Diese Präsentation wurde erfolgreich gemeldet.
Wir verwenden Ihre LinkedIn Profilangaben und Informationen zu Ihren Aktivitäten, um Anzeigen zu personalisieren und Ihnen relevantere Inhalte anzuzeigen. Sie können Ihre Anzeigeneinstellungen jederzeit ändern.

Historizar las voces del achibueno

  • Loggen Sie sich ein, um Kommentare anzuzeigen.

  • Gehören Sie zu den Ersten, denen das gefällt!

Historizar las voces del achibueno

  1. 1. La necesidad de historizar las voces del Achibueno. Jorge Campos T.* El ejercicio de recordar la “historia” que se nos enseñó en nuestras escuelas, colegios y liceos nos lleva a la inevitable imagen de los héroes de la patria, O’Higgins y Prat –quizás los más estudiados y recalcados por su labor militar- y por el lado cívico-político recordaremos a Diego Portales, Andrés Bello y también a los hombres más influyentes o controversiales de nuestro pasado reciente, como Salvador Allende y Augusto Pinochet. Este ejercicio del recuerdo sobre nuestra enseñanza escolar nos demuestra algo bien sencillo y es que a través de nuestra formación prevaleció y prevalece aún, el culto a una elite de personalidades. A ello se le suma la periodización constante de “acontecimientos” enmarcados en fechas y lugares que hacen de la historia una disciplina cerrada a la comunidad, en cuanto a participación y reconstrucción histórica. Esta forma de ver y enseñar la historia se cuestionó desde la misma disciplina y fue así como poco a poco surgieron trabajos que reclamaron la importancia de combatir este “paradigma tradicional” y abrirse a una nueva historia, en donde existiera la voluntad de “romper con el recitativo del calendario de eventos y la biografía de los actores” 1. Esta situación conllevó a una verdadera crisis de la “histoire événementielle” o “historia de los acontecimientos”, y el vuelco historiográfico consideró que más que los acontecimientos mismos y las fechas en las que se desarrollaron los hechos a históricos, lo que debe recobrar importancia es la historia de las “estructuras” involucradas. Fue allí donde cobraron vida los sujetos sin historia, es decir aquellos sujetos que habían sido excluidos de los relatos históricos; mujeres, pobladores, artesanos, etc., dejando atrás el culto a las grandes personalidades como se nos ha acostumbrado desde nuestra formación escolar. También cobraron importancia ciertas temáticas y enfoques como la historia de las mujeres, la historia medioambiental o la historia oral. Así surge una “nouvelle histoire”, que trata sobre “nuevos problemas”, “nuevos enfoques” y “nuevos objetos” de estudio.2* Profesor de Historia y Geografía, Licenciado en Educación (Universidad del Bío-Bío), Diplomado enPatrimonio, Comunidad y Cultura Local, Universidad de Santiago de Chile, 2011, Santiago, Chile.1 Pierre Nora, “Les lieux de mémoire”, LOM, Santiago de Chile, 2009, p. 1872 J. Le Goff (ed.), La Nouvelle Histoire (París, 1978).
  2. 2. La construcción de una historia local en torno a la defensa del Río Achibueno mezclavarios elementos: acontecimientos, comunidad involucrada, oralidad, testimonios,memoria, visión de futuro, etc., por ello hay que comprender que su realización debe serun producto que nazca de múltiples esfuerzos, desde un enfoque interdisciplinario, ya quehoy en día las ciencias sociales evidencian un cambio favorable a la ciudadanía, en dondeella misma participa en el relato de su realidad, como protagonistas de procesos socialescomplejos. En este mismo sentido, la idea que recobra fuerza es la de que “todoshacemos la historia”, en palabras del historiador Mario Garcés “La Nueva Historia Socialy, más en particular, la Historia Oral, han ampliado y democratizado el campo delconocimiento histórico, tanto en un sentido temático como también respecto de quiénespueden narrar la historia”3 En Chile, desde los años ochenta hubo un auge en la construcción de historiaspopulares, como la del movimiento obrero, y ya a principios de los noventa la “historialocal” inicia su camino con mayor fuerza, impulsada por algunas ONG’s y otros trabajosindependientes. Todas estas iniciativas tienen un principio fundamental, agrega Garcés, yes que todos los participantes se reconozcan con su historia, en donde hombres, mujeresy niños seamos sujetos de historia. “En condiciones muchas veces adversas, otras másfavorables, estamos cotidianamente construyendo la historia de nuestras vidas, nuestrasfamilias, nuestras poblaciones y nuestras sociedades, en un sentido más amplio”4 y estose complementa comprendiendo que “la historia popular no puede ser una verdadinconmovible que se transmite para ser aprendida, no puede ser sólo el estudio solitario delos profesionales, deberá ser ante todo, una obra colectiva que tenga como base la propiamemoria del pueblo”5 Para lograr esta construcción histórica, esta historia local en torno a la defensa del ríoAchibueno hay que recurrir a testimonios orales, en donde se recoja la idea deprotagonistas y actores sociales, también se deberá analizar documentos y prensa engeneral, todo ello con el fin de dar cuenta del derecho que tenemos como pueblo para3 Mario Garcés Durán, “Recreando el pasado: Guía metodológica para la memoria y la historia local”, ECO,Educación y Comunicaciones, Santiago de Chile, 2002, p. 234 Ibídem.5 Gabriel Hernández, Andrés Moreno y Pablo Rodríguez, “Historias Locales”, JUNDEP, Coordinación yEdición Hanny Suckel, Santiago de Chile, 1990, p. 11
  3. 3. luchar y proteger nuestro patrimonio natural. Así como también, comprender las interpretaciones y los significados que los linarenses le atribuyen a esta lucha. Mediante la recolección de testimonios surgirán las “Voces del Achibueno”, en donde se podrá apreciar una historia local construida en base a diversas voces protagonistas (comunidades del Achibueno, movimientos de defensa, autoridades políticas, artistas, centros culturales, simpatizantes, adultos, jóvenes, niños, etc.). Sobre esta creación histórica en donde participa activamente la ciudadanía, Garcés sostiene lo siguiente: “Esta capacidad humana de hacer historia, tiene que ver principalmente con la constitución de sus modos de vida, con el desarrollo de redes de sociabilidad y, más en general, con las diversas relaciones sociales que se establecen en el marco de la sociedad para producir y reproducir la vida. En este sentido todos hacemos historia, pero no en abstracto, sino bajo condiciones materiales y culturales concretas: las de la sociedad y del tiempo en que nos toca vivir”6 La situación que se vive en Linares y la amenaza de destrucción de su patrimonio natural nos debe llevar a la necesidad de decidir sobre nuestro futuro, individual y colectivo. Entendiendo que en una sociedad no existe una sola identidad sino más bien, un abanico de identidades que conviven en un espacio común, es necesario afianzar aquellos lazos de pertenencia que nos identifiquen con nuestra localidad. Por ello, quienes creemos en la protección del río Achibueno, estamos compartiendo una identidad, más allá de las diferencias personales, tenemos un lazo común y ese lazo común, es la lucha por un futuro mejor, en donde el medioambiente no se vea amenazado por los intereses económicos de unos pocos. De esta forma iremos construyendo una conciencia contemporánea, en donde según Pierre Nora, -identidad, memoria y patrimonio- son fundamentales para darle cara al nuevo continente de la Cultura. Vivimos una lucha constante por el capital simbólico de nuestras prácticas culturales e identitarias, y es aquí donde buscamos, como ciudadanía consciente, una resignificación y junto con ello, nuestra legitimidad social. Hoy en día todos quieren legitimar su identidad y en ese sentido, Jesús Martín-Barbero, nos propone que no pensemos en una sola cultura homogénea perfectamente distinguible y coherente, sino más bien en que la diversidad de6 Mario Garcés, Beatriz Ríos, Hanny Suckel, “Voces de Identidad”, CIDE, ECO, JUNDEP, Santiago de Chile,1993, p. 22
  4. 4. identidades que la componen, son cada vez más multilingüisticas y transterritoriales 7. En ladefensa del Achibueno hay un multilingüismo y también una transterritorialidad que seexpresa en las marchas, actos o eventos culturales que se han ido organizando fuera deLinares, como por ejemplo en Talca, Curicó o Santiago. Para ir sintetizando las ideas y comprender de mejor forma el por qué es tan importanteque construyamos nuestra historia como ciudadanía consciente que comparte unaidentidad, una territorialidad y un sueño común, es relevante saber que esta será unahistoria que no aparece en los grandes relatos, será una historia que se construirá en basea muchos “microrrelatos”, que fragmentarán el punto de vista o aquella verdad omniscientey ordenadora que se tiende a imponer u homogeneizar en el discurso oficial, terminandopor desplazarse en beneficio de una pluralidad de voces8, la cual -para nuestro caso-podría denominarse como “ Las Voces del Achibueno”. Dichas voces harán eco delderecho y misión que tiene la comunidad por resolver los problemas sociales específicosque comprometen la calidad de la vida a nivel territorial 9. Sin duda dicha práctica generaráconflictos con el poder del Estado, a nivel central y local, que además está fuertementeinfluenciado por intereses económicos de tipo empresarial y transnacional, los cuales severán enfrentados a la conciencia medioambiental y al desarrollo sustentable que proponela comunidad. Si se piensa que la última palabra la tiene nuestra clase política, la batallaestá perdida, si pensamos que la última palabra la tiene la comunidad de Linares, creemosfirmemente que podemos cambiar la historia y pensar en un futuro mejor para nuestracomunidad. Sobre esta visión de futuro, que se proyecta desde el presente, y que el día de mañanaserá transmitida a nuestras futuras generaciones a través de nuestra memoria individual ycolectiva, es que necesitamos historizar en conjunto nuestro devenir como comunidad,porque sin duda que cuando se evoque el tema del Achibueno a futuro, habrán opciones ymiradas según el desenlace de los acontecimientos y de la diversidad de memorias: por7 Véase a Jesús Martín-Barbero en: Coloquio de Globalismo y Pluralismo, Montreal 22-27 de abril, 2002. ,“La globalización en clave cultural: una mirada latinoamericana”. Departamento de Estudios Socioculturales,ITESO, Guadalajara, México.8 Véase más en Leonor Aarfuch, “El espacio biográfico; dilemas de la subjetividad contemporánea”, Fondode Cultura Económica, Buenos Aires, 2002, p.189 Mario Garcés, (Et Al), “Voces de Identidad”, p. 28
  5. 5. ejemplo una memoria en donde el recuerdo es satisfactorio, es decir que la condiciónprístina del río fue desafectada y su puesta en valor como patrimonio natural dio losresultados esperados por sus defensores. Otras memorias surgirán de un recuerdo queserá conflictivo o traumático, en el cual habrá una disputa interpretativa de lo queposiblemente pueda acontecer hoy, de la actitud que adoptó la comunidad y/o autoridades,de las luchas que se libraron o que debían necesariamente ser libradas, etc., en el fondoes una disputa por los “usos del recuerdo”10 que enfrentará a los defensores y adversariosdel río Achibueno. Por todo lo anterior se comunica a nuestra comunidad Linarense que estamos ideandouna propuesta para construir nuestra historia local, que surja expresivamente como lasVOCES DEL ACHIBUENO. El equipo coordinador de la investigación está conformado por 11Marcos Álvarez Y. (Sociólogo) y Jorge Campos T.12 (Profesor de Historia, menciónPatrimonio, Comunidad y Cultura Local). Estaremos coordinando entrevistas condiferentes actores y protagonistas, con todos los que han aportado su granito de arena yque deseen sumarse a esta iniciativa, por lo cual esperamos una buena recepción en estaidea, que esperamos pueda plasmarse más adelante en un libro, además de un registroaudiovisual, pretensiones ambiciosas, pero no imposibles si se realizacolectivamente…RESISTE ACHIBUENO!10 La crítica y ensayista, especialista en temas de memoria, Nelly Richard, trabaja la disputa de los usos delrecuerdo en base a una memoria traumática, como el golpe de Estado de 1973. Recuerdo que divide aChile, según la diversidad de sus memorias. Además de la disputa por el recuerdo, se libra otra disputa porla interpretación que controla el discurso oficial de la memoria según los códigos y principios de losvencedores, memoria que se trasmite como universal. Por lo cual, la construcción de sub-relatos omicrorrelatos disputará la autoridad narrativa de la memoria oficial. Véase más en Nelly Richard, “Crítica dela memoria (1990-2010)”, Ediciones Universidad Diego Portales, Santiago, 2010, p.6411 Contacto: marcosalvarezy@gmail.com12 Contacto: jorge.campos.tapia@gmail.com

×