Diese Präsentation wurde erfolgreich gemeldet.
Wir verwenden Ihre LinkedIn Profilangaben und Informationen zu Ihren Aktivitäten, um Anzeigen zu personalisieren und Ihnen relevantere Inhalte anzuzeigen. Sie können Ihre Anzeigeneinstellungen jederzeit ändern.
REFLEXIÓN EN TORNO A...             Historias del poder.    El adulador político según Shakespeare                        ...
REFLEXIÓN EN TORNO A...     y no a una mujer, le comentaba a su buen amigo                            intento de saciar lo...
REFLEXIÓN EN TORNO A...no adula porque sí, adula porque al hacerlo puede          Hamlet: O de una ballenamanipular y, fin...
REFLEXIÓN EN TORNO A...     damental en la naturaleza del hombre: de nada sirve             “porque el día es día, noche l...
REFLEXIÓN EN TORNO A...Presupuesto, dirigida por Carlos Salinas de Gortari.       cilmente pueden ir mejor en el proceso d...
El adulador político según shakespeare
Nächste SlideShare
Wird geladen in …5
×

El adulador político según shakespeare

descripcion de la obra de Shakesperae en relacion al poder existente en mexico

  • Als Erste(r) kommentieren

  • Gehören Sie zu den Ersten, denen das gefällt!

El adulador político según shakespeare

  1. 1. REFLEXIÓN EN TORNO A... Historias del poder. El adulador político según Shakespeare Lorenzo Gómez Morin Escalante El poder, en su infinita desmesura, vuelve histérico hasta al más cuerdo Shakespeare, al igual que otros autores, vislumbraron que instituciones políticas como la monarquía, para ser la relación con el poder lleva a las personas a conductas transformadas en tiempos venideros, cuando secto- res de la sociedad que no opinaban o participaban en dignas de análisis. El adulador, como personaje de cuestiones políticas –como un Sancho Panza– creían Hamlet, es abordado aquí a la luz de políticos conocidos ahora poder hacerlo; cuando la legitimidad divina del de la historia reciente de México. rey se transformaba en otra en la que era necesario rendir cuentas no a un populus sino a una ciudadanía “Yo no sé más de gobierno de ínsulas que un bui- participativa en la toma de decisiones. Aunque estostre”, le confesó Sancho Panza a Don Quijote, cuan- dos autores no vivieron la revolucionaria etapa de ge-do éste le aconsejaba cómo llevar un buen gobierno. neración de ideas conocida como La Ilustración, suDon Quijote representaba el antiguo régimen, cuan- brillante capacidad de inferir el futuro del hombre pordo los gobernantes eran educados toda su vida para la naturaleza que lo caracterizaría siempre: la búsque-saber cómo manejar el poder y, Sancho, el nuevo da del poder, les permitió visualizar ese cambio entrevasallo rural que, aunque no entendía en qué consis- dos épocas, del ancien régime al Estado Moderno.tía toda la responsabilidad de controlar un Estado,quería “probar a qué sabe el ser gobernador”. En Shakespeare este cambio es muy claro en el diálogo entre Hamlet y uno de los sepultureros que Miguel de Cervantes, al igual que Shakespeare, se encargarían del sepelio de Ofelia. Cuando, asom-observaba cómo el tiempo se venía encima de las brado Hamlet de la osadía con la que uno de estos clowns sarcásticamente corregía al príncipe, dándole Miguel de Cervantes Saavedra. El ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha. a entender que sólo se podía enterrar a un cadáverAlfaguara. 2004. Pág. 866. 63
  2. 2. REFLEXIÓN EN TORNO A... y no a una mujer, le comentaba a su buen amigo intento de saciar lo insaciable, ya fuesen mentiras y Horacio: “[...] ¡Por Dios! Horacio, de tres años acá lo seducciones o asesinatos y demagogia, donde re- he venido observando: nuestro siglo se refina de tal vela como su característica esencial no su inteligen- modo, que la punta del pie rústico llega tan cerca del cia sino su astucia, es decir, pareciendo ser alguien talón del cortesano, que le desuella los sabañones bondadoso e interesado por su estirpe real: los York, [...]” en realidad siempre estuvo cegado por el deseo de controlar un Estado. Por otro lado, tenemos a los Cuando la figura de el Duque –en Don Quijote– se desposeídos, el pueblo, quienes, para Shakespeare, percata de la aspiración que Sancho Panza tenía de sólo estiman a sus gobernantes por su carisma, tal y gobernar la ínsula con honestidad y humildad, el pri- como los retrata en Hamlet: mero previene al escudero de Don Quijote sobre la “dulcísima cosa que es el mandar y ser obedecido” “[...] no opinan con su juicio, sino con sus ojos” (pág. 866), aunque al costoso precio de desvivirse (Hamlet, Pág. 1374) por el gobierno. Según Shakespeare, el poder cie- ga totalmente porque es una pasión desmesurada, La figura que Shakespeare describe y toma en nunca es suficiente, por lo que no puede uno ver cuenta en personajes como Polonio –en Hamlet– re- o interesarse en los de abajo, es decir, teniendo la presenta a los desposeídos que rodean y se alían oportunidad de controlar un Estado no podría nues- con quienes tienen poder, generando una falsa re- tro Sancho cumplir con esa gestión humilde y hones- lación de confianza a través de la hipócrita admira- ta que tanto anhelaba, porque el poder corrompe. ción y amistad con sus superiores, para así poder Y, siendo testigos del proceso histórico del hombre, manipularlos e, incluso, arrebatarles su dominio. Este no hacen falta ejemplos de quienes han estado dis- elemento fundamental para la política, y la historia, puestos a sucumbir ante el poder con tal de gozar es el adulador. Así como tener poder genera miedo de sus delicias. en el poseedor, pensando en que pueden derrocarlo, los subordinados en la pirámide, como el adulador, Shakespeare nos muestra el mundo humano también temen por su perdurabilidad, ya que, sin in- como un mundo de dos caras: por un lado, la au- currir a la violencia, pueden ser eliminados de la lista toridad, aquéllos que tienen un dominio sobre otros; arbitrariamente por el tirano. por el otro, los sometidos o desposeídos. El perfil del que ansía más poder nos lo describe el británico El adulador no es sólo el que actúa o dice de ma- con Ricardo III, aquél para quien todo es válido en el nera interesada lo que cree que puede agradar a un superior para obtener su aprobación y protección; Obras Completas de William Shakespeare. Hamlet. Aguilar. Pág. 1386.64
  3. 3. REFLEXIÓN EN TORNO A...no adula porque sí, adula porque al hacerlo puede Hamlet: O de una ballenamanipular y, finalmente, quien sabe manipular sabe Polonio: Exacto; de una ballena”cómo manejar o controlar a los poderosos para su (Hamlet, Pág 1367)propio bien. El adulador no obtiene el poder por mé-ritos sino por su sagacidad, es el que logra conven- Shakespeare nunca subestima la astucia de loscer a sus superiores de que una vez que tengan que aduladores, lo podemos observar, por ejemplo, entreheredar su dominio, quien mejor uso puede hacer la relación de Julio César y Bruto: el primero nuncade él es su hipócrita y falso aliado, nadie más. Los hubiese pensado que uno de sus protegidos sería demás capacitados, quienes tienen una mayor voca- los principales conspiradores contra el emperador, in-ción para ejercer la autoridad como una herramienta, cluso, se sorprende de tal forma al enterarse que porno como una satisfacción personal, deciden, en mu- ello existe el tan conocido guión “Et tu, Brute” (¡Ereschos casos, no desvivirse por el poder, conociendo tú -o Fuiste tú- Bruto!).la desmesura y locura que éste engendra en muchosque no lo saben manejar, con lo que dejan la potes- Al dar lectura a Hamlet, podemos percatarnos quetad del Estado en manos de los ególatras y manipu- la capacidad de manipulación de Polonio sobre el reyladores que se ciegan por una de las pasiones más no es tan considerable. Simbólicamente es un per-intensas en el espíritu humano: el placer de someter sonaje débil, parece ser que la única esfera de podero controlar a otros. donde puede influir sustancialmente es en el control de los actos de su hija –Ofelia–. Aunque muere pron- El diálogo entre Hamlet y Polonio, cuando el prín- to y fácilmente por las manos del príncipe Hamlet,cipe se mofa con ironía de la capacidad de adulación no debería ser su fragilidad lo que más debemos dede Polonio, demuestra muy bien lo explícitamente caracterizar como propósito de Shakespeare en estecontradictorio, falaz y oportunista que puede ser un personaje. Por ser alguien que pertenecía a la realezaadulador con tal de satisfacer los deseos o creencias danesa, el anhelo de remontar un escalón a la vez ende su amo: la pirámide de poder produjo una enajenación mons- truosa que justificaba cualquier tipo de acto en aras “Hamlet: ¿Veis aquella nube cuya forma es muy de la obtención y manutención de aquél. Polonio ya semejante a un camello? estaba muerto antes de que Hamlet lo ejecutara. Polonio: Por la misa, y que parece un camello realmente Algo que Shakespeare no hace explícito es res- Hamlet: Yo creo que parece una comadreja. ponder ¿para qué son necesarios los aduladores Polonio: Tiene el dorso de una comadreja alrededor de los poderosos? Por otro elemento fun- 65
  4. 4. REFLEXIÓN EN TORNO A... damental en la naturaleza del hombre: de nada sirve “porque el día es día, noche la noche y tiempo el tener dominio sobre un territorio –o sobre una po- tiempo, no sería más que perder la noche, el día y blación– si no hay nadie que lo reconoce. El hombre el tiempo. Así, pues, como quiera la brevedad es es un ser vanidoso, aún más con poder, lo que no el alma del talento y la prolijidad sus miembros y le permite mirar más allá de sí mismo, necesitan- atavíos exteriores, voy a ser breve”. do que todo el mundo lo venere y aclame. Por eso (Hamlet, pág. 1350) muere el rey Claudio y su esposa –tío y madre de Hamlet, respectivamente–; porque el poder, en su Una persona que utiliza cuarenta y siete palabras caso, se había transformado en avaricia y envidia para decir algo que se puede decir en dos (seré bre- entre hermanos. Al igual que Ricardo III, un individuo ve), tiene la capacidad para disimular un panorama que se considera a sí mismo vil y no deseado, el rey oscuro en un ambiente armonioso para el superior Claudio detesta y envidia todos los elementos de que lo escucha y, obviamente, le resulta más fácil grandeza en su hermano –padre de Hamlet, anterior mentirle al pueblo con políticas públicas falaces y monarca de Dinamarca– y, sobre todo, que el pue- sobornos, cuando éste, como Shakespeare nos re- blo lo venere y ame. Hamlet es el único elemento cuerda constantemente, “sólo juzga con sus ojos y en la realeza danesa que no es asesino de su cons- no con su mente”. ciencia y sensatez, él considera al poder como una prisión al decir: El heredero de la mayor estructura sindical en México (CTM) no sería alguien capaz de darle voz “Dinamarca es una cárcel [...] una soberbia cár- y autonomía a sus protegidos, sino alguien que po- cel, en la que hay muchas celdas, calabozos y dría perpetuarse en el poder gracias a su capacidad mazmorras [...]” de adulación, de garantizarle al PRM –futuro PRI– la (Hamlet, Pág. 1352) permanente victoria electoral gracias a la moviliza- ción de sus “sociedades de masa”: Fidel Velásquez. El problema de Hamlet es que intervino en el ca- Pudo haber sido lógico que el sucesor de Cárdenas mino de los que están dispuestos a lo que sea por en 1940 fuese su maestro, y uno de los últimos cau- tener la capacidad de someter a los demás, o de dillos de la revolución: Francisco Mújica, pero Manuel quienes han sido desposeídos de ella, que es igual Ávila Camacho supo cómo convencer a Cárdenas de peligroso. La última escena, de enfática tragedia, que el mejor adulador –él mismo– era quien mejor sucede para recordarnos que el poder destruye aun- capacitado estaba para generar consensos y alianzas que sea usurpado o legítimamente poseído, ya que con otros grupos –empresarios–, partidos –Partido el hombre está dispuesto a pelear hasta la muerte Comunista– o países –EEUU–, para el futuro bene- con tal de no perderlo. ficio del PRI. La historia de la sucesión presidencial de México El compadrazgo político es la institucionalización en el siglo XX fue una etapa favorable para los adula- del favoritismo entre un superior y su protegido. Su dores, triunfantes al heredar el poder una y otra vez, máximo esplendor llegó cuando Echeverría le here- arrebatándolo a quienes más preparados estuviesen dó la silla presidencial a su viejo amigo: José López para él, aunque no tan dispuestos a desvivirse como Portillo. quien adula y manipula. La principal característica de los “más capaces” aduladores es el barroco. Aunque Una de las etapas más “shakespeareanas” para no sepan cómo administrar una nación, aunque no ejemplificar la manera en que un adulador logró re- sepan reconocer sus límites o escoger sus batallas, cibir el poder presidencial, arrebatándoselo a un sé- utilizan la demagogia para enmascarar una crisis quito de hombres preparados para administrarlo, es política o económica como una “época dorada” de el período de 1982-1988, cuando el ex presidente avances y reformas estructurales. Polonio le decía a Carlos Salinas de Gortari consiguió ser el “tapado” de la reina de Dinamarca –madre de Hamlet– que que- Miguel De la Madrid. ría ser breve para hacerle un comentario: Los dos pilares fundamentales del Poder Ejecutivo durante ese sexenio fueron, por un lado, la Secretaría de Hacienda encabezada por Jesús Silva- Hermano del padre de Hamlet, antiguo rey de Dinamarca. Herzog y, por el otro, la Secretaria de Programación y66
  5. 5. REFLEXIÓN EN TORNO A...Presupuesto, dirigida por Carlos Salinas de Gortari. cilmente pueden ir mejor en el proceso de consolida-Los dos funcionarios eran fuertes candidatos para la ción democrática de nuestro país mientras la principalsucesión presidencial en 1988. fuente de carisma de un político sean las promesas y publicidad que se hacen en campañas donde, los Jesús Silva-Herzog “gozaba de indudables ven- ingenuos, creyendo que una vez en el poder lucharátajas: la generacional –nació en 1934, igual que De la con sensatez por alcanzarlas, es víctima de la cegue-Madrid–; la profesional –su carrera siguió casi la mis- ra producida por la avaricia y locura del poder, des-ma trayectoria que la del Presidente, con la excep- atendiendo así, una vez más, a los de abajo.ción de sus estudios en la Facultad de Economía, adiferencia de Derecho– [...] además de ser amigos Según Shakespeare: “Lo que nos proponemosy desenvolverse en los mismos círculos sociales y en el calor de la pasión, lo abandonamos” (Hamlet,familiares, Silva Herzog y De la Madrid compartían pág. 1365). “Ser honrado, según anda hoy el mundo,idénticos puntos de vista económico-financieros[...]”. equivale a ser escogido uno entre diez mil” (Hamlet,(Castañeda, Jorge. La Herencia: Arqueología de la pág. 1351).sucesión presidencial en México). Esas dos sencillas razones escritas hace siglos El segundo, Carlos Salinas de Gortari, más ar- explican por qué actualmente el sistema de rendicióntero: “Se ubicó, o fue ubicado, en la dependencia de cuentas padece de obstáculos que frenan su efec-cercana al corazón de De la Madrid: Programación y tividad. Shakespeare creía que el hombre no colmaríaPresupuesto, o de donde provenía el Presidente [...] su insaciabilidad de dominio, ni su vanidad, hasta ella estrategia de Salinas fue trabajar en las sombras, día del Juicio Final, donde el poder no es impune alsin disputarle al mandatario los rayos de luz”. rendir cuentas ante Dios. Hamlet, desesperado por intentar encontrar una esperanza para el bienestar de El primero, nuestro Hamlet, era el candidato a su nación y del mundo se preguntaba si existían:la sucesión con mayor capacidad para gobernar el país. El problema fue que cada portada de revista “[...] aquellos cuyo temperamento y juicio se hallaninternacional donde aparecía representaba un golpe bien equilibrados [...] un hombre que no sea esclavo“leve al principio, artero al final, al ego de Miguel De de sus pasiones”la Madrid” (Castañeda, pág. 416). Cualquier comen- (Hamlet, pág. 1362)tario que se hacía sobre la falta de carisma del pre-sidente, o sobre el exceso de ésta de su “segundo La única respuesta positiva que podemos encon-de abordo”, reducía cada vez más las oportunidades trar sobre la exitosa restricción de actos descabella-de Silva-Herzog. ¿Por qué? Porque lo más doloroso dos de un poderoso, son las instituciones. Aquéllaspara el hombre insensato es perder el reconocimien- que lograron monitorear y contrarrestar el antiguoto del poder, la aprobación de un populus. En este poder despótico de un rey o presidente mexicano delcaso, una corona no era el símbolo del poder sino siglo XX. En México sigue existiendo impunidad, unel carisma que volcaba a la opinión pública a favor manejo discrecional de la ley –afectando a los menosde uno. afortunados y protegiendo a los poderosos–, una no- toria desigualdad social, aunque, sin caer en el cinis- Salinas, nuestro Polonio, fue el sagaz que supo mo, podría estar la situación mucho más cerca de uncómo encontrar el camino al poder. Nunca figuró a la final “shakespeareano”. Somos testigos de tiemposluz pública, permitiéndole a su patrón obtener todo el en que instituciones autónomas legitiman el podercrédito del trabajo de la Secretaria de Programación, político de un gobernante haciendo válida la decisióncon lo que se ganó el cariño y el mayor nivel de ciudadana, y no tiempos plebiscitarios, como los delconfianza del presidente. Conocemos el desenla- ex presidente Benito Juárez, cuando un gobernantece: Silva-Herzog optó por abandonar el camino, y el “no conocía ninguna otra fuente de poder más que laadulador obtuvo el poder. opinión pública”. Esperemos. Desafortunadamente, en la generalidad de loscasos, los Polonios y la insensatez triunfan sobre losconscientes y racionales. Tal y como Shakespeare loconcibió en su momento y contexto, las cosas difí- 67

×