Diese Präsentation wurde erfolgreich gemeldet.
Wir verwenden Ihre LinkedIn Profilangaben und Informationen zu Ihren Aktivitäten, um Anzeigen zu personalisieren und Ihnen relevantere Inhalte anzuzeigen. Sie können Ihre Anzeigeneinstellungen jederzeit ändern.

La cultura en permanente disputa.

  • Loggen Sie sich ein, um Kommentare anzuzeigen.

  • Gehören Sie zu den Ersten, denen das gefällt!

La cultura en permanente disputa.

  1. 1. La cultura en permanente disputa. Globalización, Ciudadanía y Desarrollo “Dedicado a la ciudadanía que, a través de la autonomía y la autogestión, lucha por un mundo más tolerante y diverso”. * Jorge Campos T. Conjugar globalización con cultura, ciudadanía y desarrollo, puede ser unpoco complejo a la hora de no vislumbrar la estrecha relación que tienen estosconceptos de uso mundial. El objetivo de este ensayo es esclarecer lainterrelación de estos procesos y manifestaciones, considerando también, como elEstado y la ciudadanía toman partido a través de políticas culturales o prácticaslocales que puedan generar una transversalidad, en donde prime una verdaderademocracia cultural, teniendo en cuenta que toda política cultural debe ser la llavemaestra de toda “política pública”1 (Texeira, 2003). Para ello vamos a irconjugando algunas temáticas:1) Globalización, Estado y Desarrollo: En esta nueva sociedad de lainformación, como diría Castells, hay que comprender que este fenómenoglobalizador, responde a una multiplicidad de procesos, que no tienen un fin únicopara cada país, cultura o nación. Puesto que la globalización no es homogénea nitampoco conlleva a una cultura global, pero hay que tener en claro que sonmuchos los Estados que protegen y abusan de una “cultura nacional” con la cualhay que auto-identificarse, como esclavos de la territorialidad, sustentados en elromanticismo nacional y patriota. Según Néstor García Canclini, un especialista enel tema, hoy en día no basta con privilegiar una tradición unificada por un Estado,sino más bien, abrazar el desarrollo desde la valoración y riqueza de lasdiferencias.* Profesor de Historia y Geografía, Licenciado en Educación (Universidad del Bío-Bío), Diplomado enPatrimonio, Comunidad y Cultura Local, Universidad de Santiago de Chile, 2011, Santiago, Chile.1 Véase más en: Texeira Coelho. “Una política para la cultura inerte”. Publicado en abril de 2003.http://www.revistatodavia.com.ar/todavia04/notas/Texeira%20coelho/txtteixeira.html.
  2. 2. Aquí podríamos ampliar el debate en torno a quien define la cultura de lospueblos, y sin duda que el Estado juega un papel primordial en esto. La disputa sedesarrolla entre el cuestionado “Estado Unitario”, del cual nuestra Constitución senutre, y el anhelado “Estado Plurinacional”. El primero de ellos privilegia laestructura colonial, con un componente híbrido otorgado por el proceso demestizaje que caracterizó el dominio europeo, todo ello retrae el aporte culturaltransformándose en una “negación cultural”, de la cual surgiría –a modo decontrapartida- una “revitalización cultural” con la cual se puede asociar al EstadoPlurinacional y la ciudadanía consciente. Para combatir esta situación, el EstadoPlurinacional, junto con sus ciudadanos, organismos, centros culturales, decomunicación y otros, deben generar políticas culturales que se enmarquen en laglobalización, pero desde otro paradigma. Según “Stefano Varese” y otros autorescomo “Arjun Appadurai” o “George Yúdice”2, se debe construir una “globalizacióndesde abajo” en donde los pueblos históricamente oprimidos y los ciudadanosindignados inscriban sus identidades, caminando hacia una transversalidadcultural, con la cual resistamos la violencia estatal, propongamos nuevas formasde socialización y colaboración ciudadana. Para conseguir este objetivo, las ciencias sociales también deben tomarcartas en el asunto, y ojalá que desde sus diversos campos de acción sepropongan debelar y estudiar la pluralidad de culturas existentes, considerando lasdiversas identidades y el flujo constante en el cual se desarrollan a través de losmúltiples procesos que conlleva la globalización. En relación al tema, antropólogosingleses hacen mención a los “mooving roots” o mejor dicho, a las “raíces enmovimiento”, con el fin de constatar y narrar la diversidad de identidades quecoexisten en una cultura o más, por otra parte los historiadores tambiéncontribuyen desde la “Nouvelle Histoire” o “Nueva Historia”, en donde se haampliado el campo de estudio y los propósitos de investigación los han centradoen la gente común y no en las grandes personalidades. Al respecto Peter Burke2 Véase más en: George Yúdice (1998) “The globalization of culture and the new civil society,” en Alvarez,Dagnino y Escobar.
  3. 3. (1993), en su libro “Formas de hacer Historia” afirma que: “En la última generaciónel universo estudiado por los historiadores se ha expandido a un ritmo vertiginoso".3 Ello lo constata la aplicación de nuevos enfoques historiográficos, tales como lamicrohistoria o la historia oral -sustentados principalmente en el testimonio-, loscuales han contribuido en la difícil y permanente re-construcción de nuestropasado, como también en la tarea por democratizar la cultura y valorar ladiversidad de identidades.4 Es aquí donde se integra la idea del“multiculturalismo”, en tanto “narración” de la globalización históricamente situada. Esta nueva forma de enfrentar la globalización, a través de emergentespolíticas culturales, debe conllevar a un nuevo desarrollo, lejos de esa taxonomíatan eurocentrista a la cual se ha acostumbrado nuestra cultura, clasificándonos anosotros mismos como “tercer mundistas” o “sub-desarrollados”. De hecho lofundamental sería abrazar el desarrollo a través de “políticas de inclusión social” 5que busquen mayor calidad de vida, para ello hay que sustentarse en una visiónintegradora, transversal, liberadora, autogenerada, autosuficiente yautogestionada con la cual se comprometa la ciudadanía.2) Cultura y Ciudadanía: Según la dialéctica de Bourdieu6, la realidad social seintenta resolver de la dicotomía existente entre el “campo” y el “habitus”, el primeroconsiderado como el espacio en donde se desarrolla la cultura propiamente tal,aquí es donde se gesta la producción e intercambio de bienes culturales, elsegundo es el sistema de valores, creencias o formas de vida que tienen lossujetos de dicho “campo”. Para que quede más clara la idea, debemos tenerpresente que al referirnos al “habitus” estamos colocando lo personal comocolectivo, es decir, estamos compartiendo una subjetividad socializada. Por otraparte el “campo” lo asociamos al poder ejercido por las instituciones que luchan3 Peter Burke, “Formas de hacer Historia”, Alianza Editorial, Madrid, 1993, p. 114 Sobre Microhistoria véase Giovanni Levi y sobre Historia Oral a Gwyn Prins, ambos en Peter Burke, “Formasde hacer Historia”, 1993.5 Angel Mestres, “I Simposio Internacional de políticas públicas culturales”, Cordoba, Argentina.6 Véase más en: Pierre Bourdieu, ”Habitus, code, codification”, Actes de la Recherche en Sciences Sociales”,1987.
  4. 4. por objetivizar una realidad cultural. Tarea en la cual se ha esmerado el Estadounitario, conservador o tradicional, además de otras instituciones de similarescaracterísticas. Es una lucha constante por el capital simbólico de las prácticas culturales eidentidades, y es aquí donde entra en juego la ciudadanía, buscando unaresignificación y junto con ello, la legitimidad social. Hoy en día todos quierenlegitimar su identidad y en ese sentido, Jesús Martín-Barbero, nos propone que nopensemos en una sola cultura homogénea perfectamente distinguible y coherente,sino más bien en que la diversidad de identidades que la componen, son cada vezmás multilinguisticas y transterritoriales7. Incluso el mismo Barbero, hacereferencia a la revalorización de lo local y de los nuevos “modos de estar juntos”,explíquese a través de las pandillas juveniles, comunidades religiosas, centrosculturales, etc., en donde principalmente los jóvenes buscan legitimar ciertasprácticas, en relación a ellos señala lo siguiente: [jóvenes] “convertidos enindígenas de culturas densamente mestizas en los modos de hablar y de vestirse,en la música que hacen u oyen y en las grupalidades que conforman” 8 Pese a que hoy en día se sigue obedeciendo al interés privado, y conello se neutraliza la legitimidad de identidades, puesto que la privatización siemprees excluyente y no valora lo local, existen de todas formas, emergentes actoressociales que en base a su condición de ciudadanos demandantes, intermediariosu otras, generan las circunstancias a nivel local, regional, e inclusive mundial, paragestionar tipos de colectividad que conlleven a una acción particular, con metasclaras tales como las que se han propuesto algunos Centros Culturales. Este es elcaso de AFRO REGGAE creado en 1993, el cual propugna una identidad culturalbasada en formas internacionales de música, con un fuerte activismo social, quecombate la discriminación racial, la violencia y la pobreza. Este movimiento busca7 Véase a Jesús Martín-Barbero en: Coloquio de Globalismo y Pluralismo, Montreal 22-27 de abril, 2002. , “Laglobalización en clave cultural: una mirada latinoamericana”. Departamento de Estudios Socioculturales,ITESO, Guadalajara, México.8 Ibíd., p. 11
  5. 5. proporcionar alternativas para que jóvenes de las favelas eviten la criminalidad y lamarginalización. Aquí es donde la ciudadanía cultural cobra tal importancia,asemejándose incluso a la importancia fundamental de la defensa de los derechoshumanos, lo cual contempla una humanidad como conjunto de culturas en dondese transforma y destaca la "diversidad". Un objetivo similar es el de la fundación PLAYING FOR CHANGE, cuyoproyecto valora la diversidad musical de diferentes culturas, esta fue una iniciativaprivada gestionada por el Ingeniero en Sonido, Mark Johnson, quien se dedicó agravar a diferentes artistas interpretando una misma canción, desde artistascallejeros hasta artistas de nivel mundial, tales como Manu Chao, Bono del grupo“U2” y ahora último la incorporación del Centro Cultural “Afro Reggae” en dos desus videos9. Así es como se desarrolla una verdadera transversalidad cultural, endonde se legitima al artista de la calle como aquel que no sólo hace música paravender, sino también para comunicar un mensaje de paz, de respeto y de amorpor las diferencias. Ello nos demuestra que la globalización y el uso de los mediosde comunicación también puede ser efectivo para contraatacar la hegemoníacultural que algunos pretenden imponer.9 Véase a modo de ejemplo: http://www.youtube.com/watch?v=Jfn8wsjh9WU óhttp://www.youtube.com/watch?v=QR9QNivCyvE&feature=related

×