Diese Präsentation wurde erfolgreich gemeldet.
Wir verwenden Ihre LinkedIn Profilangaben und Informationen zu Ihren Aktivitäten, um Anzeigen zu personalisieren und Ihnen relevantere Inhalte anzuzeigen. Sie können Ihre Anzeigeneinstellungen jederzeit ändern.
1
Tendencias globales: la paradoja del progreso
Una publicación del Consejo Nacional de Inteligencia
Resumen ejecutivo
Ene...
2
ideologías y tensiones sociales asimétricas. La amenaza del terrorismo se extenderá en las próximas
décadas, a la vez qu...
3
globalización, tecnologías emergentes que transforman el trabajo y el comercio, y el crecimiento
de la inestabilidad pol...
4
Tendencias globales e implicaciones importantes para el 2035
Las poblaciones ricas están envejeciendo, las pobres, no. L...
5
El balance final
Estas tendencias convergirán a un ritmo sin precedentes para que el gobierno y la cooperación sean más
...
Nächste SlideShare
Wird geladen in …5
×

Tendencias globales: la paradoja del progreso. Resumen ejecutivo.

1.330 Aufrufe

Veröffentlicht am

Tendencias globales: la paradoja del progreso
Una publicación del Consejo Nacional de Inteligencia
Resumen ejecutivo
Enero de 2017
Estamos viviendo una paradoja: los logros de las eras de la industria y de la información están formando
un mundo venidero que es más peligroso y rico en oportunidades que nunca. Ya sea que prevalezca la
promesa o el peligro, se activarán las opciones del género humano.
El progreso de las décadas pasadas es histórico, se ha logrado conectar a las personas, empoderar a
personas, grupos y estados y sacar a un mil millones de personas de la pobreza en el proceso. Pero este
mismo progreso también generó impactos como la Primavera Árabe, la Crisis Financiera Mundial de
2008 y el aumento global de las políticas populistas en contra del sistema. Estos impactos revelan lo
frágiles que han sido los logros, al poner en relieve cambios profundos en el panorama global que
presagian un futuro cercano oscuro y difícil.

  • Login to see the comments

  • Gehören Sie zu den Ersten, denen das gefällt!

Tendencias globales: la paradoja del progreso. Resumen ejecutivo.

  1. 1. 1 Tendencias globales: la paradoja del progreso Una publicación del Consejo Nacional de Inteligencia Resumen ejecutivo Enero de 2017 Estamos viviendo una paradoja: los logros de las eras de la industria y de la información están formando un mundo venidero que es más peligroso y rico en oportunidades que nunca. Ya sea que prevalezca la promesa o el peligro, se activarán las opciones del género humano. El progreso de las décadas pasadas es histórico, se ha logrado conectar a las personas, empoderar a personas, grupos y estados y sacar a un mil millones de personas de la pobreza en el proceso. Pero este mismo progreso también generó impactos como la Primavera Árabe, la Crisis Financiera Mundial de 2008 y el aumento global de las políticas populistas en contra del sistema. Estos impactos revelan lo frágiles que han sido los logros, al poner en relieve cambios profundos en el panorama global que presagian un futuro cercano oscuro y difícil. En los próximos cinco años, se observarán tensiones en aumento dentro y entre los países. El crecimiento global disminuirá, al igual que los desafíos globales cada vez más complejos e inminentes. Una variedad más amplia de estados, organizaciones y personas empoderadas determinará la geopolítica. Para bien o para mal, el panorama global emergente está llevando a al cierre de una era de dominio norteamericano posterior a la Guerra Fría. Por lo tanto, quizás también sea este el destino del orden internacional basado en reglas que surgió después de la Segunda Guerra Mundial. Será mucho más difícil colaborar internacionalmente y gobernar en las formas en que espera el pueblo. Los actores con capacidad de veto amenazarán bloquear la cooperación en cada ocasión, mientras que las "cámaras de resonancia" de la información reforzarán innumerables realidades contrapuestas, y socavarán la posibilidad de tener una visión común de los sucesos mundiales. Debajo de esta crisis en la cooperación habrá diferencias locales, nacionales e internacionales sobre el rol correcto del gobierno en una variedad de problemas que van desde la economía hasta el medio ambiente, la religión, la seguridad y los derechos de las personas. Los debates sobre los límites morales (a quién se debe qué cosa) serán más pronunciados, mientras que la divergencia en valores e intereses entre los estados amenazará la seguridad internacional. Se tentará de imponer orden en este caos aparente, pero eso finalmente sería demasiado costoso a corto plazo y fracasaría a largo plazo. Los actores proliferantes y con poder de dominación en múltiples dominios requerirían recursos inaceptables en una época de crecimiento lento, límites fiscales y cargas de endeudamiento. Si se hace eso de manera interna, sería el final de la democracia, lo que resultaría en autoritarismo, inestabilidad o ambos. Aunque la fortaleza material seguirá siendo fundamental para el poder estatal y geopolítico, los actores más poderosos del futuro recurrirán a las redes, las relaciones y la información para competir y cooperar. Esta es la lección del excelente poder político de la década de 1900, incluso si dichos poderes tuvieron que aprenderla y volver a aprenderla. Las guerras de poder soviéticas y estadounidenses, especialmente en Vietnam y Afganistán, fueron un presagio de los conflictos posteriores a la Guerra Fría y las luchas actuales en el Medio Oriente, África y Asia del Sur en donde los adversarios menos poderosos niegan la victoria mediante estrategias,
  2. 2. 2 ideologías y tensiones sociales asimétricas. La amenaza del terrorismo se extenderá en las próximas décadas, a la vez que el protagonismo de grupos pequeños y personas crece con el uso de nuevas tecnologías, ideas y relaciones para su ventaja. Mientras tanto, los estados permanecen altamente competentes. China y Rusia estarán envalentonadas, mientras que los agresores regionales y los actores no estatales observarán oportunidades para perseguir sus intereses. Las incertidumbres sobre los Estados Unidos, un Occidente con mirada introspectiva y la erosión de las normas para la prevención de los conflictos y los derechos humanos alentarán a China y Rusia a controlar la influencia de los EE. UU. Al hacerlo, su agresión en la "zona gris" y las diversas formas de turbación permanecerán por debajo del umbral del conflicto armado, pero traerán riesgos profundos de error de cálculos. El exceso de confianza de que la fortaleza material puede controlar la intensificación de problemas aumentará los riesgos de conflictos entre los estados a niveles no vistos desde la Guerra Fría. Incluso si se evita el conflicto armado, el patrón actual de "cooperación internacional donde podamos obtenerla", (como por ejemplo, sobre el cambio climático), disfraza las diferencias significativas en los valores e intereses entre los estados y poco hace para frenar las afirmaciones de dominio dentro de las regiones. Estas tendencias están conduciendo a un ámbito de influencia mundial. El panorama no es mucho mejor en el frente doméstico para muchos países. Mientras que décadas de integración global y avances tecnológicos enriquecieron a los más ricos y sacaron a ese mil millones de personas de la pobreza, principalmente en Asia, también vaciaron a las clases medias occidentales y agudizaron el retroceso contra la globalización. Las olas migratorias son más intensas ahora que en los últimos 70 años, esto aumenta el espectro de fondos de bienestar agotados y la competencia en aumento por los empleos, y refuerza los impulsos nativistas, en contra de la elite. El crecimiento lento sumado a las alteraciones inducidas por la tecnología en los mercados laborales amenazará la reducción de la pobreza e impulsará las tensiones dentro de los países en los próximos años, al alimentar el mismo nacionalismo que contribuye a las tensiones entre los países. Sin embargo, este sombrío futuro cercano no está para nada sellado. Ya sea que los próximos cinco o 20 años sean más brillantes (o más oscuros), se presentarán tres opciones: ¿cómo las personas, los grupos y los gobiernos renegociarán sus expectativas entre sí para crear un orden político en una época de personas empoderadas y economías rápidamente cambiantes? ¿En qué medida los poderes estatales principales, así como las personas y los grupos, construirán nuevos patrones y arquitecturas de cooperación y competencia internacional? ¿En qué medida los gobiernos, grupos y personas se prepararán ahora para los problemas globales multifacéticos como cambio climático y tecnologías transformativas? En tres historias o escenarios ("Islas", "Órbitas" y "Comunidades") se explora cómo las tendencias y las elecciones de importancia podrían cruzarse para crear diferentes caminos hacia el futuro. Estos escenarios enfatizan las respuestas alternativas para la volatilidad a corto plazo, en los niveles nacionales (Islas), regionales (Órbitas) y subestatales y transnacionales (Comunidades). • El escenario de islas investiga una reestructuración de la economía global que lleva a períodos prolongados de crecimiento lento o sin crecimiento, al desafiar ambos modelos tradicionales de prosperidad económica y la suposición de que la globalización continuará expandiéndose. El escenario enfatiza los desafíos para que los gobiernos cumplan con las demandas de las sociedades para la seguridad física y económica como retroceso popular ante los aumentos de la
  3. 3. 3 globalización, tecnologías emergentes que transforman el trabajo y el comercio, y el crecimiento de la inestabilidad política. Esto pone en relieve las opciones que enfrentarán los gobiernos en condiciones que podrían tentar a algunos a volverse hacia adentro, reducir el apoyo para la cooperación multilateral y adoptar políticas proteccionistas, mientras que otros encuentran formas de aprovechar nuevas fuentes del crecimiento económico y la productividad. • El escenario de órbitas explora un futuro de tensiones creado por los principales poderes contrapuestos que persiguen sus propias esferas de influencia mientras intentan mantener la estabilidad a nivel interno. Examina cómo las tendencias de nacionalismo en auge, patrones de conflictos cambiantes, tecnologías transformadoras emergentes y cooperación global en disminución podrían combinarse para aumentar el riesgo de conflicto interestatal. Este escenario enfatiza las opciones de las políticas venideras para los gobiernos que reforzarían la estabilidad y la paz o agravarían más las tensiones. Presenta un arma nuclear usada ab irato, lo que resulta en concentrar mentes globales, de manera que no suceda de nuevo. • El escenario de comunidades muestra cómo crecen las expectativas públicas, pero disminuye la capacidad del espacio abierto de los gobiernos nacionales para los gobiernos locales y los actores privados, lo que desafía las suposiciones tradicionales sobre lo que significa gobernar. La tecnología de la información continúa siendo el posibilitador clave y las empresas, grupos de defensores, entidades benéficas y los gobiernos locales demuestran ser más hábiles que los gobiernos nacionales en la prestación de servicios para influenciar a las poblaciones en favor de sus agendas. La mayoría de los gobiernos nacionales resisten, pero otros ceden algo de poder a las redes emergentes. En todas partes, desde el Medio Oriente hasta Rusia, el control es más difícil. Como lo implica la paradoja del progreso, las mismas tendencias que generan riesgos a corto plazo también pueden crear oportunidades para obtener mejores resultados a largo plazo. Si el mundo fuera lo suficientemente afortunado como para poder aprovechar estas oportunidades, el futuro sería más benévolo de lo que sugieren nuestros tres escenarios. En el panorama global emergente, plagado de sorpresas y discontinuidad, los estados y las organizaciones que más pueden aprovechar dichas oportunidades serán aquellos resilientes, lo que les permite adaptarse a condiciones cambiantes, perseverar haciendo frente a la adversidad inesperada y tomar medidas para recuperarse rápidamente. Invertirán en infraestructura, conocimiento y relaciones que les permitan controlar el impulso, ya sea económico, ambiental, social o cibernético. De manera similar, las sociedades con mayor resiliencia serán probablemente aquellas que desencadenan y abarcan el potencial completo de todas las personas, ya sean mujeres y minorías o aquellos azotados por las recientes tendencias tecnológicas y económicas. Se moverán con las corrientes históricas, no en contra, al hacer uso del alcance en constante expansión de la capacidad humana para dar forma al futuro. En todas las sociedades, incluso en las circunstancias más inhóspitas, habrá aquellos que eligen mejorar el bienestar, la felicidad y la seguridad de otras personas, al emplear las tecnologías transformativas para hacerlo a escala. Mientras que lo opuesto también será verdadero, las fuerzas destructivas tendrán poderes como nunca antes. El interrogante central antes de los gobiernos y las sociedades es cómo combinar atributos individuales, colectivos y nacionales de tal forma que produzcan seguridad, prosperidad y esperanza sustentable.
  4. 4. 4 Tendencias globales e implicaciones importantes para el 2035 Las poblaciones ricas están envejeciendo, las pobres, no. Las poblaciones en edad de trabajar están reduciéndose en países ricos, China y Rusia, pero están creciendo en países en vías de desarrollo más pobres, especialmente en África y Asia del Sur; esto aumenta las presiones económicas, laborales, de urbanización y bienestar, y estimula la migración. La capacitación y la educación continua serán decisivas en los países desarrollados y en vías de desarrollo parecidos. La economía global está cambiando. Elcrecimientoeconómicodébilpersistiráenuncortoplazo.Lasprincipaleseconomías se enfrentarán a ganancias de productividad menores y poblaciones activas reducidas, mientras se recuperan de la crisis financiera de 2008/2009 con deudas altas, baja demandas e incertidumbres sobre la globalización. China intentará cambiar a una economía orientada al consumidor de su enfoque de inversión y exportación de larga data. El crecimiento inferior amenazará la reducción de la pobreza en los países en vías de desarrollo. Latecnologíaestáacelerandoelprogreso,peroestácausandodiscontinuidades.El rápido avance tecnológico aumentará el ritmo de cambio y creará nuevas oportunidades, pero agravará las divisiones entre ganadores y perdedores. La inteligencia artificial y la automatización amenazan cambiar las industrias más rápido de lo que las economías pueden ajustarse, al desplazar potencialmente a trabajadores y limitar la ruta habitual para que los países pobres se desarrollen. Las biotecnologías, como la edición de genomas, revolucionarán la medicina y otros campos, mientras que se agudizarán las diferencias morales. Las ideas y las identidades están llevando a cabo una oleada de exclusión. La conectividad global en crecimiento en medio del crecimiento débil aumentará las tensiones dentro y entre las sociedades. El populismo aumentará a la derecha y la izquierda, lo que amenazará al liberalismo. Algunos líderes usarán el nacionalismo para reforzar el control. La influencia religiosa será cada vez más importante y más autoritativa que muchos gobiernos. Casi todos los países observarán cómo las fuerzas económicas potencian los roles de liderazgo y el estatus de las mujeres, pero también se producirá una reacción violenta. Gobernar se está tornando más difícil. El pueblo demandará que los gobiernos proporcionen seguridad y prosperidad, pero los ingresos fijos, la desconfianza, la polarización y una lista creciente de los problemas emergentes dificultarán el desempeño del gobierno. La tecnología ampliará el rango de actores que pueden bloquear o burlar la acción política. Controlar los problemas globales será más difícil, ya que los actores se multiplican (para incluir organizaciones no gubernamentales, corporaciones y personas empoderadas), lo que resulta en más esfuerzos ad hoc, y menos abarcadores. La naturaleza del conflicto está cambiando. El riesgo del conflicto aumentará debido a intereses divergentes entre los principales poderes, una amenaza de terror en expansión, inestabilidad continua en estados débiles, y la difusión de tecnologías letales y revolucionarias. Las sociedades desestabilizadoras serán más comunes, con armas de precisión de largo alcance, sistemas robóticos y cibernéticos para atacar la infraestructura a la distancia, y tecnología más accesible para crear armas de destrucción masiva. Los problemas de cambio climático, medio ambiente y de salud demandarán atención. Una variedad de peligros globales representan amenazas inminentes y a largo plazo que requerirán medidas colectivas para tratarlos, incluso a medida que la cooperación se torna más difícil. El clima más extremo, el desgaste del suelo y el agua, y la inseguridad alimenticia afectarán a las sociedades. El aumento del nivel del mar, la acidificación de los océanos, el derretimiento de los glaciares y la polución cambiarán los patrones de vida. Las tensiones sobre el cambio climático crecerán. Los viajes en aumento y la mala infraestructura de salud harán que las enfermedades infecciosas sean más difíciles de controlar.
  5. 5. 5 El balance final Estas tendencias convergirán a un ritmo sin precedentes para que el gobierno y la cooperación sean más difíciles y para cambiar la naturaleza del poder, especialmente modificando el panorama global. Las tendencias económicas, tecnológicas y de seguridad, en particular, ampliarán la cantidad de estados, organizaciones y personas que pueden actuar en formas trascendentales. Dentro de los estados, el orden político continuará siendo difícil de alcanzar y las tensiones serán altas hasta que las sociedades y los gobiernos renegocien sus expectativas entre sí. Entre los estados, se ha desvanecido el momento unipolar posterior a la Guerra Fría y el orden internacional basado en las normas posterior a 1945 también podría estar desvaneciéndose. Algunos poderes principales y agresores regionales buscarán reafirmar intereses mediante la fuerza, pero encontrarán resultados efímeros cuando descubran que las formas materiales y tradicionales de poder pueden asegurar y sostener menos los resultados en un contexto de proliferación de actores con capacidad de veto.

×