Anzeige
Anzeige

Más contenido relacionado

Anzeige
Anzeige

Empleo

  1. Una de las características más resaltantes que poseemos a nivel país es la gran población con la que se cuenta, que es un activo muy preciado y un gran compromiso a la vez por ser quienes tienen en sus manos el futuro y porque no decir el presente de nuestra nación tanto económica como socialmente. Por ello uno de los problemas más urgentes de resolver debería ser la del desempleo, fenómeno que acarrea no sólo el estancamiento económico, sino además genera un creciente desánimo en esta población
  2. La situación de los trabajadores asalariados y autoempleados se ha deteriorado de manera importante en los últimos años en nuestro país, resalta un documento sobre el “Mercado Laboral Paraguayo”, elaborado y presentado recientemente por la Oficina Internacional del Trabajo (OIT) y el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), en base a datos de las dos últimas encuestas de hogares realizadas por la Dirección General de Estadísticas, Encuestas y Censos.
  3. El informe es lapidario: El desempleo creció del 5,3% al 7,6% entre 1998 y 2001; existe un alto grado de informalidad; solo uno de cada cinco trabajadores tiene seguro médico; dos tercios de la población ocupada gana menos del salario mínimo, y el 88% de la Población Económicamente Activa tiene educación secundaria o inferior
  4. Un componente importante de la PEA son los desocupados abiertos, es decir, las personas que son parte de la oferta laboral pero que, por razones diversas, no tienen empleo. La relación entre el número de desocupados y la PEA indica cuál es la tasa del desempleo. La última encuesta integrada de hogares 2000/2001 reveló que el número de desocupados abiertos alcanzó 182.950 personas, lo que representa un desempleo de 7,6%.
  5. El número de desocupados es más alto en hombres que en mujeres, y en jóvenes que en adultos. Haciendo una comparación con la encuesta de 1997/1998, se observa un crecimiento del desempleo de 5,3% al 7,6%, es decir, existen 74.849 nuevos desocupados. Las condiciones del mercado laboral se han deteriorado, la demanda de trabajo no se ha expandido al ritmo necesario para acomodar el mayor aumento en la oferta laboral, lo que se ve reflejado en la tasa indicada anteriormente.
  6. La tasa de desempleo urbano alcanza el 10,2%, mientras que el desempleo rural llega a solo 4,1%. En cuanto al área geográfica se refiere, se puede apreciar que en los sectores urbanos, el mayor número de desocupados pertenece a los sectores más pobres de la población, mientras que en los sectores rurales el mayor número de desocupación tiende a concentrarse en los sectores de más altos ingresos.
  7. Al analizar el desempleo según la duración de este, se observa que en los sectores rurales, las personas tardan menos tiempo que en los sectores urbanos para encontrar un nuevo empleo. En los sectores urbanos, el período de desempleo promedio es de 4,6 meses, en el área rural este promedio es de solo 1,6 meses. En Asunción, el período de desempleo es aún mayor, debido a que los desocupados tardan en promedio 5,6 meses en encontrar un nuevo trabajo.
  8. La Encuesta Continua de Empleo (ECE) 2011 elaborada por la Secretaría Técnica de Planificación del Paraguay revela que en el tercer trimestre de este año, cerca del 25,4% de la población económicamente activa (PEA) se encuentra con problemas de subempleo. Es decir, alrededor de 311.000 personas dedican a sus actividades económicas un número menor de 30 horas en la semana (subocupación visible) o bien dedican a sus actividades 30 horas o más a la semana
  9. Percibiendo un ingreso inferior al mínimo legal vigente (subempleo invisible), en comparación con el mismo trimestre del año anterior. Con esto se registra un aumento de 1,5 puntos. Por otra parte, el informe que presentaron ayer los técnicos de STP, más del 42% de los asalariados, todavía percibe salarios por debajo del mínimo legal vigente (G. 1.658.232).
  10. De acuerdo a los resultados de la encuesta integrada de hogares 2000/2001, la población infante-adolescente perteneciente al tramo de edad entre 5 y 14 años asciende a 1.465.192 personas, de las cuales 118.488 se encuentra en situación ocupada, equivalente al 7,9% del total; en tanto que 1.376.314 están desocupadas, representando esto el 92,1% del total.
  11. Distinguiendo los tramos de edad de 5 a 9 años y 10 a 14 años, se aprecia una mayor tasa de ocupación en el tramo de mayor edad, que en promedio tiene una ocupación del 13,6%, mientras que los de menor edad solo llegan al 2,8%.
  12. La Población en Edad de Trabajar (PET) está constituida por la Población Económicamente Activa (PEA) y los inactivos. La PEA constituye la oferta laboral, la cual, de acuerdo a la situación de la demanda de trabajo, puede encontrarse ocupada o desocupada. Los inactivos se clasifican en cuatro grandes grupos: Estudiantes, jubilados y pensionados, labores de hogar y otros.
  13. La cantidad de la población en edad de trabajar de 15 años o más puede ser observada en la infografía que acompaña el material. La distribución por sexo revela que 49,1% de la PET es hombre, mientras que el 50,9% es mujer. Esta estructura no presenta cambios significativos en los últimos años. En cuanto al sector de los inactivos (los que están fuera de la fuerza de trabajo o PEA), se aprecia un leve incremento en cuanto a la cantidad, pero no en la incidencia sobre la población en edad de trabajar
  14. Entre los aspectos más significativos, se ve un aumento en el número de estudiantes, reflejando esto un logro en la retención escolar, el abandono por parte de las mujeres de las labores del hogar (por motivos de estudios) y el aumento en la participación de los ocupados.
  15. Del total de la PEA ocupada, el 56,4% trabaja en zonas urbanas, mientras que el 43,8% lo hace en zonas rurales. Un aspecto resaltante en materia de ocupación, es que en el sector público, el empleo de las mujeres aumentó en 42,1% (unas 21.000 personas), en tanto que para los hombres se redujo en 8% (6.000 personas). Entre las encuestas de hogares que fueron tomadas como parámetros se puede ver que se crearon 121.598 nuevos empleos urbanos, de los cuales 106.405 correspondieron al sector privado y 15.193 al sector público
  16. Los ocupados urbanos del sector privado se desempeñan mayoritariamente en el sector informal (unas 540.000 personas). Estos ocupados que trabajan en empresas están vinculados principalmente a microempresas. Las ramas de actividad económica a las que pertenecen los empleos de los paraguayos se distribuyen de manera distinta, según habiten en el sector urbano o rural.
  17. En el sector urbano, la actividad económica que genera más empleos entre los hombres es el comercio, restaurantes y hoteles, en tanto que para las mujeres, la principal fuente de empleo es la actividad de servicios comunales, sociales y personales. Respecto a la seguridad social, los indicadores revelan que solo el 20,9% del total dispone de un seguro médico, y el 13,2% cotiza en un sistema de pensión o jubilación.
  18. A pesar de mostrar una tendencia a reducirse, la fuerza de trabajo rural continúa siendo muy significativa (41% del total), a diferencia de lo que ocurre en la mayor parte de los países del Cono Sur (donde alcanza al 25%). Los indicadores confirman, que los mercados de trabajo rural y urbano se encuentran segmentados. Las cifras de desempleo abierto a nivel nacional parecen ser bastantes moderadas (7,6% en el 2000/2001); sin embargo, su incidencia es mucho mayor en el ámbito urbano (10,2%) que en el rural (4,1%).
  19. Un segundo aspecto del mercado de trabajo en el Paraguay, es su alto grado de informalidad, que alcanza al 49% en el sector urbano privado. Si a ello se suma los trabajadores en microempresas, también caracterizados por su baja productividad, el porcentaje se eleva al 65% de los ocupados urbanos en el sector privado.
  20. El empleo urbano en las empresas privadas muestra una estructura eminentemente desarrollada en pequeños establecimientos. En la encuesta realizada en el período 2000/2001, apenas un 7% de los ocupados privados urbanos trabajaban en empresas de más de 50 trabajadores.
  21. Los datos muestran una importante tasa de ocupación en el tramo de edad de 10 a 14 años (13,6% en el 2000/2001). Las cifras revelan que existe un problema del trabajo infantil bastante significativo, pero abordable en un plazo corto, a partir de una política pública decidida.
  22. La cantidad de fuerza de nuestro país es una oportunidad que necesita ser utilizada para el desarrollo de nuestra economía. Esto redundará en beneficio no sólo económico, sino a nivel social y a parte no sólo de un sector sino de la generalidad. Nuestra tarea como futuros profesionales es la de tener conciencia de todo esto e incidir positivamente en el crecimiento de la misma. Nuestro deber de cristianos es que este desarrollo se dé dentro de los márgenes del respeto a la dignidad humana y del crecimiento integral.
  23. * http://www.abcdigital.com * http://www.Scribid.com * http://www.buenastareas.com
Anzeige