Diese Präsentation wurde erfolgreich gemeldet.
Die SlideShare-Präsentation wird heruntergeladen. ×

Evolución del Contrato

Anzeige
Anzeige
Anzeige
Anzeige
Anzeige
Anzeige
Anzeige
Anzeige
Anzeige
Anzeige
Anzeige
Anzeige
Nächste SlideShare
el discurso jurídico.pdf
el discurso jurídico.pdf
Wird geladen in …3
×

Hier ansehen

1 von 7 Anzeige
Anzeige

Weitere Verwandte Inhalte

Aktuellste (20)

Anzeige

Evolución del Contrato

  1. 1. UNIVERSIDAD FERMIN TORO VICE RECTORADO ACADÉMICO FACULTAD DE CIENCIAS POLÍTICAS Y JURÍDICAS ESCUELA DE DERECHO Derecho Civil (Contrato y Garantías) Prof. Keydis Pérez Participante : Jesús Fernández CIV: 5261028
  2. 2. EVOLUCION DEL CONTRATO En los primeros tiempos en Roma, especialmente dominaba en materia de contratos el llamado sistema formalista de contratación, según el cual para que Surgiera un contrato era necesario el cumplimiento de una determinada formalidad: el cumplimiento de las formalidades per aest libram, en el nexum; el pronunciamiento de determinadas palabras rituales, en los contratos verbis; la redacción de un escrito, en los contratos litteris. La simple manifestación de voluntad libremente expresada, la circunstancia de que las partes quisieran realizar un contrato, no era capaz de generarlos. El contrato era en Roma la única figura capaz de producir o crear obligaciones y para celebrarlo era necesario el cumplimiento de determinadas formalidades. Sin embargo, con el transcurso del tiempo, el rígido formalismo primitivo va atenuándose, transformándose las formalidades totalmente en otras. El surgimiento mismo del contrato real es una prueba más de esta evolución, cuando se admite la simple entrega de la cosa para perfeccionarlo, en lugar de las complicadas formalidades primitivas.
  3. 3. Durante los últimos años de la República y especialmente en el Imperio, en forma fragmentaria y dispersa, comienza a aceptarse en casos muy aislados que los simples pactos puedan en determinadas circunstancias engendrar obligaciones, cuando eran ejecutados por alguna de las partes (pactos vestidos). Al mismo tiempo comienza a desarrollarse la idea de que un contrato pudiese ser celebrado con el solo consentimiento de los contratantes, lo que lleva después de larga evolución al surgimiento del contrato consensual como figura evolucionada en sus cuatro grandes figuras: el arrendamiento, la venta, la sociedad y el mandato. Igualmente, los romanos concebían a los contratos como figuras jurídicas que producían un vínculo con un contenido determinado (sistema cerrado o numerus clausus) y sólo esas determinadas figuras engendraban acción; los contratos innominados, con un contenido diverso, sólo aparecen en etapas muy desarrolladas y se convertían en obligatorios cuando eran cumplidos por algunas de las partes. Corresponde fundamentalmente al Derecho Pretoriano la admisión de estas profundas transformaciones.
  4. 4. Edades Media y Moderna: Se concibe al hombre como un ser independiente y libre, que sólo por su propia voluntad puede decidir limitarse en su libertad; tal concepción en el terreno jurídico, lleva necesariamente a la conclusión de que lo fundamental para que se considere a una persona obligada respecto de otra es la libre expresión de su voluntad y no al cumplimiento de determinadas formalidades. Características de la Evolución Primero La suplantación del sistema formalista de contratación, que atendía fundamentalmente al cumplimiento de determinadas formalidades (causa civilis), por el sistema Consensualista, que atiende especialmente a la libre expresión de la voluntad de las partes y por lo tanto fija en el consentimiento la base Segundo El surgimiento del principio de la autonomía de la voluntad, por el cual sólo la voluntad libremente expresada es capaz de obligar a una persona. Tercero La multiplicación en el Derecho Moderno de los contratos consensuales (que se perfeccionan con el sólo consentimiento) y de los contratos innominados con diversidad de contenidos
  5. 5. Surgimiento del Principio Consensualista: Edades Media y Moderna: Se concibe al hombre como un ser independiente y libre, que sólo por su propia voluntad puede decidir limitarse en su libertad; tal concepción en el terreno jurídico, lleva necesariamente a la conclusión de que lo fundamental para que se considere a una persona obligada respecto de otra es la libre expresión de su voluntad y no al cumplimiento de determinadas formalidades. Principio de la Autonomía de la Voluntad: señala: El Principio de la Autonomía de la Voluntad consiste en considerar que toda persona sólo puede obligarse en virtud de su propio querer libremente manifestado. Sólo la voluntad de un sujeto de derecho es apta para producir obligaciones. En el campo contractual el principio produce efectos determinados que contribuyen a perfilar aún más sus alcances, a saber: PRIMERO: Las partes pueden pactar entre ellas las prestaciones que deseen. Ello ha facilitado enormemente en el Derecho Moderno el uso de los contratos innominados. SEGUNDO: El consentimiento es la piedra angular para la formación de la mayoría de los contratos, lo que explica el auge y la abundancia de los otros dos tipos de contratos: los reales y los solemnes. TERCERO: Las partes son libres de regular como bien lo quieran las prestaciones de un contrato. Por ello, la mayoría de las normas legales en materia de contratos son supletorias de la voluntad de las partes, rigen en los casos en que nada haya sido previsto por éstas. Igualmente las partes pueden derogar la mayoría de las normas del Código Civil, y aún establecer
  6. 6. Los Contratos en el Derecho Moderno, en el Derecho Venezolano y su importancia socioeconómica. Los Contratos en el Derecho Moderno: En el campo contractual el principio produce efectos determinados que contribuyen a perfilar aún más sus alcances, a saber: Primero: Las partes pueden pactar entre ellas las prestaciones que deseen. Ello ha facilitado enormemente en el Derecho Moderno el uso de los contratos innominados. Segundo: El consentimiento es la piedra angular para la formación de la mayoría de los contratos, lo que explica el auge y la abundancia de los otros dos tipos de contratos: los reales y los solemnes. Tercero: Las partes son libres de regular como bien lo quieran las prestaciones de un contrato. Por ello, la mayoría de las normas legales en materia de contratos son supletorias de la voluntad de las partes, rigen en los casos en que nada haya sido previsto por éstas. Igualmente las partes pueden derogar la mayoría de las normas del Código Civil, y aún establecer formalidades especiales distintas de las legales, o de las no contempladas en el ordenamiento legal”.
  7. 7. En el Derecho Venezolano: El contrato es definido por el Código Civil, en su articulo 1133 como, “una convención entre dos o más personas para constituir, reglar, transmitir, modificar o extinguir entre ellas un vínculo jurídico”. Importancia socio-económica del contrato El contrato es el instrumento por excelencia para que el hombre en sociedad pueda satisfacer sus necesidades. Constituye el acto jurídico de mayor aplicación por cualquier sujeto de derecho, hasta el punto de que sin su uso no se podría concebir la realización de la vida económica en las comunidades organizadas. Es por ello que el contrato es el acto jurídico de contenido más diverso que escapa a todo intento serio de clasificación. FUENTE Maduro Luyando

×