Diese Präsentation wurde erfolgreich gemeldet.
Wir verwenden Ihre LinkedIn Profilangaben und Informationen zu Ihren Aktivitäten, um Anzeigen zu personalisieren und Ihnen relevantere Inhalte anzuzeigen. Sie können Ihre Anzeigeneinstellungen jederzeit ändern.

Muerte en la infancia: consuelo y esperanza

1.232 Aufrufe

Veröffentlicht am

Orientaciones de la Doctrina Espírita para comprender la muete en la infancia.

Veröffentlicht in: Seele & Geist
  • Loggen Sie sich ein, um Kommentare anzuzeigen.

  • Gehören Sie zu den Ersten, denen das gefällt!

Muerte en la infancia: consuelo y esperanza

  1. 1. CEADS (Centre Espírita Amalia Domingo Soler) www.ceads.kardec.es 1 ESDE Programa Complementario – Módulo I – Guía 5 Causas espirituales de muerte durante la infancia En nuestro planeta, la muerte durante el período de la infancia, es común, incluso dentro de las comunidades que disfrutan de la mejor calidad de vida. La corta duración de la vida de un niño puede significar para el Espíritu que lo animaba el complemento de alguna existencia anterior interrumpida antes de su término, y también, por lo general, su muerte constituye una prueba o expiación para los padres. El esclarecimiento y el consuelo que brinda el Espiritismo suavizan la tristeza que produce especialmente, la muerte de niños. Si bien es cierto que (...) hay males en esta vida cuya causa primera es el hombre, también hay otros males que parecieran golpearlo como obra de la fatalidad, a los cuales éste es totalmente ajeno, por lo menos, en apariencia. Eso es lo que sucede, por ejemplo, con la pérdida de los seres queridos y la de aquellos que son el amparo de la familia.
  2. 2. CEADS (Centre Espírita Amalia Domingo Soler) www.ceads.kardec.es 2 ESDE Programa Complementario – Módulo I – Guía 5 Causas espirituales de muerte durante la infancia Analizando con detenimiento esta cuestión, Allan Kardec se expresa así: ¿Qué decir, en fin, de esos niños que mueren en tierna edad y que sólo conocieron los sufrimientos de la vida? ¿Qué hicieron esas almas que acaban de salir de las manos del Creador para venir a este mundo a luchar con tantas miserias y para merecer una recompensa o una punición en el futuro, si no han podido poner en práctica ni el bien ni el mal?
  3. 3. CEADS (Centre Espírita Amalia Domingo Soler) www.ceads.kardec.es 3 ESDE Programa Complementario – Módulo I – Guía 5 Causas espirituales de muerte durante la infancia Sin embargo, en virtud del axioma según el cual todo efecto tiene una causa, esas miserias son efectos que han de tener una causa, y, desde el momento en que se admita un Dios justo, esa causa también ha de ser justa. Ahora bien, si al efecto le precede siempre una causa, si ésta no se encuentra en la vida actual, ha de ser anterior a esa vida, es decir, ha de estar en una existencia anterior. Por otro lado, como Dios no puede castigar a alguien por el bien que haya hecho ni por el mal que no hizo, si somos castigados es porque algo hicimos mal. Si a ese mal no lo hemos hecho en la vida presente, debimos haberlo hecho en otra. Esta es una alternativa de la que nadie puede huir y donde la lógica decide de qué parte se encuentra la justicia de Dios.
  4. 4. CEADS (Centre Espírita Amalia Domingo Soler) www.ceads.kardec.es 4 ESDE Programa Complementario – Módulo I – Guía 5 Causas espirituales de muerte durante la infancia El Espíritu Sanson, ex miembro de la Sociedad Espírita de París, en un mensaje en el año 1863, esclarece, examina y aconseja: Cuando la muerte siega en vuestras familias arrebatando sin consideración la vida de los más jóvenes antes que la de los ancianos, acostumbráis decir: Dios es injusto porque sacrifica a un ser lleno de vigor, que tiene un gran futuro, y preserva a los que ya vivieron largos años llenos de decepciones; se lleva a los que son útiles y deja a los que ya no sirven; despedaza el corazón de una madre privándola de la inocente criatura que era toda su alegría.
  5. 5. CEADS (Centre Espírita Amalia Domingo Soler) www.ceads.kardec.es 5 ESDE Programa Complementario – Módulo I – Guía 5 Causas espirituales de muerte durante la infancia Humanos, es en ese punto que necesitáis elevaros por encima de lo meramente terrestre de la vida para que podáis comprender, que muchas veces, el bien está donde juzgáis ver el mal, la sabia providencia, donde pensáis divisar la ciega fatalidad del destino. ¿Por qué habéis de evaluar la justicia divina según la vuestra?
  6. 6. CEADS (Centre Espírita Amalia Domingo Soler) www.ceads.kardec.es 6 ESDE Programa Complementario – Módulo I – Guía 5 Causas espirituales de muerte durante la infancia ¿Podéis suponer que el Señor de los mundos se dedique a infligiros pruebas crueles por simple capricho? Nada se produce sin un fin inteligente, y sea lo que fuere aquello que acontezca, todo tiene una razón de ser. Si escudriñarais mejor todos los dolores que os acontecen, siempre encontraríais en ellos la razón divina, razón regeneradora, y vuestros miserables intereses quedarían en tan secundaria consideración, que los arrojaríais al último plano.
  7. 7. CEADS (Centre Espírita Amalia Domingo Soler) www.ceads.kardec.es 7 ESDE Programa Complementario – Módulo I – Guía 5 Causas espirituales de muerte durante la infancia Creedme, es preferible la muerte en una encarnación de veinte años, que esos vergonzosos libertinajes que hieren a familias respetables, dilaceran los corazones de las madres y hacen encanecer los cabellos de los padres antes de tiempo. Frecuentemente la muerte prematura es un gran beneficio que Dios le concede a aquel que se va y que de esa manera se preserva de las miserias de la vida o de las seducciones que tal vez lo arrastrarían a la perdición. No es víctima de la fatalidad aquel que muere en la flor de la vida; es que Dios juzga conveniente que no permanezca más en la Tierra.
  8. 8. CEADS (Centre Espírita Amalia Domingo Soler) www.ceads.kardec.es 8 ESDE Programa Complementario – Módulo I – Guía 5 Causas espirituales de muerte durante la infancia “¡Es una terrible desgracia – decís – ver tronchada una vida tan llena de esperanzas!” ¿De qué esperanzas habláis? ¿De las de la Tierra donde el liberado hubiera podido brillar, abrirse camino y enriquecerse? Siempre tenéis esa visión estrecha, incapaz de elevarse por sobre la materia. ¿Sabéis acaso cuál hubiera sido la suerte de esa vida tan llena de esperanzas a vuestro parecer? ¿Quién os dice que no estaría colmada de amarguras?
  9. 9. CEADS (Centre Espírita Amalia Domingo Soler) www.ceads.kardec.es 3 ESDE Programa Complementario – Módulo I – Guía 5 Causas espirituales de muerte durante la infancia Sin embargo, en virtud del axioma según el cual todo efecto tiene una causa, esas miserias son efectos que han de tener una causa, y, desde el momento en que se admita un Dios justo, esa causa también ha de ser justa. Ahora bien, si al efecto le precede siempre una causa, si ésta no se encuentra en la vida actual, ha de ser anterior a esa vida, es decir, ha de estar en una existencia anterior. Por otro lado, como Dios no puede castigar a alguien por el bien que haya hecho ni por el mal que no hizo, si somos castigados es porque algo hicimos mal. Si a ese mal no lo hemos hecho en la vida presente, debimos haberlo hecho en otra. Esta es una alternativa de la que nadie puede huir y donde la lógica decide de qué parte se encuentra la justicia de Dios.
  10. 10. CEADS (Centre Espírita Amalia Domingo Soler) www.ceads.kardec.es 10 ESDE Programa Complementario – Módulo I – Guía 5 Causas espirituales de muerte durante la infancia ¡Ah! Ese dolor se concibe en aquel que carece de fe y que ve en la muerte una separación eterna. Pero vosotros, espíritas, sabéis que el alma vive mejor cuando se encuentra liberada de su envoltura corporal. Madres, sabed que vuestros hijos bien amados están cerca de vosotras; sí, están muy cerca. Sus cuerpos fluídicos os envuelven, sus pensamientos os protegen, el recuerdo que guardáis de ellos los embelesa de alegría, pero también vuestros dolores irrazonables los afligen, porque denotan falta de fe y manifiestan rebeldía contra la voluntad de Dios. Vosotros que comprendéis la vida espiritual, escuchad los latidos de vuestro corazón que llaman a esos seres bien amados, y si le pedís a Dios que los bendiga, sentiréis grandes consuelos, de esos que secan las lágrimas; sentiréis grandiosas aspiraciones que os mostrarán el porvenir que el soberano Señor prometió.

×