El autoestima

el autoestima

EL AUTOESTIMA
INTRODUCCIÓN.
Muchas personas afirman que tienen tantos problemas, que no pueden salir adelante,
que existen obstáculos en sus vidas que los hacen retroceder y que no pueden lograr colocar
sus vidas al nivel en el que desearían tenerla. Es cierto que no todos cuentan con las mismas
oportunidades, el mismo nivel de Autoestima, la misma preparación intelectual ni la misma
base económica, muchos problemas nacen en cómo uno piensa y cómo uno logra salir
adelante ante cualquier adversidad, y para tener una autoestima bien desarrollada debemos
empezar a examinarnos y lograr las dificultades que la vida nos propone.
DESARROLLANDO LA AUTOESTIMA EN LOS NIÑOS
La autoestima es el sentimiento valorativo de nuestro ser, de nuestra manera de ser,
de quienes somos nosotros, del conjunto de rasgos corporales, mentales y espirituales que
configuran nuestra personalidad. Esta se aprende, cambia y la podemos mejorar. Es a partir
de los 5-6 años cuando empezamos a formarnos un concepto de cómo nos ven nuestros
mayores (padres, maestros), compañeros, amigos, etcétera y las experiencias que vamos
adquiriendo. Cuando un niño tiene una buena autoestima, se sabe valioso y competente.
Entiende que aprender es importante, con lo cual no se siente disminuido cuando necesita
ayuda. Es responsable, se comunica bien y es capaz de relacionarse adecuadamente con otros.
Un niño con baja autoestima no confía en sí mismo y por lo tanto tampoco en los demás.
Suele ser tímido, hipercrítico, poco creativo y en ocasiones puede desarrollar conductas
agresivas, de riesgo y desafiantes. Esto provoca rechazo en los demás, lo que a su vez
repercute en su autovaloración.
En la conformación de la autoestima, influyen factores de diversos tipos:
• Personales (la imagen corporal, las habilidades físicas e intelectuales...).
• Personas significativas (padres, hermanos, profesorado, amigos,...).
• Factores sociales (valores, cultura, creencias...).
Por lo tanto, su desarrollo estará estrechamente ligado a los valores de la sociedad en
la que nacemos y vivimos; si la honestidad, riqueza, delgadez o habilidades en el fútbol son
valores sociales admitidos y el niño los tiene, se le facilitará una buena autoestima. Pero,
además, es importantísima la consideración y crítica que reciba por parte de los adultos, sobre
todo de aquellos más significativos para el niño (mientras más importante sea una persona
para él o ella, mayor valor tendrá su opinión y mayor será la influencia en la percepción que
se va formando de sí mismo).
¿Qué pueden hacer los padres para fomentar la autoestima en el niño/a?
Elogiar a sus hijos. A los niños les encantan los elogios. Los elogios deben ser
específicos y sinceros para que tengan un efecto positivo. Lo que importa es que los padres
se concentren en las cosas positivas que hacen sus hijos, no en las cosas negativas. Las críticas
y los rechazos por parte de los padres suelen tener como consecuencia que los hijos tengan
poco autoestima.
Tratar a sus hijos con respeto. Los padres deben tratar a sus hijos con el mismo
respeto con que se trata en la calle a alguna persona extraña. Una manera importante en la
que los padres pueden mostrar respeto a sus hijos es poniendo cuidado en lo que les dicen.
Los padres deben empezar a mostrar respeto a sus hijos diciendo “por favor” y “gracias”.
También los padres deben exigir que sus hijos hagan lo mismo cuando sea necesario.
No pedir perfección a sus hijos. Nadie es perfecto, y los padres no deberían esperar
que sus hijos lo sean. Los niños necesitan saber que sus padres los aceptarán tal y como son,
con fallos y todo. Tal aceptación ayuda a los niños a sentirse seguros de si mismos, lo que
resulta en el desarrollo de una imagen positiva. Escuchar y responder a sus hijos Los padres
deberían hacerles saber a sus hijos que sus preguntas y opiniones son importantes, y tratarlos
con respeto. Si los padres no ponen atención a lo que sus hijos dicen, o si actúan como si lo
que dicen no tuviera sentido o es aburrido, sus hijos pensarán que no son importantes. Los
padres deben tratar de contestar las preguntas de sus hijos tan honesta y completamente como
sea posible. Y en lugar de evitar una pregunta o inventar una respuesta, los padres deberían
reconocer cuando no saben algo. Los niños no esperan que sus padres sean perfectos, pero sí
esperan que sean honestos.
Estimular a sus hijos a que tomen decisiones por sí mismos. Tomar decisiones es una
habilidad muy importante que los niños deben poseer. Esta habilidad aumenta en importancia
conforme los niños crecen y se convierten en adultos. Los padres pueden fomentar en sus
hijos la habilidad de tomar decisiones de diferentes maneras. Así, algunos juegos que
requieren la habilidad de tomar decisiones, como el tablero de damas, son buenos para
desarrollar la habilidad de tomar decisiones. Cuando los niños toman una decisión, es
importante que los padres exijan que sus hijos cumplan con las decisiones que han tomado.
Los niños deben aprender que cada decisión tiene su propia consecuencia.
Dar responsabilidades a sus hijos. Los niños maduran cuando se les dan
responsabilidades. Responsabilidades como tareas diarias o semanales hacen saber a los
niños que los padres creen que ellos son capaces y que confían en ellos para cumplir con sus
tareas.
Dar la oportunidad para tomar decisiones y resolver problemas. Ningún padre quiere
ver a sus hijos fracasar, y algunos padres tratan de proteger a sus hijos del fracaso, alejándolos
de actividades y situaciones en las que ellos pueden fracasar. Sin embargo, es importante que
los niños aprendan que todos, adultos y niños, fallamos alguna vez. Los niños no pueden
aprender cómo manejar desilusiones y frustraciones sin primero haberlas experimentado. Así
que en lugar de protegerlos excesivamente y tratar de prevenir sus fallos, los padres deberían
ayudar a sus hijos a confrontarlas con una actitud positiva. Cuando el fracaso o el rechazo
ocurren, los padres deberían asegurarse que sus hijos aprendan a no tomarlo tan a pecho. Los
padres pueden mostrar a sus hijos que tales cosas suceden por muchas razones, pero no
porque ellos son malas personas. Si los niños toman los fracasos y rechazos como algo
temporal y no como un reflejo de su individualidad, serán menos propicios a que estos afecten
su autoestima.
Fomente los intereses y las habilidades de sus hijos. Los padres deberían apoyar a sus
hijos a participar en las actividades que a ellos les interesen. Participando en actividades que
son interesantes y divertidas, y en las cuales ellos puedan sobresalir, ayuda a mejorar su
autoestima.
El objetivo que debemos plantearnos es conseguir que el niño se sienta capaz de
actuar ante los obstáculos. Deberemos pues:
 Evitar las actitudes de culpabilidad. La culpabilidad es uno de los sentimientos más
inútiles para los seres humanos. Lo que está hecho, hecho está, y ya no lo podemos
cambiar. Por más que nos sintamos culpables no podremos cambiar ni un segundo de
lo que hemos hecho mal. Lo positivo es sacar conclusiones de cara al futuro. Por
tanto, no sirve de nada inculpar a alguien por algo que ha hecho. Es suficiente con
mostrarle lo que ha hecho mal y animarle a no equivocarse otra vez, pero sin
inculparle ni echarle en cara los errores. Si nuestros hijos son inculpados, ellos a su
vez, aprenderán a inculpar.
 Evitemos corregirle delante de otras personas, y pidámosle que obre de igual forma
respecto a nosotros.
 No exijamos a los niños cosas que no son capaces de llevar a cabo. Muchas veces las
exigencias familiares van encaminadas a compensar deseos y necesidades de los
padres que no coinciden siempre con los deseos y las necesidades de los hijos.
 Asesorarle cuando deba enfrentarse a obstáculos. Para evitar las actitudes de
sobreprotección, debemos limitarnos a dar información verbal. En el momento de
actuar, es el niño quién debe hacerlo.
 Instarle a actuar por su cuenta y aceptar el riesgo. El niño debe aprender que el fracaso
no es positivo, pero tampoco es un drama. Mientras seamos humanos haremos más
cosas mal que bien. Y no pasa nada por ello. Lo importante es analizar los fracasos
para corregirlos de cara al futuro. Debemos mostrar nuestro interés en el esfuerzo más
que en el resultado.
 Prodigar elogios apenas haga algo bien, aunque sea por casualidad. Apenas muestre
su interés por el esfuerzo, y en general en todas las ocasiones en que muestre
conductas satisfactorias.
 Promover hábitos de autonomía y responsabilidad: es prudente instarles a aceptar la
responsabilidad de obligaciones: ordenar su ropa, hacerse la cama (no la hagamos
nosotros si ellos no la hacen), guardar en el lugar adecuado la ropa sucia, hacer sus
deberes.
LA AUTOESTIMA EN ADOLESCENTES
La autoestima del adolescente suele disminuir por los cambios físicos que tu cuerpo
tiene. Te empieza a importar el no ser correspondido por amigos o por el grupo al que
perteneces. También influyen los cambios: el paso de primaria a secundaria y a veces, el
traslado de centro escolar.
Dos cosas en particular influyen en la autoestima que tengas:
 cómo eres visto y tratado por los demás
 cómo te percibes a ti mismo.
Cuando eras pequeño, padres, profesores y otras figuras de autoridad influían en las
ideas que tenías sobre ti mismo. Si sufriste más críticas que elogios, es menos probable que
hayas desarrollado una autoestima sana. También es fácil que los adolescentes que estáis
aún formando valores y creencias, construyáis vuestra imagen a partir de lo que dicen las
personas de alrededor.
Pero las críticas no siempre vienen de otros. También pueden venir de ti mismo que
actúas de "crítico interior”. Si esta crítica es negativa puedes dañar tu autoestima tanto
como si viniera de fuera. Si te ves con las cualidades que admiras, probablemente tendrás
una autoestima alta. Por el contrario si no ves en ti las cualidades que admiras, puedes
desarrollar una baja autoestima. A veces lo que pasa es que no eres capaz de apreciar las
grandes cualidades que tienes.
El autocontrol es una habilidad vital para el buen desempeño de la vida, que permite
al individuo mantener dominio y control de sí mismo. La carencia de autocontrol es un
problema generalizado que no discrimina edad, etnia o religión. La adolescencia es conocida
como la edad del descontrol, es una etapa donde se experimentan importantes cambios
referentes al control que ejercen los padres. Muchos son los adolescentes con conflictos
producidos por acciones descontroladas, se cree que uno de los factores que interviene en la
falta de control de los adolescentes, es la falta de criterio personal y la vulnerabilidad de
arrastre, producto de una autoestima baja, ya que aquellos que no poseen niveles adecuados
de autoestima suelen buscar aceptación volviéndose fácilmente manipulables.
PRINCIPIOS PARA MEJORAR LA AUTOESTIMA EN LA FAMILIA
Diez ideas potentes para proteger tu familia de la rutina, el individualismo, la ruptura y las
frustraciones.
1- Disponibilidad Consiste en dedicar tiempo (¡que es lo que menos tenemos!) a atender
a nuestros hijos y esposo/a. Con los adolescentes, por ejemplo, no vale lo de “este
tema ya lo hablaremos el sábado con tranquilidad, cariño”. Para el sábado, tu hija de
13 años ya se ha emborrachado con una amiga y van a hacer lo que se les ocurra,
porque el padre estaba des localizado, como las empresas. Hay que estar disponible,
porque hay problemas que sólo se arreglan en el momento en que el otro se anima a
plantearlo y pide ser escuchado. Recordemos que nuestros padres, al morir, sólo nos
dejan realmente el tiempo que pasaron con nosotros. Demos tiempo al otro.
2- Comunicación padres-hijos: que los padres hablen menos y escuchen más En muchas
familias, cuando un padre o madre dice “hijo, tenemos que hablar”, el chaval piensa
“uy, malo, malo”. ¿Por qué? Porque sabe que los padres cuando dicen “tenemos que
hablar” quieren decir “te voy a soltar un discurso por algo tuyo que no me ha
gustado”. Esto cambiaría si los padres se hicieran un propósito: dedicar el 75% a
escuchar y sólo el 25% a hablar. Escuchar a los hijos (o al cónyuge, a cualquiera) es
un esfuerzo activo. Hay que soltar el diario, quitar el volumen de la TV, girar la
cabeza hacia quien te habla, mirar a los ojos, expresar atención. Eso es escucha activa,
que es la que sirve para mejorar la autoestima de tu familia.
3- Coherencia en los padres y auto exigencia en los hijos Uno es coherente cuando lo
que piensa, siente, dice y hace es una sola y misma cosa. No tiene sentido decirle a
los niños desde el sofá: “hey, ustedes, ayuden a su mamá a quitar la mesa”. Hay que
dar ejemplo primero. Tú, padre, has de quitar la mesa durante 5 días, que te vean. El
quinto día dices a tu hijo: “venga, ahora entre los dos”. Y dos días después: “estoy
orgulloso de ti, ahora ya has aprendido y ya puedes quitar la mesa tú sólo”. Y él se
sentirá orgulloso de quitar la mesa. Así aprenden a auto exigirse, que es mucho mejor
que tenerlos vigilados 24 horas al día. Esto es un progenitor potenciador, motivador,
animador y protector al mismo tiempo. También pedimos a los niños que estudien
pero ¿nos ven a nosotros estudiar, leer revistas de nuestro oficio, ponernos al día en
nuestra especialidad? Hemos de poder decir: “mirad, hijos, nosotros también
estudiamos”.
4- Tener iniciativa, inquietudes y buen humor, especialmente con el cónyuge Estos tres
factores son útiles para la autoestima familiar. Pero la rutina es un enemigo en las
relaciones conyugales y con los hijos. El punto clave es que haya creatividad e
iniciativa en la vida de pareja y eso se contagiará a toda la familia. Las mejores horas
deben ser para compartir con el esposo o esposa. Ser papá o mamá no debe hacernos
olvidar que somos “tú y yo, cariño, nosotros”. Creatividad e iniciativa protegen a la
pareja de la rutina. Cuando hay rutina, es fácil que uno de los dos busque la “magia”
añorada fuera, en otras relaciones. Por el contrario, si la pareja va bien, los hijos
aprenden su “educación sentimental” simplemente viendo cómo se tratan papá y
mamá, viendo que se admiran, se halagan, se alaban, son cómplices. “Cuando sea
mayor trataré a mi mujer como papá a mamá”, piénsenlos niños entusiasmados. Eso
les da autoestima.
5- Aceptar nuestras limitaciones, y las de los nuestros Hay que conocer y aceptar tus
limitaciones, las de tu cónyuge, las de tus hijos. Pero es importantísimo no criticar al
otro ante la familia, no criticar a tu cónyuge ante los niños, o a un niño ante los
hermanos, comparando a un hermano “bueno” con uno “malo”. Eso hace sufrir al
hijo y le quita autoestima. Es mejor llevarlo aparte y hablar.
6- Reconocer y reafirmar lo que vale la otra persona Seamos sinceros: no tiene sentido
que andemos llamando “campeón” a nuestro niño que nunca ha ganado nada. Si ha
perdido un partido de fútbol, no le llames campeón. Ha de aprender a tolerar la
frustración, acompañado, eso sí. También hemos de saber (grandes y pequeños) que
somos buenos en unas cosas y no en otras. “Hijo, pareces bueno en A y en B, pero
creo que C no es lo tuyo”. Reafirmemos al otro en lo que vale, y se verá a sí mismo
como lo que es, una persona valiosa.
7- Estimular la autonomía personal Uno se hace bueno a medida que va haciendo cosas
buenas. Es importante que lo entiendan los hijos. Lo que se hace es importante: hacer
cosas buenas nos hacer buenos a nosotros. Esta idea ayuda a tener autonomía
personal, hacer las cosas por nosotros mismos, para mejorar nosotros.
8- Diseñar un proyecto personal No irás muy lejos si no sabes donde quieres ir. Quedarte
quieto no es factible, uno tiende a volver a quedarse atrás. Has de tener un proyecto
personal para crecer, y atender y ayudar a discernir y potenciar los proyectos de los
tuyos.
9- Tener un nivel de aspiraciones alto, pero realista Hemos de jugar entre lo posible y
lo deseable. Si aspiramos alto, nos valoraremos bien, tendremos autoestima. Pero, ¿es
factible? Debemos conjugar un alto nivel de aspiraciones con la realidad de nuestras
capacidades y recursos.
10- Elijamos buenos amigos y amigas El individualismo es el cáncer del s.XXI. Nosotros
y nuestros hijos estamos atados a máquinas gratificantes: el DVD, la TV, la
videoconsola, Internet etc. El trabajo en solitario va minando la amistad verdadera.
¡Los amigos comprometen mucho y al individualista no le gustan los compromisos!
RELACIÓN ENTRE PADRES E HIJOS.
Si aceptamos que los padres tienen una influencia dramática en los hijos, expresada durante
la crianza, debemos admitir que la Autoestima de los primeros, será el modelo a seguir de
los segundos. Podemos destacar algunos vicios de trato que los padres suelen tener con los
hijos en la relación comunicacional cotidiana, así como las estrategias más afectivas para
optimizar los vínculos, he aquí algunas de las más nefastas, y unas cuantas alternativas
favorables y efectivas.
Estrategias Inefectivas:
Dar órdenes
Amenazar
Moralizar
Negar percepciones
Distraer
Criticar y ofender
Ridiculizar
Comparar
Elogiar
Confundir
Estrategias Efectivas:
Aunque no existen recetas mágicas para la crianza, la actitud amorosa y consciente es la
que parece brindar los mejores resultados. Algunas alternativas que pueden funcionar mejor
que las fórmulas antes expuestas, son:
Sintonía
Honestidad
Responsabilizar
Delimitar
Negociar
Anticipar
Reforzar
LA RELACIÓN DE PAREJA.
Al igual que en cualquier contexto formado por personas, el funcionamiento de la pareja
depende de la Autoestima de sus miembros. La formación de pareja es una necesidad del
ser humano en la búsqueda de ensanchar su horizonte personal y de compartir lo que es, a
través de distintas maneras de expresión. En la relación de dos, se abre un mar de
posibilidades de proximidad que reduce la sensación de soledad y vacío a través de la
búsqueda y encuentro de intimidad física y psicológica.
AUTOESTIMA Y TRABAJO.
La Autoestima tiene una poderosa influencia en el logro de objetivos relacionados con la
ocupación, el oficio, la profesión. La relación que existe entre las variables Autoestima.
Trabajo es, desde todo punto de vista, indisoluble.
Aceptando esto como cierto, podemos decir que la persona que trabaje desde su
Autoestima, se desempeña de una manera diferente a aquella que lo hace desde su
Desvalorización. En el plano de las creencias, el Desvalorizado suele estar anclado,
envuelto en una serie de creencias negativas con relación al trabajo.
CONCLUSIONES.
La Autoestima es un recurso psicológico que permite que las personas se orienten hacia el
bienestar y no hacia la autodestrucción. Sin embargo de manera automática y poco
consciente, acostumbramos desarrollar comportamientos que afectan y reducen de manera
significativa nuestra calidad de vida. Envidiar, criticar, maltratar, celar, quejarse, negarse a
aceptar las cosas como son, evitar los cambios necesarios, trabajar compulsivamente, fumar
o beber en exceso y actuar tímidamente o con apatía, entre otras conductas frecuentes, revelan
desamor por uno mismo, pérdida del equilibrio de la mente y del cuerpo y, por consiguiente,
la urgente necesidad de restablecer la Autoestima, que es la pieza clave para todo tipo de
relación en nuestras vidas: paternal, amorosa, de trabajo o simplemente social. Finalmente el
autoestima dependerá de cada uno, en cómo uno se ve, en cómo uno se quiere y se logra ver
ante los demás, en cómo nosotros mismos salimos adelante por nuestras propias cuentas y
sobre todo en cómo desarrollamos actitudes que nos ayudan a ser cada dia mejores.

Recomendados

Autoestima en los niños von
Autoestima en los niñosAutoestima en los niños
Autoestima en los niñosMylli Barrera
1.7K views28 Folien
Autoestima55 von
Autoestima55Autoestima55
Autoestima55asun14
96 views34 Folien
Trabajamos la autoestima von
Trabajamos la autoestimaTrabajamos la autoestima
Trabajamos la autoestimaEduardo Martín Hervás
2.7K views34 Folien
Autoestima von
AutoestimaAutoestima
Autoestimakennia evelyn sullca bendezu
754 views34 Folien
Autoestima von
AutoestimaAutoestima
Autoestimaamor1761
342 views34 Folien
Adolescencia autoestima von
Adolescencia  autoestimaAdolescencia  autoestima
Adolescencia autoestimaDesarrolloPsicologa
40 views34 Folien

Más contenido relacionado

Was ist angesagt?

Autoestima von
AutoestimaAutoestima
AutoestimaJuan Carlos Herrera Facundo
394 views34 Folien
Autoestima von
AutoestimaAutoestima
Autoestimamelodyestradapereira
159 views34 Folien
Autoestima von
AutoestimaAutoestima
Autoestimamarbealv5
3.3K views4 Folien
Autoestima von
AutoestimaAutoestima
AutoestimaKati Chirinos
1.6K views34 Folien
Autoestima ely von
Autoestima elyAutoestima ely
Autoestima elyelyalfaropolo
416 views34 Folien
Autoestima de nuestros hijos von
Autoestima de nuestros hijosAutoestima de nuestros hijos
Autoestima de nuestros hijosMariolipa
1.1K views34 Folien

Similar a El autoestima

Autoestima von
AutoestimaAutoestima
Autoestimafabipolilla
39 views4 Folien
Autoestima von
AutoestimaAutoestima
AutoestimaEva Gabaldón Sáez
464 views4 Folien
Autoestima enfoque psicologico.pptx von
Autoestima enfoque psicologico.pptxAutoestima enfoque psicologico.pptx
Autoestima enfoque psicologico.pptxFercho Lombardo
3K views32 Folien
Autoestima55 von
Autoestima55Autoestima55
Autoestima55asun14
87 views34 Folien
Autoestima von
AutoestimaAutoestima
Autoestimamarisolpensamiento
454 views34 Folien
Autoestima von
AutoestimaAutoestima
Autoestimascgc
521 views34 Folien

Similar a El autoestima(18)

Autoestima55 von asun14
Autoestima55Autoestima55
Autoestima55
asun1487 views
Autoestima von scgc
AutoestimaAutoestima
Autoestima
scgc521 views
Autoestima von zeguigure
AutoestimaAutoestima
Autoestima
zeguigure2.1K views
Autoestima En Los NiñOs Y Adolescentes (NiñOs) von samypsicologa
Autoestima En Los NiñOs Y Adolescentes (NiñOs)Autoestima En Los NiñOs Y Adolescentes (NiñOs)
Autoestima En Los NiñOs Y Adolescentes (NiñOs)
samypsicologa5.3K views
Autoestima 1 von Vanessa18
Autoestima 1Autoestima 1
Autoestima 1
Vanessa18523 views
La Autoestima von pnc
La AutoestimaLa Autoestima
La Autoestima
pnc11.9K views
Presentacion para padres sobre autoestima von Marcos Gomez
Presentacion para padres sobre autoestimaPresentacion para padres sobre autoestima
Presentacion para padres sobre autoestima
Marcos Gomez16.5K views

Último

Presentación marlinda.pdf von
Presentación marlinda.pdfPresentación marlinda.pdf
Presentación marlinda.pdfMarlindaUrbina
7 views2 Folien
Manual Slideshare.pdf von
Manual Slideshare.pdfManual Slideshare.pdf
Manual Slideshare.pdfapeicab0111
6 views10 Folien
Crear un recurso en multimedia. El uso de las TIC von
Crear un recurso en multimedia. El uso de las TICCrear un recurso en multimedia. El uso de las TIC
Crear un recurso en multimedia. El uso de las TICkarlitagutice26
6 views5 Folien
Los Delitos Informáticos en Venezuela de acuerdo a la LECDI von
Los Delitos Informáticos en Venezuela de acuerdo a la LECDILos Delitos Informáticos en Venezuela de acuerdo a la LECDI
Los Delitos Informáticos en Venezuela de acuerdo a la LECDIEmilyMartinez620142
7 views9 Folien
catalogo_final_web.pdf von
catalogo_final_web.pdfcatalogo_final_web.pdf
catalogo_final_web.pdfFabianGarcia829609
28 views48 Folien
Infografia Informativa Bellas Artes Cuadros Simple Llamativa Azul.pdf von
Infografia Informativa Bellas Artes Cuadros Simple Llamativa Azul.pdfInfografia Informativa Bellas Artes Cuadros Simple Llamativa Azul.pdf
Infografia Informativa Bellas Artes Cuadros Simple Llamativa Azul.pdfLizbethAlarcn4
11 views1 Folie

Último(11)

Crear un recurso en multimedia. El uso de las TIC von karlitagutice26
Crear un recurso en multimedia. El uso de las TICCrear un recurso en multimedia. El uso de las TIC
Crear un recurso en multimedia. El uso de las TIC
karlitagutice266 views
Los Delitos Informáticos en Venezuela de acuerdo a la LECDI von EmilyMartinez620142
Los Delitos Informáticos en Venezuela de acuerdo a la LECDILos Delitos Informáticos en Venezuela de acuerdo a la LECDI
Los Delitos Informáticos en Venezuela de acuerdo a la LECDI
Infografia Informativa Bellas Artes Cuadros Simple Llamativa Azul.pdf von LizbethAlarcn4
Infografia Informativa Bellas Artes Cuadros Simple Llamativa Azul.pdfInfografia Informativa Bellas Artes Cuadros Simple Llamativa Azul.pdf
Infografia Informativa Bellas Artes Cuadros Simple Llamativa Azul.pdf
LizbethAlarcn411 views
Cómo publicar una presentación grafica en internet.docx von vivianaalvare179
Cómo publicar una presentación grafica en internet.docxCómo publicar una presentación grafica en internet.docx
Cómo publicar una presentación grafica en internet.docx
Alexandre López-Borrull, Javier Guallar. Curar la verdad, curar la mentira: e... von Javier Guallar
Alexandre López-Borrull, Javier Guallar. Curar la verdad, curar la mentira: e...Alexandre López-Borrull, Javier Guallar. Curar la verdad, curar la mentira: e...
Alexandre López-Borrull, Javier Guallar. Curar la verdad, curar la mentira: e...
Javier Guallar5 views
Cómo publicar una presentación grafica en internet.pptx von sharpeymedina
Cómo publicar una presentación grafica en internet.pptxCómo publicar una presentación grafica en internet.pptx
Cómo publicar una presentación grafica en internet.pptx
sharpeymedina7 views
Las TIC y la solucion a los problemas de la sociedad von juliocesarrincon20
Las TIC y la solucion a los problemas de la sociedadLas TIC y la solucion a los problemas de la sociedad
Las TIC y la solucion a los problemas de la sociedad

El autoestima

  • 1. EL AUTOESTIMA INTRODUCCIÓN. Muchas personas afirman que tienen tantos problemas, que no pueden salir adelante, que existen obstáculos en sus vidas que los hacen retroceder y que no pueden lograr colocar sus vidas al nivel en el que desearían tenerla. Es cierto que no todos cuentan con las mismas oportunidades, el mismo nivel de Autoestima, la misma preparación intelectual ni la misma base económica, muchos problemas nacen en cómo uno piensa y cómo uno logra salir adelante ante cualquier adversidad, y para tener una autoestima bien desarrollada debemos empezar a examinarnos y lograr las dificultades que la vida nos propone.
  • 2. DESARROLLANDO LA AUTOESTIMA EN LOS NIÑOS La autoestima es el sentimiento valorativo de nuestro ser, de nuestra manera de ser, de quienes somos nosotros, del conjunto de rasgos corporales, mentales y espirituales que configuran nuestra personalidad. Esta se aprende, cambia y la podemos mejorar. Es a partir de los 5-6 años cuando empezamos a formarnos un concepto de cómo nos ven nuestros mayores (padres, maestros), compañeros, amigos, etcétera y las experiencias que vamos adquiriendo. Cuando un niño tiene una buena autoestima, se sabe valioso y competente. Entiende que aprender es importante, con lo cual no se siente disminuido cuando necesita ayuda. Es responsable, se comunica bien y es capaz de relacionarse adecuadamente con otros. Un niño con baja autoestima no confía en sí mismo y por lo tanto tampoco en los demás. Suele ser tímido, hipercrítico, poco creativo y en ocasiones puede desarrollar conductas agresivas, de riesgo y desafiantes. Esto provoca rechazo en los demás, lo que a su vez repercute en su autovaloración. En la conformación de la autoestima, influyen factores de diversos tipos: • Personales (la imagen corporal, las habilidades físicas e intelectuales...). • Personas significativas (padres, hermanos, profesorado, amigos,...). • Factores sociales (valores, cultura, creencias...). Por lo tanto, su desarrollo estará estrechamente ligado a los valores de la sociedad en la que nacemos y vivimos; si la honestidad, riqueza, delgadez o habilidades en el fútbol son valores sociales admitidos y el niño los tiene, se le facilitará una buena autoestima. Pero, además, es importantísima la consideración y crítica que reciba por parte de los adultos, sobre todo de aquellos más significativos para el niño (mientras más importante sea una persona
  • 3. para él o ella, mayor valor tendrá su opinión y mayor será la influencia en la percepción que se va formando de sí mismo). ¿Qué pueden hacer los padres para fomentar la autoestima en el niño/a? Elogiar a sus hijos. A los niños les encantan los elogios. Los elogios deben ser específicos y sinceros para que tengan un efecto positivo. Lo que importa es que los padres se concentren en las cosas positivas que hacen sus hijos, no en las cosas negativas. Las críticas y los rechazos por parte de los padres suelen tener como consecuencia que los hijos tengan poco autoestima. Tratar a sus hijos con respeto. Los padres deben tratar a sus hijos con el mismo respeto con que se trata en la calle a alguna persona extraña. Una manera importante en la que los padres pueden mostrar respeto a sus hijos es poniendo cuidado en lo que les dicen. Los padres deben empezar a mostrar respeto a sus hijos diciendo “por favor” y “gracias”. También los padres deben exigir que sus hijos hagan lo mismo cuando sea necesario. No pedir perfección a sus hijos. Nadie es perfecto, y los padres no deberían esperar que sus hijos lo sean. Los niños necesitan saber que sus padres los aceptarán tal y como son, con fallos y todo. Tal aceptación ayuda a los niños a sentirse seguros de si mismos, lo que resulta en el desarrollo de una imagen positiva. Escuchar y responder a sus hijos Los padres deberían hacerles saber a sus hijos que sus preguntas y opiniones son importantes, y tratarlos con respeto. Si los padres no ponen atención a lo que sus hijos dicen, o si actúan como si lo que dicen no tuviera sentido o es aburrido, sus hijos pensarán que no son importantes. Los padres deben tratar de contestar las preguntas de sus hijos tan honesta y completamente como sea posible. Y en lugar de evitar una pregunta o inventar una respuesta, los padres deberían reconocer cuando no saben algo. Los niños no esperan que sus padres sean perfectos, pero sí esperan que sean honestos.
  • 4. Estimular a sus hijos a que tomen decisiones por sí mismos. Tomar decisiones es una habilidad muy importante que los niños deben poseer. Esta habilidad aumenta en importancia conforme los niños crecen y se convierten en adultos. Los padres pueden fomentar en sus hijos la habilidad de tomar decisiones de diferentes maneras. Así, algunos juegos que requieren la habilidad de tomar decisiones, como el tablero de damas, son buenos para desarrollar la habilidad de tomar decisiones. Cuando los niños toman una decisión, es importante que los padres exijan que sus hijos cumplan con las decisiones que han tomado. Los niños deben aprender que cada decisión tiene su propia consecuencia. Dar responsabilidades a sus hijos. Los niños maduran cuando se les dan responsabilidades. Responsabilidades como tareas diarias o semanales hacen saber a los niños que los padres creen que ellos son capaces y que confían en ellos para cumplir con sus tareas. Dar la oportunidad para tomar decisiones y resolver problemas. Ningún padre quiere ver a sus hijos fracasar, y algunos padres tratan de proteger a sus hijos del fracaso, alejándolos de actividades y situaciones en las que ellos pueden fracasar. Sin embargo, es importante que los niños aprendan que todos, adultos y niños, fallamos alguna vez. Los niños no pueden aprender cómo manejar desilusiones y frustraciones sin primero haberlas experimentado. Así que en lugar de protegerlos excesivamente y tratar de prevenir sus fallos, los padres deberían ayudar a sus hijos a confrontarlas con una actitud positiva. Cuando el fracaso o el rechazo ocurren, los padres deberían asegurarse que sus hijos aprendan a no tomarlo tan a pecho. Los padres pueden mostrar a sus hijos que tales cosas suceden por muchas razones, pero no porque ellos son malas personas. Si los niños toman los fracasos y rechazos como algo temporal y no como un reflejo de su individualidad, serán menos propicios a que estos afecten su autoestima.
  • 5. Fomente los intereses y las habilidades de sus hijos. Los padres deberían apoyar a sus hijos a participar en las actividades que a ellos les interesen. Participando en actividades que son interesantes y divertidas, y en las cuales ellos puedan sobresalir, ayuda a mejorar su autoestima. El objetivo que debemos plantearnos es conseguir que el niño se sienta capaz de actuar ante los obstáculos. Deberemos pues:  Evitar las actitudes de culpabilidad. La culpabilidad es uno de los sentimientos más inútiles para los seres humanos. Lo que está hecho, hecho está, y ya no lo podemos cambiar. Por más que nos sintamos culpables no podremos cambiar ni un segundo de lo que hemos hecho mal. Lo positivo es sacar conclusiones de cara al futuro. Por tanto, no sirve de nada inculpar a alguien por algo que ha hecho. Es suficiente con mostrarle lo que ha hecho mal y animarle a no equivocarse otra vez, pero sin inculparle ni echarle en cara los errores. Si nuestros hijos son inculpados, ellos a su vez, aprenderán a inculpar.  Evitemos corregirle delante de otras personas, y pidámosle que obre de igual forma respecto a nosotros.  No exijamos a los niños cosas que no son capaces de llevar a cabo. Muchas veces las exigencias familiares van encaminadas a compensar deseos y necesidades de los padres que no coinciden siempre con los deseos y las necesidades de los hijos.  Asesorarle cuando deba enfrentarse a obstáculos. Para evitar las actitudes de sobreprotección, debemos limitarnos a dar información verbal. En el momento de actuar, es el niño quién debe hacerlo.
  • 6.  Instarle a actuar por su cuenta y aceptar el riesgo. El niño debe aprender que el fracaso no es positivo, pero tampoco es un drama. Mientras seamos humanos haremos más cosas mal que bien. Y no pasa nada por ello. Lo importante es analizar los fracasos para corregirlos de cara al futuro. Debemos mostrar nuestro interés en el esfuerzo más que en el resultado.  Prodigar elogios apenas haga algo bien, aunque sea por casualidad. Apenas muestre su interés por el esfuerzo, y en general en todas las ocasiones en que muestre conductas satisfactorias.  Promover hábitos de autonomía y responsabilidad: es prudente instarles a aceptar la responsabilidad de obligaciones: ordenar su ropa, hacerse la cama (no la hagamos nosotros si ellos no la hacen), guardar en el lugar adecuado la ropa sucia, hacer sus deberes. LA AUTOESTIMA EN ADOLESCENTES La autoestima del adolescente suele disminuir por los cambios físicos que tu cuerpo tiene. Te empieza a importar el no ser correspondido por amigos o por el grupo al que perteneces. También influyen los cambios: el paso de primaria a secundaria y a veces, el traslado de centro escolar. Dos cosas en particular influyen en la autoestima que tengas:
  • 7.  cómo eres visto y tratado por los demás  cómo te percibes a ti mismo. Cuando eras pequeño, padres, profesores y otras figuras de autoridad influían en las ideas que tenías sobre ti mismo. Si sufriste más críticas que elogios, es menos probable que hayas desarrollado una autoestima sana. También es fácil que los adolescentes que estáis aún formando valores y creencias, construyáis vuestra imagen a partir de lo que dicen las personas de alrededor. Pero las críticas no siempre vienen de otros. También pueden venir de ti mismo que actúas de "crítico interior”. Si esta crítica es negativa puedes dañar tu autoestima tanto como si viniera de fuera. Si te ves con las cualidades que admiras, probablemente tendrás una autoestima alta. Por el contrario si no ves en ti las cualidades que admiras, puedes desarrollar una baja autoestima. A veces lo que pasa es que no eres capaz de apreciar las grandes cualidades que tienes. El autocontrol es una habilidad vital para el buen desempeño de la vida, que permite al individuo mantener dominio y control de sí mismo. La carencia de autocontrol es un problema generalizado que no discrimina edad, etnia o religión. La adolescencia es conocida como la edad del descontrol, es una etapa donde se experimentan importantes cambios referentes al control que ejercen los padres. Muchos son los adolescentes con conflictos producidos por acciones descontroladas, se cree que uno de los factores que interviene en la falta de control de los adolescentes, es la falta de criterio personal y la vulnerabilidad de arrastre, producto de una autoestima baja, ya que aquellos que no poseen niveles adecuados de autoestima suelen buscar aceptación volviéndose fácilmente manipulables.
  • 8. PRINCIPIOS PARA MEJORAR LA AUTOESTIMA EN LA FAMILIA Diez ideas potentes para proteger tu familia de la rutina, el individualismo, la ruptura y las frustraciones. 1- Disponibilidad Consiste en dedicar tiempo (¡que es lo que menos tenemos!) a atender a nuestros hijos y esposo/a. Con los adolescentes, por ejemplo, no vale lo de “este tema ya lo hablaremos el sábado con tranquilidad, cariño”. Para el sábado, tu hija de 13 años ya se ha emborrachado con una amiga y van a hacer lo que se les ocurra, porque el padre estaba des localizado, como las empresas. Hay que estar disponible, porque hay problemas que sólo se arreglan en el momento en que el otro se anima a plantearlo y pide ser escuchado. Recordemos que nuestros padres, al morir, sólo nos dejan realmente el tiempo que pasaron con nosotros. Demos tiempo al otro. 2- Comunicación padres-hijos: que los padres hablen menos y escuchen más En muchas familias, cuando un padre o madre dice “hijo, tenemos que hablar”, el chaval piensa “uy, malo, malo”. ¿Por qué? Porque sabe que los padres cuando dicen “tenemos que hablar” quieren decir “te voy a soltar un discurso por algo tuyo que no me ha gustado”. Esto cambiaría si los padres se hicieran un propósito: dedicar el 75% a escuchar y sólo el 25% a hablar. Escuchar a los hijos (o al cónyuge, a cualquiera) es un esfuerzo activo. Hay que soltar el diario, quitar el volumen de la TV, girar la cabeza hacia quien te habla, mirar a los ojos, expresar atención. Eso es escucha activa, que es la que sirve para mejorar la autoestima de tu familia. 3- Coherencia en los padres y auto exigencia en los hijos Uno es coherente cuando lo que piensa, siente, dice y hace es una sola y misma cosa. No tiene sentido decirle a los niños desde el sofá: “hey, ustedes, ayuden a su mamá a quitar la mesa”. Hay que
  • 9. dar ejemplo primero. Tú, padre, has de quitar la mesa durante 5 días, que te vean. El quinto día dices a tu hijo: “venga, ahora entre los dos”. Y dos días después: “estoy orgulloso de ti, ahora ya has aprendido y ya puedes quitar la mesa tú sólo”. Y él se sentirá orgulloso de quitar la mesa. Así aprenden a auto exigirse, que es mucho mejor que tenerlos vigilados 24 horas al día. Esto es un progenitor potenciador, motivador, animador y protector al mismo tiempo. También pedimos a los niños que estudien pero ¿nos ven a nosotros estudiar, leer revistas de nuestro oficio, ponernos al día en nuestra especialidad? Hemos de poder decir: “mirad, hijos, nosotros también estudiamos”. 4- Tener iniciativa, inquietudes y buen humor, especialmente con el cónyuge Estos tres factores son útiles para la autoestima familiar. Pero la rutina es un enemigo en las relaciones conyugales y con los hijos. El punto clave es que haya creatividad e iniciativa en la vida de pareja y eso se contagiará a toda la familia. Las mejores horas deben ser para compartir con el esposo o esposa. Ser papá o mamá no debe hacernos olvidar que somos “tú y yo, cariño, nosotros”. Creatividad e iniciativa protegen a la pareja de la rutina. Cuando hay rutina, es fácil que uno de los dos busque la “magia” añorada fuera, en otras relaciones. Por el contrario, si la pareja va bien, los hijos aprenden su “educación sentimental” simplemente viendo cómo se tratan papá y mamá, viendo que se admiran, se halagan, se alaban, son cómplices. “Cuando sea mayor trataré a mi mujer como papá a mamá”, piénsenlos niños entusiasmados. Eso les da autoestima. 5- Aceptar nuestras limitaciones, y las de los nuestros Hay que conocer y aceptar tus limitaciones, las de tu cónyuge, las de tus hijos. Pero es importantísimo no criticar al otro ante la familia, no criticar a tu cónyuge ante los niños, o a un niño ante los
  • 10. hermanos, comparando a un hermano “bueno” con uno “malo”. Eso hace sufrir al hijo y le quita autoestima. Es mejor llevarlo aparte y hablar. 6- Reconocer y reafirmar lo que vale la otra persona Seamos sinceros: no tiene sentido que andemos llamando “campeón” a nuestro niño que nunca ha ganado nada. Si ha perdido un partido de fútbol, no le llames campeón. Ha de aprender a tolerar la frustración, acompañado, eso sí. También hemos de saber (grandes y pequeños) que somos buenos en unas cosas y no en otras. “Hijo, pareces bueno en A y en B, pero creo que C no es lo tuyo”. Reafirmemos al otro en lo que vale, y se verá a sí mismo como lo que es, una persona valiosa. 7- Estimular la autonomía personal Uno se hace bueno a medida que va haciendo cosas buenas. Es importante que lo entiendan los hijos. Lo que se hace es importante: hacer cosas buenas nos hacer buenos a nosotros. Esta idea ayuda a tener autonomía personal, hacer las cosas por nosotros mismos, para mejorar nosotros. 8- Diseñar un proyecto personal No irás muy lejos si no sabes donde quieres ir. Quedarte quieto no es factible, uno tiende a volver a quedarse atrás. Has de tener un proyecto personal para crecer, y atender y ayudar a discernir y potenciar los proyectos de los tuyos. 9- Tener un nivel de aspiraciones alto, pero realista Hemos de jugar entre lo posible y lo deseable. Si aspiramos alto, nos valoraremos bien, tendremos autoestima. Pero, ¿es factible? Debemos conjugar un alto nivel de aspiraciones con la realidad de nuestras capacidades y recursos. 10- Elijamos buenos amigos y amigas El individualismo es el cáncer del s.XXI. Nosotros y nuestros hijos estamos atados a máquinas gratificantes: el DVD, la TV, la videoconsola, Internet etc. El trabajo en solitario va minando la amistad verdadera. ¡Los amigos comprometen mucho y al individualista no le gustan los compromisos!
  • 11. RELACIÓN ENTRE PADRES E HIJOS. Si aceptamos que los padres tienen una influencia dramática en los hijos, expresada durante la crianza, debemos admitir que la Autoestima de los primeros, será el modelo a seguir de los segundos. Podemos destacar algunos vicios de trato que los padres suelen tener con los hijos en la relación comunicacional cotidiana, así como las estrategias más afectivas para optimizar los vínculos, he aquí algunas de las más nefastas, y unas cuantas alternativas favorables y efectivas. Estrategias Inefectivas: Dar órdenes Amenazar Moralizar Negar percepciones Distraer Criticar y ofender Ridiculizar Comparar Elogiar Confundir
  • 12. Estrategias Efectivas: Aunque no existen recetas mágicas para la crianza, la actitud amorosa y consciente es la que parece brindar los mejores resultados. Algunas alternativas que pueden funcionar mejor que las fórmulas antes expuestas, son: Sintonía Honestidad Responsabilizar Delimitar Negociar Anticipar Reforzar LA RELACIÓN DE PAREJA. Al igual que en cualquier contexto formado por personas, el funcionamiento de la pareja depende de la Autoestima de sus miembros. La formación de pareja es una necesidad del ser humano en la búsqueda de ensanchar su horizonte personal y de compartir lo que es, a través de distintas maneras de expresión. En la relación de dos, se abre un mar de posibilidades de proximidad que reduce la sensación de soledad y vacío a través de la búsqueda y encuentro de intimidad física y psicológica. AUTOESTIMA Y TRABAJO.
  • 13. La Autoestima tiene una poderosa influencia en el logro de objetivos relacionados con la ocupación, el oficio, la profesión. La relación que existe entre las variables Autoestima. Trabajo es, desde todo punto de vista, indisoluble. Aceptando esto como cierto, podemos decir que la persona que trabaje desde su Autoestima, se desempeña de una manera diferente a aquella que lo hace desde su Desvalorización. En el plano de las creencias, el Desvalorizado suele estar anclado, envuelto en una serie de creencias negativas con relación al trabajo.
  • 14. CONCLUSIONES. La Autoestima es un recurso psicológico que permite que las personas se orienten hacia el bienestar y no hacia la autodestrucción. Sin embargo de manera automática y poco consciente, acostumbramos desarrollar comportamientos que afectan y reducen de manera significativa nuestra calidad de vida. Envidiar, criticar, maltratar, celar, quejarse, negarse a aceptar las cosas como son, evitar los cambios necesarios, trabajar compulsivamente, fumar o beber en exceso y actuar tímidamente o con apatía, entre otras conductas frecuentes, revelan desamor por uno mismo, pérdida del equilibrio de la mente y del cuerpo y, por consiguiente, la urgente necesidad de restablecer la Autoestima, que es la pieza clave para todo tipo de relación en nuestras vidas: paternal, amorosa, de trabajo o simplemente social. Finalmente el autoestima dependerá de cada uno, en cómo uno se ve, en cómo uno se quiere y se logra ver ante los demás, en cómo nosotros mismos salimos adelante por nuestras propias cuentas y sobre todo en cómo desarrollamos actitudes que nos ayudan a ser cada dia mejores.