Diese Präsentation wurde erfolgreich gemeldet.
Wir verwenden Ihre LinkedIn Profilangaben und Informationen zu Ihren Aktivitäten, um Anzeigen zu personalisieren und Ihnen relevantere Inhalte anzuzeigen. Sie können Ihre Anzeigeneinstellungen jederzeit ändern.
ARTÍCULO ORIGINAL DE INVESTIGACIÓN Pensamiento Psicológico, Volumen 10, No. 1, 2012, pp. 23-37Conservadurismo político, ho...
JAN MARC ROTTENBACHER DE ROJAS24and prejudice towards homosexuals and transgender groups, to the extent they could be cons...
CONSERVADURISMO POLÍTICO, HOMOFOBIA Y PREJUICIOS DE GÉNERO 25En la revisión conceptual que sigue, se revisanlas diversas f...
JAN MARC ROTTENBACHER DE ROJAS26una mayor orientación hacia la dominancia socialtenderán a apoyar políticas, acciones y si...
CONSERVADURISMO POLÍTICO, HOMOFOBIA Y PREJUICIOS DE GÉNERO 27sexo: a las mujeres, el femenino, y a los hombres,el masculin...
JAN MARC ROTTENBACHER DE ROJAS28difiere de la homofobia en la medida en que es unaactitud de rechazo hacia un grupo más am...
CONSERVADURISMO POLÍTICO, HOMOFOBIA Y PREJUICIOS DE GÉNERO 29InstrumentosPara evaluar las variables vinculadas con elconse...
JAN MARC ROTTENBACHER DE ROJAS30Psicología Social de la PUCP, a quienes se lescapacitó previamente en la adecuada aplicaci...
CONSERVADURISMO POLÍTICO, HOMOFOBIA Y PREJUICIOS DE GÉNERO 31correlacionaron de manera positiva con lahomofobia. El RWA es...
JAN MARC ROTTENBACHER DE ROJAS32Tabla 4Descripción de los conglomerados identificados según conservadurismo políticoConglo...
CONSERVADURISMO POLÍTICO, HOMOFOBIA Y PREJUICIOS DE GÉNERO 33DiscusiónEsnecesarioprecisarlaslimitacionesdelestudioantes de...
JAN MARC ROTTENBACHER DE ROJAS34los participantes acerca de los grupos transgénerono hay una diferenciación clara entre es...
CONSERVADURISMO POLÍTICO, HOMOFOBIA Y PREJUICIOS DE GÉNERO 35los homosexuales y los grupos transgénero. Estolleva a conclu...
JAN MARC ROTTENBACHER DE ROJAS36Herek, G. (2000). The psychology of sexualprejudice. Current Directions in PsychologicalSc...
CONSERVADURISMO POLÍTICO, HOMOFOBIA Y PREJUICIOS DE GÉNERO 37Journal of Personality and Social Psychology,70, 476-490.Sida...
Nächste SlideShare
Wird geladen in …5
×

20120713 conservadurismo politico--homofobia_y_prejuicio_hacia_grupos_transgenero_en_la_ciudad_de_lima_-rottenbacher-_2012-

455 Aufrufe

Veröffentlicht am

  • Als Erste(r) kommentieren

  • Gehören Sie zu den Ersten, denen das gefällt!

20120713 conservadurismo politico--homofobia_y_prejuicio_hacia_grupos_transgenero_en_la_ciudad_de_lima_-rottenbacher-_2012-

  1. 1. ARTÍCULO ORIGINAL DE INVESTIGACIÓN Pensamiento Psicológico, Volumen 10, No. 1, 2012, pp. 23-37Conservadurismo político, homofobia y prejuicio hacia grupos transgéneroen una muestra de estudiantes y egresados universitarios de Lima1Jan Marc Rottenbacher de Rojas2Pontificia Universidad Católica del Perú, Lima (Perú)Recibido: 18/07/2011 Revisado: 08/09/2011 Aceptado: 13/12/2011ResumenObjetivo. Este estudio describe y analiza la relación entre la ideología política, la intolerancia a la ambigüedad, lahomofobia y el prejuicio hacia los grupos transgénero en una muestra de estudiantes y egresados universitariosde la ciudad de Lima (N = 144). Método. Se realizó un estudio cuantitativo de tipo descriptivo-correlacional enel cual se utilizaron versiones adaptadas al español de las escalas RWA, SDO, Mstat-II (Escala de Tolerancia ala Ambigüedad), y una versión de la escala de Homofobia Moderna (MHS) validada en población universitariade Lima. Resultados. Se encontró una relación directa entre el RWA, la SDO, la intolerancia a la ambigüedad,la homofobia y el prejuicio hacia determinados grupos transgénero (travestis y transexuales). Un modelode regresión lineal múltiple propone que determinados niveles en RWA y en intolerancia a la ambigüedadpueden ser buenos predictores de actitudes homofóbicas. Conclusión. Se ha podido constatar que existe unarelación entre las variables psicológicas que expresan una ideología política conservadora y el prejuicio hacialos homosexuales y hacia los grupos transgénero, en la medida en que son considerados por las personas másconservadoras como estímulos sociales muy ambiguos.Palabras clave. Autoritarismo, predominio social, prejuicio, homosexualidad, identidad de género.AbstractObjective. This study describes and analyzes the relationship between political ideology, the intoleranceof ambiguity, homophobia and prejudice against transgender groups in a sample of university students andgraduates from the city of Lima (N = 144). Method. A quantitative descriptive-correlational study was carriedout. Spanish translated versions of RWA and SDO scales were used. Also were used an adapted version ofMSTAT-II (Tolerance of Ambiguity Scale) and a version of the Modern Homophobia Scale (MHS) validatedfor university students in the city of Lima. Results. A direct relationship was found between RWA, SDO,intolerance of ambiguity, homophobia and prejudice against certain transgender groups (transvestites andtranssexuals). A multiple linear regression model suggests that RWA and intolerance of ambiguity, combined,could be applicable predictors of homophobic attitudes. Conclusion. Based on the results, it is possible toverify that there is a relationship between psychological variables that express a conservative political ideology1Esta investigación se enmarca dentro de las actividades del Grupo de Psicología Política del Departamento de Psicología de la Pontificia Universidad Ca-tólica del Perú (PUCP). La recolección de los datos fue realizada durante el desarrollo del curso denominado Psicología Social de la Conducta Intergrupal,durante el semestre 2011-1.2Licenciado en Psicología Social por la Pontificia Universidad Católica del Perú (PUCP). Profesor del Departamento de Psicología de la PUCP. Miembro delGrupo de Psicología Política de la PUCP. Dirección electrónica: jrottenbacher@pucp.edu.pe
  2. 2. JAN MARC ROTTENBACHER DE ROJAS24and prejudice towards homosexuals and transgender groups, to the extent they could be considered by themost conservative individuals as very ambiguous social stimuli.Key words. Authoritarianism, social dominance, prejudice, homosexuality, gender identity.ResumoEscopo. Este estudo descreve e analisa a relação entre ideologia política, intolerância à ambiguidade, homofobiae prejuízo para os grupos transgender numa amostra de estudantes e graduados universitários da cidade deLima (N=144). Metodologia. Foi realizado um estudo quantitativo de tipo descritivo- co relacional no qualforam utilizados versões adaptadas ao espanhol das escalas RWA, SDO, MSTAT-II (Escala de Tolerância àambiguidade) e uma versão da escala de Homofobia Moderna (MHS) validada em população universitáriade Lima. Resultados. Foi achada uma relação direta entre o RWA, a SDO, a intolerância à ambiguidade,a homofobia e o prejuízo para determinados grupos transgender (travestis e transexuais). Um modelo deregressão lineal múltipla propõe que determinados níveis em RWA e em intolerância à ambiguidade podemser bons preditores de atitudes de homofobia. Conclusão. Foi constatada uma relação entre as variáveispsicológicas que expressam uma ideologia política conservadora e o prejuízo para os homossexuais e para osgrupos transgender, na medida em que são considerados pelas pessoas mais conservadoras como estímulossociais muito ambíguos.Palavras chave. Autoritarismo, predomínio social, prejuízo, homossexualidade, identidade de género.Más recientemente, Jost, Glaser, Kruglanskiy Sulloway (2003) propusieron entender elconservadurismo político como una forma deprocesar la información del entorno social quetendría por finalidad la satisfacción de ciertos tiposde necesidades psicológicas. Así, es entendidocomo una forma de cognición social motivada. Enel modelo de Jost et al. (2003), el conservadurismopolítico es una manera particular de procesardiversos estímulos ambiguos con la finalidad dereducir la amenaza y la incertidumbre que puedengenerar. Igualmente, se expresa a través de laresistencia a los cambios sociales y la justificaciónde la inequidad o jerarquización social (Jost et al.,2003, 2009). De esta manera, en relación con laresistencia al cambio social, el conservadurismopolítico se puede vincular conceptualmente alAutoritarismo de Ala Derecha (RWA3), propuesto porAltemeyer (1981) y, en relación con la justificaciónde la inequidad y la jerarquización social, serelaciona teóricamente con la Orientación hacia laDominancia Social (SDO4), concepto propuesto porPratto, Sidanius, Stallworth y Malle (1994).3De sus siglas en inglés: Right-Wing Authoritarianism.4De sus siglas en inglés: Social Dominance Orientation.IntroducciónA pesar de considerarse un concepto dedifícil aprehensión teórica y metodológica, laideología política constituye actualmente untema de investigación bastante relevante dentrode la psicología social (Jost, Federico y Napier,2009). Desde una perspectiva académica, dichaimportancia radica en que la ideología políticaes una variable que ha podido llegar a predecir,con bastante éxito, actitudes hacia diversos temassociales, así como los comportamientos asociadosa dichas actitudes, entre los que se destaca, enrelación con la presente investigación, la expresiónde diversas formas de prejuicio (Cohrs y Ibler,2009; Duckitt y Sibley, 2007; Duckitt, Wagner, duPlessis y Birum, 2002; Espinosa, Calderón-Prada,Burga y Güímac, 2007; Rottenbacher, Espinosa yMagallanes, 2011; Rottenbacher, 2010; Sidanius,Pratto y Bobo, 1996; Whitley y Lee, 2000). En esesentido, variables ideológicas como el autoritarismoy la orientación hacia la dominancia social hansido estudiadas en su relación con la manifestaciónde diversas actitudes negativas y conductasdiscriminatorias dirigidas hacia diversos gruposque, dependiendo de sus características o de las delentorno social, son percibidos por algunas personascomo amenazantes, inferiores o desviados.
  3. 3. CONSERVADURISMO POLÍTICO, HOMOFOBIA Y PREJUICIOS DE GÉNERO 25En la revisión conceptual que sigue, se revisanlas diversas formas en las que ha sido estudiada laideología política desde la Psicología social: a partirdel enfoque unidimensional del continuo ideológicoizquierda/derecha, hasta el conservadurismo comocognición social motivada, tomando en cuenta,además, la revisión de los desarrollos teóricossobre el autoritarismo y la orientación hacia ladominancia social. Finalmente, se propone larelación conceptual entre el conservadurismopolítico y la actitud negativa hacia los homosexualesy los grupos denominados transgénero, asumiendoque los comportamientos transgénero constituyen,para algunas personas, estímulos con un alto gradode ambigüedad.Del enfoque ideológico unidimensional al estudiodel autoritarismo y la dominancia socialDesde una perspectiva unidimensional,la ideología política ha sido representadatradicionalmente como un continuo ideológico,cuyos extremos son denominados izquierda yderecha. La derecha está relacionada con laaprobación de la inequidad y el tradicionalismo,mientras la izquierda se asocia con la búsquedade la igualdad entre los seres humanos y laafinidad por los cambios sociales (Bobbio, 1996;Fuchs y Klingemann, 1990). Aunque la vigenciay la utilidad de las distinciones ideológicasentre izquierda y derecha ha sido resaltadapor Bobbio (1996), la Psicología política hagenerado conceptos adicionales con el objetivode explicar de forma más precisa las diferenciasideológicas (e. j., autoritarismo, dominancia social,conservadurismo).A partir de la década de 1980, se retomael concepto de conservadurismo político,propuesto inicialmente por Wilson (1973) ysurge el denominado enfoque dual que utiliza elautoritarismo de ala derecha (RWA), propuestopor Altemeyer (1981, 1988, 1998, 2004), y laorientación hacia la dominancia social (SDO) (Prattoet al., 1994; Sidanius y Pratto, 1999) como variablespsicológicas vinculadas con las preferenciaspolíticas. Para los autores que apoyan el enfoquedual de la ideología política, el conservadurismopolítico se expresa a través de estos dos conjuntosactitudinales: el RWA y la SDO (Duckitt y Sibley,2007; Duckitt y Fisher, 2003; Duckitt et al., 2002;Jost et al., 2009; Van Hiel y Mervielde, 2002).Autoritarismo (RWA) y Orientación hacia laDominancia Social (SDO)Desde el punto de vista conceptual, el RWA estácompuesto por tres elementos actitudinales: a) lasumisión frente a las autoridades que son percibidascomo legítimas y frente a las normas sociales queestas autoridades representan y promueven; b) laagresión autoritaria, que se refiere a la permisividadde la violencia como acto punitivo si es aceptadao practicada por la autoridad percibida comolegítima, y c) un alto nivel de convencionalismoo apego por los valores y costumbres socialmenteaceptados (Altemeyer, 1998, 2004; Duriez,Van Hiel y Kossowska; 2005; Stone, 2001).Aunque Altemeyer (1981, 1988, 1998) proponeteóricamente esta estructura tridimensional, unaserie de investigaciones empíricas conciben y hanevaluado el RWA como una variable psicológicaunidimensional (Altemeyer, 2004; Crowson, Thomay Hestevold, 2005; Jost et al., 2003).Por otro lado, diversas investigaciones hanpropuesto que las actitudes hostiles, propias delautoritarismo, suelen aparecer con mayor intensidadfrente a objetos o situaciones ambiguas o inciertas,que son percibidas como posibles amenazas alas creencias acerca de la manera en que deberíaestar organizado el mundo social (Cohrs y Ibler,2009; Duckitt y Fisher, 2003; Duckitt et al., 2002;McCann, 2008). Estos objetos, situaciones o gruposambiguos pueden producir, en determinadossujetos, altos niveles de ansiedad e inseguridad, yllegar a desencadenar lo que Oesterreich (2005)denomina la respuesta autoritaria, la cual puedeincluir conductas agresivas y discriminatorias haciaaquellos sujetos percibidos como amenazantes opeligrosos frente al orden social establecido.En investigaciones recientes en el contextolatinoamericano, el RWA se ha relacionadodirectamente con actitudes dirigidas hacia elmantenimiento y defensa de los roles socialestradicionales, las costumbres socialmente aceptadasy, en general, hacia la conservación del statu quopredominante (Espinosa et al., 2007; Rottenbacheret al., 2011; Rottenbacher, 2010).Porotrolado,laorientaciónhacialadominanciasocial (SDO), se define conceptualmente comouna forma ideológica expresada a través de unaactitud favorable hacia las relaciones intergrupalesasimétricas y jerárquicas (Pratto et al., 1994; Sidaniusy Pratto, 1999). En este sentido, las personas con
  4. 4. JAN MARC ROTTENBACHER DE ROJAS26una mayor orientación hacia la dominancia socialtenderán a apoyar políticas, acciones y sistemas deorganización social que refuercen las jerarquíasy asimetrías de poder entre los grupos y entre losindividuos. Asimismo, tenderán a promover lasuperioridad y el dominio del propio endogrupofrente a los distintos exogrupos que, de formageneral, serán desvalorizados (Altemeyer, 1998;Pratto et al., 1994; Sidanius y Pratto, 1999; Sidanius,Pratto y Bobo, 1996). Si bien existen estudios (e. j.,Jost y Thompson, 2000) que proponen la existenciade dos dimensiones específicas al interior dela orientación general hacia la dominanciasocial: a) la justificación de la inequidad, y b) ladominancia endogrupal, otros estudios proponenla unidimensionalidad de esta variable ideológica(Duckitt y Sibley, 2007; Jost et al., 2003; Pratto etal., 1994; Sidanius, Pratto, Van Laar y Levin, 2004).Finalmente, existe evidencia empírica quesoporta la relación conceptual entre el RWA, la SDOy el conservadurismo político, lo que no implicaque estos tres conceptos deban ser comprendidoscomo lo mismo (Crowson et al., 2005; Jost et al.,2003). Esto se debe a que un gran número deinvestigaciones empíricas han encontrado unarelación de intensidad moderada entre el RWA yla SDO y, aunque ambos conceptos pueden serconsiderados parte de una estructura ideológicade tendencia conservadora, es pertinente sostenerque son dimensiones ideológico-actitudinalesrelativamente independientes entre sí (Altemeyer,1998; Jost et al., 2003; Van Hiel y Mervielde, 2002).Conservadurismo político como cognición socialmotivadaJost et al. (2003) proponen entender elconservadurismo como una forma particularde percibir y evaluar los estímulos del entornosocial. Esta forma de procesar la información delentorno social está determinada por la sensibilidadindividual con respecto a la satisfacción de tres tiposmotivacionales: a) epistémicos, b) existenciales y c)ideológicos.En primer lugar, según la propuesta conceptualde Jost et al. (2003), las denominadas motivacionesepistémicas se refieren a la necesidad humanade poseer un conocimiento claro, estructurado,completo y ordenado acerca del mundo social.En ese sentido, las motivaciones epistémicas sonexpresadas y a la vez son satisfechas, a través deldogmatismo, la intolerancia a la ambigüedad, laintolerancia a la incertidumbre y las necesidadescognitivas de orden, estructura y cierre. En segundotérmino, las motivaciones existenciales estánrelacionadas con la necesidad de percibir un entornosocial poco amenazante para uno mismo y para elendogrupo. De esta manera, la preservación de laintegridad personal y endogrupal, tanto a nivel realcomo simbólico, representa la necesidad existencialbásica. Otras variables que conforman este grupomotivacional son: el mantenimiento de unaautoestima positiva, la prevención y afrontamientode la pérdida, y el manejo del miedo (Jost et al.,2003). Las motivaciones existenciales estánconceptualmente vinculadas a la Teoría Integradade la Amenaza de Stephan y Stephan (2000), lacual propone que cuando coexisten grupos muydiferentes entre sí, pueden surgir fenómenos comola ansiedad intergrupal, la percepción de amenazasimbólica o la estereotipia negativa, en la medidaen que los grupos diferentes son percibidos comoamenazas contra el estilo de vida o la identidaddel endogrupo. En tercer lugar, las motivacionesideológicas están relacionadas con la necesidadde percibir que el estatus social del endogrupoes elevado o dominante. Por ello, conceptosrelacionados con las motivaciones ideológicas sonla racionalización de los intereses endogrupales,la dominancia endogrupal y la justificación delsistema (Jost et al., 2003).Por un lado, el RWA estaría relacionadocon las motivaciones epistémicas, en el sentidoen que el convencionalismo expresado por estese asocia con una intolerancia a la inestabilidad,novedad, ambigüedad y diversidad que puedenser percibidas en los estímulos del medio social(Jost, Kruglanski y Simon, 1999). Por otro lado,el SDO está relacionado con las motivacionesideológicas a través de la dominancia endogrupaly la justificación del sistema, siempre y cuando elsistema social imperante favorezca los intereses delendogrupo (Jost et al., 2003, 2009).Roles de género tradicionales, homosexualidad yhomofobiaSegún Vizcarra y Guadarrama (2006), losseres humanos, desde la infancia y a través de lainteracción social, aprenden a representar el rol degénero que se les asigna, tanto a las niñas como alos niños se les asigna un rol construido para cada
  5. 5. CONSERVADURISMO POLÍTICO, HOMOFOBIA Y PREJUICIOS DE GÉNERO 27sexo: a las mujeres, el femenino, y a los hombres,el masculino.Sobre la base de este razonamiento, elgénero resulta, entonces, una construcción socialdefinida cultural e históricamente y, por lo tanto,se encuentra en constante cambio (Short, 1996;Rottenbacher et al., 2011; Vizcarra y Guadarrama,2006). También es posible proponer que la divisiónde la humanidad en términos de una dicotomíafemenino/masculino forma parte de un conjuntode creencias básicas sobre las que los individuos ygrupos construirán luego, a lo largo de su vida, lasrepresentaciones del mundo y del sistema social enel que habitan (Rottenbacher et al., 2011; Vizcarray Guadarrama, 2006). Si se propone que los rolesde género son construcciones sociales cultural ehistóricamente definidas, es posible sostener queen una determinada sociedad existirán roles degénero tradicionales y no tradicionales. En estesentido, se ha propuesto que los roles de génerotradicionales son el femenino y el masculino, yque estos establecen una división del mundo yuna relación jerárquica entre hombres y mujeres,donde lo masculino ha ocupado históricamente unaposición dominante (Asiyanbola, 2005; Kamarae,1992; Rottenbacher et al., 2011; Stacey, 1993).Asimismo,conrelaciónconlahomosexualidad,también es posible sostener que esta es unaconstrucción social configurada cultural ehistóricamente.LindyArgüello(2009)proponenquela palabra homosexual es sólo uno de los múltiplestérminos utilizados en la actualidad para rotular yrepresentar a aquellos grupos que, de forma general,pueden ser denominados grupos transgénero. Así,este concepto se utiliza para referirse a personasque, a pesar de haber nacido biológicamente comohombres o mujeres, no se representan a sí mismosen ninguno de los dos roles de género tradicionales:el masculino o el femenino (Rottenbacheret al., 2011; Vizcarra y Guadarrama, 2006).A finales de la década de 1960, Weinberg(citado por Herek, 2004) introdujo el términohomofobia para colocar en la discusión académicael problema social de las manifestaciones deprejuicio hacia los homosexuales. Castañeda(2000, 2006) define la homofobia como elrechazo a la relación sexual entre personas delmismo sexo. Igualmente, se propone que lahomofobia cumple diversas funciones normativasal interior de una sociedad. Por un lado, regularíay defendería la heterosexualidad al otorgarle unaespecie de superioridad moral. En ese sentido, anivel de las creencias sobre los roles de género,la homofobia convierte a la heterosexualidad enla forma de relación de género más aceptable yde mayor dominancia dentro de las sociedadesoccidentales contemporáneas (Castañeda, 2000,2006; Rottenbacher et al., 2011). De esta manera,es posible sostener que la homosexualidad podríaser concebida como una amenaza simbólica a laconcepción tradicional del mundo social, basadaen la dicotomía femenino/masculino; así comouna manifestación ambigua e incierta frente a laheterosexualidad, representada convencionalmentecomo la expresión de una normalidad sexual(Cornejo, 2007; Rottenbacher et al., 2011; Withleyy Lee, 2000).Conservadurismo político, homofobia y prejuiciohacia los grupos transgéneroDiversas investigaciones empíricas hananalizado la relación entre algunas variablesideológicas (en especial, el RWA), las actitudesnegativas u hostiles hacia los homosexuales(Cornejo, 2010; Haddock, Zanna y Esses, 1993;Withley y Lee, 2000) y la defensa de los roles degénero tradicionales (Duncan, Peterson y Winter,1997; Rottenbacher, 2010).Como se ha mencionado, la homosexualidady los comportamientos y expresiones transgéneropueden ser considerados por algunas personascomo estímulos extremadamente ambiguos(Cornejo, 2007; Withley y Lee, 2000). Es posiblesostener, además, que las personas que atribuyanmayor ambigüedad a los grupos transgénero y, porlo tanto, quienes los perciban como amenazas alsistema social predominante, serán aquellos conaltos niveles de intolerancia a la ambigüedad,autoritarismo de ala derecha, orientación hacia ladominancia social y, en general, una propensiónhacia el conservadurismo político (Nagoshi et al.,2008).Recientemente, ha sido introducido elneologismo transfobia, para referirse a laestigmatización social y a la antipatía cargadaemocionalmente hacia aquellos individuos queno están en conformidad con las expectativas degénero, definidas por la sociedad o que no encajandentro de los roles de género tradicionales (Cornejo,2010; Hill y Willoughby, 2005; Nagoshi et al., 2008;Sugano, Nemoto y Operario, 2006). La transfobia
  6. 6. JAN MARC ROTTENBACHER DE ROJAS28difiere de la homofobia en la medida en que es unaactitud de rechazo hacia un grupo más amplio deindividuos: incluye el prejuicio hacia los individuostransexuales y travestis, pero también hacia hombrescon características o comportamientos femeninos,hacia mujeres masculinizadas, que se comportan ose ven como hombres, o hacia sujetos andróginoscuya apariencia de género es ambigua. En unainvestigación realizada en estudiantes universitariosestadounidenses, Nagoshi et al. (2008) encontraronuna fuerte asociación entre el RWA, la homofobiay la transfobia. Sus resultados indicaron tambiénque los hombres presentaban actitudes más hostileshacia los grupos transgénero y mayores niveles detransfobia en comparación con las mujeres. Mayorespuntuaciones en fundamentalismo religioso, asícomo la promoción de los roles tradicionales degénero y la división del mundo social en términosfemeninos y masculinos, también estuvieronrelacionados con mayores niveles de homofobia ytransfobia (Nagoshi et al., 2008).Herek (2004, 2000, 1990) ha advertido acercade la necesidad de incorporar nuevos conceptospsicológicos para abordar el fenómeno de lasactitudes hostiles o negativas hacia los gruposno heterosexuales. Este autor define el estigmasexual como una valoración negativa, sumamentedifundida dentro de la sociedad, con respecto acualquier comportamiento, identidad, relación ocomunidad no-heterosexual. En este sentido, defineel heterosexismo como la ideología que perpetúa elestigma sexual (Herek, 2004), y el prejuicio sexualcomo las actitudes negativas hacia personas ogrupos en función a su orientación sexual (Herek,2004, 2000). Se puede llegar a proponer, que lahomofobia y la transfobia pueden ingresar en loque Herek (2004) denomina prejuicio sexual, y queambos tipos de prejuicio están condicionados porun sistema ideológico denominado heterosexismo(Herek, 2004).Asimismo, se puede sostener que la homofobiay el prejuicio hacia los grupos transgénerofuncionarían, en primer lugar, como estrategiacognitiva para reducir la ambigüedad, elevarlos niveles de certidumbre y afrontar la amenazasimbólica a la identidad de género heterosexual(Castañeda, 2006; Herek, 2004). En segundo lugar,homofobia y transfobia podrían ser consideradosparte de un discurso ideológico, en la medida enque apoyan la heteronormalidad sexual, intentanconservar los roles de género tradicionales ydefienden la prevalencia de instituciones socialesconvencionales como el matrimonio, la pareja o lafamilia (Castañeda, 2006; Cornejo, 2007). Por otrolado, de forma similar a lo que proponen Withley yLee (2000) o Rottenbacher et al. (2011), es posiblesostener que las expresiones de prejuicio hacia lapoblación homosexual y los grupos transgéneroestarán asociadas directamente con el RWA y conel convencionalismo que este expresa.Sobre la base de la revisión teórica que ha sidopresentada, esta investigación se propone describiry analizar las relaciones entre la ideología políticaconservadora (evaluada a través de una orientaciónhacia la derecha ideológica, una tendencia haciael autoritarismo, una mayor orientación hacia ladominancia social y mayores niveles de intoleranciaa la ambigüedad), la homofobia y el prejuicio haciadiversos grupos transgénero. De forma similar alestudio de Nagoshi et al. (2008), se espera encontraruna relación directa entre una tendencia hacia elconservadurismo político y mayores niveles deprejuicio hacia los homosexuales y otros grupostransgénero. De igual manera, se espera encontrarmayores niveles de homofobia y prejuicio hacia losgrupos transgénero en los hombres, en comparacióncon las mujeres.MétodoParticipantesSe realizó un muestreo de tipo no probabilísticointencional para seleccionar a los participantes.Inicialmente, como criterios de selección, se intentóequiparar el número de hombres y de mujeres en lamuestra y controlar que la edad no fuese mayor a 30años. La muestra final (N = 144) estuvo conformadapor adultos de la ciudad de Lima, cuyas edades seencontraban entre los 18 y 42 años (ME = 23.3,DE = 4.8). El 45.8% fueron mujeres y el 54.2%hombres. El 88.9% de la muestra eran solteros. El68.1% eran estudiantes universitarios y un 18.1%poseía estudios superiores universitarios. En general,los participantes provenían de 25 distritos de laciudad de Lima Metropolitana y el Callao. Su nivelsocioeconómico, según los distritos de residencia,se puede ubicar entre el nivel medio y medio-alto.La opción sexual o la identidad de género de losparticipantes no fue un criterio de selección.
  7. 7. CONSERVADURISMO POLÍTICO, HOMOFOBIA Y PREJUICIOS DE GÉNERO 29InstrumentosPara evaluar las variables vinculadas con elconservadurismo político se utilizó el siguientegrupo de instrumentos:a. OrientaciónPolíticadeDerecha.Laorientaciónideológica, en términos del continuo izquierda/derecha, fue evaluada a través de un soloítem, cuya opción de respuesta fue una escalaLikert de siete puntos, donde 1 significa Deizquierda y 7 De derecha. Se les pidió a losparticipantes que se ubicaran en algún puntode este continuo, según cómo consideraban suposición política en esos términos. Un puntajeigual o mayor a 4 en este ítem expresaría unaorientación hacia la derecha ideológica.b. Orientación hacia la Dominancia Social(SDO), versión traducida al castellano porMontes-Berges y Silván-Ferrero (citados enMoya y Morales-Marente, 2005) de la escalade SDO propuesta por Pratto et al. (1994) ySidanius y Pratto (1999). Este instrumento haobtenido adecuados niveles de confiabilidaden investigaciones previas realizadas en lapoblación de la ciudad de Lima (Espinosa,2008; Rottenbacher et al., 2011; Rottenbacher,2010; Rottenbacher, Amaya, Genna y Pulache,2009). La escala presenta 16 enunciados queexpresan relaciones jerárquicas y asimétricasentre los grupos sociales. La opción derespuesta es una escala Likert de 7 puntos,donde 1 significa Totalmente en desacuerdoy 7 Totalmente de acuerdo. El nivel deconfiabilidad de este instrumento resultó altopara el caso del presente estudio (α = .83).c. Autoritarismo de Ala Derecha (RWA),traducción al castellano de la versión reducidade la escala de RWA de Zakrisson (2005). Esteinstrumento ha obtenido adecuados niveles deconfiabilidad en estudios previos realizados enla ciudad de Lima (Rottenbacher y Schmitz,2012; Rottenbacher et al., 2011). La escalaposee 15 ítems, cuya opción de respuesta esuna escala Likert de 9 puntos, donde 1 significa“Totalmente en desacuerdo” y 9 “Totalmentede acuerdo”. El nivel de confiabilidad dela escala resultó adecuado para el caso delpresente estudio (α = .76).d. Intolerancia a la Ambigüedad. Se empleóla Escala de Tolerancia a la Ambigüedad(MSTAT-II) de Arquero y McLain (2010),utilizada previamente en población limeñapor Rottenbacher et al. (2011). Esta escalaestá compuesta por 13 ítems, cuya opción derespuesta es una escala Likert de 5 puntos,donde 1 significa Totalmente en desacuerdo y5 Totalmente de acuerdo. La escala presentóun alto nivel de confiabilidad para el caso dela muestra evaluada (α = .85).Para evaluar los niveles de homofobia y elprejuicio hacia los grupos transgénero se utilizaronlos siguientes instrumentos:a. Homofobia. Para evaluar la homofobia seusó la Escala de Homofobia Moderna deRaja y Stokes (1998), validada en estudiantesuniversitarios de la ciudad de Lima por León(2003). Este cuestionario está conformado por41 ítems, cuya opción de respuesta es unaescala Likert de 6 puntos, donde 1 significaTotalmente en desacuerdo y 6 Totalmente deacuerdo. Para el caso del presente estudio, laescala obtuvo un alto nivel de confiabilidad (α= .95).b. Prejuicio hacia grupos transgénero. Se evaluóel prejuicio hacia cuatro grupos transgénero através de una escala Likert de 6 puntos, donde1 significa Totalmente positivos y 6 Totalmentenegativos. En esta escala, los participantesdebían indicar qué tan negativa o positiva erala presencia de los siguientes grupos para lasociedad: a) travestis (personas que se vistencon ropa del sexo opuesto), b) transexuales(personas que se han cambiado de sexo a travésde una cirugía), c) bisexuales (...) y d) personasdedicadas a la prostitución homosexual.ProcedimientoEn primer lugar, se elaboró el cuestionarioque contenía los instrumentos de medición de lasvariables de estudio, además de una sección paraconsignar la información sociodemográfica de losparticipantes. Se contactó a los participantes en elcampus universitario de la Pontificia UniversidadCatólica del Perú (PUCP), se les pidió suconsentimiento informado e indicó expresamenteque su participación era completamente voluntariay anónima. Esta información fue recogida por 17estudiantes de décimo semestre de la carrera de
  8. 8. JAN MARC ROTTENBACHER DE ROJAS30Psicología Social de la PUCP, a quienes se lescapacitó previamente en la adecuada aplicaciónde los instrumentos y en la necesidad de contarcon el consentimiento informado. El proceso deobtención de la información se realizó entre abrily mayo de 2011. Una vez recogida la información,ésta fue centralizada e ingresada por el investigadorprincipal al paquete estadístico SPSS 19 para suposterior análisis. Concretamente, se efectuó unprimer análisis de frecuencias para las variablessociodemográficas. Posteriormente, un análisis denormalidad a través de la prueba de Kolmogorov-Smirnov y se obtuvieron los estadísticos de asimetríapara todas las variables de estudio. Asimismo, seobtuvieron los niveles de confiabilidad para lasescalas utilizadas. Luego, se llevó a cabo un análisisde correlación de Pearson, también, un análisisde regresión lineal múltiple con la finalidad deanalizar los efectos de las variables ideológicas y laintolerancia a la ambigüedad sobre la homofobia.igualmente, se realizó un análisis de conglomeradosen dos fases (bietápico) para dividir la muestraen dos grupos según sus puntajes en las variablesvinculadas con el conservadurismo político(orientación política de derecha, RWA, SDO eintolerancia a la ambigüedad). Finalmente, serealizaron pruebas t de comparación de medias paracomparar los niveles de homofobia y prejuicio hacialos grupos transgénero entre los dos conglomeradosidentificados; asimismo, comparaciones de mediasde los puntajes de homofobia y el prejuicio hacialos grupos transgénero entre hombres y mujeres.ResultadosNo todas las variables presentaron unadistribución normal; sin embargo, tampoco susniveles de asimetría resultaron altos, salvo elcaso del prejuicio hacia personas dedicadas a laprostitución homosexual. Haciendo la advertenciade esta limitación metodológica, se consideróadecuada la realización de análisis de correlaciónparamétrica, la propuesta de un modelo deregresión lineal múltiple y la utilización de pruebast de comparación de medias.En la Tabla 1, podemos observar que todaslas variables correspondientes a la ideologíapolítica (orientación política de derecha, SDO yRWA) correlacionaron de manera positiva con laintolerancia a la ambigüedad. La correlación másintensa se presentó entre el RWA y la intolerancia ala ambigüedad (r(137) = .42, p < .001).Tabla 1Matriz de correlaciones entre las variables de estudio1 2 3 4 5 6 7 8 91. Orientación política de derecha ---- .25** .28** .24** .20** .19* .16* -.04 .20**2. SDO ---- .35** .24** .28** .24** .21** .01 .123. RWA ---- .42** .49** .48** .47** .39** .35**4. Intolerancia a la ambigüedad ---- .43** .21** .25** .19* .105. Homofobia ---- .44** .50** .55** .146. Prejuicio hacia los travestis ---- .76** .50** .53**7. Prejuicio hacia los transexuales ---- .54** .45**8. Prejuicio hacia los bisexuales ---- .39**9. Prejuicio hacia la prostitución homosexual ----* p ≤ .05; ** p ≤ .01Por su parte, la homofobia correlacionóde manera positiva con todas medidas deconservadurismo político. Es necesario resaltarque, dentro de estas correlaciones, las de mayorintensidad se presentaron con el RWA (r(127) = .49,p < .001) y con la intolerancia a la ambigüedad(r(130) = .43, p < .001). Entre tanto, todas lasvariables correspondientes al prejuicio hacia losgrupos transgénero, excepto el prejuicio haciapersonas dedicadas a la prostitución homosexual,
  9. 9. CONSERVADURISMO POLÍTICO, HOMOFOBIA Y PREJUICIOS DE GÉNERO 31correlacionaron de manera positiva con lahomofobia. El RWA es la variable que correlacionóde manera positiva con el prejuicio hacia loscuatro grupos transgénero. La intolerancia a laambigüedad lo hizo, igualmente, con todos losprejuicios evaluados, salvo el prejuicio haciapersonas dedicadas a la prostitución homosexual.La orientación política de derecha presentócorrelaciones muy pequeñas, aunque significativas,con el prejuicio hacia la prostitución homosexual,hacia los travestis y los transexuales. La SDO sólocorrelacionó de manera positiva con el prejuiciohacia los travestis y los transexuales.Una vez analizadas las correlaciones entrelas variables (ideología política, intolerancia a laambiguedad y homofobia), se propuso un modelode regresión lineal múltiple para explicar los efectosdel conservadurismo político sobre la homofobia.En este modelo, la variable dependiente fue lahomofobia, y las variables independientes fueron:a) la orientación política de derecha, b) la SDO, c)el RWA, y d) la intolerancia a la ambigüedad. Elmétodo para ingresar las variables independientesfue por pasos sucesivos, con la finalidad de obtenerel modelo que explicara el mayor porcentaje dela varianza de la variable dependiente. El modelofinal obtenido explica el 32.3% de la varianzade la homofobia (R2= .323, F(1, 121) = 11.807,p = .001), y las variables incluidas en el modelofueron el RWA y la intolerancia a la ambigüedad.Las variables excluidas del modelo correspondena la orientación política de derecha y la SDO. Elresumen del modelo se presenta en la Tabla 2.Tabla 2Resumen del modelo de regresión lineal múltiple (variable dependiente: homofobia)Variables independientes B DE de B Β t pRWA .296 .059 .406 5.010 <.001Intolerancia a la ambigüedad .368 .107 .279 3.436 .001Como se observa en la Tabla 3, el puntaje promediomás alto a nivel muestral lo obtuvo el prejuiciohacia las personas dedicadas a la prostituciónhomosexual (ME = 4.91, DE = 1.35). Este grupo es elque podríamos calificar como el más negativamentevalorado por la muestra. Por el contrario, elgrupo valorado menos negativamente es el de losbisexuales, que obtuvo la media de prejuicio másbaja (ME = 3.26, DE = 1.41).Tabla 3Estadísticos descriptivos de los puntajes del prejuicio hacia grupos transgénero, ordenados de formadescendente según sus mediasVariables N ME DE Mín. Máx.Prejuicio hacia personas dedicadas a la prostitución homosexual 141 4.91 1.35 1.00 6.00Prejuicio hacia los travestis 140 4.12 1.36 1.00 6.00Prejuicio hacia los transexuales 140 3.95 1.50 1.00 6.00Prejuicio hacia los bisexuales 141 3.26 1.41 1.00 6.00A partir de un análisis de conglomerados endos fases (bietápico), tomando como variables laorientación política de derecha, la SDO, el RWAy la intolerancia a la ambigüedad, se obtuvierondos grupos, denominados: “Más conservadores”y “Menos conservadores”, y cuya descripciónaparece en la Tabla 4.
  10. 10. JAN MARC ROTTENBACHER DE ROJAS32Tabla 4Descripción de los conglomerados identificados según conservadurismo políticoConglomerados segúnconservadurismo políticonOrientaciónpolítica de derechaSDO RWAIntolerancia a laambigüedadME DE ME DE ME DE ME DE1. Más conservadores 86 4.70 1.36 2.96 0.76 5.01 0.74 2.73 0.502. Menos conservadores 44 3.41 1.23 1.88 0.57 3.19 0.83 1.91 0.53Total 130 4.26 1.45 2.59 0.87 4.40 1.15 2.45 0.64El conglomerado denominado Más conser-vadores está conformado por 86 personas (66.2%del total de la muestra) y presenta puntuacionesmás altas en la orientación política de derecha, elSDO, el RWA y la intolerancia a la ambigüedad,en comparación con el grupo denominado Menosconservadores. Este último está conformado por 44personas (33.8% del total).Como se puede observar en la Tabla 5, elconglomerado denominado Más conservadorespuntúa más alto en el prejuicio hacia los cuatrogrupos transgénero en comparación con los Menosconservadores. Todas las comparaciones de mediasresultaron significativas y, según los valores delestadístico d de Cohen (∆) y los criterios de Cohen(1988), se puede establecer que la magnitud de lasdiferencias encontradas es grande en los casos delprejuicio hacia los travestis y el prejuicio hacia lostransexuales, moderada en el caso del prejuiciohacia los bisexuales, y pequeña en el caso delprejuicio hacia personas dedicadas a la prostituciónhomosexual.Tabla 5Comparación de medias para el prejuicio hacia grupos transgénero entre conglomeradosVariables Conglomerados n ME DE t gl p ∆Prejuicio hacia personas dedica-das a la prostitución homosexualMás conservadores 84 5.05 1.212.345 126 .021 0.43Menos conservadores 44 4.45 1.60Prejuicio hacia los travestisMás conservadores 83 4.50 1.255.911 125 <.001 1.11Menos conservadores 44 3.16 1.16Prejuicio hacia los transexualesMás conservadores 83 4.40 1.405.473 125 <.001 1.04Menos conservadores 44 3.02 1.25Prejuicio hacia los bisexualesMás conservadores 84 3.50 1.373.130 126 .002 0.59Menos conservadores 44 2.73 1.25Contrariamente a lo que se esperaba segúnlo encontrado en investigaciones previas (e.j.,Nagoshi et al., 2008), no se observaron diferenciassignificativas entre hombres y mujeres con respectoa los puntajes en homofobia o el prejuicio hacia losdiversos grupos transgénero.
  11. 11. CONSERVADURISMO POLÍTICO, HOMOFOBIA Y PREJUICIOS DE GÉNERO 33DiscusiónEsnecesarioprecisarlaslimitacionesdelestudioantes de iniciar la discusión de los resultados. Eltamaño relativamente pequeño de la muestra (N= 144) y la no aleatoriedad en la selección de losparticipantes, suponen una limitación con respectoa la generalización de los resultados obtenidos. Eneste sentido, los resultados pueden ser generalizadossolo a grupos muy similares al de la muestra. Otralimitación importante fue el no haber recogidoinformación acerca de la opción sexual o identidadde género de los participantes; sin embargo, enrelación con los objetivos que se plantearon, esteestudio logró analizar las relaciones entre variablesideológico-políticas, la homofobia y el prejuiciohacia grupos transgénero.Conservadurismo políticoLos resultados son consistentes con laspropuestas teóricas acerca de la relación entrela orientación política de derecha, el RWA y laSDO. Estas tres variables serían expresiones deuna ideología política más general, denominadaconservadora, la cual implica mayores nivelesde convencionalismo, un apego por los valoresy costumbres tradicionales, una resistencia a loscambios en el sistema social y una inclinaciónhacia la organización social jerarquizada (Jost etal., 2003, 2009). Asimismo, la intolerancia a laambigüedad se relacionó directamente y con unaintensidad mediana con el RWA, lo que apoya loshallazgos de otras investigaciones y propuestasteóricas (Jost et al., 2003, 2009); Jost, Kruglanskiy Simon, 1999; Peterson, Doty y Winter, 1993).Según los resultados obtenidos y la propuesta deJost et al. (2003), la intolerancia a la ambigüedadpuede ser considerada una necesidad epistémica,entendida como la necesidad de contar con unconocimiento claro, preciso y simple acerca delmundo social. Los individuos más conservadores,en la medida en que son más resistentes al cambio yla variabilidad social, serían menos tolerantes a losestímulos que presentan características complejas,ambiguas, cambiantes o poco claras.Homofobia y conservadurismo políticoSe encontró una relación directa entrela homofobia y las variables vinculadas alconservadurismo político. De estas relaciones,la más intensa se presentó con el RWA, lo que seencuentraencorrespondenciaconalgunoshallazgosprevios: los individuos con una mayor tendenciahacia el RWA, presentan también mayores nivelesde antipatía y rechazo hacia la homosexualidad ylos individuos categorizados como homosexuales(Nagoshi et al., 2008; Rottenbacher et al., 2011;Withley y Lee, 2000). El modelo de análisis deregresión lineal múltiple, propuesto en este estudio,permitió encontrar que, tanto el RWA como laintolerancia a la ambigüedad influyen directamentesobre la homofobia. Podemos proponer, entonces,que la homosexualidad representa un estímulosocial ambiguo, en la medida en que no se enmarcadentro de las expectativas tradicionales de género.Personas con mayores niveles de convencionalismo(una de las expresiones del RWA) y con menortolerancia a la ambigüedad, prefieren rechazar laexistencia de más de dos géneros, en la medidaen que un mundo social con mayor complejidadde género (o sexual), representa un mundo másambiguo y complejo y, por lo tanto, amenazante,según lo que proponen Jost et al. (2003) en supropuesta del conservadurismo político comocognición social motivada.Conservadurismo político y prejuicio hacia losgrupos transgéneroEn cuanto al prejuicio hacia los grupostransgénero, se encontró que los grupos másnegativamente valorados fueron las personas que sededican a la prostitución homosexual y los travestis,además de observarse una correlación de magnitudmediana entre el prejuicio hacia estos dos grupos.Esto podría deberse principalmente al imaginariosocial de la ciudad de Lima, influido por los mediosde comunicación y que se enmarca dentro de unacultura popular que suele asociar el travestismo conla prostitución callejera en determinadas zonas deLima. Como afirma Cornejo (2010), para el caso dela sociedad limeña, el travestismo y la prostituciónsuelen aparecer frecuentemente como sinónimos enlos medios de comunicación, siempre relacionadoscon los escándalos sexuales en aquellos barrios conaltos niveles de prostitución callejera. Por otro lado,el prejuicio hacia los transexuales (personas quehan cambiado de sexo a través de una cirugía) y elprejuicio hacia los travestis (personas que se vistencon ropa del sexo opuesto) son las variables másintensamente relacionadas (r = .76). Esto últimopuede sugerir que en la representación mental de
  12. 12. JAN MARC ROTTENBACHER DE ROJAS34los participantes acerca de los grupos transgénerono hay una diferenciación clara entre estos dosgrupos (travestis y transexuales), sus característicasobservables o su comportamiento, y por ello, en elimaginario social de la muestra, ambos grupos seencontrarían poco diferenciados.Algo que resulta importante de proponer y quedebería ser contrastado en futuras investigaciones esla aparente asociación semántica entre travestismo,transexualismo y prostitución, por un lado, yhomosexualidad y bisexualidad, por el otro. Enesta línea, es importante notar que no se encontróuna relación significativa entre la homofobia y elprejuicio hacia personas dedicadas a la prostituciónhomosexual. Estos resultados sugieren que enel imaginario de los limeños de la muestra, eltravestismo y el transexualismo se relacionan conla prostitución, mientras que la homosexualidady la bisexualidad se conciben como fenómenosbastante similares entre sí, pero diferenciados deotros comportamientos transgénero y alejados de laprostitución.De otro lado, es importante mencionarotras variables que no presentaron correlacionessignificativas. Este es el caso de la SDO y laintolerancia a la ambigüedad que no presentaronrelación con el prejuicio hacia las personasdedicadas a la prostitución homosexual. Esto sepuede explicar, en primer lugar, con base en lapropia definición del SDO: las personas con unamayor orientación hacia la dominancia socialtenderán a aprobar y apoyar políticas, acciones ysistemas de organización social que refuercen lasjerarquías y asimetrías de poder entre los gruposy entre los individuos. Asimismo, tenderán apromover la superioridad y el dominio del propioendogrupo frente a los distintos exogrupos que, engeneral, serán desvalorizados (Pratto et al., 1994;Sidanius y Pratto, 1999; Sidanius et al., 1996). Eneste sentido, el grupo de personas dedicadas ala prostitución homosexual podría ser percibidocomo un grupo tan marginal, que no representauna amenaza al sistema social establecido. Por elcontrario, podríamos sugerir que no son rechazadosdebido a que son percibidos como un grupo queestá en el lugar que le corresponde, es decir,en una situación de marginalidad social. Algosimilar se propone con respecto a la ausencia derelación entre el prejuicio hacia la prostituciónhomosexual y la intolerancia a la ambigüedad,pues la prostitución homosexual podría no ser unestímulo ambiguo, más bien podría resultar bastanteclaro, en una sociedad acostumbrada a vincular eltravestismo o transexualismo con la prostitución.Nuevamente, se propone que su condiciónmarginal coloca a las personas dedicadas a laprostitución homosexual en un nivel tan inferiorde la escala social, de tan bajo estatus, que paralas personas con altos niveles de conservadurismopolítico no representa ninguna amenaza haciala concepción de cómo debe estar organizado elmundo social. Como lo han propuesto Nagoshi etal. (2008), la homofobia aparece como respuestahostil cuando la homosexualidad es percibidacomo una amenaza simbólica a la propia integridadpersonal o endogrupal. Es decir, para las personascon una tendencia hacia el conservadurismo, lahomosexualidad representa una amenaza cuandoestá más cercana al propio entorno social y cuantomenos marginal se presenta. En esta línea, loshomosexuales y los bisexuales, caracterizados porun mayor grado de inclusión y participación activaen la sociedad, serán los grupos más rechazadospor las personas más conservadoras.Finalmente, un resultado que es necesarioresaltar es el no haber encontrado diferenciassignificativas entre hombres y mujeres conrespecto a la homofobia o el prejuicio hacialos grupos transgénero. Las diferencias a niveldescriptivo resultan en algunos casos coherentescon lo esperado (los hombres puntúan más alto enalgunos prejuicios), pero ninguna diferencia resultóestadísticamente significativa. Esto último deberá serrevisado y corroborado en futuras investigacionesen la ciudad de Lima, ya que la evidencia previasugiere que los hombres suelen presentar mayoresniveles de homofobia y transfobia y suelen preferir elmantenimiento de los roles de género tradicionalesen comparación con las mujeres (Rottenbacher,2010; Nagoshi et al., 2008; Withley y Lee, 2000).En términos generales, se ha encontradouna relación directa entre las variables que sonexpresión de una ideología política conservadoray el prejuicio hacia los homosexuales y hacia losgrupos transgénero. Esto se explica, en términosde la propuesta de Jost et al. (2003), en la medidaen que el conservadurismo político supone unaintolerancia a la ambigüedad y la incertidumbre, yen tanto la homosexualidad y los comportamientostransgénero suponen altos grados de ambigüedadcon respecto a los dos roles de género tradicionales:femenino y masculino. En esta investigación, elautoritarismo de ala derecha (RWA) es la variablemás intensamente relacionada con el prejuicio hacia
  13. 13. CONSERVADURISMO POLÍTICO, HOMOFOBIA Y PREJUICIOS DE GÉNERO 35los homosexuales y los grupos transgénero. Estolleva a concluir que el RWA es una de las variablesideológico-políticas que puede llegar a predecircon mayor grado de éxito, el prejuicio hacia gruposy manifestaciones sociales que van en contra de lasconvenciones y los valores más tradicionales, esdecir, el orden social predominante.ReferenciasAltemeyer, B. (1981). Right-wing authoritarianism.Winnipeg: University of Manitoba.Altemeyer, B. (1988). Enemies of freedom:Understanding right-wing authoritarianism. SanFrancisco, C.A.: Jossey-Bass.Altemeyer, B. (1998). The other “authoritarianpersonality”. En M. Zanna (Ed.), Advances inexperimental social psychology (Vol. 30, pp.47-91). Nueva York: Academic Press.Altemeyer, B. (2004). Highly dominating, highlyauthoritarian personalities. The Journal ofSocial Psychology, 144(4), 421-447.Arquero, J. y McLain, D. (2010). PreliminaryValidation of the Spanish Version of theMultiple Stimulus Types Ambiguity ToleranceScale (MSTAT-II). The Spanish Journal ofPsychology, 13(1), 476-484.Asiyanbola, A. (2005). Patriarchy, male dominance,the role and women empowerment in Nigeria.Poster presentado en la XXV InternationalPopulation Conference Tours, Francia.Bobbio, N. (1996). Derecha e izquierda. Razones ysignificados de una distinción política. Madrid:Taurus.Castañeda, M. (2006). La nueva homosexualidad.México: Paidós.Castañeda, M. (2000). La experiencia homosexual.México: Paidós.Cohen, J. (1988). Statistical Power Analysis for theBehavioral Sciences. Hillsdale, N. J.: LawrenceErlbaum Associates.Cohrs, J. C. y Ibler, S. (2009). Authoritarianism,Threat, and Prejudice: An Analysis of Mediationand Moderation. Basic and Applied SocialPsychology, 31, 81-94.Cornejo, J. (2007). La homosexualidad como unaconstrucción ideológica. Límite. Revista deFilosofía y Psicología, 2(16), 83-108.Cornejo, G. (2010). Sacando a la bestia del clóset:autoritarismo y homofobia. En G. Portocarrero,J. C. Ubilluz y V. Vich (Eds.), Cultura política enel Perú. Tradición autoritaria y democratizaciónanómica (pp. 67-78). Lima: Red para elDesarrollo de la Ciencias Sociales en el Perú.Crowson, H., Thoma, S. y Hestevold, N. (2005).Is Political Conservatism Synonymous WithAuthoritarianism? The Journal of SocialPsychology, 145(5), 571-592.Duckitt, J. y Fisher, K. (2003). The Impact of SocialThreat on Worldview and Ideological Attitudes.Political Psychology, 24, 199-222.Duckitt, J. y Sibley, C. (2007). Right Wing Authorita-rianism, Social Dominance Orientation andthe Dimensions of Generalized Prejudice.European Journal of Personality, 21, 113-130.Duckitt, J., Wagner, C., du Plessis, I. y Birum, I.(2002). The Psychological Bases of Ideologyand Prejudice: Testing a Dual Process Model.Journal of Personality and Social Psychology,83, 75-93.Duncan, L., Peterson, B. y Winter, D. (1997).Authoritarianism and gender roles: Towarda psychological analysis of hegemonicrelationships. Personality and Social PsychologyBulletin, 23, 41-49.Duriez, B., Van Hiel, A. y Kossowska, M. (2005).Authoritarianism and social dominance inWestern and Eastern Europe: The importanceof the sociopolitical context and of politicalinterest and involvement. Political Psychology,26, 299-320.Espinosa, A. (2008). Decidiéndose por el mal menor.El rol de las emociones en las eleccionesperuanas del 2006. Psicología Política, 37, 47-70.Espinosa, A., Calderón-Prada, A., Burga G. yGüímac, J. (2007). Estereotipos, prejuicios yexclusión social en un país multiétnico: el casoperuano. Revista de Psicología, 25, 295-338.Fuchs, D. y Klingemann, H. (1990). The left-rightschema. En M. Jennings y J. van Deth (Eds.),Continuities in Political Action: A LongitudinalStudy of Political Orientations in Three WesternDemocracies (pp. 203-234). Berlin: Walter deGruyter.Haddock, G., Zanna, M. y Esses, V. (1993).Assessing the structure of prejudicial attitudes:The case of attitudes toward homosexuals.Journal of Personality and Social Psychology,65, 1105-1118.Herek, G. (1990). The context of anti-gayviolence: Notes on cultural and psychologicalheterosexism. Journal of Interpersonal Violence,5, 316-333.
  14. 14. JAN MARC ROTTENBACHER DE ROJAS36Herek, G. (2000). The psychology of sexualprejudice. Current Directions in PsychologicalScience, 9, 19-22.Herek, G. (2004). Beyond “Homophobia”: ThinkingAbout Sexual Prejudice and Stigma in theTwenty-First Century. Sexuality Research ySocial Policy, 1(2), 6-24.Hill, D. y Willoughby, B. (2005). The developmentand validation of the genderism and transphobiascale. Sex Roles, 53, 531-544.Jost, J., Federico, C., y Napier, J. (2009). PoliticalIdeology: Its Structure, Functions, and ElectiveAffinities. Annual Review of Psychology, 60,307-337.Jost, J., Glaser, J., Kruglanski, A., y Sulloway, F.(2003). Political Conservatism as MotivatedSocial Cognition. Psychological Bulletin,129(3), 339-375.Jost, J., Kruglanski, A. y Simon, L. (1999). Effectsof epistemic motivation on conservatism,intolerance, and other system justifyingattitudes. En D. Thompson, M. Messick y J.Levine (Eds.), Shared cognition in organizations:The management of knowledge (pp. 91-116).Mahwah: Erlbaum.Jost, J. y Thompson, E. (2000). Group-baseddominance and opposition to equalityas independent predictors of self-esteem,ethnocentrism, and social policy attitudesamong African Americans and EuropeanAmericans. Journal of Experimental SocialPsychology, 36(3), 209-232.Kamarae, C. (1992). The condition of patriarchy. EnCh. Kramarae, y S. Dale (Eds.), The KnowledgeExplosion: Generation of Feminist Scholarship(pp. 397-405). Londres: Teachers College Press.León, R. (2003). Un estudio de adaptación de laescala de homofobia moderna de Sheela Rajay Joseph P. Stokes en un grupo de estudiantesuniversitarios de Lima Metropolitana. Revistade Psiquiatría y Salud Mental HermilioValdizán, 4(2), 3-18.Lind, A. y Agüello, S. (2009). Ciudadanías ysexualidades en América Latina. Íconos.Revista de Ciencias Sociales, 35, 13-18.McCann,S.(2008).SocietalThreat,Authoritarianism,Conservatism and U.S. Death PenaltySentencing, 1977-2004. Journal of Personalityand Social Psychology, 94, 913-923.Moya, M. y Morales-Marente, E. (2005). Reaccionespsico-políticas ante los ataques terroristas del11 de marzo de 2004. Revista de PsicologíaSocial, 20, 331-350.Nagoshi, J., Adams, K., Terrell, H., Hill, E., Brzuzy,S. y Nagoshi, C. (2008). Gender Differences inCorrelates of Homophobia and Transphobia.Sex Roles, 59, 521-531.Oesterreich, D. (2005). Flight into Security: A newApproach and Measure of the AuthoritarianPersonality. Political Psychology, 26(2), 275-297.Peterson, B., Doty, R. y Winter, D. (1993).Authoritarianism and attitudes towardcontemporary social issues. Personality andSocial Psychology Bulletin, 19, 174-184.Pratto, F., Sidanius, J., Stallworth, L. y Malle, B.(1994). Social dominance orientation: Apersonality variable predicting social andpolitical attitudes. Journal of Personality andSocial Psychology, 67, 741-763.Rottenbacher, J. M. y Schmitz, M. (2012).Conservadurismo político y tolerancia haciacomportamientos transgresores. PsicologíaPolítica, 44, 31-56.Rottenbacher, J. M., Espinosa, A. y Magallanes,J. M. (2011). Analizando el prejuicio: basesideológicas del racismo, el sexismo y lahomofobia en una muestra de habitantes dela ciudad de Lima-Perú. Revista PsicologiaPolítica de la Associação Brasileira de PsicologiaPolítica, 11(22), 225-246.Rottenbacher, J. M. (2010). Sexismo ambivalente,paternalismo masculino e ideología políticaen adultos jóvenes de la ciudad de Lima.Pensamiento Psicológico, 7(14), 9-18.Rottenbacher, J. M., Amaya, L., Genna, K. yPulache, M. (2009). Percepción de inseguridadciudadanaysurelaciónconlaideologíapolíticaen una muestra de habitantes de la ciudadde Lima. Revista Española de InvestigaciónCriminológica, 7(4), 1-22.Short, J. (1996). The Urban Order: An Introductionto Cities, Culture and Power. Boston: BlackwellPublishing.Sidanius, J. y Pratto, F. (1999). Social dominance:An intergroup theory of social hierarchy andoppression. New York: Cambridge UniversityPress.Sidanius, J., Pratto, F. y Bobo, L. (1996). Racism,Conservatism, Affirmative Action, andIntellectual Sophistication: A Matter ofPrincipled Conservatism or Group Dominance?
  15. 15. CONSERVADURISMO POLÍTICO, HOMOFOBIA Y PREJUICIOS DE GÉNERO 37Journal of Personality and Social Psychology,70, 476-490.Sidanius, J., Pratto, F., Van Laar, C. y Levin, S.(2004). Social Dominance Theory: Its Agendaand Method. Political Psychology, 25(6), 845-880.Stacey, J. (1993). Untangling feminist theory. En D.Richardson, y V. Robinson, (Eds.), IntroducingWomen’s Studies: Feminist Theory and Practice(pp. 49-73). London: Macmillan.Stephan, W. y Stephan, C. (2000). An integratedthreat theory of prejudice. En S. Oskamp (Ed.),Reducing prejudice and discrimination (pp. 23-45). Mahwah: Lawrence Erlbaum.Stone, W. (2001). Manipulación del terror yautoritarismo. Psicología Política, 23, 7-17.Sugano, E., Nemoto, T. y Operario, D. (2006). Theimpact of exposure to transphobia on HIV riskbehavior in a sample of transgendered womenof color in San Franscisco. AIDS and Behavior,10, 217-225.Van Hiel, A. y Mervielde, I. (2002). Explainingconservative beliefs and political preferences:A comparison of social dominance orientationand authoritarianism. Journal of Applied SocialPsychology, 32, 965-976.Vizcarra, I. y Guadarrama, N. (2006). Las niñas ala casa y los niños a la milpa: la construcciónsocial de la infancia Mazahua. Convergencia,13(40), 39-67.Withley, B. y Lee, S. (2000). The relationship ofauthoritarianism and related constructs toattitudes toward homosexuality. Journal ofApplied Social Psychology, 30, 144-170.Wilson, G. (1973). Development and evaluation ofthe C-Scale. En G. Wilson (Ed.), The psychologyof conservatism (pp. 49-69). Londres: AcademicPress.Zakrisson, I. (2005). Construction of a short versionof the Right-Wing Authoritarianism (RWA)scale. Personality and Individual Differences,39, 863-872.

×