Diese Präsentation wurde erfolgreich gemeldet.
Wir verwenden Ihre LinkedIn Profilangaben und Informationen zu Ihren Aktivitäten, um Anzeigen zu personalisieren und Ihnen relevantere Inhalte anzuzeigen. Sie können Ihre Anzeigeneinstellungen jederzeit ändern.

Juan ramón molina

Ähnliche Bücher

Kostenlos mit einer 30-tägigen Testversion von Scribd

Alle anzeigen

Ähnliche Hörbücher

Kostenlos mit einer 30-tägigen Testversion von Scribd

Alle anzeigen
  • Als Erste(r) kommentieren

  • Gehören Sie zu den Ersten, denen das gefällt!

Juan ramón molina

  1. 1. Juan Ramón Molina<br />3949065284480<br /> En Brasil <br />´´Fue mi niñez como un Jardín risueño,<br />Donde a los goces de mi edad esquivo,<br />Presa ya de la fiebre del ensueño<br />Vague dolientemente pensativo.<br />Sentí en el alma un natural deseo<br />De cantar a la orilla del camino<br />Halle una lira no cual la del Orfeo<br />Y obedezco el mandato del destino.<br />Al mirarme al espejo, cuan cambiado <br />Estoy! No me conozco ni yo mismo <br />Tengo los ojos de mirar cansado<br />Algo del miedo del que ve un abismo.<br />Después de haber estudiado la biografía de Juan R. Molina, se puede estimar que tuvo una niñez muy propicia y la cual disfruto bastante, pero era un niño con carácter rebelde y terco, pero tal vez con el tiempo su carácter fue mas pasivo, y por eso la frase al mirarme al espejo, cuan cambiado estoy, y deja la universidad por su instinto a la poesía.<br />Súrsum<br />Ya no nos separemos ni un momento, <br />Porque- cuando se extingan nuestras vida-<br />Nuestras dos almas cruzarán unidas<br />El éter, en continuo ascendimiento.<br />Ajenas al humano sufrimiento<br />De las innobles carnes desprendidas,<br />Serán en una llama confundidas<br />En la región azul del firmamento.<br />Sin dejar huellas ni visibles rastros<br />Más allá de la gloria de los astros<br />Entre auroras de eternos arreboles,<br />A obedecer iremos la divina<br />Ley, fatal y suprema que domina<br />Los espacios, las almas y los soles.<br />Trata del amor que tanto le tuvo a una mujer, y cuando ya no estén juntos sus almas los estarán, sin dejar huella y siempre estará allí el amor más profundo que antes.<br />Madre Melancolía<br />´´A tus exangües pechos, Madre Melancolía,<br />He de vivir pegado, con secreta amargura,<br />Porque absorbí los éteres de la amarga filosofía<br />Y todos los venenos de la literatura.<br />En fatigada de sed alma mía<br />Sueña con una Arcadia de sombra y de verdura,<br />Y con ello el don sencillo de un odre de agua fría<br />Y un racimo de dátiles y un pan sin levadura.<br />Todo el dolor antiguo y todo el dolor nuevo<br />Mezclado sutilmente en mi espíritu llevo<br />Con el extracto de una fatal sabiduría.<br />Conozco ya las almas, las cosas y los seres,<br />He recorrido mucho las playas y los Citeres…<br />¡Soy tu hijo predilecto, Madre Melancolía!<br />Hace referencia a todo el dolor de su vida, porque tuvo momentos muy amargos, ya se desahogó con el alcohol, y eso lo llevo a momentos muy duros.<br /> Anhelo<br />¡Viviese yo en los tiempos esforzados<br />De amores, de conquista y de guerras,<br />En que frailes, bandidos y soldados<br />A través de los mares irritados<br />Iban en busca de remotas tierras.<br />No en esta triste edad en que desmaya<br />Todo anhelo- encumbrado como un monte-<br />Y en que poniendo mi ambición a raya<br />Herido y solo me quede en la playa<br />Viendo el limite azul del horizonte!<br />Quería llegar más lejos de lo que había llegado con sus poesías, pero por la edad sus otros sueños quedaron estancados y quedo solo en busca de los nuevos horizontes. <br />Anhelo Nocturno<br />La lluvia su monótona charla dice afuera.<br />La puerta de mi cuarto por fin está cerrada.<br />Quizás en esta noche no grite mi quimera<br />Y goce del olvido profundo de la almohada.<br />¡Hace ya tanto tiempo que en reposar me empeño,<br />Como si me turbara la fiebre del delito,<br />Que mis ojos enclavo- de los que huyeran el sueño-<br />En la siniestra esfinge del lúgubre infinito!<br />Mas hoy todos los seres me han parecido buenos,<br />El cielo azul brindome su clama vespertina,<br />Y libre de pecados y libre de venenos<br />Purifiqué mi cuerpo en agua cristalina.<br />Quiero la paz aquella de la primer mañana<br />Cuando, en el seno de Eva, tranquilo e inocente,<br />Adán durmió, el arrullo de amor de la fontana,<br />Ajeno a las promesas de la sutil serpiente.<br />Un nirvana sin término, letárgico y profundo, <br />En el que olvide todas mis dichas y mis males, <br />La secreta congoja de haber venido al mundo<br />A resolver enigmas y problemas fatales.<br />Ser del todo insensible como la dura piedra,<br />Y no tallado en una doliente carne viva<br />De nervios y de músculos. O ser como la hiedra<br />Que extiende sus tentáculos de manera instintiva.<br />No como el pobre bruto del llano y de la cumbre<br />Sujeto a la ley ciega de inexorable sino,<br />Que en sus miradas tiene la enorme pesadumbre<br />De todo aquel que encuentra muy ajo su destino.<br />Así gozar quisiera de imperturbable sueño<br />Cuando la noche baja de los cielos lejanos.<br />Estrellas: derramadme vuestro letal beleño.<br />Arcángeles: mecedme con vuestras leves manos.<br />Para que mi mañana florezca como rosa<br />De mayo, exuberante de vida y fragancia,<br />Y la tierra contemple, jocunda y luminosa,<br />Con los tranquilos ojos con que la vi en la infancia.<br />Juan R. Molina escribe, todo lo vivía en esos momento y deseaba olvidar todo lo bueno y malo, deseaba estar en paz y descansar para siempre, eso era felicidad para él.<br />

×