Diese Präsentation wurde erfolgreich gemeldet.
Die SlideShare-Präsentation wird heruntergeladen. ×

2011.04.13 EL FAR - Indignación por tijeretazo en sanidad protesta Hv

Anzeige
Anzeige
Anzeige
Anzeige
Anzeige
Anzeige
Anzeige
Anzeige
Anzeige
Anzeige
Anzeige
Anzeige

Hier ansehen

1 von 3 Anzeige

Weitere Verwandte Inhalte

Diashows für Sie (20)

Ähnlich wie 2011.04.13 EL FAR - Indignación por tijeretazo en sanidad protesta Hv (20)

Anzeige

Weitere von SSCGTHV VILADECANS (20)

Aktuellste (20)

Anzeige

2011.04.13 EL FAR - Indignación por tijeretazo en sanidad protesta Hv

  1. 1. el tema http://www.el-far.com/el%20tema.html[28/04/2011 1:21:59] Indignación por el tijeretazo en Sanidad     DULCE VALERO   Al cierre de esta edición, estaba prevista en la plaza Sant Jaume de Barcelona la multitudinaria concentración que agrupaba a todos los profesionales sanitarios afectados por el plan de recortes impuesto por el Govern de CiU a la sanidad pública. Es una expresión más del malestar que vive estos días el sector, que considera insostenible la reducción de hasta un 13% del presupuesto de los centros, como en el caso del hospital de Bellvitge, aunque el tijeretazo afecta de lleno a otros centros de referencia del territorio como el Hospital General de L’Hospitalet, el recientemente estrenado Hospital Moisès Broggi de Sant Joan Despí y el hospital de Viladecans. El caso más preocupante es el del equipamiento sanitario de Bellvitge donde, por volumen de atención, un recorte del 13% puede ser una estocada mortal que pondría en riesgo su actual ritmo asistencial. Si bien la gerencia presentó la semana pasada al departamento de Salud un plan de choque que suponía un recorte del 5% del presupuesto del centro sanitario, la propuesta de la conselleria, encabezada por Boi Ruiz es, según fuentes sindicales, la de incrementar la reducción hasta el 13%, unos 78 millones de euros, el equivalente al cierre de todo el hospital durante un mes. A la espera de la aprobación definitiva, por parte de la Generalitat, del plan de reducción presupuestaria que deberá aplicar cada centro, los recortes supondrían en el caso de Bellvitge, según informan fuentes del sindicato CGT, el cierre de siete unidades de hospitalización en julio, nueve en agosto y otras nueve en septiembre; y el de cinco quirófanos durante el mismo periodo, mientras que el resto permanecerán cerrados por las El Tema Descarrega’t la secció en format PDF envian’s un email     Descarrega’t Acrobat Reader per llegir el Far
  2. 2. el tema http://www.el-far.com/el%20tema.html[28/04/2011 1:21:59] tardes. Además, el criticado tijeretazo también afecta al personal del hospital. Los recortes suponen dejar de contratar a trabajadores desde el pasado 1 de abril para cubrir bajas, jubilaciones o vacaciones del personal; el cambio forzoso de turno de los trabajadores del laboratorio de urgencias y la limitación de jornadas de los médicos residentes en un 40%. “La situación más crítica se producirá en verano, porque cerrar siete plantas comporta tener 200 camas menos de hospitalización. Si a esto se añade que ya han cerrado los quirófanos por la tarde, habrá un aumento de las listas de espera”, explica Manel de los Riscos, del sindicato CGT. Este incierto panorama ha provocado la indignación de los trabajadores de Bellvitge, que la semana pasada se concentraron tres días reuniendo en cada convocatoria a más de un millar de personas (incluyendo usuarios del centro) y llegando a cortar la Gran Via. Las protestas han vuelto a repetirse esta semana, concretamente el miércoles, cuando volvió a quedar patente la indignación y la crispación que las medidas convergentes están causando entre el sector, y a pesar de que el Govern se haya comprometido a dejar fuera de las medidas restrictivas a la atención primaria, las enfermedades graves y las urgencias. Por su parte, el Consorci Sanitari Integral (CSI), un organismo gestionado de forma mayoritaria por la Generalitat, pero en cuyo consejo rector también figuran los ayuntamientos de Sant Joan Despí y L’Hospitalet, el Consell Comarcal y la Creu Roja, aprobó el miércoles un recorte de 21,5 millones de euros en el presupuesto que este año se destine a los centros que gestiona, que suman más de 3.500 profesionales, y entre los que está el recientemente inaugurado Hospital Moisès Broggi de Sant Joan Despí y el Hospital General de L’Hospitalet, además de dos áreas básicas de salud, un hospital sociosanitario, dos residencias de ancianos y el Servicio de Atención Domiciliaria de este último municipio. El nuevo gerente del organismo, Miquel Arrufat, es quien ha elaborado el plan de recortes que ya se ha presentado a Salud  y que acaba de aprobar el organismo con los votos en contra de los alcaldes de L’Hospitalet y Sant Joan Despí, Núria Marín y Antoni Poveda, presidenta y vicepresidente, respectivamente, del consejo rector. Ambos ediles no aceptan los recortes, que pueden suponer, según explican en un comunicado, “el despido de más de 200 trabajadores de los centros que gestiona el CSI”. Además, consideran que estas medidas “tendrán efectos en la atención sanitaria que reciben los vecinos de L’Hospitalet y del Baix Llobregat, que durante muchos años han sufrido la falta de inversiones y una gran saturación”. Una situación que había mejorado, tal como recuerda el propio comunicado, con la entrada en funcionamiento del hospital Moisès Broggi en febrero de 2010, poniendo fin a una histórica reivindicación vecinal que se alargó más de 30 años desde la planificación del centro, que se creó con el objetivo de descongestionar el hospital de Bellvitge. El equipamiento sanitario de Sant Joan Despí funciona hoy en día al 90%. “Todos los servicios están en marcha, pero a un ritmo inferior al previsto inicialmente. Y, además, hay habitaciones que ni se han abierto”, reconocen fuentes consultadas por EL FAR. Los recortes anunciados podrían agravar esta situación y desembocar en el aumento de la listas de espera. “Hasta el momento habíamos cumplido el compromiso del tripartito de no superar los seis meses de espera para una intervención”, aseguran estas fuentes. Ahora, la situación podría cambiar. Los centros sanitarios que gestiona el CSI atienden a una población de más de 500.000 personas. Tampoco el Hospital de Viladecans, centro de referencia para los municipios de Viladecans, Castelldefels, Gavà, Begues y Sant Climent, se salvará de los recortes del Govern de Artur Mas. Además de ver cómo se ha retrasado el proyecto de construcción del nuevo centro que se tenía que poner en marcha este año, ahora se teme porque el tijeretazo afecte directamente al personal del hospital. Una preocupación que quedó patente
  3. 3. el tema http://www.el-far.com/el%20tema.html[28/04/2011 1:21:59] el miércoles en la manifestación que reunió a un millar de personas. Según Juan Manuel Martín, representante de la CGT en la junta de personal del centro, “ya se han perdido once puestos de trabajo y hay rumores de cierre de quirófanos por la tarde y de unidades de hospitalización, lo que mantendría al de Viladecans como el hospital de Catalunya con un mayor lista de espera”. De los nuevos siete quirófanos comprometidos para acabar con las listas de espera, en el centro funcionan solo cinco y los otros dos están pendientes de dotación de personal. “Pedimos que se cumplan los compromisos y se mantengan los servicios antes de plantear la construcción del centro nuevo”, explica Martín. La delegada sindical de Metges de Catalunya en Bellvitge, Teresa Fuentesalz, se muestra “preocupada” por unos recortes en los hospitales “insostenibles” y por un modelo sanitario encaminado a la “gestión privada de los recursos públicos”. Según Fuentesalz, “no puede ser que hace meses faltaran médicos y ahora sobren, o que se hayan abierto centros como el Moisès Broggi para descongestionar Bellvitge porque no había camas suficientes, y ahora se cierren plantas enteras de hospitalización”. La representante sindical no entiende que “cada gobierno tenga una idea luminosa y se cambie cuando llegue otro” y aboga por “hacer un pacto de partidos y una planificación de la sanidad”. Además, Fuentesalz considera “intolerable que el conseller diga a los usuarios que se paguen una mutua y desprestigie a los médicos por protestar, según él, por el sueldo, cuando somos los que menos cobramos en Europa”.    

×