Diese Präsentation wurde erfolgreich gemeldet.
Wir verwenden Ihre LinkedIn Profilangaben und Informationen zu Ihren Aktivitäten, um Anzeigen zu personalisieren und Ihnen relevantere Inhalte anzuzeigen. Sie können Ihre Anzeigeneinstellungen jederzeit ändern.
EL TRABAJO 
La palabra profesión viene del latín Profesare y significa ejercer de manera preferente un oficio, 
va unida a...
horas, otros varios días o meses hasta cuando vuelvan a sentir hambre y, en ese sentido, la leona 
sabe que tiene que corr...
En esta reflexión es importante tener en cuenta que cuando una persona trabaja es todo su ser 
el que actúa, no se puede s...
b. Ordenar el trabajo en función de la persona humana. 
c. Crear condiciones para que el trabajo esté inmerso en un ambien...
Hasta hace poco tiempo las cosas que el ser humano necesitaba eran pocas y todo estaba 
organizado para satisfacerlas; se ...
El trabajo es la oportunidad que tiene el ser humano para proyectarse a si mismo demostrando 
sus capacidades y habilidade...
d. Hacer que toda persona sea cada día más y mejor ser humano. 
e. Ordenar el trabajo en función de la persona humana. 
f....
Ha irrumpido en el mundo un ambiente deshumanizante, debido sin duda a la forma equivocada como el 
ser humano ha asumido ...
Nächste SlideShare
Wird geladen in …5
×

El trabajo

172 Aufrufe

Veröffentlicht am

GUIA DE CONTENIDO RELACIONADA CON DIFERENTES ASPECTOS DEL TRABAJO

Veröffentlicht in: Bildung
  • Als Erste(r) kommentieren

  • Gehören Sie zu den Ersten, denen das gefällt!

El trabajo

  1. 1. EL TRABAJO La palabra profesión viene del latín Profesare y significa ejercer de manera preferente un oficio, va unida a la de trabajo que hace relación a cumplir una tarea, realizar una misión en una sociedad. La llamada profesional de cada ser humano se entrecruza esencialmente con su vocación. Nadie nació para la inactividad. “El hombre nace para el trabajo como el pájaro para volar”, afirma el Papa Pio XI, comparación que nos permite inferir que el trabajo es esencial a todo ser humano, es constituti vo de su naturaleza. El trabajo no solo es el medio necesario para la subsistencia, para satisfacer las necesidades básicas, para procurarse el pan de cada día, sino que también por medio de él, el ser humano se relaciona directamente con la naturaleza contribuyendo a su transformación y aportando al progreso de las ciencias y de la técnica. Se trabaja, como dice Jalil Gibran, “para estar en armonía con la tierra y con el alma de la tierra”. A medida que trabaja, el ser humano hace cosas, realiza obras, inventa, crea, va mejorando el mundo, lo va perfeccionando, desarrolla sus capacidades, habilidades y destrezas, proyecta sus valores y sus dones y se va construyendo a sí mismo. En este sentido la Constitución Gaudium et spes, expresa: “La actividad humana como procede del hombre, así también se ordena al hombre, pues éste al obrar, no solo cambia las cosas y la sociedad, sino que se perfecciona a si mismo. Aprende mucho, cultiva sus facultades, avanza fuera de sí y sobre si”. Al trabajar, toda persona presta un servicio, este es el distintivo del trabajo, aquí radica la función social y es por esto que la actividad del hombre tiene sentido. Se ejerce un oficio en función de los demás porque nos necesitamos y al intercambiar productos y servicios nos complementamos mutuamente y satisfacemos las necesidades. Es por esto que hay diversidad de oficios o profesiones. Hay trabajos rudos y duros, trabajos para el cuerpo, para los brazos y para la mente. Hay oficios que tensan los músculos y otros que tensan los nervios como también los hay de mayor o menor responsabilidad; pero de todos modos el trabajo es uno solo y “todo trabajo es digno por más sencillo que sea”. Por eso al trabajar no hay que hacerlo para aparecer, sino para merecer, no hay que ejercer la profesión con mezquindad, sino con dadivosidad, no hay que ejecutar una obra para matar el tiempo sino para dar sentido a la existencia. Además, el trabajo influye decididamente en la eticidad humana. El Ethos que permite al hombre ex- istir, se colma con la acción que se hace servicio solidario, generoso y dignificante, de ahí que sea necesario dimensionar el trabajo, experimentándolo profundamente, sintiéndolo, gozándolo, porque si solo se trabaja para comer, el hombre se quedaría al nivel de comportamiento instintivo de los animales que se disponen cuando tienen hambre a buscar su alimento y cuando lo encuentran y se satisfacen se acuestan a dormir la siesta, algunos unas
  2. 2. horas, otros varios días o meses hasta cuando vuelvan a sentir hambre y, en ese sentido, la leona sabe que tiene que correr más rápido que la gacela más veloz para poder llevar el alimento a sus cachorros, así como la gacela sabe que tiene que correr más veloz que la leona más rápida para no convertirse en alimento de su depredador. Los animales se levantan cada mañana a buscar el alimento, a “mercar” para satisfacer sus necesidades de alimento y subsistir. Para el ser humano, en cambio, buscar el alimento material es apenas una de las múltiples búsquedas que requiere emprender y tiene que ir mucho mas allá, el trabajo debe constituirse en parte de su vida, de su crecimiento interior, en algo tan agradable y placentero que prácticamente no necesite vacaciones, su “carrera”, al madrugar cada mañana debe ser para crecer intelectual, afectiva y espiritualmente. Bien temprano en las mañanas, toda persona, debe levantarse a “correr” para actualizarse, capacitarse, para ponerse a tono con los últimos avances, los más recientes conocimientos y tecnologías; para ponerle iniciativa y creatividad al trabajo y a la vida, es por esto que debe acabar con la mediocridad y la mezquindad y no limitarse a lo que le toca. Hay que hacer las cosas cada vez mejor, porque de lo contrario los más aventajados cogerán la delantera y lo dejaran fuera de toda posibilidad. Frente al desafío del trabajo el ser humano debe dar un paso al frente con firmeza con la plena convicción de dar siempre lo mejor de sí mismo y ser el mejor. Kim Woo Choong, en su libro “el mundo es tuyo, pero tienes que ganártelo” recomienda: No seas una de esas personas que se conforman con irla pasando, fíjate como meta llegar a ser el numero uno y dedícate a ello en cuerpo y alma porque cuanto más te esfuerces, tanto más numerosas serán tus probabilidades de triunfar. Creo que todos los que son los mejores en su campo lo lograron porque aspiraron muy alto y se esforzaron al máximo. Los esfuerzos a medias nunca llevaron a nadie a la cumbre”, y si a un profesional le va bien en el sentido ético del cumplimiento de su misión, al mundo también le va bien. DIMENSION PERSONAL DEL TRABAJO Afirma el Papa Juan Pablo II: “El trabajo es un bien del hombre, es un bien de su humanidad, porque mediante el trabajo el hombre no solo transforma la naturaleza adaptándola a sus propias necesidades, sino que se realiza a si mismo como hombre, es más, en un cierto sentido, se hace mas hombre”. Tiene razón el Papa por cuanto el ser humano al trabajar lo que hace es proyectar su inteligencia, su afectividad y sus capacidades y habilidades y de esta manera se dimensiona, expande su vida hacia los demás en acciones de servicio y de producción. Al desempeñar un oficio todo ser humano tiene la oportunidad de crear, inventar, buscar alternativas para solucionar problemas, satisfacer necesidades y progresar física, intelectual y psicológicamente. Por el trabajo el ser humano deja de ser un simple observador y espectador del mundo, para convertirse en un transformador y ejecutor de acciones que lo recrean, exploran, descubren y pulen.
  3. 3. En esta reflexión es importante tener en cuenta que cuando una persona trabaja es todo su ser el que actúa, no se puede separar la mente del cuerpo, ni éstos de las emociones y los sentimientos. Desunir la mente del trabajo tiene el riesgo de que el hombre se vuelva una maquina de producir cosas, sin saber el porqué, ni el para qué. No se puede caer en la despersonalización. El trabajo eleva la autoestima, fortalece la autonomía y ratifica la dignidad humana, haciendo que la persona se sienta útil, capaz y generadora de valores como la responsabilidad, el compromiso, el servicio, la alegría, el ingenio, la iniciativa y la creatividad. El trabajo es algo maravilloso y por el cual hay que sentirse orgulloso no solo porque permite conseguir el pan de cada día sino porque llena de alegría y satisfacción a quien lo realiza. Este alborozo se transmite a los demás, contagia y anima a seguir trabajando. Lo mismo sucede a quien estudia con gozo en su interior porque el estudio no solo prepara para el desempeño de un oficio o de una profesión, sino que alimenta l a inteligencia, el alma, el cuerpo y el espíritu y la persona va creciendo de manera integral. Para quien estudia, éste es su trabajo y debe hacerlo con intensidad, con rigurosidad. No hay nada más gratificante a los ojos de una persona sensata que ver a los jóvenes estudiando con ahínco convencidos de que son el presente y el futuro de los pueblos. El estudio no puede ser una imposición, es algo que hay que asumir con propiedad personal, como algo normal y natural que hay que hacer durante toda la vida, porque aun ejerciendo una profesión hay que seguir actualizándose y capacitándose. El estudio es una inversión, el trabajo también es otra inversión, así hay que tomarlos. Inversiones que se transforman, a su debido tiempo, en bienestar y prosperidad para l a sociedad en la cual se vive y se crece. En este sentido, desde el punto de vista ético, el trabajo no puede ni debe ser considerado como una carga o una desgracia, al contrario, la desgracia es no tenerlo o no poderlo realizar. Por supuesto que, en ocasiones, causa fatiga, cansancio y sudor, pero, es propio de toda persona por cuanto se trata de un ser que se cansa, enferma y se muere; pero, este cansancio y esta fatiga son signos de la necesidad de sacrificio que a veces se requiere para que se obtengan logros y haya prosperidad. El progreso de una generación por lo general ha estado marcado por el sacrificio de su generación anterior. Hoy, se hace necesario enseñar a los jóvenes a estudiar entusiasmo y a trabajar con devoción, con el convencimiento de que al tiempo que cumplen su misión de servicio logran su crecimiento como personas y así mismo se van haciendo responsables del progreso del mundo y el mejoramiento de las condiciones de vida de la familia humana. HUMANIZACION O DESHUMANIZACION 1. HUMANIZACION: Humanizar significa: a. Hacer que toda persona sea cada día mas y mejor ser humano.
  4. 4. b. Ordenar el trabajo en función de la persona humana. c. Crear condiciones para que el trabajo esté inmerso en un ambiente que propicie y mejore la calidad de vida y dignifique a la persona. Lo anterior implica:  Que al trabajador se le permita ser persona con autonomía sin ser tratado como un títere a quien se explota y se manipula porque tiene carencias de toda índole.  Que se le trate como a un ser humano que es, que se le pague justa y suficientemente para que pueda satisfacer sus necesidades, que su salario no sea motivo de angustia porque trabaja arduamente y sus obligaciones son mayores que sus ingresos o porque se le acaba el sueldo y le sobra mes.  Que se le proporcione vivir con alegría y con entusiasmo, disfrutando del trabajo como parte importante de su vida.  Que no se le pida olvidarse de la familia en el trabajo con el pretexto de que pierde concentración y merma producción, sabiendo que para la familia trabaja y por ella se desvive. No se le puede pedir que se desligue de lo que le da sabor y alegría a su vida, además “la familia es la primera escuela interior de trabajo”.  Que se le apoye y colabore cuando tenga necesidades extremas e imprevistas.  Que no se angustie ni experimente temor cuando se enferma. Que se sienta desinhibido para expresar sus dolores y angustias y que para ello cuente con espacios y con el acompañamiento de un profesional especializado.  Que pueda expresar sus ideas e inquietudes para que aporte a la empresa no solo con sus brazos, sino también con su mente.  Que se le trate con justicia, con respeto, reconociendo que es un ser humano con cualidades y defectos, que tiene los mismos derechos que sus superiores.  Que se le permita equivocarse y corregir, sin correr el riesgo de ser despedido a la primera falta, víctima de una gerencia perfeccionista. Que se le dé una segunda oportunidad porque es una persona en proceso de formación permanente, susceptible de ser cada día mejor si se le da la oportunidad, se cree en ella y se le colabora.  Que en la jornada laboral, le brinden espacios de socialización y recreación que lo motiven a proyectar su afectividad y al mismo tiempo recibir afecto y apoyo. Que se le tenga en cuenta sus sentimientos, anhelos y esperanzas.  En suma que haya respeto reciproco, que ambas partes trabajen para el beneficio mutuo. “Las personas deben creer unas en otras; así es como se forma una sociedad sana”. 2. DESHUMANIZACION: El trabajo es una gran oportunidad de humanización si se considera al trabajador como una persona y no como una maquina; pero, también se puede convertir en un motor de deshumanización si se convierte en una alienación, si el trabajador se siente utilizado como un productor de riqueza, una máquina de hacer plata, menguado en su dimensión personal, en su calidad de vida y, además, si experimenta que su existencia no se proyecta hacia su realización como ser integral.
  5. 5. Hasta hace poco tiempo las cosas que el ser humano necesitaba eran pocas y todo estaba organizado para satisfacerlas; se encontraba trabajo fácilmente, el dinero alcanzaba, el mundo funcionaba como un relojito; pero, todo ha cambiado con los inventos y los avances, el crecimiento de la población, la destrucción del ambiente natural e incluso con los sistemas económicos. Han surgido nuevas formas de producción, se ha fortalecido una cultura del Consumismo, en cierta manera arrolladora. Ya el problema no es solo adquirir ciertos bienes, sino el de responder a una demanda de calidad: calidad de la mercancía que se produce y se consume, calidad de los servicios que se disfrutan, calidad del ambiente y de la vida en general. Esta cultura consumista, alimentada por una economía capitalista e incentivada por objetivos hedonistas, presiona al ser humano a multiplicar sus actividades, ya sea porque el sueldo no le alcanza, porque descubre formas equivocadas de satisfacción o porque adquiere obligaciones impagables al caer en la “trampa” de tener por tener y, por tanto, compra cosas que no necesita, con plata que no tiene para aparentar lo que no es a una sociedad que no le importa. El afán empresarial de producir para competir, vender y ganas mas, lleva a pagar salarios de hambre que no permiten satisfacer las necesidades básicas y contribuyen al deterioro de la calidad de vida. Ha irrumpido en el mundo un ambiente deshumanizante, debido sin duda a la forma equivocada como el ser humano ha asumido su misión de administrar la creación. En vez de administrarla, la ha atropellado; en vez de re- crearla, la ha destruido; en vez de gobernarla, la ha tiranizado. Esta forma equivocada y arbitraria de administrar la tierra y todos sus recursos está llevando al ser humano a la desesperanza, a la rutina, a la monotonía, a la indiferencia, a la insensibilidad y a la vida sin sentido en detrimento de su humanización y su plena realización. DIMENSION SOCIAL DEL TRABAJO El trabajo no solo dimensiona a la persona que lo ejecuta sino que también al proporcionar unos bienes o unos servicios a los demás, tiene un fin social. No solo se t rabaja para satisfacer necesidades de orden personal, sino que también se trabaja para satisfacer necesidades de orden comunitario. Todos los seres humanos dependemos de otros y nos requerimos. En atención a la experiencia se puede afirmar que no existe una persona en el mundo, por muy poderosa que sea, que no necesite la ayuda de alguien, y asimismo no hay persona por humilde o inútil que parezca que no puede prestar ayuda a otras. Este sentido del trabajo, orientado al servicio de los demás, trae como consecuencia retribuciones gratificantes, Primero que todo, la satisfacción emocional de haber contribuido a la satisfacción de alguna necesidad a un semejante, y, en segundo lugar, la sensación de beneficiarse a si mismo. Quien ayuda a los demás, se ayuda a sí mismo. O dicho de otra manera, nada le falta a quien da con generosidad. Por su dimensión social y su finalidad, el trabajo requiere de sentido comunitario y disposición para vencer todo sentimiento egoísta: Hay que salir de si mismo con la alegría que emerge de un corazón desprendido y con las ganas de servir y de ayudar de un alma generosa.
  6. 6. El trabajo es la oportunidad que tiene el ser humano para proyectarse a si mismo demostrando sus capacidades y habilidades, su laboriosidad, su diligencia, su organización, su rendimiento, su cooperación, su compañerismo, su magnanimidad, su capacidad de solidaridad, servicio, apoyo y desprendimiento. Es, en suma, la gran ocasión que tiene toda persona para movilizar su Ethos contribuyendo a su propio desarrollo integral al dimensionar su inteligencia, sus emociones y sentimientos, así como su vigor y su fortaleza física. Al desarrollarse integralmente, por medio del trabajo, el ser humano no puede evi tar el desarrollo de los demás, lo que se convierte en una acción reciproca de carácter solidario. En esta acción solidaria, la humanidad ha sido favorecida de manera importante, a través de la historia, porque mientras algunas personas han propuesto las ideas, otras las han desarrollado, otras mas las han perfeccionado, de tal manera que no siempre, alguien en particular ha realizado toda una obra, sino que se ha venido desarrollando poco a poco en un proceso histórico colectivo, como si se tratara de una carrera de relevos. Por ejemplo: cuantas personas participaron en la invención de la cámara fotográfica desde 1727, cuando se descubrieron los principios, hasta 1839, año en el cual se pudo tomar y revelar la primera fotografía?, cuantas personas han participado en el mejoramiento y confort de la vivienda, desde la época de las cavernas, las chozas y enramadas hasta los edificios de hoy?, o cuantas personas han participado en la automatización de la maquinaria industrial desde cuando Leonardo Da Vinci dio los conceptos pioneros?. Es por esto que no es justo que haya una división tan marcada entre los jefes y obreros como se ve en el planteamiento de Bertolt Brecht, en la cual las palmas, honores, placas y mejores estipendios son para quienes tienen títulos y puestos de autoridad; pero quienes realizan el trabajo duro y extenuante reciben retribución baja y no son mencionados ni reconocidos; pero, las obras son de todos. El trabajo está estrechamente unido a la historia del mundo. El trabajo de hoy es continuación del de ayer y preparación para el de mañana, de ahí la seria responsabilidad de hacer las cosas muy bien con excelente calidad para quienes las han de continuar. Se hace necesario y urgente que el hombre se encuentre a sí mismo y, como dijera Pabl o VI, que las naciones se encuentren entre sí como hermanas. Se requiere de comprensión, amistad, comunión entre todas las naciones “para actuar a una con el fin de edificar el provenir común de la humanidad”. Por tanto, el lugar de trabajo debe ser un espacio agradable, reconfortante y motivador, donde se cultive el compañerismo y la cooperación, así como el trabajo debe ser una acción que satisfaga plenamente el deseo de vivir para contribuir al mejoramiento del mundo y al bienestar de toda la humanidad. HUMANIZACION O DESHUMANIZACION 3. HUMANIZACION: Humanizar significa:
  7. 7. d. Hacer que toda persona sea cada día más y mejor ser humano. e. Ordenar el trabajo en función de la persona humana. f. Crear condiciones para que el trabajo esté inmerso en un ambiente que propicie y mejore la calidad de vida y dignifique a la persona. Lo anterior implica:  Que al trabajador se le permita ser persona con autonomía sin ser tratado como un títere a quien se explota y se manipula porque tiene carencias de toda índole.  Que se le trate como a un ser humano que es, que se le pague justa y suficientemente para que pueda satisfacer sus necesidades, que su salario no sea motivo de angustia porque trabaja arduamente y sus obligaciones son mayores que sus ingresos o porque se le acaba el sueldo y le sobra mes.  Que se le permita vivir con alegría y con entusiasmo, disfrutando del trabajo como parte importante de su vida.  Que no se le pida olvidarse de la familia en el trabajo con el pretexto de que pierde concentración y merma producción, sabiendo que para la familia trabaja y por ella se desvive. No se le puede pedir que s e des ligue de lo que le da s abor y alegría a s u vida, además “la familia es la primera es cuela interior de trabajo”.  Que se le apoye y colabore cuando tenga necesidades extremas e imprevistas.  Que no se angustie ni experimente temor cuando se enferma. Que se sienta desinhibido para expresar sus dolores y angustias y que para ello cuente con espacios y con el acompañamiento de un profesional especializado.  Que pueda expresar sus ideas e inquietudes para que aporte a la empresa no solo con sus brazos, sino también con su mente.  Que se le trate con justicia, con respeto, reconociendo que es un ser humano con cualidades y defectos, que tiene los mismos derechos que sus superiores.  Que se le permita equivocarse y corregir, sin correr el riesgo de ser despedido a la primera falta, víctima de una gerencia perfeccionista. Que se le dé una segunda oportunidad porque es una persona en proceso de formación permanente, susceptible de ser cada día mejor si se le da la oportunidad, se cree en ella y se le colabora.  Que en la jornada laboral, le brinden espacios de socialización y recreación que lo motiven a proyectar su afectividad y al mismo tiempo recibir afecto y apoyo. Que se le tenga en cuenta sus sentimientos, anhelos y esperanzas.  En s uma que haya res peto reciproco, que ambas partes trabajen para el beneficio mutuo. “Las pers onas deben creer unas en otras ; as í es como s e form a una s ociedad s ana”. 4. DESHUMANIZACION: El trabajo es una gran oportunidad de humanización si se considera al trabajador como una persona y no como una maquina; pero, también se puede convertir en un motor de deshumanización si se convierte en una alienación, si el trabajador se siente utilizado como un productor de riqueza, una máquina de hacer plata, menguado en su dimensión personal, en su calidad de vida y, además, si experimenta que su existencia no se proyecta hacia su realización como ser integral. Hasta hace poco tiempo las cosas que el ser humano necesitaba eran pocas y todo estaba organizado para satisfacerlas; se encontraba trabajo fácilmente, el dinero alcanzaba, el mundo funcionaba como un relojito; pero, todo ha cambiado con los inventos y los avances, el crecimiento de la población, la destrucción del ambiente natural e incluso con los sistemas económicos. Han surgido nuevas formas de producción, se ha fortalecido una cultura del Consumismo, en cierta manera arrolladora. Ya el problema no es solo adquirir ciertos bienes, sino el de responder a una demanda de calidad: calidad de la mercancía que se produce y se consume, calidad de los servicios que se disfrutan, calidad del ambiente y de la vida en general. Esta cultura consumista, alimentada por una economía capitalista e incentivada por objetivos hedonistas, presiona al ser humano a multiplicar sus actividades, ya sea porque el sueldo no le alcanza, porque descubre formas equivocadas de satisfacción o porque adquiere obligaciones impagables al caer en la “trampa” de tener por tener y, por tanto, compra cosas que no necesita, con plata que no tiene para aparentar lo que no es a una sociedad que no le importa. El afán empresarial de producir para competir, vender y ganar más, lleva a pagar salarios de hambre que no permiten satisfacer las necesidades básicas y contribuyen al deterioro de la calidad de vida.
  8. 8. Ha irrumpido en el mundo un ambiente deshumanizante, debido sin duda a la forma equivocada como el ser humano ha asumido su misión de administrar la creación. En vez de administrar la, la ha atropellado; en vez de re- crearla, la ha destruido; en vez de gobernarla, la ha tiranizado. Esta forma equivocada y arbitraria de administrar la tierra y todos sus recursos está llevando al ser humano a la desesperanza, a la rutina, a la monotonía, a la indiferencia, a la insensibilidad y a la vida sin sentido en detrimento de su humanización y su plena realización.

×