Diese Präsentation wurde erfolgreich gemeldet.
Wir verwenden Ihre LinkedIn Profilangaben und Informationen zu Ihren Aktivitäten, um Anzeigen zu personalisieren und Ihnen relevantere Inhalte anzuzeigen. Sie können Ihre Anzeigeneinstellungen jederzeit ändern.
MECANICISMO Y VITALISMO:                            PARADIGMAS DEL SABER MÉDICO                    PRESENTES EN LA COMPREN...
haciendo que los científicos se sumergieran en el mecanicismo dominante del siglo XX.(6).       El evolucionismo recogió l...
famosa descripción del corazón y la circulación como un sistema hidráulico hecha porWilliam Harvey en 1628 cuando descubri...
la tradición era denominado dynamis, fuerza espiritual, “Alma” y más tarde “Inteligencia”se convertirá en el siglo XVII en...
En resumen, el vitalismo se convirtió en un modelo de interpretación de lo vivo, yen oposición a los rasgos esenciales del...
evoluciones internas hacia un mundo de no equilibrio planteados por Prigogine. Segúnél, hay procesos de evolución hacia el...
cáncer es un capítulo especial de la biología y la inmunología. Los tumores malignosasociados a anormalidades cromosómicas...
en el laboratorio en donde se pueden encontrar relaciones de causa-efecto(10). Sinembargo, según este autor, aún dentro de...
11. Leicester, HM. Development of Biochemical Concepts from Ancient to Modern    Times. Harvard University Press, Cambridg...
Nächste SlideShare
Wird geladen in …5
×

Mecanicismo y vitalismo_cancer

  • Loggen Sie sich ein, um Kommentare anzuzeigen.

  • Gehören Sie zu den Ersten, denen das gefällt!

Mecanicismo y vitalismo_cancer

  1. 1. MECANICISMO Y VITALISMO: PARADIGMAS DEL SABER MÉDICO PRESENTES EN LA COMPRENSIÓN DEL CÁNCER Carolina Wiesner C., MD* INTRODUCCIÓN La palabra “cáncer” fue utilizada por Galeno (129-201 D.C.) cuando realizó la primera cirugía de un tumor maligno de seno y en su magistral descripción lo comparó con un cangrejo, por la tenacidad con que este tumor se aferraba a los tejidos vecinos (1). Hoy en día el cáncer es un concepto que describe un complejo y heterogéneo grupo de estados patológicos cuyo rasgo fenotípico común es el crecimiento desmedido de una población de células neoplásicas. El cáncer se considera además una enfermedad de carácter genético, en la mayoría de los casos adquirida, que se produce al ser eliminadas las restricciones que limitan la división celular en las células de los tejidos (2). Entre la denominación de Galeno y la definición del carácter genético del cáncer es posible identificar toda una gama de paradigmas consecutivos, a veces opuestos o superpuestos del saber médico. Según el conocido historiador de las ciencias T.S. Kuhn, (1962) un paradigma es un patrón o modelo intelectual que regula una etapa en el desarrollo de una ciencia o de un campo científico y respecto del cual todo durante esta etapa parece ser “obligado” y “normal” (3). De acuerdo con este autor la ciencia socialmente aceptada en un momento* Médica histórico, o en sus propios términos, la “ciencia normal” favorece el desarrollo de las Salubrista. Coordinadora teorías que están de acuerdo con ella y dificulta o se convierte fácilmente en obstáculo Grupo área para el desarrollo de nuevas ideas que por su innovación hacen tambalear las certezas Promoción y hasta ese momento dominantes. De acuerdo con este concepto, Laín Entralgo (1978) Prevención, Instituto definió los siguientes paradigmas científicos que han gobernado el saber médico moderno: Nacional de por una parte, el mecanicismo, el vitalismo y el empirismo racionalizado, como formas Cancerología. de pensamiento propios del espíritu liberal y burgués de los siglos XVII y XVIII; por Investigadora Centro sobre otra parte, el evolucionismo, el positivismo y el eclecticismo de los siglos posteriores, Dinámica definidos en relación con los acontecimientos culturales, científicos y tecnológicos de la Social, revolución industrial (4). Universidad Externado de Colombia. Desde sus orígenes el mecanicismo planteó que los seres vivos debían ser entendidos como máquinas sometidas a leyes físicas y químicas (5), lo que en la actualidad se ha traducido en dar una primacía al desciframiento del código genético y la síntesis de proteínas. Los vitalistas, por el contrario, consideraron inaceptable reducir las explica- ciones de la vida a las leyes mecánicas. A partir de este debate inicial generado por los vitalistas que abarcó el siglo XVIII y parte del XIX -y que hoy en día vuelve a tener resonancia- la química y la biología se constituyeron como ciencias e iniciaron una carrera vertiginosa de descubrimientos; el punto máximo de este proceso fue el descu- brimiento que el ADN era una doble hélice, por Watson y Crick en 1953; este descu- brimiento implicó al vitalismo entrar en contradicción con sus principios iniciales, 5 REVISTA COLOMBIANA DE CANCEROLOGÍAPARADIGMAS DEL SABER 5 NO. 2 MECANICISMO Y VITALISMO: - AGOSTO 2001, VOL. MÉDICO
  2. 2. haciendo que los científicos se sumergieran en el mecanicismo dominante del siglo XX.(6). El evolucionismo recogió los problemas fundamentales estudiados dentro de losparadigmas anteriores y añadió un nuevo rasgo al estudio de la naturaleza viva, como esel hecho de la selección natural y la supervivencia de las especies a partir de las carac-terísticas hereditarias de sus miembros. Dentro de esta secuencia para el evolucionismoactual el problema de la vida se ha reducido al análisis de los genes, puesto que launidad fundamental de la vida ya no es el organismo sino el flujo vivo de la herencia (7). Este artículo tiene como objetivo realizar un análisis sobre el mecanicismo y elvitalismo como un punto de reflexión sobre los orígenes de sus fundamentos científicosy las formas de inferencia causal como posturas que tenemos frente al estudio del cáncer.Dentro del presente artículo no se discute de manera explícita el impacto cultural delevolucionismo ni del positivismo, que también están presentes en el saber médicocontemporáneo. EL MECANICISMO El mecanicismo es un capítulo clásico de la historia de las ciencias, pues es la conse-cuencia filosófica de las obras de Galileo y de Newton, entre otros, que transformaronradicalmente la cultura científica europea al explicar la dinámica del universo heliocéntricoy la fuerza de gravedad que lo sostiene. En la filosofía mecánica, la realidad se reduce auna relación de cuerpos en movimiento y esta relación resulta interpretable mediante lasleyes de la estática y la dinámica lineal. Bajo la influencia de estos dos grandes físicos dela astronomía planetaria y de la mecánica terrestre, empezaron a surgir nuevas cienciascomo la óptica, el magnetismo y las teorías químicas, que bajo los mismos principiosfilosóficos lograron pasar del estudio de las cosas observables a las no observables, paraencontrar propiedades distintas a las de las de los cuerpos macroscópicos (8). La física deNewton no sólo define las leyes del movimiento de los astros sino, además, la naturalezacorpuscular de la materia. Según él, la materia está compuesta de un número ilimitado dediferentes partículas y no es un sustrato homogéneo divisible hasta el infinito, como secreía anteriormente. Con Newton es posible entonces entender la coherencia del universogracias al concepto de “atracción” en las diferentes partículas que conforman una red deátomos, que tienen además la cualidad de unirse y separarse. Esta atracción es explicadadentro de la ciencia moderna del siglo XVIII ya no por un principio mágico, sino por unapropiedad universal que es la atracción’. Gracias a esta concepción del mundo naceposteriormente la química con su técnica, su lenguaje y sus conceptos propios. La expresión filosófica de las obras de Galileo y de Newton se hace explícita conDescartes, quien conquistó las grandes universidades europeas, de tal manera que lafilosofía y la física cartesianas constituían el núcleo central de la cultura académica.Con Descartes, la teoría de los animales máquinas se convierte en una adecuada y verazalternativa de comprensión de los seres vivos mediante la identificación de sus unidadesconstitutivas, sus propiedades invisibles, sus movimientos y sus leyes mecánicas. Lafisiología comienza a desprenderse de las teorías metafísicas y, así como había sucedidocon la astronomía y la física, se inicia un nuevo estudio experimental con la aplicaciónde las leyes de la matemáticas y la geometría a la “máquina” del cuerpo humano. Estamáquina se pone en movimiento gracias al estudio de los desplazamiento locales; lafunción de cada órgano fue comparada con las máquinas de aquel tiempo, como la 6 REVISTA COLOMBIANA DE CANCEROLOGÍA - AGOSTO 2001, VOL. 5, NO. 2
  3. 3. famosa descripción del corazón y la circulación como un sistema hidráulico hecha porWilliam Harvey en 1628 cuando descubrió la circulación mayor. Para conocer cómofunciona una máquina es necesario conocer su estructura. Esta necesidad de comprenderlo biológico como máquinas orgánicas se convierte en un nuevo punto de partida paralas investigaciones anatómicas y surge así una indagación sobre la anatomía microscópicapara buscar sus propiedades invisibles sobre la base de la introducción del microscopioen el estudio de la materia viva con Robert Hooke, Antony van Leeuwenhoeck y MarceloMalphighi, entre otros. Sin embargo, la biología del siglo XVII no estaba preparadateóricamente para entender los hallazgos observados por el microscopio desde unaperspectiva orgánica y por lo tanto hubo que esperar 200 años para que la palabra célula,pronunciada por Hooke en 1661, pudiese ser entendida dentro del confuso sentido vitalistadel siglo XIX, como concepto de estructura. Durante este período, la patología y la terapéutica estaban completamente al margende las discusiones de la ciencia moderna y seguían siendo entendidas desde losplanteamientos antiguos como un desequilibrio de los humores tal como lo había descritoHipócrates. Dentro de este contexto el cáncer, se consideraba un exceso de bilis negraproducida por el bazo y el estómago. Los dos más importantes estudios sobre cáncerrealizados en el siglo XVIII, que iniciaron una primera fisura con el saber hipocrático,fueron los trabajos de Ramazini y Pott (9). Ramazini publicó en 1713 que el cáncer deseno era más frecuente entre las monjas y sugirió que se debía a su condición de celibato.Percival Pott describió en 1775 la relación entre el cáncer escrotal con la actividad delimpiar las chimeneas. Ambos trabajos se consideran propios del paradigma mecanicista,pues al igual que los estudiosos de la química y la física, estos médicos querían encontrarcomunes denominadores, asociaciones causales que les permitieran llegar a leyes univer-sales mediante la observación minuciosas de sus pacientes. En esta aplicación del métodoinductivo llegaron a romper con el paradigma antiguo y a establecer relaciones absolu-tamente novedosas. Sin embargo, estas descripciones, a pesar de su hallazgos veraces,no se pueden considerar como verdaderos estudios epidemiológicos, pues utilizaban unmétodo puramente inductivo. Este método considerado el método científico de la épocacon el que se pretendía encontrar relaciones causales a partir de la observación repetitivade una secuencia particular de eventos, fue inicialmente criticado por Hume en 1739 yluego, más radicalmente, por Bertrand Rusell en 1945 (10). En resumen, el mecanicismo, según Andrade (6), se fundamenta en los siguientespresupuestos: primero, considera que la vida es explicable en términos de sus unidadesconstitutivas últimas, sean éstas células o macromoléculas; segundo, considera que lasexplicaciones de la naturaleza, incluyendo la vida, se encuentran en la descripción delos componentes fundamentales de la materia, es decir los átomos; tercero, consideraque la vida se rige también por leyes físicas eternas e inmutables y cuarto, identifica larealidad con lo físicamente mensurable y cuantificable, es decir que lo cualitativo esreducible a lo cuantitativo. EL VITALISMO En el siglo XVIII el mecanicismo clásico apareció como insuficiente para explicarfuncionamiento de los organismos, pues frente a los objetos inanimados lo viviente, consu materia en permanente transformación, no podía ser entendido únicamente en términosde engranajes, poleas y palancas. Se empezó a reconocer que los fenómenos no son sólomás complejos en los seres vivos, sino además más perfectos (5). Lo que antes y según 7 REVISTA COLOMBIANA DE CANCEROLOGÍA :- PARADIGMAS DEL VOL. 5MÉDICO MECANICISMO Y VITALISMO AGOSTO 2001, SABER NO. 2
  4. 4. la tradición era denominado dynamis, fuerza espiritual, “Alma” y más tarde “Inteligencia”se convertirá en el siglo XVII en la “fuerza vital”. A diferencia de los conceptos anteriores,ya no se trata de un poder único centralizado en el corazón, sino de una cualidad particularde la materia viva, que se encuentra en cada músculo, cada nervio, cada parte y le otorgasus propiedades específicas. En sus observaciones, los vitalistas buscaban demostrar lapresencia de una fuerza vital para liberar al estudio de la materia viva de las interpre-taciones mágicas y misteriosas y transformarlas en objetos de ciencia. La “fuerza vital”era para el vitalista ontológica y operativamente superior a las otras fuerzas de la naturalezacomo son la mecánica, la térmica, la eléctrica, la magnética y la química y, por lo tanto,es irreducible a ellas. Los que directamente estaban enfrentados a la complejidad de la materia viva eranlos médicos y los químicos que comenzaron a oponerse a la concepción de hombre-máquina y a la tranquilidad de la generalización de la física. Stahl, padre del vitalismo,afirmaba que las leyes universales sólo se aplicaban a los seres vivientes en términos deun principio de conservación de su organización interna; en otras, de un “orden estructural”que asegura la sobrevivencia de los organismos en la naturaleza; según los vitalistas,cuando éstos pierden su organización interna están condenados a la destrucción y a lamuerte. Otro representante de la postura vitalista es Albrecht Von Haller, médico delsiglo XVIII, quien plantea los conceptos de sensibilidad e irritabilidad propios de lasfibras nerviosas y musculares, respectivamente. De acuerdo con este autor, diferentestipos de estímulos –químicos, mecánicos o eléctricos– podían producir la irritación muscu-lar. Las ideas de Haller se difundieron por toda Europa y algunos seguidores llegaron acomparar la irritabilidad con una fuerza vital similar a la fuerza gravitacional. Sinembargo, Haller se oponía a dar explicaciones mecanicistas a esta fuerza, pues según él,reflejaba el conjunto de la organización interna del organismo, que era en sí mismairreducible a elementos mecánicos o de otro tipo. En términos generales, la idea de fuerza vital, se definió de múltiples maneras,particularmente en el ámbito de las teorías químicas, pues éstas se movían en el límiteque separa lo inorgánico de lo orgánico. El vitalismo fue una corriente importante antesde ser posible la síntesis de los compuestos orgánicos y la comprensión de los mecanismosde sus reacciones. Cuando fue posible dicha síntesis, los químicos no necesitaron másde la fuerza vital y poco a poco el vitalismo fue perdiendo sus fundamentos científicos(11). El desinterés creciente por el estudio de la estructura del cuerpo se explica por elsurgimiento de la química como ciencia, la cual se centró en la comprensión de lasreacciones químicas de los organismos vivientes. Para dicha comprensión sólo es nece-sario entender las características del medio y no la particularidad de las estructuras (12). En el siglo XIX y parte del XX la mayoría de los biólogos y médicos que estudiabanel fenómeno de la vida tuvieron que volver a asumir tanto una como la otra postura,cuando las explicaciones mecanicistas de los organismos vivientes no eran suficientespara explicarlas, entonces tenían que llegar a reflexiones de tipo vitalista. Tal fue el casode Hans Driesch (1867-1941) quién insistía que la función del protoplasma no podía serexplicada mecánicamente. El concepto de medio interno descrito por Claude Bernarden 1865, hizo que definitivamente las discusiones vitalistas y el interés por el estudio delo estructural se perdieran dentro del panorama científico (12). Es así como los científicospreferían observar el músculo como resultado de un acortamiento de la proteína muscularen vez de mirar las características de su tejido bajo el microscopio. La estructura micros-cópica sólo empezó a tener importancia en los círculos restringidos de la Alemaniaexperimental después que Rudolph Virchow(1821-1902), sin ser un anatomopatólogopuro, demostró que el tejido canceroso estaba formado por células (13). 8 REVISTA COLOMBIANA DE CANCEROLOGÍA - AGOSTO 2001, VOL. 5, NO. 2
  5. 5. En resumen, el vitalismo se convirtió en un modelo de interpretación de lo vivo, yen oposición a los rasgos esenciales del mecanicismo, tiene los siguientes presupuestos:primero, el objeto de estudio no se puede descomponer por cuanto deja de presentar lascaracterísticas que lo especifica. Segundo, el conocimiento científico consiste ante todoen conocer los cambios cualitativos visibles e invisibles de las cosas y su real deter-minación; tercero, los objetos de estudio no se pueden reducir a leyes físicas dadas porla mecánica, y cuarto, la naturaleza viviente tiene unos propósitos naturales. LA COMPRENSIÓN DEL CÁNCER DESDE LOS DIFERENTES PARADIGMAS Para la comprensión del cáncer se dispone en la actualidad de tres tipos deinvestigación: la básica, la epidemiológica y la clínica, a través de las cuales se buscaconocer la génesis y la evolución de los tumores malignos. A pesar del acúmulo de datosclínicos, experimentales y epidemiológicos, hoy en día tenemos una comprensión muyrudimentaria de la génesis del cáncer. Esta ignorancia se debe parcialmente, a que enrealidad es un grupo de enfermedades que sólo hasta hace unos 150 años aproximadamentese convirtiera en un problema de salud pública y por ello solo en el siglo XX se empezórealmente a estudiar como un fenómeno predominante. Por otra parte, hay problemasinherentes al estudio de la biología del tumor, cuyos estudios se realizan cuando ya eltumor está diagnosticado, es decir, cuando las células neoplásicas han sufrido muchasdivisiones y probablemente adquirido características y anormalidades que originalmenteno estaban presentes; otra razón que dificulta su estudio es la etiología multicausal. Dentrode los tres tipos de investigación podemos asumir posiciones tanto mecanicistas comovitalistas que son importantes de reconocer para poder tener una mirada crítica sobre losfundamentos de nuestro quehacer en el control y el conocimiento sobre el cáncer. LA INVESTIGACIÓN EPIDEMIOLÓGICA Y CLÍNICA En relación con la epidemiología moderna del cáncer, históricamente se define suinicio con los estudios de Doll y Hill en 1954 (14) en los que se estableció la relaciónentre el cigarrillo y cáncer pulmonar; adicionalmente, los trabajos de Case y Pearson(15) establecieron el cáncer de vejiga como consecuencia a la exposición de agentesquímicos. La investigación epidemiológica en cáncer ha sido posible mediante el estudiode las estadísticas vitales y su comparación entre diferentes regiones. Gracias a la clasifi-cación internacional de las enfermedades se han podido comparar incidencias entre dife-rentes países y se han logrado hacer asociaciones estadísticas entre éstas y ciertos hábitosde vida (9). Se considera que la epidemiología es mecanicista y positivista cuando analizala sociedad desde un modelo biológico. Es decir, como un conjunto de factores de riesgosquímicos, biológicos y físicos inmersos en un medio ambiente natural y se abstiene deentender la sociedad como un espacio político, económico y cultural, con redes institu-cionales y relaciones sociales que determinan la distribución de dichos riesgos(16). Gra-cias al desarrollo de la epidemiología se ha enriquecido el conocimiento que se tienesobre cáncer permitiendo el planteamiento de ciertas hipótesis causales. Sin embargo, laidea que se tiene de la sociedad como un sistema abierto que tiende al equilibrio hacomenzado a ser rebatida no sólo por el desarrollo del materialismo histórico, sino ademáspor los nuevos conceptos que surgen desde la química y la física, como los procesos de 9 REVISTA COLOMBIANA DE CANCEROLOGÍA :- PARADIGMAS DEL VOL. 5MÉDICO MECANICISMO Y VITALISMO AGOSTO 2001, SABER NO. 2
  6. 6. evoluciones internas hacia un mundo de no equilibrio planteados por Prigogine. Segúnél, hay procesos de evolución hacia el desorden que hacen imposible encontrar relacionesuniversales entre todos los fenómenos, pues son consecuencia de procesos únicos, localesmuchos de ellos, irreversibles e irrepetibles (17). Actualmente, la teoría de los sistemascomplejos de adaptación de las especies vivientes ha permitido cambiar la visión que setiene del estudio del comportamiento de las sociedades(18). En la clínica encontramos una actividad mecanicista cuando se descompone larealidad del enfermo en sus unidades constitutivas, sean estos órganos, tejidos, moléculaso átomos para encontrar allí un ejemplo más de leyes universales; se es mecanicistacuando lo real no es el enfermo que se tiene en frente sino lo físicamente medible ycuantificable en sus oscilaciones, por debajo o por encima de lo normal, que son sufi-cientes para entender la enfermedad. Por el contrario, se es vitalista cuando todos loscambios cualitativos que presenta el enfermo, tanto los visibles como cuantitativos dellaboratorio, son tenidos en cuenta para reconstruirlos en la historia clínica mediante undetallado recuento basado en descripciones particulares y no universales; se es vitalistacuando se asume sin temor que dicha actividad clínica es necesariamente un procesoúnico y subjetivo y se hace un esfuerzo de análisis y de síntesis mediante la comunicacióny el consenso con el enfermo. Si se hace parte del hecho de que en los sujetos no siempre hay leyes universales yque es necesario llegar a consensos entre los diferentes tipos de subjetividad, es necesariala investigación clínica como una actividad esencial para que los resultados que se obtienende los datos individuales no se queden en la repetición empírica de hechos sino quecomiencen a formar parte de un cuerpo de evidencias teóricas sobre la cual se puedealimentar tanto la investigación básica como la epidemiológica. Para crear un cuerpoteórico de evidencias científicas, la epidemiología clínica utiliza un concepto de inferenciacausal basada en los planteamientos de Popper (19). Este filósofo observó que los argu-mentos científicos sólo se pueden probar en su sentido lógico puesto que una mismaobservación puede ser consistente con varias hipótesis, haciendo que entre ellas mismassean inconsistentes. Según él, la única manera de probar algo es partir del hecho de quela hipótesis planteada sea falsa y lo que se busque es rechazarla. De acuerdo con Popper,la investigación ha avanzado mediante un proceso de eliminación denominado “conjeturay refutación”. Es así como dentro de los estudios epidemiológicos se busca rechazar lahipótesis nula, en la que se considera que no hay diferencia entre los dos fenómenos quese intentan comparar. Este sistema de refutación tiene implicaciones metodológicasimportantes porque rompe con la idea de las leyes naturales universales, sobre las cualesa veces se sienten tan tranquilos muchos científicos y médicos. La idea de la permanenterefutación impulsa a los médicos a considerar múltiples hipótesis y a buscar las pruebasmás apropiadas para empezar a rechazarlas. Dado que la meta es la falsación de una omás teorías, se incentiva la despersonalización de las mismas y el cuestionamientopermanente sobre la realidad única del enfermo (10). LA INVESTIGACIÓN BÁSICA En relación con la investigación básica, uno de los aspectos centrales en el estudiodel cáncer tiene que ver con el hecho de que es un desorden clonal, convirtiéndolo enuna enfermedad genética. Adicional a éste hecho, se encuentra que los tumores serelacionan no sólo con un medio de tejidos estromales subyacentes, sino con una respuestasistémica inmune con la que se tienen que enfrentar. En este sentido, el estudio del 10 REVISTA COLOMBIANA DE CANCEROLOGÍA - AGOSTO 2001, VOL. 5, NO. 2
  7. 7. cáncer es un capítulo especial de la biología y la inmunología. Los tumores malignosasociados a anormalidades cromosómicas específicas han permitido entender el caráctergenético de la enfermedad como la LMC en el que el 98% de los pacientes tienen unatraslocación de un gen del cromosoma 22 con otro del cromosoma 9 t(9;22), la t(15;17)de la LMA, la t(8;14) en el linfoma de Burkitt y la t(14;18) en el linfoma no Hodgkin. Sin embargo, teniendo en cuenta que cerca del 80% de todas las patologías malignasson consecuencia de estilos de vida y exposición a agentes genotóxicos y no genotóxicos,se puede afirmar que las evidencias del daño genético no constituyen la causa sino laconsecuencia de la enfermedad (20). Según varios autores citados por Johansson y cols(21), los neoplasmas son el resultado de una mala adaptación de los tejidos al medioambiente y una pérdida en los mecanismos defensivos epigenéticos. En consecuencia,las mutaciones no son la causa sino la razón de la preservación del estado neoplásico.Según este autor la complejidad cariotípica en las que ocurren pérdidas o ganancias deciertas regiones genómicas no específicas a alguna enfermedad, parecen estar reflejandoun estado avanzado de actividad neoplásica determinado por el momento de la detecciónclínica. En este sentido podemos decir que cuando consideramos que el cáncer esexplicable en términos de sus unidades constitutivas últimas, es decir, cuando pretendemosbuscar en el genoma la causa única de la génesis del cáncer, estamos asumiendo unaactitud mecanicista en el sentido de causalidad unidireccional y determinista. El estudiogenético del cáncer no sólo tiene un interés científico, sino una importancia clínica indis-cutible porque los tumores malignos con diferentes alteraciones cromosómicas primariastienen un significado diagnóstico y un pronóstico diferente. Sin embargo, el hecho deque se identifique una aberración citogenética como único cambio en un tumor, no pruebaque este cambio haya sido instrumental en su iniciación. En contraposición, y de manera complementaria, se es vitalista cuando el cáncerse estudia en relación con la dinámica orgánica del cuerpo, su entorno y su devenir; esdecir, cuando se comprende el orden relacional entre los constituyentes moleculares,sus redes de regulación y sus cambios en el tiempo. El uso del término “evolución” es laconsideración de que las neoplasias malignas son el resultado de mutaciones subsecuentesy selección de nuevos subclones celulares que contienen mutaciones diferentes con mayorcapacidad de adaptación. El hecho de considerar la evolución cariotípica ha sido muyimportante para empezar a realizar estudios citogenéticos secuenciales de las neoplasias;esto con el fin de diferenciar los cambios cariotípicos primarios y específicos, quegeneralmente son submicroscópicos, de los secundarios en los que se presenta pérdida oganancia de ciertas regiones cromosómicas sin que éstas sean específicas de la neoplasiaen cuestión. En este sentido, los avances en el estudio de la biología del tumor, la morfo-logía de las células las características inmunológicas están dando nuevas herramientas yorientaciones dentro de la investigación, el diagnóstico y el tratamiento. Por eso la impor-tancia de tener un acercamiento multidisciplinario, como es, por ejemplo la clasificaciónMIC (morfología, inmunología y genética) para la clasificación de las leucemias igual-mente podría ser el desarrollo de una epidemiología molecular y genética, en la que serompe con el método inductivo basado en establecer inferencias causales mediante lasola coincidencia de eventos (10). El vitalismo ha renacido no sólo en el reconocimientoque los organismos son algo más que máquinas de supervivencia cuyo código esta deter-minado genéticamente, sino además por el reconocimiento de que los mecanismos regula-torios están basados en un flujo de comunicación que rompe con las leyes del determi-nismo (17). Según Rottman, muchos científicos experimentales plantean que los estudiosepidemiológicos nunca llegan a ser demostrativos y sólo llegan a sugerir teorías y que es 11 REVISTA COLOMBIANA DE CANCEROLOGÍA :- PARADIGMAS DEL VOL. 5MÉDICO MECANICISMO Y VITALISMO AGOSTO 2001, SABER NO. 2
  8. 8. en el laboratorio en donde se pueden encontrar relaciones de causa-efecto(10). Sinembargo, según este autor, aún dentro de la más radical postura mecanicista de disecciónde las unidades estructurales se puede probar nada diferente a simples asociaciones.Según él, “todos los frutos del trabajo científico, en epidemiología como en las otrasdisciplinas, hacen lo mejor cuando plantean formulaciones tentativas en la descripciónde la naturaleza, aún cuando el trabajo se realiza sin errores. Nuestro conocimientodeber ser escéptico y crítico no solo frente al trabajo de los otros sino además y sobretodo, frente al nuestro”. Para el caso particular del estudio del cáncer, los estudiosexperimentales como los no experimentales difícilmente han llegado a demostracionesdefinitivas. Considero necesario entender el resurgimiento del vitalismo en la medida en quepermite centrar la atención en la organización interna de los seres vivos sin fragmentarla,analizar su coherencia formal y funcional, así como los mecanismos de regulación. Laproliferación de las células cancerosas depende en general de las características de unasociedad, de la organización de las instituciones, de las formas de vida que ofrece a losindividuos; de esta manera el énfasis que debemos dar al control del cáncer está directa-mente relacionado con los cambios históricos que determinan la estructura y organizaciónde la sociedad. Frente al enfermo, lo importante es que no lo perdamos de vista dentrodel infinito universo de reacciones químicas y funciones orgánicas, ni que tampoco espe-remos encontrar leyes universales ni formulas terapéuticas para acabar con la inmortalidadde las células. Debemos ante todo aceptar nuestra inevitable subjetividad, abrirnos a lacomunicación interdisciplinaria para encontrar los mejores elementos que le ayuden aluchar con dignidad contra una única fuerza que intenta romper su estructura y organi-zación: la muerte. REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS1. Abaunza, H. El cáncer mamario. Sociedad Colombiana de Cirugía. Avanzar editores Ltda, 1987.2. Izquierdo, M. Biología molecular del cáncer. Ciencias Biomédicas. 1993.3. Kuhn, TS. The structure of scientific revolution, 2nd ed. Chicago: University of Chicago Press, 1962.4. Laín Entralgo, P. Historia de la Medicina. Mecanicismo Vitalismo y empirismo. Salvat Editores S.A. Primera Edición. Barcelona, 1978.5. Jacob, F. La lógica de lo viviente. Una historia de la herencia. Editorial Laia. Barcelona, 1970.6. Andrade E. La Introducción del sujeto en las ciencias naturales. Revista Colombiana de Filosofía de las Ciencias. 1 (2-3): 35-53.2000.7. Goodwin, B. Las manchas del leopardo. La evolución de la complejidad. Metatemas, Barcelona, 1998.8. Rossi, P. El nacimiento de la ciencia moderna. Filosofía mecánica. Crítica. Grijalbo Mondadori. Barcelona, 1997:133.9. Dos Santos Silva, I. Cancer Epidemiology. Principles and Methods. IARC. WHO. Lyon, 1999.10. Rothman KJ, Greenland S. Causation and Causal Inference. In: Rothman KJ, Greenland S. Modern Epidemiology. Lippincott-Raven. Philadelphia, 1998. 12 REVISTA COLOMBIANA DE CANCEROLOGÍA - AGOSTO 2001, VOL. 5, NO. 2
  9. 9. 11. Leicester, HM. Development of Biochemical Concepts from Ancient to Modern Times. Harvard University Press, Cambridge MA 1974: 150-159.12. Piccolino, M. Biological machines: from mills to molecules. Molecular cell biology (1): 149-152, 2000.13. Long, E. A history of Pathology. London, Tindan & Coll, 1928.14. Doll R, Hill, AB(1954) The mortality of doctors in relation to their smoking habits. A preliminary report. Br. Med. J., i 1451-1455.15. Case RAM, Pearson JT. (1954) Tumours of the urinary bladder in workmen engaged in the manufacture and use of certain dyestuff intermediates in the British chemical industry. Part II. Further consideration of the role of anilina and the manufacture of auramine and magenta (fuchine) as posible causative agents. Br J Int Med 44, 289-291.16. Quevedo E. Hacia una epidemiología y clínica no positivista. En Cardona, A.17. Prigogine I. Tan sólo una ilusión? Una exploración del caos al orden. Tusquets Editories S.A. Barcelona, 1993.18. Patiño JF. Caos y complejidad: Las ciencias del siglo XXI. En: Patiño JF. El computador, la cibernética y la teoría de la información: La Biomedicina a la infomedicina. En proceso de impresión, 2001.19. Miller D. (Compilador) Popper. Escritos selectos. Fondo de cultura económica. México, 1995.20. Gómez DE, Alonso DF. Introducción a la Oncología molecular. Universidad Nacional de Quilmes. Buenos Aires, 1998.21. Johansson B, Mertens F, Mitelman F. Primary vs secundary neoplasia associated with chromosomal abnormalities-Balanced Rearrangements vs Genomic Imbalances? Genes, Chromosomes & Cancer. Cancer 16:155-163, 1996. 13 REVISTA COLOMBIANA DE CANCEROLOGÍA :- PARADIGMAS DEL VOL. 5MÉDICO MECANICISMO Y VITALISMO AGOSTO 2001, SABER NO. 2

×