Diese Präsentation wurde erfolgreich gemeldet.
Wir verwenden Ihre LinkedIn Profilangaben und Informationen zu Ihren Aktivitäten, um Anzeigen zu personalisieren und Ihnen relevantere Inhalte anzuzeigen. Sie können Ihre Anzeigeneinstellungen jederzeit ändern.

El trigo y la cizaña: dos realidades del ser humano

2.892 Aufrufe

Veröffentlicht am

Grupo de Oración Parroquia Jesús Eucaristia

Veröffentlicht in: Seele & Geist
  • Loggen Sie sich ein, um Kommentare anzuzeigen.

El trigo y la cizaña: dos realidades del ser humano

  1. 1. El trigo y la cizaña: dos realidades del ser humano «…Cuando creció el trigo y aparecieron las espigas, también apareció la cizaña.»
  2. 2. «…Un hombre que sembró buena semilla en su campo…» Trigo: Es todo aquello que viene del Señor… Son todas nuestras buenas obras mediante las cuales Dios se manifiesta… El amor, la comprensión, la verdad…
  3. 3. «…Creció el trigo y aparecieron las espigas…» ¿Crece en tu corazón el buen trigo?
  4. 4. «…También apareció la cizaña.» Cizaña: Es todo aquello que significa obstáculo, pecado y vicio en el mundo. La cizaña tiene diversos rostros: el odio, la persecución, la calumnia, la división, el engaño, la injusticia, el fraude... Cizaña es toda forma de egoísmo y de soberbia; son las pasiones desordenadas del ser humano, la intriga, la calumnia, la mentira, el escándalo...
  5. 5. …«Esto lo ha hecho algún enemigo…» ¿Qué cizaña dejas crecer en tu corazón? Somos nuestros propios enemigos y alimentamos la cizaña cuando damos cabida a todo aquello que nos aleja de Dios
  6. 6. «¿Quieres que vayamos a arrancarla?. No, les dijo el dueño… Dejen que crezcan juntos hasta la cosecha» Así es el Señor, espera hasta el último momento para ofrecer la salvación a todas las almas
  7. 7. «Arranquen primero la cizaña y átenla en manojos para quemarla, y luego recojan el trigo en mi granero». ¿Qué recogerá el Señor de tu corazón?
  8. 8. Solo tú decides que vas a dejar crecer en tu corazón y eso será lo que el Señor recoja de ti, tienes todo para ser el buen trigo que haga parte del granero del Señor ¿Qué esperas para alcanzarlo?

×