día de muertos

184 Aufrufe

Veröffentlicht am

Gran trabajo

Veröffentlicht in: Kunst & Fotos
  • Als Erste(r) kommentieren

  • Gehören Sie zu den Ersten, denen das gefällt!

día de muertos

  1. 1. Día de Muertos ENSAYO Jacqueline Anguiano Vaquera
  2. 2. En este ensayo expongo mi punto de vista acerca de la situación actual de la tradición de día de día de muertos en México, y que siendo una de las más grandes y representativas costumbres y tradiciones de nuestro país, se ha ido perdiendo a lo largo de los años con la adaptación de costumbres de culturas de países vecinos extranjeros en nuestra sociedad, como lo es el Halloween. ¿Será desplazado el día de muertos por tradiciones extranjeras? Xantolo o como lo conocemos hoy en día, día de muertos, es una tradición que data desde la existencia de la primeras civ ilizaciones en México, que eran de las pocas culturas que en vez de temerle a la muerte, la festejaban y celebraban preparando a sus difuntos con todo lo necesario para realizar una cómoda transición a la tierra de los no vivos. De ahí que las personas que fallecían eran enterrados con sus más sagradas pertenecías, junto con agua y alimentos que pudiesen necesitar en su camino. El Día de Muertos es reconocido por algunas religiones como el Día de los Fieles Difuntos o Día de Todos los Santos. Es una celebración de origen prehispánico y, aunque también se celebra en otras partes del mundo como Estados Unidos, Brasil o Centroamérica, México es quien lleva la batuta de dicha celebración desde hace más de 3.000 años. México desarrolla la celebración en etnias como la maya, mexica, purépecha y totonaca, haciendo rituales de conservación de los cráneos de los difuntos para ofrecerlos a los dioses, y así hacer mayor su descanso y renacimiento. Se tenía la creencia de que cada año nuestros difuntos regresaban a visitar a los que seguíamos en esta tierra, de ahí que año con año, se armen ofrendas llenas de platillos, flores, golosinas y fotografías que nos recuerdan a nuestros antepasados junto con veladoras e incienso que ilumine y purifique su camino de regreso a la tierra de los vivos. El día de muertos mexicano en una versión de las fiestas católicas de Todos los Santos y de Ánimas, es un legado mesoamericano único y por ende, un símbolo de la nación de la misma. El turismo y las relaciones internacionales han sido responsables de éste fenómeno. La reciente difusión de Halloween en México ha desencadenado una competencia simbólica en la que éste se ha asociado con Estados Unidos y el Día de Muertos con México. La presencia de símbolos de Halloween en nuestro país, ha sido interpretada como un síntoma de agresión imperialista estadounidense. (Brandes, 2000) Es costumbre que cada año se honre la memoria de nuestros difuntos nuestras tradiciones van encaminadas a recordar a los muertos a través de la comida, flores, misas, ofrendas, etc. 1
  3. 3. Todas estas representaciones y costumbres hacen que ese día el tema de la muerte tenga tanta solemnidad y sea un día permitido para tenerla como invitada de honor en el festejo. La muerte puede ser llamada con un poco de risa y burla, como: la flaca, la huesuda, la fría, la señora, la catrina, entre otros; y se puede observar que nos gusta representarla muy sonriente bailarina, bien vestida con un sombrero de flores e incluso parece amistosa. Las calaveras y el día de muertos son una ocasión especial hecha tradición, en la cual a través del ingenio y la picardía que nos caracteriza como mexicanos podemos hablar acerca de lo que pensamos del otro destacando sus defectos, exaltando alguna situación embarazosa e, incluso, la calavera puede terminar con frases tales como “a la tumba se lo llev ará”, “en la tumba descansará”, y “la muerte v iajará con”; es decir, se juega con la muerte. “Me parece que las ofrendas son una de las tradiciones más ricas y valiosas que se incluyen en nuestra cultura y deben ser reconocidas, ya que tienen un toque que refleja nuestra idiosincrasia, nuestros valores, nuestra historia.” (Flores, 2008) La ofrenda es un altar en donde todo es permitido, es puesta de forma especial para nuestros muertos y tiene el propósito de reunir objetos que sean agradables y significativos para los fallecidos, invitándolos a que visiten y se sirvan del altar. Se les prepara comida especial, dulces, juguetes, un vaso de agua, sal, etc.; en muchos casos se les pone su bebida alcohólica favorita así como cigarros. Se acostumbra adornar el altar con la foto más especial del fallecido y hacer un camino con flores de cempatzúchitl, las cuales, gracias a su olor, le sirven a los muertos como guía en su visita al mundo de los vivos. Se ponen 4 velas moradas representando los cuatro puntoscardinales y el luto. Todo esto con la idea de invitar al muerto a pasar de visita por el altar y servirse de todo lo que se ha puesto en su honor. Todas estas tradiciones tan coloridas, significativas, representativas y reconocidas a nivel mundial en nuestro país, tienen mucha similitud con algunas otras culturas, son embargo, somos quienes más arraigados a este tipo de costumbres estamos. O al menos eso me gustaría pensar. Podemos corroborar el desplazamiento de estas costumbres observando las estadísticas que la población arroja acerca de la forma de celebrar estos días año con año y el legado que dejan a sus descendientes. Prácticamente existe consenso entre la población sobre lo que se festeja el 2 de noviembre, el 86% de los mexicanos hace referencia al día de muertos, aunque 1 de cada 10 menciona el Halloween (que como sabemos se festeja el 31 de octubre). (Johansson, 2003) 2
  4. 4. All Hallow's Eve (Víspera de Todos los Santos) también conocido como Halloween o Noche de Brujas. Es un concepto de origen Celta, proveniente del cristianismo y se celebra, principalmente, en Estados Unidos, Canadá, I rlanda y el Reino Unido la noche del 31 de octubre, fecha que es considerada como la única noche del año donde las brujas salen a divertirse y hacer travesuras. Por ello, la gente del poblado, principalmente los niños, eligen algún disfraz relacionado con un monstruo o una bruja y salen a las calles a "pedir calaverita". Este término, es empleado por los niños disfrazados, para pedir en cada hogar, un puño de caramelos o monedas. Trick or treat,mejor conocido como premio o travesura, es una costumbre adoptada por los menores para "amenazar" a los dueños de la casa a darles algo a cambio de que no hagan travesuras en su hogar. Sea en México u otros países, la celebración del Día de Muertos o Halloween, es una famosa costumbre que cada persona disfruta y celebra a su manera. Hay que mencionar, que en todas las regiones de México, se han adoptado costumbres foráneas, como la de pedir calaverita, disfrazarse de algún personaje, aunque no tenga nada que ver con algún símbolo de terror, y aprovechar la fecha para realizar fiestas. Celebrar Halloween ya es más normal que cualquier otra cosa, así como hacer una posada en Navidad o festejar el cumpleaños de algún amigo o familiar. Es simplemente, y sin faltar el respeto a la memoria de quienes hoy ya no están, una noche de diversión. Desde épocas prehispánicas, se celebra la muerte, y en la época actual, se celebra la dicha de estar vivos y la seguridad de pertenecer, algún día, a ese "otro mundo”. Es por eso que cuestiono, ¿Será que “celebrar” día de muertos se ha v uelto en solo un pretexto para “celebrar”?, ¿Sigue siendo una costumbre que transmitimos de generación en generación con el significado tan espiritual que éste día representa?, ¿De verdad estamos honrando la memoria de aquellos familiares o seres queridos que se nos han adelantado? Considero que podemos combinar ambas tradiciones así como hemos combinado y hasta cierto punto adaptando varias características de la cultura estadounidensehasta ahora, siempre y cuando no dejemos de lado las costumbres e identidad propias. Es importante transmitir el concepto de dicha tradición a nuestras futuras generaciones para que continúen con la misma y evitemos su extinción con el paso d los años, el fomentar más que la celebración del estos días puede salvar esa parte de l identidad mexicana que creamos años con año. 3
  5. 5. 4

×