Diese Präsentation wurde erfolgreich gemeldet.
Wir verwenden Ihre LinkedIn Profilangaben und Informationen zu Ihren Aktivitäten, um Anzeigen zu personalisieren und Ihnen relevantere Inhalte anzuzeigen. Sie können Ihre Anzeigeneinstellungen jederzeit ändern.
TIEMPO   FRÍO <ul><li>AL LICENCIADO JUAN DE GRIAL </li></ul><ul><li>Recoge ya en el seno </li></ul><ul><li>el campo su her...
TIEMPO   FRÍO <ul><li>Ves como se yergue blanco, por la profunda capa de nieve, el Soracte, y no pueden ya los bosques sos...
TIEMPO   FRÍO <ul><li>EL DÍA DE OTOÑO </li></ul><ul><li>O que retumbe el trueno,  </li></ul><ul><li>o que suspire el céfir...
TIEMPO   FRÍO <ul><li>CABALLERO DE OTOÑO </li></ul><ul><li>Viene, se sienta entre nosotros, </li></ul><ul><li>y nadie sabe...
TIEMPO   FRÍO <ul><li>JUNIO </li></ul><ul><li>Oh, sé que he de buscarte </li></ul><ul><li>cuando el otoño abrume con sus f...
TIEMPO   FRÍO <ul><li>Ahora que el otoño me unce a su tristeza, </li></ul><ul><li>ahora que imperturbable me arrastra a su...
TIEMPO   FRÍO <ul><li>Ya te acercas, otoño, con caballos heridos, </li></ul><ul><li>con ríos que rebasan el caudal de sus ...
Nächste SlideShare
Wird geladen in …5
×

Tiempo FríO

1.559 Aufrufe

Veröffentlicht am

Veröffentlicht in: Bildung, Technologie
  • Als Erste(r) kommentieren

  • Gehören Sie zu den Ersten, denen das gefällt!

Tiempo FríO

  1. 1. TIEMPO FRÍO <ul><li>AL LICENCIADO JUAN DE GRIAL </li></ul><ul><li>Recoge ya en el seno </li></ul><ul><li>el campo su hermosura; el cielo ahoja [1] </li></ul><ul><li>con luz triste el ameno </li></ul><ul><li>verdor, y hoja a hoja </li></ul><ul><li>las cimas de los árboles despoja. </li></ul><ul><li>Ya Febo [2] inclina el paso </li></ul><ul><li>al respandor egeo; ya del día </li></ul><ul><li>las horas corta escaso; </li></ul><ul><li>ya Éolo al mediodía </li></ul><ul><li>soplando espesas nubes nos envía; </li></ul><ul><li>ya el ave vengadora </li></ul><ul><li>del Íbico [3] navega los nublados </li></ul><ul><li>y convoz ronca llora, </li></ul><ul><li>y, el yugo al cuello atados, </li></ul><ul><li>los bueyes van rompiendo los sembrados. </li></ul><ul><li>El tiempo nos convida </li></ul><ul><li>a los estudios nobles, y la fama, </li></ul><ul><li>Grial, a la subida </li></ul><ul><li>del sacro monte llama, </li></ul><ul><li>do no podrá subir la postrer llama; </li></ul><ul><li>alarga el bien guiado </li></ul><ul><li>paso y la cuesta vence y solo gana </li></ul><ul><li>la cumbre del collado </li></ul><ul><li>y, do más pura mana </li></ul><ul><li>la fuente, satisfaz tu ardiente gana; </li></ul><ul><li>no cures [4] si el perdido </li></ul><ul><li>error admira el oro y va sediento </li></ul><ul><li>en pos de un bien fingido, </li></ul><ul><li>que no así vuela el viento, </li></ul><ul><li>cuanto es fugaz y vano aquel contento; </li></ul><ul><li>escribe lo que Febo </li></ul><ul><li>le dicta favorable, que lo antiguo </li></ul><ul><li>iguala y pasa el nuevo </li></ul><ul><li>estilo [5] ; y, caro amigo, </li></ul><ul><li>no esperes que podré atener [6] contigo; </li></ul><ul><li>que yo, de un torbellino </li></ul><ul><li>traidor, acometido y derrocado </li></ul><ul><li>del medio del camino </li></ul><ul><li>al hondo, el plectro amado </li></ul><ul><li>y del vuelo las alas he quebrado. </li></ul><ul><li>FRAY LUIS DE LEÓN </li></ul>
  2. 2. TIEMPO FRÍO <ul><li>Ves como se yergue blanco, por la profunda capa de nieve, el Soracte, y no pueden ya los bosques sostener el peso que los agobia, y los ríos se han inmovilizado por efecto del hielo penetrante. Disipa el frío echando leños en abundancia sobre el hogar y saca, Taliarco, con más generosidad aún, un vino de cuatro años de un ánfora sabina de dos asas. Deja lo demás al cuidado de los dioses…. </li></ul><ul><li>HORACIO, Carmina I, 19. </li></ul><ul><li>La estación del frío ha aglomerado las nubes, y las lluvias y nieves hacen descender a Júpiter; ahora el mar, ahora los bosques resuenan a embates del Aquilón de Tracia. Cojamos, amigos, la ocasión que nos brinda el día, y mientras nuestras rodillas se mantienen vigorosas y ello nos cuadra, desaparezca la vejez de nuestra frente fruncida… </li></ul><ul><li>HORACIO, Epos , 13 </li></ul>
  3. 3. TIEMPO FRÍO <ul><li>EL DÍA DE OTOÑO </li></ul><ul><li>O que retumbe el trueno, </li></ul><ul><li>o que suspire el céfiro, </li></ul><ul><li>o que vierta </li></ul><ul><li>su copa abril o su huracán octubre, </li></ul><ul><li>o si el cielo te cubre, </li></ul><ul><li>o engalana el jardín la rosa abierta; </li></ul><ul><li>en tu furor, tu luto o tu hermosura </li></ul><ul><li>mis ojos por tu faz con ansias llevo; </li></ul><ul><li>y sólo tu espectáculo, ¡oh natura!, </li></ul><ul><li>siempre grande a mis ojos, siempre nuevo. </li></ul><ul><li>Soplad, ¡vientos oscuros! Levantaos </li></ul><ul><li>sobre los bosques donde otoño impera; </li></ul><ul><li>mi frente donde siento hervir el caos, </li></ul><ul><li>los restaurantes ósculos espera. </li></ul><ul><li>GABRIEL GARCÍA Y TASSARA </li></ul>
  4. 4. TIEMPO FRÍO <ul><li>CABALLERO DE OTOÑO </li></ul><ul><li>Viene, se sienta entre nosotros, </li></ul><ul><li>y nadie sabe quién será, </li></ul><ul><li>ni por qué, cuando dice nubes, </li></ul><ul><li>nos llenamos de eternidad. </li></ul><ul><li>Nos hablan con palabras graves </li></ul><ul><li>y se desprenden, al hablar, </li></ul><ul><li>de su cabeza, secas hojas </li></ul><ul><li>que en el viento vienen y van. </li></ul><ul><li>Jugamos con su barba fría. </li></ul><ul><li>Nos deja frutos. Torna a andar </li></ul><ul><li>con pasos lentos y seguros </li></ul><ul><li>como si no tuviera edad. </li></ul><ul><li>Él se despide.¡Adiós! Nosotros </li></ul><ul><li>sentimos ganas de llorar. </li></ul><ul><li>JOSÉ HIERRO, Tierra sin nosotros, 1947. </li></ul>
  5. 5. TIEMPO FRÍO <ul><li>JUNIO </li></ul><ul><li>Oh, sé que he de buscarte </li></ul><ul><li>cuando el otoño abrume con sus frutos goteantes la tierra, </li></ul><ul><li>cuando las mozas pasen mordiendo los racimos </li></ul><ul><li>como si fueran labios, </li></ul><ul><li>cuando las piernas rudas de los hombres </li></ul><ul><li>se tiñan con la sangre púrpura de las vides </li></ul><ul><li>y quede una canción flotando en el azul helor de la tarde madura. </li></ul><ul><li>Oh, sé que he de buscarte. </li></ul><ul><li>Cuando caiga en el río el beso desmayado de la última adelfa </li></ul><ul><li>buscaré tus pisadas sobre la arena tibia </li></ul><ul><li>donde tu cuerpo expiraba bajo el mío </li></ul><ul><li>como un tallo verde en el suspenso mediodía. </li></ul><ul><li>Oh, sé que he de buscarte, </li></ul><ul><li>cuando el dormido cisne del otoño aletee en su nido; </li></ul><ul><li>pero Junio es ahora un pastor silencioso </li></ul><ul><li>que coronan los oros sagrados de la trilla, </li></ul><ul><li>y yo bebo en tu cuerpo la música desnuda </li></ul><ul><li>que languidece en los violines lentos de la siesta. </li></ul><ul><li>Oh, sé que he de buscarte </li></ul><ul><li>cuando la campiña despierte del letargo amarillo de los élitros; </li></ul><ul><li>pero ahora es tu cuerpo sólo, tu cuerpo junto al mío, </li></ul><ul><li>mientras Junio incendia de felicidad los montes más lejanos </li></ul><ul><li>y el río besa tímidamente nuestros pies </li></ul><ul><li>como si Narciso nos contemplara con sus diluidos ojos verdes de agua. </li></ul><ul><li>PABLO GARCÍA BAENA, Junio, 1957. </li></ul>
  6. 6. TIEMPO FRÍO <ul><li>Ahora que el otoño me unce a su tristeza, </li></ul><ul><li>ahora que imperturbable me arrastra a sus carriles </li></ul><ul><li>y empuja como un río de implacables espadas; </li></ul><ul><li>ahora que me sumerge en su mapa de niebla </li></ul><ul><li>y va borrando terco los nombres y las cosas </li></ul><ul><li>en las que yo cantaba, </li></ul><ul><li>por las que yo esperaba, </li></ul><ul><li>por las que yo vivía; </li></ul><ul><li>ahora que en mi cuerpo golpean los adioses </li></ul><ul><li>como pájaros muertos caídos desde el aire, </li></ul><ul><li>como largos pañuelos de oscuros emigrantes; </li></ul><ul><li>ahora entro y me busco en el recuerdo, </li></ul><ul><li>mientras llueve en el parque, </li></ul><ul><li>y no me encuentro, </li></ul><ul><li>perdido en la memoria, </li></ul><ul><li>niño solo </li></ul><ul><li>buscando una esperanza. </li></ul><ul><li>RAFAEL MORALES, Prado de serpientes, 1982. </li></ul>
  7. 7. TIEMPO FRÍO <ul><li>Ya te acercas, otoño, con caballos heridos, </li></ul><ul><li>con ríos que rebasan el caudal de sus aguas, </li></ul><ul><li>que sumergidos párpados y vientres sumergidos, </li></ul><ul><li>con jardines que bajan descalzos hasta el mar. </li></ul><ul><li>Ya llegas con tambores enormes de tiniebla, </li></ul><ul><li>con largos lienzos húmedos y manos olvidadas, </li></ul><ul><li>con hilos que deshacen en aire la mañana, </li></ul><ul><li>con lentas galerías y espejos empeñados, </li></ul><ul><li>con ecos que aún ocultan lo que ha de ser voz. </li></ul><ul><li>Y de sí desatado el cuerpo envuelto en oros </li></ul><ul><li>desciende oscuro al fondo oscuro de tu luz. </li></ul><ul><li>JOSÉ ÁNGEL VALENTE, El fulgor, 1983. </li></ul>

×