entre 1987 y 1994 se generaron las mayores caídas tanto en producción como en área sembrada para los principales cultivos (andinos) de Nariño. En algunos casos, el descenso de dicha producción fue rápido y consistente como en la cebada, mientras que para los cultivos de trigo, frijol y maíz, se presentaron caídas matizadas por pequeñas etapas de recuperación. Según Jaramillo (1998) “la reforma se inició en octubre de 1990 con la eliminación de una Producción departamental de cebada Producción departamental de trigo Producción departamental de frijol Producción departamental de maíz
  8. 8. buena parte de los vistos buenos, permisos y otras barreras no arancelarias para todos los cultivos… En 1991, se anunció un plan para reducir gradualmente el arancel promedio de la economía de 38,6% a 11.0% en cuatro años”. Para épocas posteriores, el mismo autor señala “se esperaba que la reforma comercial desarrollada en 1990 y 1991 favorecieran al sector agrícola, que tradicionalmente había sido discriminado por el régimen de sustitución de importaciones.” La consecuencia de estas decisiones gubernamentales, auspiciadas por organismos multilaterales como el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial, terminaron generando repercusiones serias en los precios de los productos agrícolas nacionales, jalonando una disminución de los costos al consumidor, debido a la abundante entrada de alimentos y materias primas desde el exterior, lo cual a su vez presionó a los productores e intermediarios, quienes observaron una disminución significativa en sus ingresos netos. Perry (2000) identifica tres fases o períodos de reformas: la primera se presentó desde el segundo semestre de 1990 hasta finales de 1992 cuando se pusieron en marcha la mayor parte de dichas reformas direccionadas a la liberación comercial y desregulación de la economía. El segundo período se desarrolla entre 1993 y 1995 cuando se inicia una nueva etapa de formulación de reformas y de políticas sectoriales. El último período establecido por Perry corresponde al desarrollado entre 1995 y 1998, en el cual se ejecutó buena parte de lo diseñado anteriormente. Considerando estos ciclos, para 1998 la producción de cebada en Nariño había llegado al piso, mientras que el descenso de los otros tres productos de referencia se mantendría en franca caida hasta el 2008, año a partir del cual, tanto la producción como las áreas sembradas tienden a estabilizarse, seguramente porque ese es el nivel en el cual se atienden las demandas locales. Así entonces y de manera contrastante, mientras la inserción de la economía nacional a las dinámicas internacionales no habían tenido en cuenta el sector agrícola (y menos el nariñense), las importaciones, entendiéndolas como la entrada del mercado internacional en el ámbito nacional y regional se hacía más que evidente. Según datos del Departamento Administrativo Nacional de Estadística (DANE, 2014) las importaciones de materias
  9. 9. primas han ido incrementándose sistemáticamente evidenciándose un aumento significativo de las mismas a partir del 2003 (primer gobierno de Álvaro Uribe Vélez), a excepción de los años 2009 y 2010 cuando la crisis económica mundial, alcanzó a afectar la balanza comercial colombiana. Figura 2. Importaciones de materias primas y productos agrícolas en Colombia. Fuente: DANE (2014) Sin embargo, las consecuencias de la apertura económica, y más recientemente de los tratados de libre comercio, no han sido del todo negativas, pues dos de los cultivos más representativos de la región andina nariñense (en la parte media uno y en la parte alta el otro) ha mostrado un comportamiento variable pero relativamente estable durante los últimos 25 años. (figura 3). Así entonces, es posible que el mantenimiento en la producción de la caña panelera esté ligado a que el mercado de ésta se encuentra restringido principalmente al ámbito nacional, pues la panela (subproducto) se comercializa hacia los mercados del eje cafetero y Antioquia. Por lo tanto, a falta de un oferente extranjero del producto, el cultivo de caña panelera se ha mantenido a pesar de algunos altibajos generados más bien por la competencia generalmente de algunos ingenios azucareros del Valle del Cauca. Así mismo la papa, producto insigne de la alta montaña nariñense, aunque presenta una tendencia decreciente en el tiempo, realmente no se evidencia que haya sido afectada por la llegada de productos externos a partir de la apertura económica de comienzos de los 90´s, aunque la producción si tuvo una disminución importante en el 2007, lo cual posiblemente está
  10. 10. asociado con la crisis del sector agrícola en Colombia, la cual se agravó en el segundo gobierno de Uribe (2006 – 2010). Figura 3. Productos agrícolas representativos del departamento de Nariño con comportamientos relativamente estables. Fuente: Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural (2014) Finalmente, la apertura de mercados, la diversificación de la producción, la entrada de capitales extranjeros y la apuesta por productos rentables, pero generalmente asociados a monocultivos, favorecieron el incremento en la producción y área cultivada de palma africana y café en Nariño, durante el mismo período de referencia. (figura 4). En el caso de la palma africana a partir de la cual se produce aceite y otros derivados, se presenta un rápido crecimiento entre 1997 y 1998 para abastecer las demandas de sus subproductos preferencialmente en el contexto internacional. Esto conllevó a la ampliación de áreas dedicadas a este monocultivo en la llanura pacífica nariñense, generando a su vez una serie de conflictos asociados con la reclamación de territorios de comunidades afrocolombianas, el desplazamiento forzado, el ingreso de grupos ligados al paramilitarismo, la contaminación de aguas y suelos por sobreutilización de plaguicidas y el crecimiento acelerado y no planificado de asentamientos poblacionales. Esta situación tuvo un giro radical entre el 2006 y el 2008 cuando toda la zona productora de palma africana fue afectada por la invasión de una plaga que prácticamente arrasó con este cultivo en la llanura pacífica nariñense. Esto a su vez fue uno de los factores que contribuyó para Producción departamental de caña panelera Producción departamental de papa
  11. 11. que desde esa época, se incrementaran los cultivos de uso ilícito (coca) en esta misma región. La historia del café en Nariño tiene un contexto bastante diferente. Aunque la Federación Nacional de Cafeteros (2015) no cuenta con cifras consolidadas anteriores al año 2002, Jaramillo (1998) afirma que este cultivo no tuvo un comportamiento creciente durante la década de los 90`s y mas bien fluctúo con alguna tendencia hacia el decrecimiento a nivel nacional. Figura 4. Productos agrícolas representativos del departamento de Nariño con tendencias crecientes después de la apertura económica. Fuente: Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural (2014) y Federación Nacional de Cafeteros (2015) Posteriormente durante el nuevo milenio, las cifras del café han sido positivas, pero siempre jalonadas por políticas gubernamentales a través de las cuales históricamente se ha privilegiado y auxiliado la producción del grano en las vertientes medias de los Andes. Por supuesto que estas determinaciones son generadas por el amplio mercado internacional que tiene el producto, uno de los pocos que posee Colombia para competir en el ámbito del comercio exterior. Producción departamental de palma africana Superficie departamental de café
  12. 12. 3. LOS CULTIVOS DE USO ILÍCITO Y LA INTERNACIONALIZACIÓN EN EL CONSUMO Y LA LUCHA CONTRA LAS DROGAS. Así cómo es posible revisar el tema de la globalización, de la desterritorialización del mercado y de la dinámica de las firmas mediante el análisis de las principales variables macroeconómicas, de los flujos de bienes y capital, de las decisiones gubernamentales y del comercio en general; también es posible abordar algunas facetas “oscuras” del proceso, las cuales se materializan (entre otras cosas) en el complejo sistema tejido por el narcotráfico. De esta manera, en lo que se refiere a cultivos de uso ilícito como la coca y la amapola, el departamento de Nariño sobresale actualmente como el departamento con la mayor superficie destinada a estos cultivos a nivel nacional. (Figuras 5 y 6) Los datos de la Oficina de las Naciones Unidas con la Droga y el Delito.(UNODC, 2014) muestran que la superficie dedicada tanto a coca como a amapola se ha reducido significativamente, en Nariño y a nivel nacional. Dicha disminución según UNODC (2014) se debe al aumento en las áreas asperjadas o erradicadas manualmente, actividades que son financiadas principalmente a través de ayudas y préstamos de organismos internacionales. De hecho podría afirmarse que la lucha contra las drogas y el narcotráfico constituye hoy en día uno de los principales ejemplos de relacionamiento internacional, puesto que las redes tejidas entre los sitios de producción, procesamiento, mercadeo y consumo atraviesan totalmente el globo. A nivel nacional, Nariño en primera instancia, seguido de Putumayo y Norte de Santander sobresalen por un incremento significativo en las áreas dedicadas a coca, tanto así que desde el 2008 y 2009, el departamento concentra casi la cuarta parte de las áreas dedicadas a este cultivo. (figura 5) El fenómeno es complejo y tiene que ver con muchos aspectos cuya escala de influencia varía desde lo local hasta lo global. Así entonces, la presión sobre los capos del narcotráfico en el Valle del Cauca y la fuerte arremetida contra los cultivos de coca en el Putumayo y el Caquetá a finales de los 90´s (Plan Colombia) causaron el desplazamiento tanto de productores como de narcotraficantes hacia nuevas áreas, sobresaliendo Nariño como zona atractiva debido a los altos niveles de pobreza de la población, la ausencia o poca presencia estatal, la existencia de grandes áreas selváticas, el
  13. 13. accionar de grupos armados ilegales interesados en ampliar sus ingresos económicos y la ubicación estratégica en la frontera colombo – ecuatoriana y en el litoral pacífico. Esto último ha facilitado el tráfico de armas y de estupefacientes. A esta compleja situación habría que añadirle la crisis económica regional generada por la caída en la producción de palma africana entre el 2006 y 2008, lo cual desencadenó un aumento en el desempleo rural y una disminución en las condiciones de vida de la población que estaba vinculada directa o indirectamente con este sistema de producción. De esta manera, mientras que Nariño, a principios del milenio contaba con una producción cocalera inferior a la de los departamentos de Guaviare, Putumayo y Caquetá, (DNP 2003, citado por Vargas 2004) para el año 2007 el departamento ya contenía la mayor superficie destinada a este cultivo a nivel nacional. (UNODC 2004). Esto evidencia la fuerte relación existente entre la producción agrícola, las condiciones sociales, los flujos de mercado y la implementación de diversas políticas estatales. Así entonces la fuerte inserción y ampliación de los cultivos de coca en Nariño fue una consecuencia de un programa hemisférico para combatir el narcotráfico, el cual obligó a la “desterritorialización” de las actividades ilícitas hacia nuevos lugares que contaban, y cuentan aún, con diversas ventajas locacionales (físicas, sociales y económicas) para sostener las cadenas productivas asociadas al tráfico de coca en la vertiente y llanura pacífica nariñense. Figura 5. Dinámica temporal de la coca en el departamento de Nariño. Fuente: UNODC (2014)
  14. 14. Por otro lado, aunque el cultivo de coca cubre grandes áreas de terreno en Nariño, una situación similar pero con superficies significativamente más pequeñas se presenta en la alta montaña nariñense. Antes del 2009 los principales productores de amapola (en términos de extensión) eran los departamentos de Tolima, Huila y Cauca, sin embargo a partir de dicho año, según datos de UNODC (2014) Nariño posee las mayores extensiones de tierra cultivadas con amapola (figura 6) concentrando alrededor del 70% de la superficie nacional dedicada a este cultivo de uso ilícito. De manera similar al escenario que contextualiza el cultivo de coca, la amapola ha encontrado en las tierras altas de Nariño unos lugares estratégicos para su implementación debido, entre otras causas y factores, a: el bajo nivel de ingreso de los campesinos, la alta presión demográfica sobre la tierra, el alto índice de desempleo rural, la falta o poca presencia estatal y la influencia directa de grupos armados ilegales como la guerrilla de las FARC y, en algunos lugares, el ELN. Figura 6. Dinámica temporal de la amapola en el departamento de Nariño. Fuente: UNODC (2014) Así entonces, aunque se observan fuertes descensos en las áreas cultivadas con amapola, los cuales están explicados por los diversos proyectos (militares y socioeconómicos) asociados con el Plan Colombia (entre el 2004 y el 2008), la variación también obedece a ciclos más cortos asociados a dinámicas locales de resiembra. Nuevamente, el fenómeno
  15. 15. del narcotráfico, que tiene bases globales trasciende de manera importante en las estructuras socioeconómicas de una sociedad históricamente aislada. 4. LOS BIENES, SERVICIOS Y PROBLEMÁTICAS AMBIENTALES ASOCIADAS AL TERRITORIO NARIÑENSE. Los Servicios Ecosistémicos1 son los beneficios directos e indirectos que la humanidad recibe de la biodiversidad y que son el resultado de la interacción entre los diferentes componentes, estructuras y funciones que constituyen la biodiversidad. Los servicios ecosistémicos han sido reconocidos como el puente de unión entre la biodiversidad y el ser humano. Esto significa que las acciones que históricamente se han realizado para la conservación de la biodiversidad (p.e. áreas protegidas, preservación de especies focales, corredores biológicos, entre otros), no son actividades ajenas al desarrollo, sino que por el contrario, han contribuido significativamente a la provisión de servicios ecosistémicos de los cuales depende directa e indirectamente el desarrollo de todas las actividades humanas de producción, extracción, asentamiento y consumo, así como el bienestar de nuestras sociedades. En términos generales se pueden identificar cuatro tipos de servicios ecosistémicos: Servicios de aprovisionamiento, culturales, de regulación y transporte. En el departamento de Nariño, se presentan varios de estos servicios ecositemicos, pues este posee una gran riqueza biológica con representaciones de prácticamente todos los ecosistemas (alta, media y baja montaña, bosques secos, humedales, manglares, paramos, entre otros). Además, de una posición estratégica donde confluyen características ecológicas tanto de la franja del Choco Biogeográfico (0-1000 m) como del piedemonte costero del pacifico (1000 – 2500 m), los Andes del norte (2500 – 4700 m) y las estribaciones superiores de la Amazonia (2800 – 3000 m). Sumado a ello, el departamento 1 El concepto de servicios ecosistémicos incluye lo que tradicionalmente se conoce como bienes ambientales, ya que éstos son los mismos servicios de aprovisionamiento. De otro lado, no se utiliza el concepto de servicios ambientales pues este último se refiere en general al flujo de materiales, energía e información del capital natural, combinado con capital humano o manufacturado para el bien humano (Constanza, et al 1997). Los servicios ambientales están también relacionados con el suministro de recursos ambientales o saneamiento ambiental prestados por industrias y organizaciones sociales, como los servicios de alcantarillado, recogida y disposición de basuras, saneamiento y servicios similares, al igual que servicios de reducción de emisiones de los vehículos y servicios de reducción del ruido, entre otros, más no están necesariamente relacionados con los procesos y funciones de los ecosistemas, como sí lo están los servicios ecosistémicos
  16. 16. tiene alta población indígena (7,4 %), afrodescendiente (18,3 %) y mestiza (74,3 %). En si, la interacción de las tres zonas biogeográficas determina la riqueza en términos hidro- ecológicos, culturales y de biodiversidad de las tres regiones (Tabla 1), conviertiendolo en un departamento muy diverso, multicultural y pluriétnico. Tabla 1. Relación del número de especies por grupo taxonómico del país frente al departamento de Nariño Grupo No especies en Colombia No especies en Nariño % Plantas 41.000 3.968 9.7 Anfibios 766 80 10.7 Reptiles 524 68 13,0 Aves 1.865 1.050 56.3 Mamíferos 471 182 37.5 Mariposas 3.267 415 5.8 Hormigas 900 176 19.5 Escarabajos 283 94 18.4 Fuente: Asociación GAICA, 2012 Además, el departamento de Nariño, cuenta con varias estrategias, iniciativas y figuras para la conservación y protección de su biodiversidad, entre ellas la laguna de La Cocha como humedal Ramsar, áreas protegidas del Sistema de PNN (Santuario de Flora Isla de la Corota, Santuarios de Flora y Fauna Galeras y Orito Ingui Ande y Parques Nacionales Naturales Doña Juana - Cascabel y Sanquianga), áreas protegidas de carácter regional y municipal y finalmente las iniciativas de conservación en predios de propiedad privada, que corresponden a las Reservas Naturales de la Sociedad Civil. Las anteriores áreas representan ecosistemas estratégicos para la conservación y para el aprovisionamiento de bienes y servicios ecosistémicos. Pese a tener un departamento con un alto potencial ambiental, se están desarrollando motores de transformación que acentúan la degradación de los servicios ecosistemicos del departamento de Nariño. Según Ministerio de ambiente y desarrollo sostenible (MADS) y el programa de las naciones unidas para el desarrollo (PENUD) (2014) existen varios motores para le pérdida de biodiversidad, de los cuales se retoman tres para esta actividad:
  17. 17.  Motor uno. Cambio en el uso del suelo, por la expansión de la frontera agropecuaria, que está avanzando hacia las áreas que tienen alguna categoría de conservación, pues la deforestación ha conllevado a la degradación del suelo con pérdida de nutrientes asociada al uso ganadero. Por otro lado los cultivos de uso ilícito, están también ligados a la degradación del bosque, y tienen incidencia en la deforestación, especialmente en la llanura pacifica caracterizada por la presencia de selvas húmedas tropicales.  Motor dos. Disminución, pérdida o degradación de elementos de los ecosistemas nativos y agroecosistemas. En este motor, de disminución de la biodiversidad, encontramos la agroindustria, que esta representada por la transformación de los ecosistemas, como por ejemplo, la siembra de palma africana en Tumaco, catalogada como una “colonización-transformación” del territorio, ello incluye participación de capital extranjero y la instalación de grandes empresas agroindustriales que ha impulsado la llamada “locomotora de la agricultura” (PNUD, 2011). Esta acción ha generado paisajes homogéneos dominados por monocultivos. Por otro lado el apoyo gubernamental y el crecimiento de la demanda de materias primas han propiciado una rápida expansión del sector minero en los años recientes. Los títulos para la extracción de carbón y oro han aumentado (Contraloría General de la República, 2008), en áreas estratégicas del departamento, principalmente en la región Pacífica. La generación hidroeléctrica, que se da en las cuencas de río Bobo y río Mayo tiene impacto sobre la pérdida de biodiversidad por los cambios en el régimen hidrológico, que afectan la migración de peces e inciden en los humedales y otros ecosistemas en los planos de inundación. En la última década, los páramos y humedales altoandinos han comenzado a recibir especial atención, por los servicios ecosistemicos y su alta vulnerabilidad al cambio climático, pues son fuente principal de agua para consumo y generación de electricidad. (MADS y PNUD, 2014) Otro aspecto asociado a este motor es la urbanización, pues los procesos urbanos han tenido efectos negativos sobre la región andina que es la que concentra la mayor población. Entre las intervenciones de mayor impacto están la tala de bosques, los agroquímicos, la erosión y la consecuente sedimentación en los cursos de agua; la
  18. 18. alteración del régimen fluvial por embalses y distritos de riego y el vertimiento de efluentes tóxicos provenientes de fuentes urbanas.  Motor tres. Contaminación y toxificación del agua. La minería del carbón y oro, la agricultura industrial y la ganadería, y los asentamientos humanos están identificados por la Contraloría General de la Nación (2009) como causantes de degradación de la calidad del agua. La contaminación tiene efectos severos sobre la biodiversidad y pérdida de servicios como la provisión de agua limpia para consumo humano y otros usos. Es importante mencionar que los sectores productivos están estrechamente ligados con los servicios ecositémicos, pues la degradación de estos asociados a regulación hídrica y estabilidad de los suelos, combinada con climas extremos significo que en 2010 - 2011 se destruyera cerca del 14% de la red vial nacional mientras que las inundaciones y deslizamientos afectaron al 7% de la población colombiana. El reto de alcanzar un desarrollo sostenible en el departamento de Nariño, nos enfrenta al doble desafío de reducir o prevenir la contaminación y al mismo tiempo, mantener el crecimiento económico, mejorando la calidad de vida de las personas. Para ello se han diseñado varios instrumentos económicos con el fin de dar incentivos a los usuarios del suelo, de manera que continúen ofreciendo un servicio ambiental (ecológico) que beneficia a la sociedad como un todo. En algunos casos, estos incentivos buscan que los usuarios del suelo adopten prácticas que garanticen la provisión de un servicio en particular. Por ejemplo el Pago por Servicios Ambientales (PSA)2, se constituye en un incentivo a la conservación de los ecosistemas por parte de quienes reciben esta compensación o “pago”. Igualmente, el PSA se convierte en un incentivo económico para que quienes pagan por el respectivo servicio, hagan un uso más eficiente del mismo. Un ejemplo de ello es la experiencia desarrollada en el departamento de Nariño, en el Sector Cafetero, a través del cual se generaron incentivos económicos para los productores por captura de gases efecto invernadero (PSA carbono) con una oferta de 9.475 toneladas a 2015, de la cuales se vendieron 7.017 toneladas; certificadas bajo el programa de gases efecto invernadero de 2 Es un instrumento que se aplica cuando existen uno o varios “compradores” que remuneran monetariamente o con otro tipo de beneficios, a “oferentes” que destinan a la conservación áreas de su propiedad para la regulación hídrica u otro servicio ecosistémico (adaptado Ecoversa – Ecosecurities, 2007).
  19. 19. ICONTEC. Otro instrumento a considerar es el Certificado de Incentivo Forestal a la Ccnservación orientado a quienes conservan bosques naturales. Esta iniciativa reglamentada por el decreto 900 de 1997, en la práctica no ha sido implementada, toda vez que la autoridad ambiental del departamento (Corponariño) no han asignado los recursos necesarios. Y finalmente los bonos de carbono están referidos a la conservación del medio ambiente y en especial, para neutralizar el aumento de la contaminación global de la tierra producto de emisiones contaminantes que realizan los países en sus procesos productivos con el uso de combustibles fósiles, principalmente con petróleo. Pese a tener el departamento de Nariño, varias áreas protegidas, aun no se ha explorado estas iniciativas de financiamiento para la conservación. De esta manera, la región tiene diversas posibilidades dentro del “mercado ambiental global” una vez que muchos de estos instrumentos se reglamenten adecuadamente a nivel nacional y se implementen a nivel departamental. Sin embargo, como en cualquier caso de transacción comercial, es posible que los beneficios de derivados de los PSA (muy prometedores dada la riquezas ecosistemíca del departamento) queden restringidos a ciertas élites de intermediarios técnicos, mientras que las comunidades rurales encargadas directamente de realizar los procesos de conservación recibirán apenas alguna fracción de dichos beneficios. REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS Asociación GAICA. (2012). “Bases de datos fauna y flora del departamento de Nariño”. Boisier, S. (1991). “Política económica, organización social y desarrollo regional”, Cuadernos del ILPES N° 29, 5ª edición, Santiago de Chile, 1991. Boisier, S. (1999). “El desarrollo territorial a partir de la construcción de capital sinergético”, en Estudios Sociales, N°99, C.P.U., Santiago de Chile.
  20. 20. Castaño, Ricardo A. (2001). “Colombia y el modelo neoliberal” Recuperado de: http://www.saber.ula.ve/bitstream/123456789/17535/2/ricardo_castano.pdf Contraloría General de la Nación. CGN. (2009). “Informe sobre el estado del medio ambiente y los recursos naturales en Colombia”, Bogotá́. Corponariño. (2010). “Declaratoria del Parque Natural Regional Paramo Paja Blanca, Territorio Sagrado del Pueblo de los Pastos. Propuesta Técnica”. Departamento Administrativo Nacional de Estadística. (2014). Importaciones según clasificación CUODE / 1999 - 2014. Recuperado de http://www.dane.gov.co/index.php/comercio-y-servicios/comercio-exterior/importaciones Departamento Nacional de Planeación: DNP. (2003). Hacia un Estado Comunitario. Bases para el Desarrollo 2002 – 2006. Bogotá. Federación Nacional de Cafeteros. (2015). Estadísticas históricas. Recuperado de http://www.federaciondecafeteros.org/particulares/es/quienes_somos/119_estadisticas_hist oricas/ Grupo de políticas económicas y Grupo de economía para el desarrollo-banco mundial PREM Abril 2000. Recuperado de: http://www.banrepcultural.org/blaavirtual/historia/colhoy/colo16.htm Jaramillo, C. (1998). La agricultura colombiana en la década del noventa. Revista de Economía de la Universidad del Rosario. 11, 9-39 Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural. (2014). Sistema de Estadísticas Agropecuarias – SEA. Recuperado de http://www.agronet.gov.co/agronetweb1/Estad%C3%ADsticas.aspx Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible, Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo. (2014). “Quinto Informe Nacional de Biodiversidad de Colombia ante el Convenio de Diversidad Biológica”. Bogotá, D.C., Colombia. 101 p.
  21. 21. Oficina de las Naciones Unidas con la Droga y el Delito.(2014). Colombia, Monitoreo de los cultivos de coca 2013. Recuperado de http://www.unodc.org/documents/crop- monitoring/Colombia/Colombia_Monitoreo_de_Cultivos_de_Coca_2013_web.pdf Perry, S. (2000). El impacto de las reformas estructurales en la agricultura colombiana. Santiago, Chile: Naciones Unidas. PNUD, Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo. (2011). “Colombia rural. Razones para la esperanza. Informe Nacional de Desarrollo Humano”. Bogotá: INDH PNUD, septiembre. Universidad de Nariño y Corponariño. (2009). “Estudio del estado actual del Páramo de las Ovejas-Tauso. Componente físico natural”. Vargas C.E. (2004). Cultivos ilícitos y erradicación forzosa en Colombia. Cuadernos de Economía. 23(41). Recuperado de http://www.scielo.org.co/scielo.php?pid=S0121- 47722004000200005&script=sci_arttext Vázquez Barquero A. y Sáez A. (1997), “La transformación de los sistemas productivos locales y la globalización”, Revista Valenciana d' Estudis Autonomics, No. 19.

×