Anzeige

Literatura medieval. siglo xv

lclcarmen
9. Jan 2022
Anzeige

Más contenido relacionado

Anzeige
Anzeige

Literatura medieval. siglo xv

  1. LA LITERATURA EN EL SIGLO XV 1º BACHILLERATO 1 Carmen Andreu Gisbert - IES Miguel Catalán
  2. 2 CONTEXTO HISTÓRICO-SOCIAL Carmen Andreu Gisbert - IES Miguel Catalán
  3. 3 CONTEXTO HISTÓRIC—SOCIAL La disgregación del mundo medieval, anunciada en el siglo XIV, se acentúa considerablemente en el siguiente siglo, verdadero otoño de la Edad Media. Las características de la nueva sociedad son las siguientes: Concentración del poder en manos de los reyes Honda crisis de las relaciones sociales estamentales Desarrollo de la floreciente clase burguesa y difusión de su mentalidad y valores: Individualismo Importancia del dinero Interés por el avance científico y técnico Ansia de conocimiento Comienza la era de los grandes descubrimientos Brújula Papel Imprenta… Mejoras en comunicación y medios de transporte Viaje a países más lejanos Descubrimientos geográficos… Carmen Andreu Gisbert - IES Miguel Catalán
  4. 4 LAS IDEAS Y LA CULTURA EN EL SIGLO XV Carmen Andreu Gisbert - IES Miguel Catalán
  5. 5 LAS IDEAS Y LA CULTURA EN EL SIGLO XV La importancia de la imprenta y la difusión del papel En el plano cultural tienen gran trascendencia la invención de la imprenta de caracteres móviles, atribuida al alemán Gutenberg, en 1440. La nueva técnica se extendió con rapidez por toda Europa. Todos los libros impresos durante el siglo XV, por su particular valor y rareza, reciben el nombre especial de incunables. Carmen Andreu Gisbert - IES Miguel Catalán
  6. 6 LAS IDEAS Y LA CULTURA EN EL SIGLO XV La importancia de la imprenta y la difusión del papel Al descubrimiento de la imprenta no fue ajena la difusión del papel, originario de China y cuya fabricación llegó a Europa a través de los árabes. Imprenta y papel supusieron el abaratamiento de los libros y su difusión en numerosos ejemplares, lo que permitió que llegaran a un público mucho más amplio. Carmen Andreu Gisbert - IES Miguel Catalán
  7. 7 LAS IDEAS Y LA CULTURA EN EL SIGLO XV La lectura Con la llegada de los libros, hubo muchos más lectores y empezó a desarrollarse la lectura individual, muy en consonancia con el nuevo espíritu de los tiempos, y a ello contribuyó también el invento de las lentes para gafas, fruto del interés por los fenómenos ópticos. Carmen Andreu Gisbert - IES Miguel Catalán
  8. 8 LAS IDEAS Y LA CULTURA EN EL SIGLO XV El Humanismo Se desarrolla y se expande desde Italia un movimiento cultural denominado Humanismo ANTROPOCENTRISMO Se considera al hombre digno de estudio y admiración. ARTES Y LETRAS Se revaloriza el estudio de las letras y las artes. MUNDO GRECOLATINO Se vuelven los ojos a la Antigüedad clásica griega y latina. Se escribe tanto en latín como en romance. La cultura se seculariza. Carmen Andreu Gisbert - IES Miguel Catalán
  9. 9 LAS IDEAS Y LA CULTURA EN EL SIGLO XV Grandes humanistas Lorenzo Valla León Alberti Leonardo da Vinci Antonio de Nebrija Jorge Manrique Fernando de Rojas François Villon Joanot Martorell Ausias March Carmen Andreu Gisbert - IES Miguel Catalán
  10. 10 EL SIGLO XV EN ESPAÑA Carmen Andreu Gisbert - IES Miguel Catalán
  11. 11 EL SIGLO XV EN ESPAÑA En Castilla y Aragón son constantes durante el siglo XV los conflictos entre los nobles y el poder real. Aunque ambos reinos siguen teniendo mucho tiempo sus propias leyes, quedarán unidos políticamente por el matrimonio de los Reyes Católicos. 1442 1469 1474 1478 1479 Alfonso V de Aragón conquista el reino de Nápoles. Matrimonio de Isabel y Fernando, futuros Reyes Católicos. Isabel es coronada reina de Castilla. Se constituye el tribunal de la Inquisición. Fernando hereda el reino de Aragón. Sicilia se incorpora a la Corona de Aragón. Carmen Andreu Gisbert - IES Miguel Catalán
  12. 12 EL SIGLO XV EN ESPAÑA 1492 1496 Expulsión de los judíos Conquista de Granada Descubrimiento de América Publicación de la Gramática de Elio Antonio de Nebrija Matrimonio de Juana la Loca y Felipe el Hermoso. Con esta boda la sucesión del trono español pasa a la Casa de los Habsburgo. Carmen Andreu Gisbert - IES Miguel Catalán
  13. 13 EL SIGLO XV EN ESPAÑA Carmen Andreu Gisbert - IES Miguel Catalán
  14. 14 EL SIGLO XV EN ESPAÑA Carmen Andreu Gisbert - IES Miguel Catalán
  15. 15 EL SIGLO XV EN ESPAÑA A lo largo del siglo XV llega a Castilla y Aragón la influencia del humanismo italiano. Los nobles y los burgueses enriquecidos se dan cuenta de la utilidad el saber tanto por el progreso técnico como por ser un signo de elegancia en una sociedad inculta. Se refinan las rudas formas de vida medievales y la cultura se convierte en un rasgo de distinción social. Carmen Andreu Gisbert - IES Miguel Catalán
  16. 16 LA LÍRICA TRADICIONAL Carmen Andreu Gisbert - IES Miguel Catalán
  17. 17 El cancionero popular y tradicional castellano: los villancicos Carmen Andreu Gisbert - IES Miguel Catalán
  18. 18 EL CANCIONERO POPULAR Y TRADICIONAL CASTELLANO: LOS VILLANCICOS Los primeros testimonios escritos en castellano de lírica tradicional son de fines del siglo XV, si bien debía cantarse desde mucho tiempo atrás. En este cancionero popular y tradicional, cuya forma más difundida es la del villancico (canción propia de villanos), se manifiestan emociones e ideas de modo finamente estilizado y expresivo. Sería la manifestación artística de las capas inferiores de una sociedad todavía rural y tradicional, que muestra una concepción de la realidad bien distinta de la de clases dominantes. Carmen Andreu Gisbert - IES Miguel Catalán
  19. 19 EL CANCIONERO POPULAR Y TRADICIONAL CASTELLANO: LOS VILLANCICOS Esta lírica popular, cuyo universo es, en realidad, el mismo que el de otras manifestaciones de la lírica peninsular como las jarchas o las cantigas de amigo gallegas es solo sencilla en apariencia. Carácter simbólico Las aguas El mar, las aguas dulces (río, fuente, lago…) El mundo vegetal Árboles, plantas, flores, frutos… El ancho campo Montes, sierras, valles… Los animales Ciervos, aves… Elementos naturales El viento, el sol, la primavera, el alba… Concepto vitalista del mundo que invita al disfrute amoroso. Carmen Andreu Gisbert - IES Miguel Catalán
  20. 20 EL CANCIONERO POPULAR Y TRADICIONAL CASTELLANO: LOS VILLANCICOS La lírica popular tradicional se caracteriza por una serie de procedimientos expresivos comunes: Procedimientos expresivos comunes Sencillez Son poemas muy sencillos. Estilo nominal. Referencias a lo real y lo inmediato. Sintaxis sencilla. Lenguaje afectivo Empleo de diminutivos. Uso de posesivos: «la mi madre». Tono confidencial. Exclamaciones, interrogaciones. Intensidad, tensión, énfasis. Carmen Andreu Gisbert - IES Miguel Catalán
  21. 21 EL CANCIONERO POPULAR Y TRADICIONAL CASTELLANO: LOS VILLANCICOS Procedimientos expresivos comunes Recursos de ritmo Repeticiones: carácter musical. Estilo nominal. Estructuras paralelísticas. Presencia de estribillo. Recursos literarios Juegos de palabras. Contrastes Eufemismos. Polisemia. Voz femenina Verso corto Carmen Andreu Gisbert - IES Miguel Catalán
  22. 22 EL CANCIONERO POPULAR Y TRADICIONAL CASTELLANO: LOS VILLANCICOS Las «mayas» Canciones que exaltan el triunfo de la primavera y el amor en el mes de mayo. Entra mayo y sale abril, tan garridico lo vi venir. Entra mayo con sus flores, sale abril con sus amores y los dulces amadores comienzan a bien servir. Entra mayo y sale abril, tan garridico lo vi venir. Carmen Andreu Gisbert - IES Miguel Catalán
  23. 23 EL CANCIONERO POPULAR Y TRADICIONAL CASTELLANO: LOS VILLANCICOS Canciones de trabajo Canciones que se cantaban durante las faenas del campo. En Jaén, Axa y Fátima y Marién. Tres morillas tan garridas iban a coger olivas y hallábanlas cogidas en Jaén, Axa y Fátima y Marién. Y hallábanlas cogidas, y tornaban desmaídas y las colores perdidas en Jaén, Axa y Fátima y Marién. Tres morillas tan lozanas, iban a coger manzanas y cogidas las hallaban en Jaén, Axa, Fátima y Marién. Carmen Andreu Gisbert - IES Miguel Catalán
  24. 24 EL CANCIONERO POPULAR Y TRADICIONAL CASTELLANO: LOS VILLANCICOS La belleza de la mujer Canciones que exaltan la belleza de la mujer. Muy graciosa es la doncella, ¡cómo es bella y hermosa! Digas tú el marinero que en las naves vivías, si la nave o la vela o la estrella es tan bella. Digas tú el caballero que las armas vestías si el caballo o las armas o la guerra es tan bella. Digas tú el pastorcico que el ganadico guardas, si el ganado o los valles o la sierra es tan bella. Carmen Andreu Gisbert - IES Miguel Catalán
  25. 25 EL CANCIONERO POPULAR Y TRADICIONAL CASTELLANO: LOS VILLANCICOS La naturaleza como símbolo A los árboles altos los lleva el viento y a los enamorados, el pensamiento. Carmen Andreu Gisbert - IES Miguel Catalán
  26. 26 EL CANCIONERO POPULAR Y TRADICIONAL CASTELLANO: LOS VILLANCICOS De los álamos vengo, madre, de ver cómo los menea el aire. De los álamos de Sevilla, de ver a mi linda amiga, de ver cómo los menea el aire. De los álamos vengo, madre, de ver cómo los menea el aire. Carmen Andreu Gisbert - IES Miguel Catalán
  27. 27 EL CANCIONERO POPULAR Y TRADICIONAL CASTELLANO: LOS VILLANCICOS En Ávila, mis ojos, dentro en Ávila, en Ávila del Río mataron a mi amigo, dentro en Ávila. Carmen Andreu Gisbert - IES Miguel Catalán
  28. 28 EL CANCIONERO POPULAR Y TRADICIONAL CASTELLANO: LOS VILLANCICOS La niña que amores ha sola, ¿cómo dormirá? La niña enamorada Carmen Andreu Gisbert - IES Miguel Catalán
  29. 29 EL CANCIONERO POPULAR Y TRADICIONAL CASTELLANO: LOS VILLANCICOS Ya cantan los gallos, amor mío y vete; cata que amanece. Vete, alma mía, más tarde no esperes, no descubra el día los nuestros placeres. Cata que los gallos según me parece, dicen que amanece Albada: canción amorosa al amanecer Carmen Andreu Gisbert - IES Miguel Catalán
  30. 30 EL CANCIONERO POPULAR Y TRADICIONAL CASTELLANO: LOS VILLANCICOS ¿Agora que sé de amor me metéis monja? ¡Ay, Dios, qué grave cosa! Agora que sé de amor, caballero, ¿agora me metéis monja en el monasterio? ¡Ay, Dios, qué grave cosa! La monja a la fuerza Carmen Andreu Gisbert - IES Miguel Catalán
  31. 31 EL CANCIONERO POPULAR Y TRADICIONAL CASTELLANO: LOS VILLANCICOS Si los delfines mueren de amores, ¡triste de mí! ¿Qué harán los hombres que tienen tiernos los corazones? ¡Triste de mí! ¿Qué harán los hombres? Símbolos de la pasión: la «muerte» por amor Carmen Andreu Gisbert - IES Miguel Catalán
  32. 32 EL CANCIONERO POPULAR Y TRADICIONAL CASTELLANO: LOS VILLANCICOS ¿Por qué me besó Perico, por qué me besó el traidor? Dijo que en Francia se usaba y por eso me besaba, y también porque sanaba con el beso su dolor. ¿Por qué me besó Perico, por qué me besó el traidor? Símbolos de la pasión: el beso robado Carmen Andreu Gisbert - IES Miguel Catalán
  33. 33 EL CANCIONERO POPULAR Y TRADICIONAL CASTELLANO: LOS VILLANCICOS Soltáronse mis cabellos, madre mía; ¿con qué me los prendería? Símbolos de la pasión: el cabello suelto Carmen Andreu Gisbert - IES Miguel Catalán
  34. 34 EL CANCIONERO POPULAR Y TRADICIONAL CASTELLANO: LOS VILLANCICOS Aquel caballero, madre, tres besicos le mandé: creceré y dárselos he. Madre, la mi madre, guardas me ponéis; que si yo no me guardo, no me guardaréis. Pues el tiempo se me pasa, madre mía, en buena fe, sola yo no dormiré. La niña enamorada Carmen Andreu Gisbert - IES Miguel Catalán
  35. 35 EL CANCIONERO POPULAR Y TRADICIONAL CASTELLANO: LOS VILLANCICOS No te tardes que me muero, carcelero, no te tardes que me muero. Mal ferida iba la garza enamorada: sola va y gritos daba. La espera de amor Carmen Andreu Gisbert - IES Miguel Catalán
  36. 36 EL CANCIONERO POPULAR Y TRADICIONAL CASTELLANO: LOS VILLANCICOS Mal ferida iba la garza enamorada: sola va y gritos daba. El dolor del amor Carmen Andreu Gisbert - IES Miguel Catalán
  37. 37 El Romancero viejo Carmen Andreu Gisbert - IES Miguel Catalán
  38. 38 LOS TEXTOS: EL ROMANCERO COMO GÉNERO LITERARIO Se denomina Romancero viejo al conjunto de romances que se cantaban a finales de la Edad Media. Algunos se han conservado escritos a partir del siglo XV y, sobre todo, en el XVI, recopilados bien en cancioneros con otros poemas, o en colecciones de romances llamadas romanceros impresos en pliegos sueltos (cuadernillos de cuatro hojas que se vendían a muy bajo precio) El Romancero viejo es un género de origen oral y popular a fines de la Edad Media, pero está sometido a las determinaciones de los textos escritos, ya que fue recopilado para ser leído por un público burgués e incluso cortesano en los albores del Renacimiento cuando se produce una revalorización culta de lo popular. Carmen Andreu Gisbert - IES Miguel Catalán
  39. 39 EL ORIGEN DE LOS ROMANCES El origen de los romances a fines de la Edad Media parece situarse en la descomposición de los grandes poemas épicos. Al segmentarse definitivamente los largos versos de los cantares de gesta, los hemistiquios iniciales habrían dado lugar a los versos impares sin rima de los romances, mientras que los pares asonantados de estos procederían del segundo hemistiquio de los versos de la épica y de ahí que conserven la rima. La tendencia creciente de los cantares de gesta a los versos de 16 sílabas explicaría la forma octosilábica de los romances. Esto explicaría también la abundancia de temas épicos. Carmen Andreu Gisbert - IES Miguel Catalán
  40. 40 EL ORIGEN DE LOS ROMANCES En santa Águeda de Burgos do juran los hijosdalgo Le toman jura a Alfonso por la muerte de su hermano Tomábasela el buen Cid, ese buen Cid castellano, Sobre un cerrojo de hierro y una ballesta de palo Y con unos evangelios y un crucifijo en la mano En santa Águeda de Burgos do juran los hijosdalgo Le toman jura a Alfonso por la muerte de su hermano Tomábasela el buen Cid, ese buen Cid castellano, sobre un cerrojo de hierro y una ballesta de palo y con unos evangelios y un crucifijo en la mano Carmen Andreu Gisbert - IES Miguel Catalán
  41. 41 CARACTERÍSTICAS ESTRUCTURALES, FORMALES Y TEMÁTICAS Los rasgos formales y estructurales del romance vienen muy condicionados por el secular modo de transmisión oral y por ese origen que lo emparenta con la canción popular y las gestas épicas: Poemas narrativos Narrador •Narrador objetivo e impersonal (omnisciente) •Narrador interpuesto (1º persona) Estructura •Orden cronológico-lineal: presentación, nudo, desenlace. •Comienzos in medias res: nudo-desenlace. •Finales abruptos y suspensos: presentación-nudo. • Estructuras básicas: • Romance-cuento: historia completa. • Romance-escena: episodio particular. • Romance-diálogo: modalidad de discurso dramático. Estilo •Poder expresivo y dramático: concentración, brevedad y sugerencia emocional. Métrica •Serie indefinida de versos octosílabos con rima asonante en los pares. •Son frecuentes las irregularidades métricas. 41 Carmen Andreu Gisbert - IES Miguel Catalán
  42. 42 CARACTERÍSTICAS ESTRUCTURALES, FORMALES Y TEMÁTICAS Los rasgos formales y estructurales del romance vienen muy condicionados por el secular modo de transmisión oral y por ese origen que lo emparenta con la canción popular y las gestas épicas: Gramática de los romances Alternancia de tiempos verbales de presente y pasado. Marcas temporales 42 Uso frecuente del presente histórico. Actualización de la acción mediante el adverbio «ya» Elementos sustantivados Preponderancia de elementos sustantivados sobre los adjetivos. Estilo formulario oral Fórmulas y epítetos épicos Lenguaje arcaizante Llamadas al oyente Diálogos: preguntas y respuestas Carmen Andreu Gisbert - IES Miguel Catalán
  43. 43 CARACTERÍSTICAS ESTRUCTURALES, FORMALES Y TEMÁTICAS Los rasgos formales y estructurales del romance vienen muy condicionados por el secular modo de transmisión oral y por ese origen que lo emparenta con la canción popular y las gestas épicas: Gramática de los romances Abundan las repeticiones, las enumeraciones y las antítesis. Recursos literarios 43 No aparecen símiles ni metáforas complejas. Elementos mágicos y oníricos Esta realidad mágica se transmite por medio de numerosos símbolos: el mar, el huerto, la montaña, los pájaros, los viajes, los números… Ausencia de didactismo Carecen de mensaje moralizante. Ausencia de referencias religiosas. Carmen Andreu Gisbert - IES Miguel Catalán
  44. 44 TEMAS DEL ROMANCERO En cuanto a los temas destaca el fragmentarismo formal y la preferencia por versiones más breves, cortadas repentinamente en un final dramático, que acentúan la impresión de protagonistas abocados a un destino incierto. Temas del Romancero El rey don Rodrigo, Bernardo del Carpio, Fernán González, los infantes de Lara, el Cid… Romances de tema épico castellano 44 Romances fronterizos y moriscos Desarrollan escaramuzas guerreras entre moros y cristianos en las tierras de frontera. Romances de tema épico francés (carolingios) Carlomagno, Roldán, la batalla de Roncesvalles... Temas bíblicos, mitológicos, de historia clásica o inventados. Cantan la caballerosidad y refinamiento de los moros. Romances novelescos y líricos Carmen Andreu Gisbert - IES Miguel Catalán
  45. 45 EL ROMANCERO. TEXTOS Romance de don Rodrigo — ¡Afuera, afuera, Rodrigo, el soberbio castellano! Acordársete debía de aquel buen tiempo pasado que te armaron caballero en el altar de Santiago, cuando el rey fue tu padrino, tú, Rodrigo, el ahijado mi padre te dio las armas, mi madre te dio el caballo, yo te calcé espuela de oro porque fueses más horado; pensando casar contigo, ¡no lo quiso mi pecado!, casástete con Jimena, hija del conde Lozano; con ella hubiste dineros, conmigo hubieras estados; dejaste hija del rey por tomar la de un vasallo. En oír esto Rodrigo volviose mal angustiado: —¡Afuera, afuera, los míos, los de pie y los de a caballo, pues de aquella torre mocha una vira me han tirado!, no traía el asta hierro, el corazón me ha pasado, ¡ya ningún remedio siento, sino vivir más penado! Carmen Andreu Gisbert - IES Miguel Catalán
  46. 46 EL ROMANCERO. TEXTOS Romance de Abenámar —¡Abenámar, Abenámar, moro de la morería, el día que tú naciste grandes señales había! Estaba la mar en calma, la luna estaba crecida, moro que en tal signo nace no debe decir mentira. Allí respondiera el moro, bien oiréis lo que diría: —Yo te la diré, señor, aunque me cueste la vida, porque soy hijo de un moro y una cristiana cautiva; siendo yo niño y muchacho mi madre me lo decía. que mentira no dijese, que era grande villanía: por tanto, pregunta, rey, que la verdad te diría. —Yo te agradezco, Abenámar, aquesa tu cortesía. ¿Qué castillos son aquéllos? ¡Altos son y relucían! —El Alhambra era, señor, y la otra la mezquita, los otros los Alixares, labrados a maravilla. El moro que los labraba cien doblas ganaba al día, y el día que no los labra otras tantas se perdía. El otro es Generalife, huerta que par no tenía; el otro Torres Bermejas, castillo de gran valía. Allí habló el rey don Juan, bien oiréis lo que decía: —Si tú quisieses, Granada, contigo me casaría; daréte en arras y dote a Córdoba y a Sevilla. —Casada soy, rey don Juan, casada soy, que no viuda; el moro que a mí me tiene muy grande bien me quería. Carmen Andreu Gisbert - IES Miguel Catalán
  47. 47 EL ROMANCERO. TEXTOS Romance de Abenámar —¡Abenámar, Abenámar, moro de la morería, el día que tú naciste grandes señales había! Estaba la mar en calma, la luna estaba crecida, moro que en tal signo nace no debe decir mentira. Allí respondiera el moro, bien oiréis lo que diría: —Yo te la diré, señor, aunque me cueste la vida, porque soy hijo de un moro y una cristiana cautiva; siendo yo niño y muchacho mi madre me lo decía Llamadas al oyente Repeticiones Narrador omnisciente Diálogo: preguntas y respuestas Alternancia de verbos en presente y pasado Carmen Andreu Gisbert - IES Miguel Catalán
  48. 48 EL ROMANCERO. TEXTOS Romance de Abenámar que mentira no dijese, que era grande villanía: por tanto, pregunta, rey, que la verdad te diría. —Yo te agradezco, Abenámar, aquesa tu cortesía. ¿Qué castillos son aquéllos? ¡Altos son y relucían! —El Alhambra era, señor, y la otra la mezquita, los otros los Alixares, labrados a maravilla. El moro que los labraba cien doblas ganaba al día, y el día que no los labra otras tantas se perdía. Presente histórico Arcaísmos Carmen Andreu Gisbert - IES Miguel Catalán
  49. 49 EL ROMANCERO. TEXTOS Romance de Abenámar El otro es Generalife, huerta que par no tenía; el otro Torres Bermejas, castillo de gran valía. Allí habló el rey don Juan, bien oiréis lo que decía: —Si tú quisieses, Granada, contigo me casaría; daréte en arras y dote a Córdoba y a Sevilla. —Casada soy, rey don Juan, casada soy, que no viuda; el moro que a mí me tiene muy grande bien me quería. Anáforas El romance pasa del diálogo entre el rey don Juan y Abenámar al diálogo entre el rey y la ciudad, personificada en una mujer Carmen Andreu Gisbert - IES Miguel Catalán
  50. 50 EL ROMANCERO. TEXTOS Romance del enamorado y la Muerte Un sueño soñaba anoche, soñito del alma mía, soñaba con mis amores que en mis brazos los tenía. Vi entrar señora tan blanca muy más que la nieve fría. —¿Por dónde has entrado, amor? ¿Cómo has entrado, mi vida? Las puertas están cerradas, ventanas y celosías. —No soy el amor, amante: la Muerte que Dios te envía. — ¡Ay, Muerte tan rigurosa, déjame vivir un día! — Un día no puede ser, una hora tienes de vida. Muy de prisa se calzaba, más de prisa se vestía; ya se va para la calle, en donde su amor vivía. — Ábreme la puerta, Blanca, ábreme la puerta niña. —¿Cómo te podré yo abrir si la ocasión no es venida? Mi padre no fue al palacio mi madre no está dormida. —Si no me abres esta noche, ya no me abrirás, querida; la Muerte me está buscando, junto a ti, vida sería. — Vete bajo la ventana donde labraba y cosía, te echaré cordón de seda para que subas arriba, y si el cordón no alcanzare mis trenzas añadiría. La fina seda se rompe; la Muerte que allí venía: —Vamos, el enamorado, que la hora ya está cumplida. Carmen Andreu Gisbert - IES Miguel Catalán
  51. 51 EL ROMANCERO. TEXTOS Romance del prisionero Que por mayo era por mayo cuando hace la calor, cuando los trigos encañan y están los campos en flor, cuando canta la calandria y responde el ruiseñor, cuando los enamorados van a servir al amor, sino yo, triste, cuitado, que vivo en esta prisión, que ni sé cuándo es de día ni cuándo las noches son, sino por una avecilla que me cantaba al albor Matómela un ballestero; ¡dele Dios mal galardón! Carmen Andreu Gisbert - IES Miguel Catalán
  52. 52 EL ROMANCERO. TEXTOS Romance del infante Arnaldos Quién hubiera tal ventura sobre las aguas del mar como hubo el infante Arnaldos la mañana de San Juan! ¡Andando a buscar la caza para su falcón cebar, vio venir una galera que a tierra quiere llegar; las velas trae de sedas, la jarcia de oro torzal, áncoras tiene de plata, tablas de fino coral. Marinero que la guía, diciendo viene un cantar, que la mar ponía en calma los vientos hace amainar; los peces que andan al hondo, arriba los hace andar; las aves que van volando, al mástil vienen posar. Allí habló el infante Arnaldos, bien oiréis lo que dirá: — Por tu vida, el marinero, dígasme ora ese cantar. Respondióle el marinero, tal respuesta le fue a dar: — Yo no digo mi canción sino a quien conmigo va Carmen Andreu Gisbert - IES Miguel Catalán
  53. 53 LA LÍRICA CULTA: LA POESÍA CORTESANA Carmen Andreu Gisbert - IES Miguel Catalán
  54. 54 LA POESÍA CORTESANA En el siglo XII surge en Provenza un tipo de poesía que tendrá gran influencia en toda Europa. Los creadores de la poesía cortesana son los trovadores y su tema fundamental es el amor. La poesía cortesana es una poesía de ocasión, vacía de sentimientos, en que lo que importa no son las verdaderas emociones del poeta, sino su capacidad para expresarlas con sutileza. Carmen Andreu Gisbert - IES Miguel Catalán
  55. 55 LA POESÍA CORTESANA Esta poesía influirá en la lírica gallega de los siglos XIII y XIV, y muy en especial en la poesía catalana medieval. Su importancia será también grande en la poesía italiana de autores como Petrarca, cuya lírica tendrá asimismo gran influencia en la poesía europea de la Edad Media y dará lugar a toda una corriente literaria: el petrarquismo. Carmen Andreu Gisbert - IES Miguel Catalán
  56. 56 LA POESÍA CORTESANA. LOS GÉNEROS Esta clase de poesía no deja de ser un divertimento cortesano, compañero de la música y de las fiestas, un juego de ingenio en el que los poetas ponían a prueba su habilidad, bien glosando motes impuestos, o por medio de preguntas que debían responderse en iguales metros y rimas. Carmen Andreu Gisbert - IES Miguel Catalán
  57. 57 Glosa a su mote «Ni miento ni me arrepiento» de Jorge Manrique Ni miento ni me arrepiento, ni digo ni me desdigo, ni estoy triste ni contento, ni reclamo ni consiento, ni fío ni desconfío; ni bien vivo ni bien muero, ni soy ajeno ni mío, ni me venzo ni porfío, ni espero ni desespero. Jorge Manrique Carmen Andreu Gisbert - IES Miguel Catalán
  58. 58 LA POESÍA CORTESANA. LOS GÉNEROS En el segundo tercio del siglo XV hubo un reajuste de géneros en la poesía amorosa castellana: Canción Desapareció la «cantiga de amor» y se extendió la canción, breve poema destinado al canto que, por su brevedad, es adecuado a la expresión condensada, la antítesis y el equívoco. Decir lírico En las décadas centrales del siglo apareció el decir lírico, reservado para la lectura o la recitación. El decir consta de un número indeterminado de estrofas, y de una a otra varían las rimas, pero no el esquema al que obedecen. Es una composición más extensa que la canción, posee carácter ligeramente narrativo y no se presta a tantos alardes retóricos. Carmen Andreu Gisbert - IES Miguel Catalán
  59. 59 El amor cortés Carmen Andreu Gisbert - IES Miguel Catalán
  60. 60 EL AMOR CORTÉS La poesía cortesana desarrolla un nuevo concepto del amor: el amor cortés o fins amor. El amor cortés era una nueva forma de expresar los sentimientos amorosos acorde con la mentalidad cortesana y palaciega de la nobleza de la época Carmen Andreu Gisbert - IES Miguel Catalán
  61. 61 EL AMOR CORTÉS Relación feudal: amor/vasallo La novedad de esta poesía es considerar a la mujer como un ser superior a la que el enamorado rinde culto y vasallaje, como si de un señor feudal se tratar. Se trata de la trasposición de las relaciones sociales del feudalismo al ámbito amoroso. El poeta se declara siervo de la amada, a la que llama «mi señor» (midoms, senhor, etc.), y que aparece caracterizada como un cúmulo de perfecciones (belleza, honestidad…) Carmen Andreu Gisbert - IES Miguel Catalán
  62. 62 EL AMOR CORTÉS Amor adúltero Para no levantar sospechas del marido (el gelós o celoso), se imponía una rígida discreción (el secretum) y mucho disimulo (el empleo de la senhal) o nombre fingido para dirigirse a la dama, por ejemplo. Se trata necesariamente de un amor adúltero porque solo una mujer casada y noble podía tener la categoría de «señor», al poseer propiedades y vasallos. Carmen Andreu Gisbert - IES Miguel Catalán
  63. 63 EL AMOR CORTÉS La belleza de la dama Su belleza física se describe siguiendo las pautas que marcó Petrarca con el tópico de la descriptio puellae: descripción de la mujer. La dama es caracterizada como una mujer joven y bellísima. Digna de adorar y de admirar. La simple contemplación de la belleza de la dama produce al amor. Carmen Andreu Gisbert - IES Miguel Catalán
  64. 64 EL AMOR CORTÉS La descriptio puellae: la descripción tópica de la dama La mujer es considerada una diosa, un ser digno de adoración. Divinidad Su divinidad está descrita en términos celestiales: se la compara o identifica con estrellas, sol, cielo, etc. A menudo los poetas se refieren a ella como diosa o como santa. Generan una auténtica religión del amor. Esta divinización de la dama provocó muchas críticas en la Iglesia que veían un acto de burla y herejía. Carmen Andreu Gisbert - IES Miguel Catalán
  65. 65 EL AMOR CORTÉS La descriptio puellae: la descripción tópica de la dama Su perfección se muestra aludiendo a elementos naturales: Perfección Elementos naturales rojos para los labios y las mejillas: flores, frutas, piedras preciosas… Elementos naturales blancos para la piel o los dientes: mármol, leche, alabastro, marfil, nieve, perlas, etc. Oro para los cabellos Piedras preciosas (esmeraldas, zafiros, etc.), sol y estrellas para los ojos. Carmen Andreu Gisbert - IES Miguel Catalán
  66. 66 EL AMOR CORTÉS La descriptio puellae: la descripción tópica de la dama La dama suele mostrar frialdad o indiferencia ante la pasión del enamorado. Frialdad Esta frialdad se debe al recato y la castidad En el enamorado la frialdad produce dolor, por ello se le compara con el basilisco, que mataba con la mirada, con la salamandra (que se mantiene fría en medio del fuego), con la nieve, el mármol, etc. El enamorado debía «rendir» a la dama, como si se tratara del asalto a un castillo o a una ciudad, de ahí el vocabulario de la guerra, la caza, etc. Carmen Andreu Gisbert - IES Miguel Catalán
  67. 67 Esta oposición entre la belleza física de la amada que provocaba la pasión del enamorado y su pureza, que la contenía, se reflejaba en esta descripción: Elementos cálidos vinculados con la pasión Labios rojos Mejillas rosas Cabellos de oro Elementos fríos vinculados con la pureza Ojos azules, verdes o grises Piel blanca Dientes blancos Fuego Calor Tormenta Volcán Pasión Hielo Frío Pureza Contención Castidad EL AMOR CORTÉS La descriptio puellae: la descripción tópica de la dama Carmen Andreu Gisbert - IES Miguel Catalán
  68. 68 A toda esta belleza, Dante y Petrarca añaden un componente espiritual y convierten a la mujer en la donna angelicata, mujer ángel, cuyo amor hace brotar en el hombre no los instintos carnales sino el deseo de superarse a sí mismo. EL AMOR CORTÉS La donna angelicata: la mujer-ángel Carmen Andreu Gisbert - IES Miguel Catalán
  69. 69 La amada del amor cortés apenas habla y tampoco hay indicios de lo que piensa. EL AMOR CORTÉS Código de conducta de la dama: la belle dame sans merci Suele mostrar indiferencia e incluso crueldad hacia el enamorado. Muchas veces la indiferencia es obligada por la discreción que le exige el hecho de estar casada. No puede mostrar abiertamente su afecto. Por eso se exige el secretum y el anonimato en las referencias. Se usa también un seudónimo o señal. Carmen Andreu Gisbert - IES Miguel Catalán
  70. 70 En el amor cortés se considera que el enamorado es espiritualmente inferior a la amada. EL AMOR CORTÉS Código de conducta del enamorado Esto significa que debe hacer todo un esfuerzo para «merecer» el amor de su dama. Debe ser fiel, paciente y discreto, demostrar que su amor es verdadero. En este proceso el enamorado «mejora», ya que se considera el amor fuente de todas las virtudes. Mientras persevera en su amor, el enamorado desarrollará paciencia, constancia, decisión, lealtad, educación y valentía. Carmen Andreu Gisbert - IES Miguel Catalán
  71. 71 El amor de la dama debe «ganarse» a través de una serie de pruebas o etapas que permiten obtener el «galardón», con claras connotaciones sexuales: EL AMOR CORTÉS Etapas del amor: peregrinatio amoris DRUDO Se convierten en amantes ENTENDEDOR El enamorado es correspondido PRECADOR El enamorado manifiesta su amor a la dama. FEÑEDOR El enamorado no osa expresar sus sentimientos Carmen Andreu Gisbert - IES Miguel Catalán
  72. 72 En los Cancioneros este concepto del amor se complica con concepciones científicas, filosóficas y sociales propias de la época. EL AMOR CORTÉS Conceptos científicos, filosóficos y sociales del amor cortés El amor como una «enfermedad» El amor se presenta como una grave enfermedad que afectaba tanto a la mente como el cuerpo. Se la denominaba aegritudo amoris o enfermedad del amor. Tenía manifestaciones físicas como la palidez, las ojeras, la pérdida de peso o de vigor físico, etc. Entre las manifestaciones psicológicas estaba la inestabilidad anímica (accesos de alegría y de tristeza), la obsesión, los celos, la locura, etc. Carmen Andreu Gisbert - IES Miguel Catalán
  73. 73 En los Cancioneros este concepto del amor se complica con concepciones científicas, filosóficas y sociales propias de la época. EL AMOR CORTÉS Conceptos científicos, filosóficos y sociales del amor cortés La «fuerza» del amor El amor se considera una fuerza sobrecogedora que crece ante el rechazo o las dificultades. En este sentido, se considera que la fuerza del amor es tan grande que es imposible detenerlo o evitarlo. Carmen Andreu Gisbert - IES Miguel Catalán
  74. 74 En los Cancioneros este concepto del amor se complica con concepciones científicas, filosóficas y sociales propias de la época. EL AMOR CORTÉS Conceptos científicos, filosóficos y sociales del amor cortés El sufrimiento por amor Se acepta como natural el sufrimiento por amor y hasta se encuentra placer en el sufrimiento. Por ello, aparecen términos como «heridas, llagas, etc.» vinculados con el amor. No obstante, se prefiere vivir la experiencia del amor, aunque produzca sufrimiento, antes de vivir sin amor. Carmen Andreu Gisbert - IES Miguel Catalán
  75. 75 En los Cancioneros este concepto del amor se complica con concepciones científicas, filosóficas y sociales propias de la época. EL AMOR CORTÉS Conceptos científicos, filosóficos y sociales del amor cortés El amor como sometimiento La equiparación con la sociedad feudal hace que uno de los enamorados (la dama) se considere superior al otro (el enamorado). Por ello se utiliza palabras como «servir, servicio, servidor, etc.», o términos relacionados con la falta de libertad «cárcel, cautivo, prisión, prisionero, etc.» Carmen Andreu Gisbert - IES Miguel Catalán
  76. 76 En los Cancioneros este concepto del amor se complica con concepciones científicas, filosóficas y sociales propias de la época. EL AMOR CORTÉS Conceptos científicos, filosóficos y sociales del amor cortés El amor como conquista La dama se presenta como una fortaleza, una ciudad o una ciudadela que el amante debe conquistar. Es frecuente el vocabulario de la guerra: «heridas, asalto, conquista, armas, rendir, rendición, etc.» Carmen Andreu Gisbert - IES Miguel Catalán
  77. 77 En los Cancioneros este concepto del amor se complica con concepciones científicas, filosóficas y sociales propias de la época. EL AMOR CORTÉS Conceptos científicos, filosóficos y sociales del amor cortés El amor como caza La «caza de amor» es también una metáfora frecuente al hablar del amor. El enamorado es el cazador que «caza» a la dama, que se convierte en la pieza que el enamorado cobra: una garza, una gacela, un venado, etc. Muchas veces se habla de la caza de cetrería (por medio de aves rapaces): el enamorado es entonces el halcón o el águila y la dama es la paloma o la garza. Carmen Andreu Gisbert - IES Miguel Catalán
  78. 78 En los Cancioneros este concepto del amor se complica con concepciones científicas, filosóficas y sociales propias de la época. EL AMOR CORTÉS Conceptos científicos, filosóficos y sociales del amor cortés El erotismo en el Cancionero En muchos casos se percibe una corriente de erotismo que puede llegar a ser obsceno. Normalmente, se suele aludir al sexo con eufemismos elegantes: «servir, servicio, morir, muerte, paraíso, vencer, dolor, etc.» adquieren un doble sentido sexual. Destaca especialmente la palabra «galardón» considerada como el premio sexual que obtiene el enamorado si persevera en su amor. Carmen Andreu Gisbert - IES Miguel Catalán
  79. 79 Los cancioneros castellanos y aragoneses del siglo XV Carmen Andreu Gisbert - IES Miguel Catalán
  80. 80 Son colecciones de poesía cortesana, compilados bajo la protección de nobles o reyes, que corresponden a los nuevos gustos y costumbres cortesanos. LOS CANCIONEROS Cancioneros Por esta razón a la lírica culta castellana del siglo XV se le llama poesía cancioneril. Función social de los Cancioneros Los cancioneros cumplen una clara función social. El noble ya no es solo guerrero y político, sino también cortesano, mecenas y cultivador él mismo, en muchos casos, del arte poético. Manuscritos lujosos Los cancioneros proliferan durante la segunda mitad del siglo XV y los diversos tipos de manuscritos, algunos de ellos muy lujosos, indican las diferentes capas sociales a las que van dirigidos: reyes, nobles, lectores burgueses… Carmen Andreu Gisbert - IES Miguel Catalán
  81. 81 LOS CANCIONEROS Cancioneros más importantes Los cancioneros más importantes son el Cancionero de Baena, el Cancionero de Estúñiga, el Cancionero de Herberay des Essart y el Cancionero de Palacio. Todos ellos son manuscritos. El primer Cancionero impreso fue el Cancionero general, preparado por Hernando del Castillo con materiales de fines del siglo XV. Cancionero de Baena Carmen Andreu Gisbert - IES Miguel Catalán
  82. 82 TEMAS DEL CANCIONERO Los temas del cancionero son muy diversos, aunque predomina la temática amorosa, dentro de los conceptos habituales del amor cortés. No se trata de la poetización de un amor idealizado o literario, sino que, tras la artificiosidad de la poesía, se esconden conceptos que rebosan erotismo y pasión sexual. De hecho, junto a la fina poesía cortesana, coexiste otro corpus que celebra sin ambages la alegre unión sexual. Cancionero de Estúñiga Temas Carmen Andreu Gisbert - IES Miguel Catalán
  83. 83 ESTILO DEL CANCIONERO Destaca la artificiosidad y la complicación. Son textos llenos de ambigüedad, sutileza, ingenio. Cancionero de Herberay des Essart Estilo El vocabulario que se utiliza es muy selecto. Entre las figuras literarias favoritas se encuentran la paradoja y los conceptos alambicados. Métrica compleja y muy particular. Carmen Andreu Gisbert - IES Miguel Catalán
  84. 84 POETAS DEL CANCIONERO Ven, muerte, tan escondida que no te sienta conmigo, porque el gozo de contigo no me torne a dar la vida. Ven como rayo que hiere, que hasta que ha herido no se siente su ruido, por mejor herir do quiere. Así sea tu venida: si no desde aquí me obligo que el gozo que habré contigo me dará de nuevo vida. (Cancionero General) Comendador Escrivá Carmen Andreu Gisbert - IES Miguel Catalán
  85. 85 POETAS DEL CANCIONERO Para jamás olvidaros ni ansias a mí olvidarme; para yo desesperarme y vos nunca apiadaros, ¡ay, qué mal hice en miraros! No pueden mis ojos veros sin que me causen sospiros mi forçado requeriros, mi nunca poder venceros: para siempre conquistaros y vos siempre desdeñarme, para yo desesperarme y vos nunca apiadaros ¡ay, qué mal hice en miraros! (Cancionero General) Fray Íñigo de Mendoza Carmen Andreu Gisbert - IES Miguel Catalán
  86. 86 Los poetas de la primera mitad del siglo XV Carmen Andreu Gisbert - IES Miguel Catalán
  87. 87 POETAS DE LA PRIMERA MITAD DEL SIGLO XV Los poetas más importantes de la primera mitad del siglo XV, Juan de Mena y el Marqués de Santillana, se dejaron deslumbrar por la revolución cultural que el humanismo que se había producido en Italia. Carmen Andreu Gisbert - IES Miguel Catalán
  88. 88 POETAS DE LA PRIMERA MITAD DEL SIGLO XV Características más importantes de su poesía Palabras y construcciones latinas. Referencias mitológicas. Compleja erudición Lengua poética muy alejada de la coloquial. Accesible solo a unos pocos. Íñigo López de Mendoza y Juan de Mena Carmen Andreu Gisbert - IES Miguel Catalán
  89. 89 Íñigo López de Mendoza, marqués de Santillana Carmen Andreu Gisbert - IES Miguel Catalán
  90. 90 POETAS DE LA PRIMERA MITAD DEL SIGLO XV Fue uno de los aristócratas más poderosos de su tiempo. Es un representante típico de la nobleza influida por el humanismo prerrenacentista. Reunió una rica biblioteca, supo rodearse de sabios y compuso una abundante obra literaria. No se puede deslindar su actividad política de su dedicación literaria, ya que, como noble, utiliza la palabra para conseguir mayor influencia social y política. Esto explica el uso del castellano en un momento de consolidación nacionalista. Carmen Andreu Gisbert - IES Miguel Catalán
  91. 91 POETAS DE LA PRIMERA MITAD DEL SIGLO XV PRINCIPALES OBRAS DEL MARQUÉS DE SANTILLANA POESÍA ALEGÓRICO- DANTESCA Fascinado por la Divina comedia de Dante, escribió Infierno de los enamorados, la Comedieta de Ponza. La obra de Petrarca le inspiró los Sonetos fechos al itálico modo, en los que intentó aclimatar el soneto italiano al castellano, sin lograrlo. POESÍA AMOROSA Las Serranillas son lo más interesante de su producción. Son poemas que narran el encuentro de un caballero y una pastora POESÍA MORAL Dentro de este género destacan los Proverbios y el Diálogo de Bías contra Fortuna, donde desarrolla el tema de la Fortuna, típico de esta época. POESÍA POLÍTICA Como buen noble, interesado en la política, escribió Doctrinal de Privados, severo juicio contra Álvaro de Luna, valido de Juan II y Coplas. Carmen Andreu Gisbert - IES Miguel Catalán
  92. 92 POETAS DE LA PRIMERA MITAD DEL SIGLO XV LAS SERRANILLAS Tienen su origen en la lírica popular española. Eran unos cantares muy breves, puestos en boca de un caminante que esperaba que, al atravesar una montaña, encontraría a una bella muchacha —la serrana o serranilla— que le ayudaría a pasar la sierra y, además, le otorgaría otros favores. En las serranillas de Santillana el narrador es un caballero que cuenta que, en el camino de la sierra, encontró a una muchacha a la que requirió de amores y unas veces lo consiguió y otras no. En Santillana, los ritmos y situaciones de la lírica popular, se alían con la pastourelle provenzal y la pastorella italiana. Carmen Andreu Gisbert - IES Miguel Catalán
  93. 93 POETAS DE LA PRIMERA MITAD DEL SIGLO XV LAS SERRANILLAS DEL MARQUÉS DE SANTILLANA Se caracterizan por: Importancia del diálogo Exquisitas e irónicas actitudes de cortesía Refinados matices eróticos. Idealización bucólica del paisaje: locus amoenus. Ritmo ágil y frescura de los versos. Carmen Andreu Gisbert - IES Miguel Catalán
  94. 94 Moza tan fermosa no vi en la frontera, como una vaquera de la Finojosa. Haciendo la vía del Calatraveño a Santa María, vencido del sueño, por tierra fragosa perdí la carrera do vi la vaquera de la Finojosa. En un verde prado de rosas y flores, guardando ganado con otros pastores, la vi tan graciosa que apenas creyera que fuese vaquera de la Finojosa. Non creo las rosas de la primavera sean tan hermosas ni de tal manera. Hablando sin glosa, si antes supiera de aquella vaquera de la Finojosa, non tanto mirara su mucha beldad porque me dejara en mi libertad. Mas dije: «Donosa (por saber quién era), ¿dónde es la vaquera de la Finojosa? Bien como riendo, dijo: «Bien vengades, que ya bien entiendo lo que demandades: non es deseosa de amar, ni lo espera aquessa vaquera de la Finojosa. Carmen Andreu Gisbert - IES Miguel Catalán
  95. 95 Moza tan fermosa. no vi en la frontera, como una vaquera. de la Finojosa. Haciendo la vía del Calatraveño a Santa María, vencido del sueño, por tierra fragosa perdí la carrera do vi la vaquera de la Finojosa. En un verde prado de rosas y flores, guardando ganado con otros pastores, la vi tan graciosa que apenas creyera que fuese vaquera de la Finojosa. 6 a 6 b 6 b 6 a 6 c 6 d 6 c 6 d 6 a 6 b 6 b 6 a 6 a 6 b 6 b 6 a 6 c 6 d 6 c 6 d Redondillas Cuartetas Redondillas Cuartetas Redondillas Métrica de la serranilla Carmen Andreu Gisbert - IES Miguel Catalán
  96. 96 Moza tan fermosa no vi en la frontera, como una vaquera de la Finojosa. Haciendo la vía del Calatraveño a Santa María, vencido del sueño, por tierra fragosa perdí la carrera do vi la vaquera de la Finojosa. En un verde prado de rosas y flores, guardando ganado con otros pastores, la vi tan graciosa que apenas creyera que fuese vaquera de la Finojosa. Hipérbole para exaltar la belleza de la serrana. El poeta nos sitúa espacialmente la historia: va cruzando la sierra («tierra fragosa», es decir, montañosa) y está perdido y cansado («vencido del sueño») Recreación bucólica del paisaje: locus amoenus. Hipérbole para exaltar la belleza de la serrana. Carmen Andreu Gisbert - IES Miguel Catalán
  97. 97 Comparación: mujer- rosa- primavera muy utilizado para exaltar la belleza de la mujer. Es decir, habla de la belleza de la vaquera sin circunloquios o exageraciones. La contemplación de su inesperada belleza le hace sentirse «prisionero». Inicia el diálogo con una pregunta desviada, como si se refiriera a otra moza y que realiza «por saber quién era», es decir, de qué condición. Non creo las rosas de la primavera sean tan hermosas ni de tal manera. Hablando sin glosa, si antes supiera de aquella vaquera de la Finojosa, non tanto mirara su mucha beldad porque me dejara en mi libertad. Mas dije: «Donosa (por saber quién era), ¿dónde es la vaquera de la Finojosa? Carmen Andreu Gisbert - IES Miguel Catalán
  98. 98 La vaquera entiende perfectamente las intenciones del caminante y le responde con firmeza e ironía que «esa vaquera» no desea amar ni espera hacerlo. Bien como riendo, dijo: «Bien vengades, que ya bien entiendo lo que demandades: non es deseosa de amar, ni lo espera aquessa vaquera de la Finojosa. Carmen Andreu Gisbert - IES Miguel Catalán
  99. 99 UN SONETO DEL MARQUÉS DE SANTILLANA Lejos de vos y cerca de cuidado 1, pobre de gozo y rico de tristeza, fallido2 de reposo y abastado de mortal pena, congoja y braveza; desnudo de esperanza y abrigado de inmensa cuita4 y visto5 de aspereza, la mi vida me huye, mal mi grado6 la muerte me persigue sin pereza. No son bastantes a satisfacer la sed ardiente de mi gran deseo Tajo al presente, ni me socorrer. La enferma Guadiana, no lo creo: solo Guadalquivir tiene poder de me guarir7 y solo aquel deseo. 1. Cuidado: preocupación, temor. 2. Fallido: falto. 3. Abastado: abastecido, lleno 4. Cuita: desventura. 5. Visto: vestido. 6. Mal mi grado: a mi pesar. 7. Guarir: curar. Carmen Andreu Gisbert - IES Miguel Catalán
  100. 10 0 Juan de Mena Carmen Andreu Gisbert - IES Miguel Catalán
  101. 10 1 POETAS DE LA PRIMERA MITAD DEL SIGLO XV Fue secretario del rey Juan II y es un buen ejemplo de humanista puro, dedicado en exclusiva al cultivo de las letras. De orígenes no nobles, llegó a viajar a Roma, donde estuvo en contacto con el humanismo. La complicación, la oscuridad, el artificio, el lenguaje latinizante y la abundante erudición son las características más sobresalientes de sus obras. Destaca el Laberinto de Fortuna o Las trescientas, extenso poema alegórico compuesto en estrofas de arte mayor. Carmen Andreu Gisbert - IES Miguel Catalán
  102. 10 2 Laberinto de Fortuna o Las Trescientas Se trata de un poema alegórico al estilo de Dante en el que el poeta nos narra la visita que hizo a ala casa de la diosa Fortuna, guiado por la Providencia, gobernadora del mundo: DE LAS TRES RUEDAS QUE VIO EN LA CASA DE LA FORTUNA Volviendo los ojos a do me mandaba, vi más adentro muy grandes tres ruedas: las dos eran firmes, inmotas y quedas mas la de en medio voltar no cesaba; y vi que debajo de todas estaba caída por tierra gente infinita, que en la frente cada cual escrita el nombre y la suerte por la que pasaba, Carmen Andreu Gisbert - IES Miguel Catalán
  103. 10 3 Laberinto de Fortuna o Las Trescientas aunque la una que no se movía, la gente que en ella había de ser y la que debajo esperaba caer, con túrbido velo su mote cubría. Yo, que de aquesto muy poco sentía, hice de mi duda cumplida palabra a mi guiadora, rogando que abra esta figura que non entendía. La cual me repuso: «Saber te conviene que de tres edades, te quiero decir, pasadas, presentes y de porvenir, ocupa su rueda cada cual y tiene; las dos que son quedas, la una contiene la gente pasada, y la otra futura; la que se vuelve en el medio procura la que en el siglo presente detiene. Carmen Andreu Gisbert - IES Miguel Catalán
  104. 10 4 Laberinto de Fortuna o Las Trescientas Así que conoce tú que la tercera contiene las formas y las simulacras de muchas personas profanas y sacras de gente que al mundo será venidera; por ende cubierta de tal velo era su faz, aunque formas tú vieses de hombres, porque sus vidas aún ni sus nombres saberse por seso mortal no pudiera. Carmen Andreu Gisbert - IES Miguel Catalán
  105. 105 Otros poetas de la primera mitad del siglo XV Carmen Andreu Gisbert - IES Miguel Catalán
  106. 106 POETAS DE LA PRIMERA MITAD DEL SIGLO XV Otros poetas de una generación intermedia, nacidos alrededor de 1410, como Gómez Manrique, el tío de Jorge Manrique, o Pero Guillén de Segovia, iniciaron una tímida renovación poética, liberando de latinismos el estilo de sus predecesores literarios, si bien siguieron revistiendo sus versos de un farragoso ropaje erudito. Pero también sintieron interés y admiración por la poesía popular y tradicional, que sus antecesores habían desdeñado por inculta. Carmen Andreu Gisbert - IES Miguel Catalán
  107. 107 Los poetas de la segunda mitad del siglo XV Carmen Andreu Gisbert - IES Miguel Catalán
  108. 108 POETAS DE LA SEGUNDA MITAD DEL SIGLO XV Jorge Manrique formaba parte de un grupo de poetas que se congregaron en Toledo en torno a la figura de su arzobispo, don Alonso Carrillo de Acuña. De entre todos ellos parece que tuvo una amistad más estrecha con Guevara y Juan Álvarez Gato, con quienes llegó a intercambiar poemas, en forma de preguntas y respuestas Estos autores impulsaron una importante renovación de la poesía castellana. Carmen Andreu Gisbert - IES Miguel Catalán
  109. 109 POETAS DE LA SEGUNDA MITAD DEL SIGLO XV Contaron con la influencia de otros poetas, como López de Estúñiga, que había formado parte de la corte literaria de Alfonso V el Magnánimo, en Nápoles y que introdujeron en la península ibérica la lírica de Petrarca. Carmen Andreu Gisbert - IES Miguel Catalán
  110. 110 POETAS DE LA SEGUNDA MITAD DEL SIGLO XV Utilizan una lengua más coloquial. Poetas de la generación de Jorge Manrique Abandonan el verso de arte mayor y cultivan exclusivamente el octosílabo, con o sin pie quebrado. Intercalan en sus versos refranes y frases hechas para dar a sus poemas mayor naturalidad. Adornan su poesía con figuras retóricas, sobre todo de repetición (paronomasia, derivación), así como juegos de palabras, dobles sentidos, paradojas, antítesis, etc. Sus versos se vuelven complejos, difíciles de entender; así expresan la lucha interior del alma y la irracionalidad de la pasión amorosa. Carmen Andreu Gisbert - IES Miguel Catalán
  111. 111 Jorge Manrique Carmen Andreu Gisbert - IES Miguel Catalán
  112. 112 JORGE MANRIQUE (h. 1440-1479) Nació hacia 1440 en Paredes de Nava (Palencia). Tanto su vida como su obra están profundamente marcadas por su pertenencia al clan, en el que destacan las figuras de su padre, Rodrigo Manrique, maestre de la orden de Santiago, y de su tío paterno, el famoso poeta Gómez Manrique Era miembro de una de las familias más poderosas de la sociedad castellana, entroncada con el antiguo linaje de los Lara. Murió en 1479, en Santa María del Campo, a causa de una herida recibida en un enfrentamiento menor. Carmen Andreu Gisbert - IES Miguel Catalán
  113. 113 JORGE MANRIQUE (h. 1440-1479) En su formación literaria son importantes las relaciones con su tío Gómez Manrique, así como sus vivencias en los ambientes cortesanos, principalmente el de Toledo. En estos círculos cortesanos se escribe sobre todo poesía amorosa dentro de los cauces de la escuela galaico-portuguesa, todavía inspirada en el amor cortés. Conservamos una cincuentena de poemas suyos, de tema amoroso, que se ajustan a las normas de la poesía cancioneril, aunque Manrique rechazó el exceso de referencias cultas y se inclinó por la naturalidad y los juegos de ingenio. Además conservamos tres poemas burlescos y de carácter moral, las Coplas a la muerte de su padre y dos estrofas de un poema inacabado. Carmen Andreu Gisbert - IES Miguel Catalán
  114. 114 La poesía amorosa de Jorge Manrique Carmen Andreu Gisbert - IES Miguel Catalán
  115. 115 JORGE MANRIQUE (h. 1440-1479) La poesía amorosa de Jorge Manrique es todavía continuadora de temas e ideas característicos de una lírica cortesana que repite moldes anteriores. No obstante, su poesía amorosa es menos rebuscada. Carmen Andreu Gisbert - IES Miguel Catalán
  116. 116 JORGE MANRIQUE (h. 1440-1479) Innovaciones en la poesía de Jorge Manrique El mundo jurídico medieval y la vida de la milicia ofrecen modelos para la construcción alegórica y la expresión metafórica. Recurre a sus experiencias personales como fuente para sus materiales poéticos. Innovaciones petrarquistas, como el uso de antítesis y paradojas para describir el amor. Abandono de la poesía cultista, erudita y recargada. Tendencia a una mayor concisión, con el uso de figuras de dicción —sobre todo de repetición— y el conceptismo como recurso. Carmen Andreu Gisbert - IES Miguel Catalán
  117. 117 Con dolorido cuidado, desgrado, pena y dolor, parto yo, triste amador, de amores desamparado, de amores, que no de amor. Y el corazón, enemigo de lo que mi vida quiere, ni halla vida ni muere ni queda ni va conmigo; sin ventura, desdichado, sin consuelo, sin favor, parto yo, triste amador, de amores desamparado, de amores, que no de amor. Carmen Andreu Gisbert - IES Miguel Catalán
  118. 118 Coplas a la muerte de su padre Carmen Andreu Gisbert - IES Miguel Catalán
  119. 119 COPLAS A LA MUERTE DE SU PADRE Corriente literaria sobre la muerte Las Coplas a la muerte de su padre son una elegía en la que la experiencia dolorosa de la muerte de Rodrigo Manrique conduce al poeta a una meditación en torno a la vida y la muerte, tras la que propone a su padre como modelo de caballero cristiano. Elegía Se sitúan dentro de una extensa corriente literaria que se ocupa del tema de la muerte, pero alejándose de la frialdad cultista y cargada de erudición que pesaba sobre este tipo de poemas. Esta literatura reflejaba la permanente preocupación por la muerte que se sentía en el convulso periodo de la Baja Edad Media (guerras, hambrunas, epidemias, revueltas…) Se extiende una visión macabra y truculenta de la muerte, que provoca pavor, corrompe lo que había sido bello y destruye las glorias que se levantaron en vida. Un ejemplo son las Danzas de la muerte. Carmen Andreu Gisbert - IES Miguel Catalán
  120. 120 COPLAS A LA MUERTE DE SU PADRE: EL SENTIDO DE LA MUERTE Las Coplas no se pueden entender si no se entiende el momento histórico en que nacen, tanto en la perspectiva social como en la individual del autor. Quiebra de la sociedad feudal Provoca una fuerte crisis espiritual y de valores. Dicha crisis conlleva una pérdida del sentido tradicional cristiano de la muerte que pasa a ser concebida como una fuerza siniestra que arrebata y aniquila al hombre aterrado. Visión aristocrática de Jorge Manrique Jorge Manrique intenta volver a integrar el hecho de la muerte en la visión aristocrática del mundo y para ello ofrece a través de su padre un ejemplo de perfecto caballero cristiano, sereno y conforme con su muerte. Idealiza a su padre que, de noble intrigante, pasa a ser un modelo de caballero cristiano en su vida y en su muerte, para enaltecer al individuo y a la propia casta. Carmen Andreu Gisbert - IES Miguel Catalán
  121. 121 Tópicos en las Coplas Carmen Andreu Gisbert - IES Miguel Catalán
  122. 122 COPLAS A LA MUERTE DE SU PADRE: TÓPICOS Jorge Manrique sintetiza el pensamiento que sobre este tema se aprecia tanto en la literatura como en las predicaciones. Si bien desecha la visión siniestra de las Danzas de la muerte, va a recoger una serie de lugares comunes: La idea de la muerte Se presenta como una realidad incuestionable, de la que el hombre tiene certeza absoluta. Destaca su poder igualitario: la vida impone diferencias, pero la muerte iguala a todos los seres humanos. La llegada de la muerte es imprevisible e ineludible. En consonancia con el tópico de la consolación, Manrique la muere aparece como una intermediaria del más allá, mensajera de una vida mejor, que se dirige cortésmente a don Rodrigo, animándolo a que acepte su destino con felicidad y entereza, pues está a punto de abandonar los engaños del mundo. Carmen Andreu Gisbert - IES Miguel Catalán
  123. 123 COPLAS A LA MUERTE DE SU PADRE: TÓPICOS El mundo como vanidad de vanidades Este tópico arranca del Eclesiastés. La vida terrena se considera vana, inútil y solo tiene valor si sirve para lograr la vida eterna en el cielo. Interrogación retórica en la que se pregunta dónde han ido a parar los personajes famosos por sus glorias y se pregunta también por el paradero de las cosas pasajeras: belleza, riqueza, juventud, poder, etc. Se trata de un tópico de origen bíblico. El tiempo transcurre inexorablemente y nos conduce a la muerte. Es inaprensible e irreversible: se nos escapa de las manos. Se relaciona con la idea de que el tiempo pasado fue mejor que el presente y que el futuro hay que darlo por perdido. Tópico del Ubi sunt? Tópico del Tempus fugit Carmen Andreu Gisbert - IES Miguel Catalán
  124. 124 COPLAS A LA MUERTE DE SU PADRE: TÓPICOS Tópico de la Vita flumen Es la conocidísima imagen del poema que equipara la vida humana con un río (así el curso del río sería la vida y su desembocadura en el mar, la muerte) y la identificación del caudal del río (grande, mediano y chico) con la riqueza de los seres humanos. Tópico de Homo viator Se traduce como «El hombre caminante» o «El hombre viajero». Según este tópico, la vida es un viaje que nos va cambiando y purificando, transformándonos en personas más sabias y maduras, conforme atravesamos por distintas experiencias. Jorge Manrique plantea este tópico por medio de una alegoría: la vida es el camino o el viaje, caminar es vivir, errar o equivocarse de camino es pecar, llegar al destino es morir, la posada donde descansar del viaje es el cielo. Carmen Andreu Gisbert - IES Miguel Catalán
  125. 125 COPLAS A LA MUERTE DE SU PADRE: TÓPICOS La inestabilidad de la Fortuna La Fortuna, representada por una mujer que hace girar su rueda determinando el destino de los hombres. Adquiere una enorme difusión por las convulsiones sociales y políticas de los siglos XIV y XV. Con esta preocupación enlazaba la literatura de caídas (casos) de hombres poderosos y excelsos. La realidad misma proporcionó un ejemplo que se convirtió en emblemático: la caída del privado del rey Juan II, Álvaro de Luna. Jorge Manrique considera que existen tres vidas: Las tres vidas La vida eterna o verdadera Es la que espera a todo buen cristiano en el cielo si ha cumplido con su obligación en la tierra. La vida de la fama Se perdura a través del recuerdo y la memoria que se deja en las gentes. Es un rasgo prerrenacentista, al igual que la Fortuna La vida terrenal Es solo un tránsito a la vida verdadera, la eterna. Carmen Andreu Gisbert - IES Miguel Catalán
  126. 126 La estructura de las Coplas Carmen Andreu Gisbert - IES Miguel Catalán
  127. 127 COPLAS A LA MUERTE DE SU PADRE: EL SERMÓN MEDIEVAL Son múltiples los conceptos y valores antiguos integrados en la ideología caballeresca y cristiana dominante en la Edad Media que son formuladas por Jorge Manrique. Y en este sentido, las Coplas han de ponerse en relación con el sermón: Recursos estilísticos Formas exhortativas, estilo expositivo, sentenciosidad… Composición Explicación mediante ejemplos, ideas que se despliegan pasando de lo abstracto a lo concreto, división en tres partes de los temas… Didactismo Sentido cristiano de la vida, primacía de lo espiritual eterno sobre lo humano, menosprecio del mundo, consideración de la muerte como un tránsito hacia la vida eterna, etc. Carmen Andreu Gisbert - IES Miguel Catalán
  128. Coplas I-XIII Coplas XIV-XXIV Coplas XXV- XL •Habla de la vida terrenal y de su fugacidad. •Reflexión general sobre la muerte, la fugacidad de la vida y la inestabilidad de la fortuna. • Se recuerda la doctrina del menosprecio del mundo. •Es una reflexión universal, sin particularizar. •Alude a la vida de la fama. •Alude a personajes históricos relacionados con su padre. • Aparece el tópico del UBI SUNT? • Esta parte se integra en la biografía de su padre de la 3º parte. •Introduce la vida eterna, ejemplificada en don Rodrigo Manrique. • Se centra en la muerte de su padre y hace el panegírico del mundo, exaltando sus virtudes y sus hazañas. • Se le compara con los modelos de la Antigüedad y se valora su vida militar. •Diálogo del Maestre y la Muerte: tópico de la consolación De lo general a lo particular 128 COPLAS A LA MUERTE DE SU PADRE: LA ESTRUCTURA Carmen Andreu Gisbert - IES Miguel Catalán
  129. 129 La métrica de las Coplas Carmen Andreu Gisbert - IES Miguel Catalán
  130. 130 COPLAS A LA MUERTE DE SU PADRE: LA MÉTRICA Manrique opta por el octosílabo, el verso por excelencia de la lírica y el más cercano al estilo coloquial. Octosílabos La obra está compuesta por 40 coplas formadas por dos sextillas unidas con rima consonante y esta estructura: 8a , 8b, 4c, 8a, 8 b, 4c, 8d, 8e, 4f, 8d, 8e, 4f. Copla de pie quebrado o manriqueña Es-te-mun-does-el-ca-mi-no 8 a pa-rael-o-tro-quees-mo-ra-da 8 b sin-pe-sar 3+1 4 c mas-cum-ple-te-ner-buen-ti-no 8 a pa-raan-dar-es-ta-jor-na-da 8 b sin-e-rrar 3+1 4 c par-ti-mos-cuan-do-na-ce-mos 8 d an-da-mos-cuan-do-vi-vi-mos 8 e ya-lle-ga-mos 4 f al- tiem-po-que-fe-ne-ce-mos 8 d así-que-cuan-do-mo-ri-mos 8 e des-can-sa-mos 4 f Carmen Andreu Gisbert - IES Miguel Catalán
  131. 131 El estilo de las Coplas Carmen Andreu Gisbert - IES Miguel Catalán
  132. 132 COPLAS A LA MUERTE DE SU PADRE: EL ESTILO Es un estilo sencillo, lejos de la grandilocuencia y la afectación de la poesía del momento, las Coplas destacan por su naturalidad estilística y el lenguaje llano. Naturalidad Manrique desecha los cultismos léxicos de los que habían abusado sus antecesores, solo admite los cultismos léxicos que ya habían arraigado en la lengua castellana o que acaban asimilándose: presente, ficciones, senectud, juventud. Renuncia a los cultismos léxicos Utiliza palabras incorporadas al léxico del castellano, pero con su sentido latino. Por ejemplo, «contemplar» con el sentido de ‘reflexionar, meditar’ o el nombre «graveza» con el sentido de ‘obstáculo, molestia’. Orden natural del idioma Mientras que Mena y Santillana habían intentado imponer al castellano la sintaxis latina, creando un híbrido extraño entre las dos lenguas, Manrique apuesta por el orden natural de nuestro idioma. No fuerza la sintaxis, solo introduce leves hipérbatos por necesidades de la rima. Carmen Andreu Gisbert - IES Miguel Catalán
  133. 133 COPLAS A LA MUERTE DE SU PADRE: EL ESTILO Manrique deja de lado los recursos eruditos y se centra en las metáforas y las imágenes. Metáforas e imágenes Hay una continuidad de imágenes y metáforas: • Vida como río: • Curso del río: la vida • Llegada al mar: la muerte • Caudal del río: riqueza de los vivos. • Vida como camino: • Caminar: vivir • Equivocarse en el camino: pecar • Llegar a la posada: morir, ir al cielo. Aparecen paralelismos y antítesis a través de los cuales se van desenvolviendo el razonamiento: vida/muerte; placer/dolor; presente/pasado ; cielo/suelo ; corporal/angelical ; juventud/senectud; temporal/eternal, etc. Paralelismos y antítesis Carmen Andreu Gisbert - IES Miguel Catalán
  134. 134 COPLAS A LA MUERTE DE SU PADRE: EL ESTILO Expresiones exhortativas Al principio y al final de la obra, como muestras del estilo del sermón medieval. Alternancia de formas verbales 3ª persona para las exhortaciones. 2ª persona para las conclusiones. Tensión entre lo inmutable y lo pasajero El tópico del Ubi sunt? responde a este propósito. Carmen Andreu Gisbert - IES Miguel Catalán
  135. 135 Coplas a la muerte de su padre Carmen Andreu Gisbert - IES Miguel Catalán
  136. 136 1 Recuerde1 el alma dormida avive el seso2 y despierte contemplando cómo se pasa la vida, cómo se viene la muerte tan callando; cuán presto3 se va el placer, cómo después de acordado da dolor, cómo a nuestro parecer cualquiera tiempo pasado fue mejor. 1. Recuerde: despierte 2. Avive el seso: reflexione 3. Presto: rápido. Jorge Manrique inicia el poema con una exhortación al lector, al que anima a que se despierte y reflexione sobre la brevedad de la vida y la llegada de la muerte. Utiliza para ello un paralelismo y una antítesis, que relacionan la vida y la muerte. El poeta indica que el placer pasa muy rápido («presto») y que el recuerdo del placer proporciona dolor. De nuevo aparece una antítesis: placer/dolor. Los dos versos finales son una expresión sentenciosa, típica de la oratoria de los sermones. Carmen Andreu Gisbert - IES Miguel Catalán
  137. 137 2 Y pues vemos lo presente cómo en un punto1 se es ido y acabado, si juzgamos sabiamente daremos lo no venido por pasado. No se engañe nadie, no, pensando que ha de durar lo que espera más que duró lo que vio porque todo ha de pasar por tal manera2 1. En un punto: rápidamente 2. Por tal manera: del mismo modo. Continúa dirigiéndose al lector en 1º persona del plural para invitarle a que reflexione sobre la fugacidad de la vida. Aparece otra antítesis, esta vez entre el presente, el futuro y el pasado. El poeta pasa a la 3º persona con el impersonal «nadie» en insiste en no dejarse engañar creyendo que el futuro («lo que espera») va a durar más que el pasado («lo que vio»). Carmen Andreu Gisbert - IES Miguel Catalán
  138. 138 3 Nuestras vidas son los ríos que van a dar en el mar que es el morir: allí van los señoríos derechos a se acabar y consumir; allí, los ríos caudales, allí, los otros, medianos, y más chicos; allegados, son iguales los que viven por sus manos y los ricos. Comienza la metáfora de la vida como río, que se desarrolla en los tres primeros versos: • La vida es un río • El mar es la muerte. La anáfora del adverbio «allí», que se refiere al mar/muerte, refuerza la idea de que la muerte es el final de todo. La alegoría se mantiene al hacer corresponder el caudal de los ríos con la riqueza de las personas. Los tres versos finales concluyen el tema del poder igualador de la muerte. Carmen Andreu Gisbert - IES Miguel Catalán
  139. 139 4 Dejo las invocaciones de los famosos poetas y oradores; no curo de sus ficciones que traen yerbas secretas sus sabores. A Aquel solo me encomiendo, a Aquel solo invoco yo, de verdad, que en este mundo viviendo el mundo no conoció su deidad. El poeta utiliza por primera vez la 1º persona del singular para indicarnos que no va a comenzar su texto con referencias a las musas o los dioses paganos, como hacen los poetas clásicos griegos y romanos. El contenido de su poema y su mensaje es esencialmente cristiano: por ello Manrique se encomienda a Cristo, a quien alude por medio de una alusión perifrástica: «que en este mundo viviendo/ el mundo no conoció/ su deidad.» Carmen Andreu Gisbert - IES Miguel Catalán
  140. 140 5 Este mundo es el camino para el otro, que es morada sin pesar, mas cumple tener buen tino para andar esta jornada sin errar. Partimos cuando nacemos, andamos cuando vivimos y allegamos al tiempo que fenecemos; así que, cuando morimos, descansamos. Aparece aquí la segunda alegoría o metáfora continuada. La vida terrenal (el mundo) es un camino que conduce al otro (el cielo), identificado como una «morada sin pesar», es decir, un lugar de descanso. La referencia a «andar esta jornada» se interpreta como vivir y «errar» tiene el sentido de pecar. Completa la metáfora indicando que la vida es un viaje: • partir es nacer • andar es vivir • llegar es morir, que equivale a descansar. Las dos ideas de la muerte aparecen tratadas de forma amable: la muerte es «morada sin pesar» y morir es descansar. Carmen Andreu Gisbert - IES Miguel Catalán
  141. 141 7 Si fuese en nuestro poder tornar la cara fermosa corporal como podemos hacer el ánima gloriosa angelical, ¡qué diligencia tan viva tuviéramos a toda hora y tan presta en componer la cautiva, dejándonos la señora descompuesta! En esta estrofa Manrique critica nuestra preocupación por cuidar aspectos poco importantes (la belleza corporal) y descuidar lo espiritual (el ánima gloriosa angelical). Emplea para ello antítesis: corporal/angelical. Señala que si pudiéramos mejorar nuestro aspecto externo lo haríamos rápidamente y dejaríamos de lado nuestra alma. Utiliza otra antítesis: cautiva (refiriéndose al cuerpo o la belleza física) y señora (refiriéndose al alma). Carmen Andreu Gisbert - IES Miguel Catalán
  142. 142 8 Ved de cuán poco valor son las cosas tras que andamos y corremos que, en este mundo traidor, aun primero que muramos las perdemos: de ellas deshace la edad, de ellas, casos desastrados que acontecen, de ellas, por su calidad, en los más altos estados desfallecen. Continúa el desprecio de las cosas terrenales. Manrique señala que valen tan poco que las perdemos incluso antes de morir. Algunas de las cosas terrenales (la fuerza, la belleza, la juventud…) se pierden con la edad. Otras cosas (la juventud, la belleza, la fortuna) por desastres que pueden ocurrir. Algunas de ellas, como la riqueza y el poder, desaparecen «por su calidad», es decir, por su naturaleza terrenal y efímera. Carmen Andreu Gisbert - IES Miguel Catalán
  143. 143 9 Decidme: la hermosura, la gentil frescura y tez de la cara, la color y la blancura, cuando viene la vejez, ¿cuál se para? Las mañas y ligereza y la fuerza corporal de juventud, todo se torna graveza cuando llega el arrabal de senectud. Manrique vuelve otra vez a usar el imperativo, dirigiéndose directamente al lector. Comienza el tópico del Ubi sunt?, que se observa en la pregunta «¿cuál se para», es decir, ¿dónde va a parar?. Aquí se pregunta por el paradero de la belleza, la juventud y la fuerza cuando llega la vejez. Se refiere a la vejez con la metáfora «el arrabal de senectud», es decir, el barrio extramuros de la ciudad. Carmen Andreu Gisbert - IES Miguel Catalán
  144. 144 10 Pues la sangre de los godos, el linaje y la nobleza tan crecida, ¡por cuántas vías y modos se sume1 su gran alteza en esta vida! Unos, por poco valer, ¡por cuán bajos y abatidos que los tienen! otros, que, por no tener, con oficios no debidos, se sostienen. «La sangre de los godos» se consideraba la más limpia y pura, la propia d