Diese Präsentation wurde erfolgreich gemeldet.
Wir verwenden Ihre LinkedIn Profilangaben und Informationen zu Ihren Aktivitäten, um Anzeigen zu personalisieren und Ihnen relevantere Inhalte anzuzeigen. Sie können Ihre Anzeigeneinstellungen jederzeit ändern.

Boletín mulcs regional ba n°1

118 Aufrufe

Veröffentlicht am

Revista argentina de actualidad política

Veröffentlicht in: News & Politik
  • Als Erste(r) kommentieren

  • Gehören Sie zu den Ersten, denen das gefällt!

Boletín mulcs regional ba n°1

  1. 1. Pueblo en Marcha y su pro- puesta del Polo de izquierda anticapitalista Los trabajadores y el pueblo llega- mos a este fin de ciclo kirchnerista, en medio de una gran polarización política entre candidatos favorables al imperialismo y a las grandes empre- sas. Un importante sector de nuestro pueblo incluso está dispuesto a votar por esos candidatos (Scioli, Macri y Massa). Esta situación nos conduce a plantear en estas elecciones la nece- sidad de que se exprese un Polo de Izquierda Anticapitalista y Antiimperia- lista, que plantee con claridad unir a las amplias mayorías populares, con organización y lucha, por los cambios de fondo que necesitamos. Nuestra decisión de participar electoralmente En 2014 nos sumamos a la cons- trucción de Pueblo en Marcha en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (CABA), junto al FPDS, Democracia Socialista y El Avispero. Desde esa construcción, llamamos a construir ese Polo, y al mismo tiempo le hi- cimos un llamado al FIT (Frente de la Izquierda y de los Trabajadores) para que abra sus listas. A partir del acuerdo del PO y de Izquierda Socia- lista, compañeros y compañeras de Pueblo en Marcha y de otras fuerzas políticas integramos la lista del FI en Capital, que en el marco de una gran dispersión fue la principal lista de iz- quierda en el distrito. Por su parte, el PTS se negó a integrar a sectores “chavistas” a esa lista. ¿Por qué integramos las listas de tres fuerzas que cuestionan a la Revolución bolivariana y el ALBA? En nuestro país, es necesario cons- truir una fuerza política amplia, con profunda inserción en las mayorías obreras y populares, anticapitalista y antiimperialista, ligada al proceso de cambio que atraviesa nuestro conti- nente. Ese polo latinoamericanista aún no existe. Desde el MULCS, tra- bajamos con el objetivo de construir esa fuerza. Y al mismo tiempo cree- mos necesario actuar en la mayor unidad posible con las fuerzas del FIT, con las que nos encontramos en las luchas obreras y populares de cada día. Es imprescindible que los traba- jadores y el pueblo conozcan que hay una izquierda en construcción, latinoamericanista y antiimperialista, con el socialismo como horizonte, y que a la vez actúa por la mayor uni- dad de las fuerzas anticapitalistas en nuestro país. Es desde esa propues- ta que integramos el FIT en las elec- ciones de la ciudad de Buenos Aires. En la provincia Buenos Aires tam- bién estamos comenzando a confor- mar Pueblo en Marcha en todos los distritos donde sea posible, impul- sando el Polo Amplio de Izquierda y el voto al FIT. En el marco de una campaña electoral en donde las principales fuerzas políticas preparan distintas formas de ajuste contra el pueblo y la clase trabajadora, entendemos que la unidad de los sectores clasistas es uno de los objetivos centrales de este momento. En esta campaña, va- mos propagandizar con fuerza a los procesos políticos latinoamericanos, empezando por la Revolución Boli- variana en Venezuela y su defensa incondicional ante los ataques del imperialismo, la Revolución Cubana, y la defensa irrestricta de las pers- pectivas antiimperialistas del ALBA (Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América). Una oportunidad, para el movimiento popular Elecciones 2015
  2. 2. 2 El modelo económico kirchnerista ya dio todo o casi todo lo que podía dar. Ocurre que el neodesarrollismo de estos tiempos nace de las entrañas mismas del neolibera- lismo y encuentra allí sus propios límites, que no son otros que los del capitalismo dependiente de nuestro país. Con la suspensión de los pagos de la deuda y la ma- crodevaluación del 2002 la economía inició un ciclo de crecimiento que -salvo una caída en el 2009 por la crisis mundial- tuvo continuidad hasta el 2011. En ese período una combinación de políticas de Es- tado y altos precios internacionales impulsó un ciclo de crecimiento rápido a altas tasas. Hubo superávit comer- cial y fiscal, la deuda externa en relación al PBI se redujo sustancialmente –a costa del pago con reservas y el en- deudamiento interno- creció la industria, se recuperaron niveles de empleo y de salarios, se amplió la cobertura y los niveles de jubilaciones y pensiones y hubo un fuerte despliegue de políticas asistenciales, que conviven con núcleos duros de desocupación, precarización y pobreza. Hoy la economía está estancada. La persistencia de una crisis mundial que el capital no logra resolver junto con la acumulación de desequilibrios internos -caída del superávit comercial y falta de dólares para hacer frente a los pagos de la deuda y otras obligaciones; déficit fiscal creciente; in- flación elevada; deterioro del empleo y de la capacidad ad- quisitiva de los ingresos… a lo que hay que adicionarle la presión de los fondos buitre y el juez Griesa- están en la base de ese estancamiento que ya lleva tres años. A pesar de estos desequilibrios estructurales la anun- ciada crisis cambiaria y el estallido social -estimulados y alentados por los gurúes de la city porteña y los grandes medios de comunicación- no se consumaron. El gobierno logró controlar la situación cambiaria con controles, crédi- tos de China y nuevo endeudamiento que han recuperado el nivel de reservas, mientras que la política precios cuida- dos y una menor actividad económica hacen que el creci- miento de la inflación sea menor en tanto que políticas ac- tivas crediticias y de estímulo al consumo buscan reanimar el mercado interno. Así la economía atraviesa un período de calma chicha con tibia recuperación del consumo inter- no que podría extenderse todo el año, que tendría nuevo impulso una vez acordadas las paritarias, en tanto que al menos por ahora la conflictividad social no es significativa. Sin embargo las relaciones con buena parte del capi- tal más concentrado se han debilitado, entre otras cosas por los recientes acuerdos con China, también los que se vienen con Rusia, y hay un creciente descontento del sector sindical, sea por ganancias, por el inicio de las pa- ritarias a las que se les quiere imponer un tope del 25%, o por los fondos retenidos de las obras sociales. Así el nivel de confrontación del gobierno nacional con las cor- poraciones, incluida la judicial, subió un nuevo peldaño, mientras que el caso Nisman agregó nuevos elementos a una crisis política que se procesa desde tiempo atrás. Cualquiera sea el gobierno que surja de las próximas elecciones presidenciales deberá tratar de poner en caja los actuales desequilibrios económicos. El problema es quién cargará con los inevitables costos de ese reordenamiento. Eduardo Lucita * * Integrante de EDI – Economistas de Izquierda. En las próximas elecciones de la ciudad de Buenos Aires votá lista 701 -FIT en el Nuestros candidatos y candidatas Carina López Monja, candidata a legisladora, trabajadora de prensa y militante del Frente Popular Darío Santillán. Viviana García, vecina de la Villa 20 de Lugano y referente de la lucha por vivienda , quien acompaño a las familias en la toma por el Indoamericano junto a su compañero Diosnel Pérez en la Comuna 8. Guido Spadavecchia, vicepresidente del centro de estudiante de la Facultad de Ingeniería de la UBA e integrante de Democracia Socialista en la Comuna 12. La economía en su laberinto
  3. 3. Nadie entre las fracciones empresariales duda que habrá que deva- luar la moneda. Esta medida que significará mayores ganancias para las patronales, por el contrario para los trabajadores y el pueblo repre- sentará un mayor deterioro en las condiciones de vida. 3 Una situación compleja y con- tradictoria Mientras preparan sus valijas para dejar la Casa Rosada, el kirchneris- mo, tras doce años en el Gobierno, ha logrado un record histórico en nuestro país. Entregar el gobierno y retirarse en forma ordenada y al mismo tiempo manteniendo una base social con peso real. Esto no sucede desde que Juan Domingo Perón asumió su segunda presiden- cia en 1952. Ante una situación eco- nómica relativamente controlada y un todavía bajo nivel de conflictos sociales, el Gobierno mantiene un piso alto de intención de votos y expectativas para la elección presi- dencial, aún no teniendo un candi- dato más propio de peso. Tras el fracaso del último intento de arrinconar políticamente al Go- bierno ante la muerte del fiscal Nis- man y la marcha ultraderechista del 18 de febrero, los sectores más con- centrados del poder y el imperialis- mo, redoblaron sus esfuerzos para lograr un frente común electoral, ta- rea en la que lograron avances. La UCR resolvió su participación en las PASO junto al PRO y a la Coalición Cívica. Esta sociedad ultraderechis- ta estimulada por el imperialismo yanqui es la elegida para enfrentar al Frente para la Victoria. Como desde los centros del po- der mundial buscan no dejar nada al azar, también tienen su candida- to peronista, y el elegido es Daniel Scioli, al que por supuesto intenta- rán condicionar más que lo que han podido hacer con el kirchnerismo. Camino al post kirchnerismo Cualquiera sea el nuevo presidente que asuma en diciembre encabe- zará un proyecto que profundizará más aún las políticas de derecha y antipopulares. Aun así, ese proyec- to estará condicionado por los doce años previos y contradictorios del kirchnerismo En este período, el Gobierno na- cional facilitó la ampliación de de- rechos democráticos y sociales, se recuperaron niveles de empleo y de salarios, amplió la cobertura y los niveles de jubilaciones y pensiones, y se hizo fuerte en las políticas asis- tenciales. Pero a la vez, el mismo Gobierno se sostiene en acuerdos estratégicos con las grandes multina- cionales extractivistas (en la minería y el petróleo, en la soja y la agroin- dustria) y subsidiando a las grandes empresas automotrices, en la judi- cialización y represión de las luchas obreras y populares, y no actúa para terminar con la precarización laboral, con la pobreza estructural, y el inmo- ral impuesto a los salarios, etcétera. Es decir, durante estos doce años ha existido un fortalecimiento del poder de las clases dominantes. En esta retirada en disputa en- tre las fracciones capitalistas (de la cual el kirchnerismo es una de ellas), las fracciones del poder enfrentadas al Gobierno nacional intentan debilitarlo políticamente para quebrar su resistencia a las presiones. Es decir, aumentar la devaluación de la moneda. Esta medida está fuera de de- bate para los capitalistas, la de- valuación es un hecho, sea antes de las elecciones o después de diciembre. En ese sentido, el kir- chnerismo intenta que el costo de la mayor devaluación lo pague el Gobierno próximo, como forma de mantener su hegemonía en un im- portante sector de la sociedad. Para la clase trabajadora y el pueblo, es imprescindible avanzar en mayores niveles de unidad y de organización en todos los pla- nos: en las luchas sindicales y te- rritoriales, en las manifestaciones comunes por nuestros derechos humanos y sociales, y también en el plano político electoral. Organi- zarse y resistir, para avanzar, será la tarea de la próxima etapa para todas las organizaciones que aspi- ramos a una sociedad dig- na libre, fraterna, igualitaria. ¿Quién impone el ajuste al pueblo? El gobierno que se va o el gobierno que viene
  4. 4. 4 En la ciudad de Buenos Aires, des- de la Corriente “Rompiendo Cade- nas”, que integramos como MULCS junto a compañeros y compañeras de distintas organizaciones populares, realizamos el acto en la histórica Plaza Lorea, en donde desde hace diez años impulsamos un acto abierto a todos los conflictos y luchas de los trabajadores y del pueblo. En ese acto, participamos la Agrupación Víctor Choque de ATE, la AGTCAP (que agrupa a los trabaja- dores cooperativistas y precarizados), el FPDS, Izquierda Revolucionaria, COB La Brecha, FPDS / CN, Marcha Guevarista del Pueblo, la Agrupación Hombre Nuevo, el PCT, la Corriente Surcos, y el MTL Rebelde, y otras or- ganizaciones políticas y sociales. En el acto, intervinieron protagonis- tas de importantes luchas de la última etapa: Ezequiel Peralta, ex delegado de EMFER y hoy trabajador ferroviario; Roberto Acevedo, despedido de Hon- da en lucha por su reincorporación; Germán “Checho” Kutzy, delegado de Austral – Ezeiza perseguido por la patronal de Aerolíneas; Silvio Fanti, delegado despedido de Lear, Igna- cio Serrano, delegado de la empresa metalúrgica Metalsa, y la compañera María de los Ángeles Troitiño, Secre- taria General de la CTA Autónoma y dirigente de la Corriente Rompiendo Cadenas. En un clima fraternal y com- bativo, las intervenciones volvieron a demostrar la profunda hermandad de las compañeras y los compañeros de la Corriente y de las distintas organiza- ciones. El acto mostró un crecimiento de la vinculación profunda de Rom- piendo Cadenas con los sectores en lucha del movimiento obrero industrial, y un emocionante discurso de nuestra compañera María, que emocionó a tod@s en la Plaza Lo- rea. Después marchamos, con la con- signa común “Unidad para luchar”, al acto organizado por el FIT en Plaza de Mayo. En ese acto, hablaron la com- pañera Carina López Monja (Pueblo en Marcha) y nuestro compañero Nor- berto Señor (ver discurso aparte). En ese marco, Rompiendo Cadenas se expresó como la cuarta fuerza convo- cante, mostrando en los hechos la uni- dad y la amplitud de nuestra Corriente. La participación convencida de Pueblo en Marcha en el FIT, sin subordinación política, abrió el camino para ese avan- ce, junto a la participación de las or- ganizaciones hermanas de un amplio Polo de Izquierda, y de l@s compa- ñer@s que venimos impulsando cons- trucciones unitarias como la AGTCAP y la propia Rompiendo Cadenas. Este 1° no nos quedamos en la impotencia de sólo cuestionar el elec- toralismo de los compañeros del FIT. Hicimos nuestro acto en Lorea, ade- cuándolo para ir a dar una disputa, para que se abran paso nuestras ideas. Fui- mos a dialogar con la mayoría de los luchadores obreros de izquierda con espacios ganados en el sindicalismo, nuestras diferencias y nuestra since- ra vocación de unidad por abajo, con una proyección infinitamente más allá de una elección monopolizada por la burguesía. A las organizaciones del FIT, más allá de las críticas por su sec- tarismo, les respetamos su constancia en la lucha, su organización puesta al servicio de la inserción obrera y las camadas jóvenes que los escuchan y acompañan. La situación nos pone al frente de un gran espacio político con influencia de masas, que deberemos ampliar y nacionalizar. Se trata de aportar a la unidad genuina del activismo obrero y popular, para llegar a las amplias ma- sas populares, en la lucha común con- tra el imperialismo y los monopolios, y por la emancipación de la clase traba- jadora. Unidad para luchar La Corriente Político - Sindical “Rompiendo Cadenas y el 1º de Mayo
  5. 5. 5 Compañeras, compañeros: lamen- tablemente, el corto tiempo no nos va a permitir desarrollar una serie de ideas que, desde la Corriente Político – Sindical “Rompiendo Cadenas”, te- nemos el orgullo y la responsabilidad de traer a esta plaza unitaria y com- bativa. El kirchnerismo ha pavimentado una sola ruta, que conduce a la dere- cha. Con Massa, con Macri, o con Scio- li, que son los candidatos de los mono- polios locales y las multinacionales, se agravarán los tremendos dramas coti- dianos de millones de laburantes. La unidad es la clave en esta etapa, para la lucha masiva que necesitamos dar desde los trabajadores, pasándoles por arriba a la burocracia y a todos los que defienden los intereses patronales. Creemos que se va a abrir una eta- pa de grandes luchas contra el ajuste, la precarización, la criminalización y la represión que crecerán. Luchas entre los de arriba, que tendremos que sa- ber aprovechar, y de todos ellos contra los de abajo, que nos obligan a la ma- yor unidad. Habrá derrotas y triunfos, y con ellos, enseñanzas. Estamos acá, compañeras y com- pañeros, porque creemos que un 1º de Mayo debe incluir a todos los sectores clasistas, combativos, a todos los lu- chadores, incluso aunque tuviéramos diferentes tácticas para las elecciones. El 1º de Mayo es una fecha de toda la clase obrera y de toda su vanguardia de lucha, sin exclusiones. Compañeros, el Frente de Izquier- da ha hecho un aporte importante a la unidad de la vanguardia obrera y po- pular. Pero creemos que tiene que nu- trirse esa vanguardia, y unirse mucho más, con muchos más compañeros y compañeras, de las distintas tradicio- nes históricas de la izquierda y de los sectores combativos de la Argentina. El frente que hay que construir to- Discurso de nuestro compañero Norberto Señor, dirigente de ATE Sur y de la Corriente Político – Sindical “Rompiendo Cade- nas”, militante del MULCS ¡Viva la lucha de los trabaja- dores y los pueblos contra el imperialismo y el capitalismo! ¡Viva el 1º de Mayo! ¡Viva la unidad de la clase trabajadora! ¡ Arriba los que luchan! ¡Fuerza, compañeros! davía no lo hicimos. Un poder capaz de tirar abajo los planes de las clases dominantes; de denunciar y actuar masivamente contra el imperialismo y solidarizarse con los pueblos y na- ciones que lo enfrentan; capaz de unir a los trabajadores y el pueblo contra el capitalismo, por una democracia de verdad. Tiene que ser capaz de pre- sentar listas únicas antiburocráticas en todos lados. Tiene que ser capaz de unir las fuerzas por abajo, de cons- truir poder en las barriadas, para tirar abajo los ajustes, para derrotar los planes de la clase dominante, para avanzar en aquello que soñaron nues- tros mártires de Chicago, y por lo que dejaron la vida tantos compañeros y compañeras. No luchamos por migajas, lucha- mos por el poder. El socialismo es una palabra muy grande que exige unidad, que exige desterrar el sectarismo, des- terrar las prácticas machistas y patriar- cales, desterrar todas las formas que nos dividan frente a los enemigos de nuestra clase trabajadora, frente a la burocracia y a las patronales, y frente a los que desde el Estado nos atacan. Fuerza, compañeros, hay que construir una nueva sociedad. Si los trabajadores podemos crear todas las riquezas, tenemos derecho a dirigir los destinos de la sociedad. Por eso, aunque los capitalistas quieran que vivamos para trabajar, viviremos para lucha y lucharemos para vencer. 1º de Mayo en la Plaza de Mayo
  6. 6. 6 En los últimos días los medios de comunicación reprodujeron los he- chos de la ciudad estadounidense de Baltimore, donde policías blancos ase- sinaron a un joven afroamericano. Esta situación no está aislada de lo que su- cede a diario en ese país. Tomando el censo de 2010, se ha llegado a la con- clusión que uno de cada seis hombres negros de 24 a 54 años ha desapareci- do de la sociedad estadounidense, por muerte prematura o encarcelamiento. De los 2,3 millones de presos casi el 40% son afroamericanos. Por otra parte, la economía estadou- nidense que viene en crisis desde 2008, ha logrado repuntar con una receta que en nuestro país conocemos muy bien. Los salarios de los trabajadores llevan 10 ó 15 años congelados, al mismo tiempo se han aumentado la flexibili- zación laboral. Por esta razón cuando en la prensa masiva aparecen datos señalando, por ejemplo, que la desocu- pación continúa retrocediendo y que en la actualidad está en un 5 %, hay que ser muy cautos en las conclusiones que se sacan. Ese retroceso se ha logrado a costa de la sobre explotación de los tra- bajadores y la opresión de los sectores sociales no blancos sajones. Es decir los afroamericanos y los latinoamerica- nos (mayormente mexicanos y centroa- mericanos) entre otras medidas. Paralelamente la deuda pública (externa e interna) de ese país conti- núa aumentando escandalosamente. Las cifras actuales hablan de 18 billo- nes de dólares. Una buena parte de los enormes proble- mas económicos estadouni- A pesar de continuar digitando buena parte de la política mundial, el país del norte, continúa cosechando problemas, internos y ex- ternos, que lo llevan a la decadencia como potencia mundial . denses se deben al híper-desarrollo de su enorme complejo industrial-mi- litar, que si bien en parte ha servido para paliar la desocupación, al mismo tiempo le genera al Gobierno Federal una sangría de dólares. Ese desarrollo militar va de la mano con el intento de sostener su hegemonía política basada en la hegemonía militar. Pero a menudo, la decadencia de un imperio viene acompañada de guerras, y en este sentido EEUU es un ejemplo exce- lente. En este nuevo milenio, ha inva- dido a más países que en cualquier otro momento de su historia. Hegemonía en disputa Al mismo tiempo lahegemonía polí- tica y económica en América Latina, está severamente disputada. Poten- cias económicas como Rusia y funda- mentalmente China están realizando grandes inversiones y negocios en la región, pero además -como parte de esos negocios, pero también por ra- zones políticas- están proveyendo de armamento a diversos países latinoa- mericanos. Antes de que Rusia y China mira- ran nuestra región, el dominio yan- qui fue puesto en la picota por países como Cuba, Venezuela, que funda- ron en 2004 la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA) y a la cual se sumaron más tarde Bolivia, Ecuador, Nicaragua y otros países centroamericanos. El ALBA, es el único bloque de países a nivel mundial que propone acabar con el capitalismo y avanzar al socia- lismo. Esta definición le otorga una trascendencia significativa para los pueblos y los trabajadores. El comandante Chávez como pre- sidente de la república bolivariana de Venezuela fue durante estos años del siglo XXI el principal portaestandarte del ALBA e impulsor de otras asocia- ciones de países como la UNASUR y la CELAC. Todas estas instancias han sido respuestas a la política imperialis- ta plasmada en la OEA, definida hace tiempo como el ministerio de colonias de los EEUU, como la llamó Fidel. VII Cumbre de las Américas EEUU llegó a esta cumbre debilitado. Su política de declarar a Venezuela como una “amenaza para la seguri- dad interna de los EEUU” fue recha- zada tanto en la propia Venezuela como por el conjunto de los pueblos y Estados latinoamericanos. En la VII Cumbre de las América, el presidente Barack Obama debió soportar que 33 países de América apoyaran a Vene- zuela, en tanto sólo dos: EEUU y Ca- nadá pretendían que se la condene. Con lo cual no hubo declaración final. Como consecuencia de esto y para no seguir comprando cachetazos Barack Obama decidió retirarse lue- go de dar su discurso y escuchar el del presidente cubano, Raúl Castro. Su rápida retirada le evitó escuchar el discurso del presidente Nicolás Maduro, que le dijo entre otras co- sas “presidente Obama, nosotros no somos antiestadounidenses, somos antiimperialistas” EEUU y América Latina
  7. 7. 7 En estos momentos, millones de trabajadores es- tán esperando ver qué pasa con las paritarias: si hay una lucha colectiva para recup erar nuestros salarios (fuertemente afectados por la inflación de los últimos dos año, y que no se recuperaron con los au- mentos de 2014), o si seguimos perdiendo salario real. En ese marco, se suceden las nego- ciaciones y los conflictos: hay paros de bancarios, metalúrgi- cos, planteos de paro nacional de gremios del transporte. En muchos gremios hay malestar en la base, y oídos sordos en las direcciones burocráticas. En este panorama, sobresa- le el ejemplo de la lucha de los trabajadores aceiteros de todo el país, organizados en una Fe- deración democrática y combativa. Desde principios de mayo, realizan una huelga nacional por tiempo indeter- minado, reclamando un salario mínimo de 14.900 pesos para la categoría más baja de su escalafón. Hoy el sa- lario básico inicial de la actividad supera los 10.000 pe- sos, por lo que su reclamo implica un aumento del 42%. El salario exigido por los laburantes aceiteros co- rresponde, según los cálculos que viene realizando desde hace varios años el Sindicato Aceitero de Rosa- rio y que ahora hace la Federación, al Salario Mínimo, Vital y Móvil tal como deberíamos cobrar tod@s l@s trabajador@s según el artículo 14 Bis de la Constitu- ción Nacional y el Artículo 116 de la Ley de Contrato de Trabajo. Ese artículo dice claramente: “Salario mí- nimo vital, es la menor remuneración que debe percibir en efectivo el trabajador sin cargas de familia, en su jornada legal de trabajo, de modo que le asegure ali- mentación adecuada, vivienda digna, educación, ves- tuario, asistencia sanitaria, transporte, esparcimiento, vacaciones y previsión”. En esta Huela Nacional, los aceiteros de todo el país realizaron un piquete en los accesos del puerto de San Lorenzo, un punto fundamental para las exportaciones de aceites y de sojas de las grandes multinacionales aceiteras (como Car- gill, Dreyfus, Deheza, Nidera, etcéte- ra), que vienen ganando plata en pala desde hace años. Todo el apoyo a los aceiteros que pelean por los salarios, y son un ejem- plo de consecuencia en la lu- cha contra la explotación y el salario digno. El ejemplo de los aceiteros Paritarias
  8. 8. La problemática habitacional, y la falta de políticas en esa materia, no es nada nueva, es responsabili- dad de todos los gobiernos, desde la huelga de inquilinos en 1907, en la actualidad no se ha modificado mucho esa realidad de aquel 1907, los políticos se llenan la boca con mentiras electorales, con el plan este o el proyecto aquel, o esa otra ley, que promete solucionar el problema, todo es humo para mantener tranqui- la a la inmensa mayoría de vecinos de esta ciudad que tiene la necesi- dad de un techo para su familia. En la Ciudad de Buenos Aires, mueren entre 80 y 90 personas al año en situación de calle, estos he- chos son algunos de los casos que los funcionarios aunque ven, no les importa; mientras tanto, malgastan una fortuna de la plata de los ve- cinos, en maquillar la ciudad para que los más poderosos, los turistas europeos y norteamericanos vean una hermosa metrópolis, con sus parques, un moderno sistema de transporte, y hasta su policía al estilo británico. Pero la realidad pasa por otro lado, la Ciudad de Buenos Aires cuenta con más de 5000 personas en situación de vulnerabilidad habi- tacional, cientos de casas tapiadas, brutales desalojos, tantos de casas como de terrenos ociosos. Uno de los casos más resonantes fue el brutal desalojo del parque Indoa- mericano, en diciembre 2012, con el saldo de 1500 familias desaloja- das y 3 muertos. El 3 de agosto de 2014 se produjo otro desalojo de tierras en el Barrio Papa Francisco, con un saldo de 500 familias des- alojadas y 6 detenidos, por la po- licía Metropolitana y Gendarmería Nacional En los Hospitales porteños uno puede ver la gran cantidad de per- sonas que duermen en las guardias, gran parte de la sociedad los toma como fantasmas nocturnos, tam- bién se los ve bajos los puentes de las autopistas, eso los gobiernos no lo ven. También tenemos el caso del siniestro mercado inmobiliario, con la construcción de grandes empren- dimientos comerciales, como el que se desarrolla en lo que se conoce como la manzana 66 de Balvanera, o el lujoso bar que se plantea dentro del parque Chacabuco y el del Par- que 3 de febrero, o la Ribera en La Boca. En este último caso para lle- var adelante el proyecto habría que desalojar a centenares de familias. Y como solución Hace 10 años que existe en la Ciu- dad la ley 341/960 para coopera- tivas de vivienda que en un princi- pio fue pensado como respuesta para los sectores más bajos pero la realidad demuestra que es inal- canzable para ese gran sector de la población. También tenemos el programa “primer casa B.A.” es el programa de créditos hipotecarios que dice te- ner la tasa más baja del país y que fue lanzado en conjunto por el IVC y el Banco Ciudad en Junio de 2012. Por si esto fuera poco, este año el gobierno nos trae un engaño de última generación, el plan “Alquilar se puede” La cruda realidad Y mientras tanto, nosotros los más humildes tenemos que ver desde la vereda, como los gobiernos cada día nos van expulsando de la ciu- dad o como nos van matando en los crudos inviernos por no tener un lugar en donde vivir. Cuando hartos de manoseos re- sistimos los desalojos, nos planta- mos frente a este atropello, somos estigmatizados como los violentos. ¿Pero tenemos que aceptar sus engaños en las promesas que nos hacen en campaña?, ¿tenemos que ser sumisos como corderos, cuando sin respetar niños, ancianos, nos tiran a la calle?. Tenemos derecho a una vivien- da digna a tener un techo para nuestras familias, el poder llegar a casa y llamarla, ¡Nuestro hogar!. Por eso también es nuestro dere- cho dar batalla para tener un techo para nuestras familias, el poder mi- rar a la cara a nuestros hijos, cada día al volver después del trabajo, sabiendo que el techo en donde vivimos es nuestro refugio, nues- tra morada, y poder decir, “dulces sueños mi familia”, sin el miedo a poder perder el techo. Violento es este sistema capi- talista perverso que niega siste- máticamente la posibilidad de de- sarrollo y crecimiento de los más humildes La Ciudad de Buenos Aires no es para todos Política de vivienda del gobierno porteño

×