Diese Präsentation wurde erfolgreich gemeldet.
Die SlideShare-Präsentation wird heruntergeladen. ×

El porvenir mayo 2015

Anzeige
Anzeige
Anzeige
Anzeige
Anzeige
Anzeige
Anzeige
Anzeige
Anzeige
Anzeige
Anzeige
Anzeige
Nächste SlideShare
El porvenir junio 2015
El porvenir junio 2015
Wird geladen in …3
×

Hier ansehen

1 von 4 Anzeige
Anzeige

Weitere Verwandte Inhalte

Diashows für Sie (20)

Ähnlich wie El porvenir mayo 2015 (20)

Anzeige

Aktuellste (20)

Anzeige

El porvenir mayo 2015

  1. 1. Año 1 N° 3 Ejemplar Gratuito El peligro del autori- tarismo. Editorial 1 Dedicatoria en el Día Internacional de nuestra Madre Tie- rra 2 Sobre la libertad 2 La violencia en nues- tros barrios o la reivindicación del apoyo mutuo 3 La organización co- munal contra la mu- nicipalidad: una al- ternativa contra el poder político 4 Contenido: A n t e s d e q u e fundamentemos la razón del título, es necesario explicar brevemente unos c o n c e p t o s q u e s e rela cio na n co n él: autoridad y poder. El primero se refiere a la idea construida sobre algo o alguien que representa cierto grado de poder, llámese presidente de la república, la constitución política, la policía o un juez. El segundo se refiere a una relación de dominación, donde ese algo o alguien tiene la autoridad de ejercer el control sobre ciertos aspectos de la vida, sea la política, la economía o la sociedad. Como puede notarse, el poder y la a u t o r i d a d e s t á n relacionados. En las prácticas cotidianas en que nos relacionamos, algunas veces nos encontramos con formas de i m p o s i c i ó n a u t o r i t a r i a que afectan nuestros dere- chos. Y Costa Rica se dirige hacia una p o l í t i c a autoritaria y e s t o e s peligroso. Sea q u e l o practiquen los poderes de la república, sea que esto se lleve a cabo a través de la ley o la policía, el autoritarismo destruye lo que damos en llamar democracia y afecta, principalmente, la libertad humana. Desde El Porvenir, estamos en contra de este tipo de prácticas que buscan imponerse sobre la dignidad y la libertad de las personas. Así como hay leyes que se imponen contra nuestra voluntad y nos a f e c t a n d i r e c t a o indirectamente (impuestos, aumentos de tarifas, regulaciones salariales), también personas revestidas de algún grado de autoridad, abusan de esto: por ejemplo policías agrediendo y violentando los derechos, los políticos imponiendo sus intereses por sobre la voluntad popular, juzgados llevando a prisión a personas que luchan por un mejor lugar para vivir. Es importante que usted, querido lector, tome consciencia sobre esto. Esté pendiente de lo que ocurre en su barrio, en su comunidad. Alce la voz cuando deba alzarla. No permita que le violenten sus derechos, tales como manifestarse libremente, tener mejores condiciones de vida o más tiempo para disfrutar con sus amigos y familiares. No permita, tampoco, que se violente el derecho de otros, por- que luego podría ser us- ted. En El Porvenir, estamos con usted. Cuando los nazis vinieron a buscar a los comunistas, guardé silencio, porque yo no era comunista. Cuando encarcelaron a los socialdemócratas, guardé silencio, porque yo no era socialdemócrata. Cuando vinieron a buscar a los sindicalistas, no protesté, porque yo no era sindicalista. Cuando vinieron por los judíos, no pronuncié palabra, porque yo no era judío. Cuando finalmente vinieron a por mí, no había nadie más que pudiera protestar. Martin Niemöller El peligro del autoritarismo Editorial Mayo 2015
  2. 2. Meditando en éste centro penal, donde soy lo que quieran que sea, escribo: ¡Oh, MADRE TIERRA! Tú que eres casa de todos los seres vivos, que bebemos con ansias el agua de tus senos, comemos los alimentos que nos das, respiramos tu aliento de vida y la frescura de tu ser. Tú que eres la morada de mis an- cestros, de mi pueblo y de las futu- ras generaciones. Tú que permi- tiste que los hombres de maíz ger- minaran en tus entrañas y nos procreáramos, para protegerte y cuidarte. Tú MADRE TIERRA, que tienes un corazón ardiente dentro de ti, que nos advierte, nos castiga por desobedientes. Tú que nos recibes en la eternidad, a nuestros cuer- pos cansados y trabajados. Tú que tienes lagos inmensos de vidas infinitas. Tú que nos das la medi- cina para los males que nos aque- jan. ¡Oh MADRE TIERRA! Tú que eres la morada de los espíritus, de mis antepasados y del espíritu divino de nuestro padre Sibö Dios, no permitas que los hombres y mujeres que luchan por tu protec- ción y cuidado sean destruidos; y que tu vida de paz y armonía sea para siempre. Sergio Rojas Ortiz Indígena Bribri de Salitre de Bue- nos Aires de Puntarenas Preso político del Estado de Costa Rica Texto escrito desde la cárcel Pérez Zeledón Dedicatoria en el Día Internacional de nuestra MadreTierra PÁGINA 2 EL PORVENIR AÑO 1 N° 3 "Yo no soy verdaderamente li- bre más que cuando todos los seres humanos que me rodean, hombres y mujeres, son igual- mente libres. La libertad de los demás, lejos de restringir o de negar mi li- bertad, es, por el contrario, su condición necesaria y su confir- mación. Me vuelvo libre, en el verdadero sentido, sólo gracias a la libertad de los demás: cuanto mayor es el número de personas libres que me rodea y más profunda y más grande y extensa su libertad, más pro- funda y mayor se torna la mía. Por el contrario, es la esclavi- tud de los hombres la que esta- blece una barrera para mi li- bertad, su bestialidad implica la negación de mi humanidad porque, lo repito nuevamente, puedo considerarme una perso- na libre sólo cuando mi liber- tad, o sea, mi dignidad y mi derecho humano, cuya esencia es no obedecer a nadie y seguir la guía de mis propias ideas, es reflejada por la conciencia igualmente libre de todos los hombres y vuelve a mí, confir- mada por el asentimiento de todos. Mi libertad personal, así con- firmada por la libertad de to- dos los demás, se extiende al infinito". Bakunin Sobre la libertad
  3. 3. ¿Alguna vez te has preguntado por qué existe tanta violencia en nuestros barrios? ¿O te has puesto a pensar si todos los “barrios” son iguales de insegu- ros? ¿Por qué los y las pobres pelea- mos entre nosotras mismas y mismos? Todo es competencia entre nosotras y nosotros. Algu- noas jóvenes asaltan a otroas para poder tener dinero y com- prar drogas, comida, las tenis de marcas y estar en “onda”. Las mujeres pelean entre ellas por cualquier cosa. La vecina co- menta con la otra sobre que se le metieron a robar en la casa. Fulanito golpeo a menganita. Observamos operativos antidro- gas muy violentos. Las personas salen muy poco de sus casas y lo que se conoce co- mo el tejido social o las relacio- nes sociales, cada día son más fragmentadas. Nadie se conoce realmente. Todoas competimos por consumir más. Tras de eso, hoy en día con los avances de las tecnologías, nos comunica- mos por medio de un aparato electrónico y ya no miramos nuestros rostros, nuestros ojos. El único espacio de encuentro colectivo son las iglesias y las escuelas donde se nos impone nuestro pensar y no todoas sole- mos asistir a estos, pero nos quedamos en nuestras casas mirando la TV que nos impone otra forma de pensar, que es la que los y las poderosas quieren. Desde la TV se nos pone como ejemplo que la for- ma para solucionar nuestros conflictos con los y las otras es por medio de la vio- lencia, los y las ni- ñas ven programas de televisión que están llenos de vio- lencia y eso es lo que aprenden. No sabemos cómo comunicarnos, no sabemos cómo solu- cionar nuestros con- flictos y por eso la calle, la realidad de afuera es violenta. Pero, ¿Qué pasaría si reflexionáramos un poco antes de reaccionar violenta- mente? Pensamos un poquito y respi- ramos y reflexiona- mos por que el otro y la otra hace eso? Antes de juzgarlo, antes de discriminarlo. Porque antes de gritar, decimos mejor lo que sentimos realmente y liberamos nuestras emociones pero de forma respetuosa. Y que pasaría ¿si en lugar de golpearnos nos apoyamos mu- tuamente? No importa que seas de aquella religión o atea, si eres bonita o fea, si eres grande o pequeño, si fuiste o no a la escuela, si no importara tu color de piel, porque sí nos damos cuenta, la única forma para poder salir avante ante esta realidad es por medio del apoyo mutuo, si ya no compi- tiéramos entre nosotras y no- sotros, si ya no nos golpeára- mos, ni nos creyéramos esa historia de que el motor de la evolución es el de la competen- cia y la lucha del más fuerte, y ¿si te dijera que más bien el motor de la evolución es el apo- yo mutuo? ¿Qué pensarías? Hija de la Tierra La violencia en nuestros barrios o la reivindicación del apoyo mutuo PÁGINA 3EL PORVENIRAÑO 1 N° 3
  4. 4. Ayúdenos a distribuir El Porvenir en sus barrios. Comuníquese con nosotroas para brindarle más información de cómo colaborar. Si desea ayudar económicamente con el sostenimiento de este medio, Haga su depósito a la cuenta BCR: #15202001106774292 con la razón: donación El Porvenir. Correo electrónico: elporvenircr@gmail.com tervenciones políticas partida- rias ni de gobierno. Ejemplos de esta autogestión consisten en arreglar la calle o generar programas de reciclaje. Mu- chas comunidades prefieren la organización horizontal, donde las decisiones son tomadas por ellos mismos porque conocen sus problemas reales. Sin em- bargo, esto no quiere decir que la municipalidad se libra de sus responsabilidades. Los barrios organizados apren- den además, que es necesaria la presión política para que las municipalidades hagan uso de los recursos con el fin de llevar a cabo obras fundamentales. Al fin y al cabo, en los recibos mensuales se cobran impuestos específicos que van directo a la municipalidad. Eso sí, lo im- portante es que la gente perci- be como única solución a la inoperancia del gobierno local, que la organización es la llave para alcanzar los objetivos. Estos objetivos se logran por dos vías según se vio: una, re- unirse a discutir los problemas y buscarles solución de manera conjunta. Todos aportando ideas, debatiendo las mejores opciones y consensuando alter- nativas viables. La otra mane- ra es por medio de la presión La municipalidad es de las ins- tituciones más antiguas que tiene Costa Rica. Data de los tiempos coloniales y su origen es de España. También se le conoce como gobierno local, de- bido a su función administrati- va en los cantones. Debe encar- garse, entre otras cosas, de ve- lar por los intereses comunita- rios como la recolección de ba- sura, el ordenamiento territo- rial, el cuidado y embelleci- miento de los barrios, la lim- pieza, desarrollar y propiciar obras públicas, arreglo de ca- minos. En algunos lugares también se encargan del acue- ducto. Sin embargo, todas estas fun- ciones están empañadas por las trabas burocráticas, esas que hacen que una obra tarde años en realizarse. A muchos se les extingue la vida sin ver una obra terminada (o iniciada en el peor de los casos). Ante esta situación, muchos barrios han optado por la organización comunitaria como medida a la inoperancia municipal. Esto es, la autogestión. La autogestión consiste en una organización de vecinos que se reúnen frente a los problemas cotidianos para darles solución por sus propios medios, sin in- política, con acciones concretas (como visitar la municipalidad durante las sesiones, pedir au- diencias, pedir la palabra, con- vocar una manifestación, entre otras), cuyo objetivo sea que se tomen cartas en el asunto a los problemas locales. Esta es la gran alternativa al poder político que, las más de las veces, no camina bien. De- jar de depender de otros para mejorar la calidad de vida, to- mar la iniciativa, alejarse de esos mecanismos burocráticos, lentos y desgastados, son vías para que sean los barrios los que lleven “la batuta en la or- questa”. Los beneficios de esto son muchos: cuando el barrio sea tomado por los vecinos, los problemas irán minimizando poco a poco, el lugar se irá em- belleciendo, el trabajo en equi- po demostrará su eficacia, los vicios abandonarán el lugar, los errores se solucionarán dia- logando, debatiendo, buscando alternativas. Considérelo estimado lector. José Solano La organización comunal contra la municipalidad: una alternativa contra el poder político Descarga ediciones anteriores: http://elporvenircr.jimdo.com

×