EL BALANCE ECONOMICO DEL GOBIERNO DE SANCHEZ

Este escrito proclama que n hay material que permita cabalmente el análisis de las alternativas conservadoras. Agrega que la división del país es grave. Y concluye que no estamos ante disyuntivas de carácter económico. Se trata de otra cosa.

1
EL BALANCE ECONOMICO DEL GOBIERNO DE SANCHEZ.
Manfred Nolte
El 1 de junio de 2018 se celebró la moción de censura contra Mariano Rajoy. Su
aprobación provocó la dimisión del Gobierno y condujo a la investidura de Pedro Sánchez
como séptimo presidente del Gobierno de España, cargo que ostenta en la actualidad.
El paulatino derrumbe de la popularidad del actual mandatario, desmoronamiento
ratificado en buena medida en las recientes elecciones municipales-autonómicas invita
a reflexionar en qué medida ha contribuido la gestión económica de su gobierno a tal
estado o si son otras las razones de mayor calado las responsables de su
cuestionamiento.
Hay que considerar, en primera instancia, que una misma medida o situación puede
interpretarse como buena o como mala según el talante y la información de la
ciudadanía. Sorprende, por ejemplo, que las zonas arrasadas por los recientes
terremotos de Turquía hayan mantenido intacto el apoyo al dignatario en las últimas
elecciones. El sentimiento general de indignación ante desastre en la construcción de las
viviendas y posterior gestión de los seísmos ha cedido ante otro tolerante y compasivo
en el que el presidente “hace lo que puede, porque la ruina es muy grande”.
Con esta premisa cabría preguntarse si está penalizando la ciudadanía al Gobierno por
su gestión económica o hay otras razones de fondo, más viscerales y al cabo menos
objetivas. Debe advertirse que cualquier decisión es criticable, y si acaso las económicas
aún más. Con lentes puritanas, recurriendo a los viejos manuales universitarios,
cualquier medida es susceptible de objeción, porque toda política económica es fruto
de unos juicios de valor. Sobre una misma coyuntura, entra en juego la ideología
considerando que ‘a juicio del gobernante’ tal o cual acción es más conveniente que otra
2
alternativa. Las decisiones de un gobierno no son tanto consecuencia de una minuciosa
reflexión científica como de su ideología.
En un aceptable número de casos tan defendible es una estrategia como la contraria,
incluyendo toda la gama de claroscuros que pueda existir entre ambas. Tan criticable es
una política de austeridad como el exceso de audacia inundando el mercado de
subvenciones, activando una oferta monetaria laxa y provocando finalmente un estallido
inflacionario que castiga la capacidad adquisitiva a la ciudadanía, cercena salarios y
pensiones, encarece la financiación de la vivienda y desestabiliza el sistema.
Las medidas económicas, añadidamente, no son fácilmente interpretables por la
ciudadanía media y solo son valorables con certeza a posteriori. Si el fármaco alivia
alguna enfermedad se reputa como bueno sin analizar los efectos secundarios.
Hoy sabemos que los confinamientos radicales, como el producido entre nosotros con
la eclosión Covid en 2020, son contraproducentes, pero nadie hace bandera de esta
conclusión, ni reprocha evidencias que llegan con retraso. La subida del SMI, desde los
735 euros a los 1080 en cinco años que ha afectado a 2,5 millones de trabajadores habrá
suscitado las quejas de muchos autónomos perjudicados, pero lamentablemente no se
ganan batallas sin producirse algunas bajas. La política antiinflacionista ha sido exitosa
al igual que la implantación de los ERTEs. La política de subvenciones, por el contrario,
ha sido indiscriminada y ha disparado nuestra deuda pública, un atraco perfecto: ‘todo
para los de hoy y ya lo pagaréis los que venís detrás’. Pero era necesaria en un escenario
de dos crisis sucesivas y hay que aplaudir que 600.000 hogares perciban el ingreso
mínimo vital o que 1,4 millones de ciudadanos disfruten del bono eléctrico. Crecemos
bien, aunque somos los últimos de Europa en aumento de PIB per cápita. La creación de
empleo es gratificante, con más de 20 millones de cotizantes a la seguridad social,
aunque seamos al tiempo el país con mayor paro de la OCDE. La mini reforma laboral ha
recortado los contratos temporales, pero se ocultan los datos de ese fantasma llamado
fijo transitorio y nuestra productividad continúe siendo famélica. Con todo, nada de esto
subleva a las masas ni tuerce el rumbo del voto.
Más criticable resulta la ley de la vivienda, que claramente obtendrá en pocos meses
resultados opuestos a los deseados. O la reforma de las pensiones, que se come todo el
margen fiscal del país, asestando una puntilla desviada a la viabilidad de las mismas. El
mecanismo de equidad intergeneracional es un insulto a los jóvenes. Pero once millones
de jubilados que han visto incrementadas sus pagas en un 8,5%, sin considerar si las
pensiones serán más sostenibles en el futuro, no van a rebelarse contra sus
benefactores. Los impuestos ‘exprés’ a las entidades financieras y empresas energéticas
solo han enfadado a unos pocos. Son sumas cuantiosas y posiblemente inprocedentes,
pero los perjudicados no se han subido a la parra: su enojo es razonable y civilizado. La
gran nebulosa que encierra la asignación de los fondos del ‘Plan de recuperación’ nos
desconcierta y nos hace encogernos de hombros. Pero no provoca una manifestación
callejera de nadie. Los resultados de PISA son malísimos y deberían incitar a una
protesta. Pero no pasa nada. Nadie convoca una reclamación colectiva pidiendo una
mejor educación para nuestros menores. De modo que gran parte de las políticas
3
económicas del gobierno de coalición está llamada a perdurar, quizá con algunos
retoques.
Lo que nos lleva a inferir, que tiene que haber algo de más calado que esté actuando de
revulsivo de la conciencia de muchos españoles. Y lo hay. Y va de ‘ismos’. Se trata de una
madeja de acciones de naturaleza ajena a lo económico que se recoge en el término de
´sanchismo’.
Si repasamos la profusión con que se emplea el término el sanchismo en los medios,
destacamos su sinónimo de codicia política -sobrevivir a cualquier precio-, y de un
personalismo sin límite. Son múltiples los flancos abiertos a la arbitrariedad hasta
constituir una perversa fantasía, empezando por uno particularmente grave: no respetar
sus propios dogmas y cambiarlos reiteradamente al calor de la coyuntura y de la
conveniencia. Otros temas han agredido a la conciencia colectiva del país. Como la
formación de un gobierno coaligado con quienes declaran sin tapujos su propósito de
desanexión e independencia. O la manipulación legal, pero vergonzante del código penal
para atenuar el rencor de los golpistas y consolidar su adhesión. O la exhortación ‘urbi
et orbi’ de la Ley de memoria democrática, probablemente la acción que más daño ha
producido en la convivencia del país, reabriendo a machetazos las heridas
trabajosamente cerradas en el consenso constitucional de 1977. O las rebajas penales a
los violadores. O el fiasco de la Ley solo sí es sí. O su gestión decretista, el gobierno por
decreto. Y otras más.
Esta columna no va de pronóstico sobre las elecciones generales. Ni condena ni exalta.
Nadie es de fiar hasta que lo demuestre cabalmente. Pero la realidad es que la pleamar
emocional del país apunta al desbordamiento, aunque no quepa la simplificación de
clasificar nuestra sociedad en inocentes y culpables. La conversación y el dialogo sereno
brillan por su ausencia, las reuniones y tertulias de amigos o familiares evitan la
presencia incomoda del miembro hostil, del que ‘piensa de otra manera’ y las redes se
han transformado en un lamentable escenario de descalificaciones donde el análisis de
las ideas queda sistemáticamente pisoteado por el insulto personal y la negación a
ultranza de cualquier iniciativa de ‘la otra parte’. Admitir o consentir cualquier enunciado
del adversario adquiere rango de traición. Tal vez esto no sea culpa de unos o de otros
sino un gran pecado compartido.
Mi admirado Mikel Mancisidor, experto en Derechos humanos, ha escrito recientemente
que “nos invaden sensaciones de incertidumbre, desilusión y frustración. Frente a la
desafección política, la batalla por la confianza basada en el rigor se hace cada vez más
difícil. La democracia es una forma de elegir, sí, pero también una forma de ejercer el
poder, de someterse a unas reglas, de organizarnos institucionalmente, de dar cuentas,
de respetarnos, de fomentar la participación, la transparencia y el conocimiento, y de
promover las condiciones para una deliberación seria.”
Este escrito proclama que tampoco hay material que permita cabalmente el análisis de
las alternativas conservadoras. Agrega que la división del país es grave. Y concluye que
no estamos ante disyuntivas de carácter económico. Se trata de otra cosa.
4

Recomendados

UNA INTERINIDAD CONFLICTIVA von
UNA INTERINIDAD CONFLICTIVAUNA INTERINIDAD CONFLICTIVA
UNA INTERINIDAD CONFLICTIVAManfredNolte
64 views2 Folien
ESPAÑA FALLIDA. von
ESPAÑA FALLIDA.ESPAÑA FALLIDA.
ESPAÑA FALLIDA.ManfredNolte
125 views4 Folien
Cristina presentó en la Justicia su nuevo sello electoral: Alianza Unidad Ciu... von
Cristina presentó en la Justicia su nuevo sello electoral: Alianza Unidad Ciu...Cristina presentó en la Justicia su nuevo sello electoral: Alianza Unidad Ciu...
Cristina presentó en la Justicia su nuevo sello electoral: Alianza Unidad Ciu...Economis
269 views22 Folien
El falso mito de la adaptación permanente von
El falso mito de la adaptación permanenteEl falso mito de la adaptación permanente
El falso mito de la adaptación permanenteLLYC
2.2K views1 Folie
(294)long economia de la incertidumbre von
(294)long economia de la incertidumbre(294)long economia de la incertidumbre
(294)long economia de la incertidumbreManfredNolte
969 views3 Folien
La clase media venezolana:entre la postración y la extinción von
La clase media venezolana:entre la postración y la extinciónLa clase media venezolana:entre la postración y la extinción
La clase media venezolana:entre la postración y la extinciónIndustrias El Carmen, C. A.
806 views6 Folien

Más contenido relacionado

Similar a EL BALANCE ECONOMICO DEL GOBIERNO DE SANCHEZ

Desafíos para la democracia en el siglo XXI, nuestro mediano y corto plazo -J... von
Desafíos para la democracia en el siglo XXI, nuestro mediano y corto plazo -J...Desafíos para la democracia en el siglo XXI, nuestro mediano y corto plazo -J...
Desafíos para la democracia en el siglo XXI, nuestro mediano y corto plazo -J...IPAE
1K views13 Folien
N20161117 al 22 von
N20161117 al 22N20161117 al 22
N20161117 al 22Rsm San Martín
75 views17 Folien
La gran paradoja. alexandre muns. profesor de eae von
La gran paradoja. alexandre muns. profesor de eaeLa gran paradoja. alexandre muns. profesor de eae
La gran paradoja. alexandre muns. profesor de eaeEAE Business School
174 views1 Folie
Vivimos en una democracia o en una dictadura internacional von
Vivimos en una democracia o en una dictadura internacionalVivimos en una democracia o en una dictadura internacional
Vivimos en una democracia o en una dictadura internacionalCarlos Herrera Rozo
131 views5 Folien
Vivimos en una democracia o en una dictadura internacional (carlos1) von
Vivimos en una democracia o en una dictadura internacional (carlos1)Vivimos en una democracia o en una dictadura internacional (carlos1)
Vivimos en una democracia o en una dictadura internacional (carlos1)Carlos Herrera Rozo
290 views5 Folien
Boaventura virus todo lo que es solido von
Boaventura virus todo lo que es solido Boaventura virus todo lo que es solido
Boaventura virus todo lo que es solido Igui
261 views5 Folien

Similar a EL BALANCE ECONOMICO DEL GOBIERNO DE SANCHEZ(20)

Desafíos para la democracia en el siglo XXI, nuestro mediano y corto plazo -J... von IPAE
Desafíos para la democracia en el siglo XXI, nuestro mediano y corto plazo -J...Desafíos para la democracia en el siglo XXI, nuestro mediano y corto plazo -J...
Desafíos para la democracia en el siglo XXI, nuestro mediano y corto plazo -J...
IPAE1K views
Vivimos en una democracia o en una dictadura internacional von Carlos Herrera Rozo
Vivimos en una democracia o en una dictadura internacionalVivimos en una democracia o en una dictadura internacional
Vivimos en una democracia o en una dictadura internacional
Vivimos en una democracia o en una dictadura internacional (carlos1) von Carlos Herrera Rozo
Vivimos en una democracia o en una dictadura internacional (carlos1)Vivimos en una democracia o en una dictadura internacional (carlos1)
Vivimos en una democracia o en una dictadura internacional (carlos1)
Boaventura virus todo lo que es solido von Igui
Boaventura virus todo lo que es solido Boaventura virus todo lo que es solido
Boaventura virus todo lo que es solido
Igui261 views
Vivimos en una democracia o en una dictadura internacional von Carlos Herrera Rozo
Vivimos en una democracia o en una dictadura internacionalVivimos en una democracia o en una dictadura internacional
Vivimos en una democracia o en una dictadura internacional
Análisis sobre-el-impacto-de-las-ejecuciones-hipotecarias-en-el-estado-espac von Txema Fuente
Análisis sobre-el-impacto-de-las-ejecuciones-hipotecarias-en-el-estado-espacAnálisis sobre-el-impacto-de-las-ejecuciones-hipotecarias-en-el-estado-espac
Análisis sobre-el-impacto-de-las-ejecuciones-hipotecarias-en-el-estado-espac
Txema Fuente252 views
Anc3a1lisis sobre-el-impacto-de-las-ejecuciones-hipotecarias-en-el-estado-esp... von Txema Fuente
Anc3a1lisis sobre-el-impacto-de-las-ejecuciones-hipotecarias-en-el-estado-esp...Anc3a1lisis sobre-el-impacto-de-las-ejecuciones-hipotecarias-en-el-estado-esp...
Anc3a1lisis sobre-el-impacto-de-las-ejecuciones-hipotecarias-en-el-estado-esp...
Txema Fuente163 views
Agenda legislativa PRD Senador enero 2016 von Senadores PRD
Agenda legislativa PRD Senador enero 2016Agenda legislativa PRD Senador enero 2016
Agenda legislativa PRD Senador enero 2016
Senadores PRD281 views
Publicación rebelaos alta resolucion von PAH Garraf
Publicación rebelaos alta resolucionPublicación rebelaos alta resolucion
Publicación rebelaos alta resolucion
PAH Garraf364 views
Palos De Ciego 4 von jeymmy
Palos De Ciego 4Palos De Ciego 4
Palos De Ciego 4
jeymmy462 views
La exportacion en Tacna von jeymmy
La exportacion en TacnaLa exportacion en Tacna
La exportacion en Tacna
jeymmy526 views
No habra comparaciones si no se discrimina. Diario Vasco von KrakenbergerORG
No habra comparaciones si no se discrimina. Diario VascoNo habra comparaciones si no se discrimina. Diario Vasco
No habra comparaciones si no se discrimina. Diario Vasco
KrakenbergerORG33 views

Más de ManfredNolte

ARGENTINA-LA DOLARIZACION Y OTRAS MEDIDAS von
ARGENTINA-LA DOLARIZACION Y OTRAS MEDIDASARGENTINA-LA DOLARIZACION Y OTRAS MEDIDAS
ARGENTINA-LA DOLARIZACION Y OTRAS MEDIDASManfredNolte
26 views3 Folien
ESPAÑA NO ES PAIS PARA JOVENES. von
ESPAÑA NO ES PAIS PARA JOVENES.ESPAÑA NO ES PAIS PARA JOVENES.
ESPAÑA NO ES PAIS PARA JOVENES.ManfredNolte
37 views3 Folien
MAS DE LO MISMO:PRODUCTIVIDAD Y PRODUCTIVIDAD. von
MAS DE LO MISMO:PRODUCTIVIDAD Y PRODUCTIVIDAD.MAS DE LO MISMO:PRODUCTIVIDAD Y PRODUCTIVIDAD.
MAS DE LO MISMO:PRODUCTIVIDAD Y PRODUCTIVIDAD.ManfredNolte
42 views2 Folien
AGEINNNOMICS. von
AGEINNNOMICS.AGEINNNOMICS.
AGEINNNOMICS.ManfredNolte
39 views3 Folien
CRIPTOACTIVOS Y TERRORISMO. von
CRIPTOACTIVOS Y TERRORISMO.CRIPTOACTIVOS Y TERRORISMO.
CRIPTOACTIVOS Y TERRORISMO.ManfredNolte
55 views2 Folien
TECNOFEUDALISMO: el i-CAPITALISMO. von
TECNOFEUDALISMO: el i-CAPITALISMO.TECNOFEUDALISMO: el i-CAPITALISMO.
TECNOFEUDALISMO: el i-CAPITALISMO.ManfredNolte
117 views7 Folien

Más de ManfredNolte(20)

ARGENTINA-LA DOLARIZACION Y OTRAS MEDIDAS von ManfredNolte
ARGENTINA-LA DOLARIZACION Y OTRAS MEDIDASARGENTINA-LA DOLARIZACION Y OTRAS MEDIDAS
ARGENTINA-LA DOLARIZACION Y OTRAS MEDIDAS
ManfredNolte26 views
ESPAÑA NO ES PAIS PARA JOVENES. von ManfredNolte
ESPAÑA NO ES PAIS PARA JOVENES.ESPAÑA NO ES PAIS PARA JOVENES.
ESPAÑA NO ES PAIS PARA JOVENES.
ManfredNolte37 views
MAS DE LO MISMO:PRODUCTIVIDAD Y PRODUCTIVIDAD. von ManfredNolte
MAS DE LO MISMO:PRODUCTIVIDAD Y PRODUCTIVIDAD.MAS DE LO MISMO:PRODUCTIVIDAD Y PRODUCTIVIDAD.
MAS DE LO MISMO:PRODUCTIVIDAD Y PRODUCTIVIDAD.
ManfredNolte42 views
CRIPTOACTIVOS Y TERRORISMO. von ManfredNolte
CRIPTOACTIVOS Y TERRORISMO.CRIPTOACTIVOS Y TERRORISMO.
CRIPTOACTIVOS Y TERRORISMO.
ManfredNolte55 views
TECNOFEUDALISMO: el i-CAPITALISMO. von ManfredNolte
TECNOFEUDALISMO: el i-CAPITALISMO.TECNOFEUDALISMO: el i-CAPITALISMO.
TECNOFEUDALISMO: el i-CAPITALISMO.
ManfredNolte117 views
VUELTA AL EQUILIBRIO FISCAL. von ManfredNolte
VUELTA AL EQUILIBRIO FISCAL.VUELTA AL EQUILIBRIO FISCAL.
VUELTA AL EQUILIBRIO FISCAL.
ManfredNolte79 views
DONDE DIJE DIGO, DIEGO DIEGO. von ManfredNolte
DONDE DIJE DIGO, DIEGO DIEGO.DONDE DIJE DIGO, DIEGO DIEGO.
DONDE DIJE DIGO, DIEGO DIEGO.
ManfredNolte87 views
LA CRISIS DEL CAPITALISMO DEMOCRATICO. von ManfredNolte
LA CRISIS DEL CAPITALISMO DEMOCRATICO.LA CRISIS DEL CAPITALISMO DEMOCRATICO.
LA CRISIS DEL CAPITALISMO DEMOCRATICO.
ManfredNolte128 views
TIPOS ALTOS PARA MIUCHO TIEMPO. von ManfredNolte
TIPOS ALTOS PARA MIUCHO TIEMPO.TIPOS ALTOS PARA MIUCHO TIEMPO.
TIPOS ALTOS PARA MIUCHO TIEMPO.
ManfredNolte86 views
INCIERTO TIPO DE INTERÉS NEUTRAL.docx von ManfredNolte
INCIERTO TIPO DE INTERÉS NEUTRAL.docxINCIERTO TIPO DE INTERÉS NEUTRAL.docx
INCIERTO TIPO DE INTERÉS NEUTRAL.docx
ManfredNolte74 views
CUANDO DESVELAR LA VERDAD RESULTA HEROICO. von ManfredNolte
CUANDO DESVELAR LA VERDAD RESULTA HEROICO.CUANDO DESVELAR LA VERDAD RESULTA HEROICO.
CUANDO DESVELAR LA VERDAD RESULTA HEROICO.
ManfredNolte35 views
IMPUESTOS SOBRE LOS BENEFICIOS CAIDOS DEL CIELO. von ManfredNolte
IMPUESTOS SOBRE LOS BENEFICIOS CAIDOS DEL CIELO.IMPUESTOS SOBRE LOS BENEFICIOS CAIDOS DEL CIELO.
IMPUESTOS SOBRE LOS BENEFICIOS CAIDOS DEL CIELO.
ManfredNolte56 views
UN ORDEN MUNDIAL CAMBIANTE. von ManfredNolte
UN ORDEN MUNDIAL CAMBIANTE.UN ORDEN MUNDIAL CAMBIANTE.
UN ORDEN MUNDIAL CAMBIANTE.
ManfredNolte75 views
NO AL EDADISMO EN LA PROLONGACION DEL TRABAJO. von ManfredNolte
NO AL EDADISMO EN LA PROLONGACION DEL TRABAJO.NO AL EDADISMO EN LA PROLONGACION DEL TRABAJO.
NO AL EDADISMO EN LA PROLONGACION DEL TRABAJO.
ManfredNolte78 views
¿HASTA DONDE PUEDE RECUPERARSE EL EMPLEO? von ManfredNolte
¿HASTA DONDE PUEDE RECUPERARSE EL EMPLEO?¿HASTA DONDE PUEDE RECUPERARSE EL EMPLEO?
¿HASTA DONDE PUEDE RECUPERARSE EL EMPLEO?
ManfredNolte72 views
A LA COLA DE LA COMPETITIVIDAD von ManfredNolte
A LA COLA DE LA COMPETITIVIDADA LA COLA DE LA COMPETITIVIDAD
A LA COLA DE LA COMPETITIVIDAD
ManfredNolte47 views

Último

El arte de hacer dinero.pdf von
El arte de hacer dinero.pdfEl arte de hacer dinero.pdf
El arte de hacer dinero.pdfp9193241
5 views153 Folien
Analisis unidad 3 Creditos y Cobranzas von
Analisis unidad 3 Creditos y Cobranzas Analisis unidad 3 Creditos y Cobranzas
Analisis unidad 3 Creditos y Cobranzas francisneysntanderfs
6 views5 Folien
Modelos probabilisticos de inventario von
Modelos probabilisticos de inventarioModelos probabilisticos de inventario
Modelos probabilisticos de inventarioalfredoidromer0
11 views11 Folien
MERCADO DE ESTUDIO. .pdf von
MERCADO DE ESTUDIO. .pdfMERCADO DE ESTUDIO. .pdf
MERCADO DE ESTUDIO. .pdfvicmatias0705
20 views11 Folien
guia-unidad-1-teoria-clasica-de-optimizacion (7).docx von
guia-unidad-1-teoria-clasica-de-optimizacion (7).docxguia-unidad-1-teoria-clasica-de-optimizacion (7).docx
guia-unidad-1-teoria-clasica-de-optimizacion (7).docxcirov176
5 views14 Folien
Más allá de la Valoración de empresas RAM23 von
Más allá de la Valoración de empresas RAM23Más allá de la Valoración de empresas RAM23
Más allá de la Valoración de empresas RAM23Nuria Ortiz Olalla
43 views12 Folien

Último(11)

EL BALANCE ECONOMICO DEL GOBIERNO DE SANCHEZ

  • 1. 1 EL BALANCE ECONOMICO DEL GOBIERNO DE SANCHEZ. Manfred Nolte El 1 de junio de 2018 se celebró la moción de censura contra Mariano Rajoy. Su aprobación provocó la dimisión del Gobierno y condujo a la investidura de Pedro Sánchez como séptimo presidente del Gobierno de España, cargo que ostenta en la actualidad. El paulatino derrumbe de la popularidad del actual mandatario, desmoronamiento ratificado en buena medida en las recientes elecciones municipales-autonómicas invita a reflexionar en qué medida ha contribuido la gestión económica de su gobierno a tal estado o si son otras las razones de mayor calado las responsables de su cuestionamiento. Hay que considerar, en primera instancia, que una misma medida o situación puede interpretarse como buena o como mala según el talante y la información de la ciudadanía. Sorprende, por ejemplo, que las zonas arrasadas por los recientes terremotos de Turquía hayan mantenido intacto el apoyo al dignatario en las últimas elecciones. El sentimiento general de indignación ante desastre en la construcción de las viviendas y posterior gestión de los seísmos ha cedido ante otro tolerante y compasivo en el que el presidente “hace lo que puede, porque la ruina es muy grande”. Con esta premisa cabría preguntarse si está penalizando la ciudadanía al Gobierno por su gestión económica o hay otras razones de fondo, más viscerales y al cabo menos objetivas. Debe advertirse que cualquier decisión es criticable, y si acaso las económicas aún más. Con lentes puritanas, recurriendo a los viejos manuales universitarios, cualquier medida es susceptible de objeción, porque toda política económica es fruto de unos juicios de valor. Sobre una misma coyuntura, entra en juego la ideología considerando que ‘a juicio del gobernante’ tal o cual acción es más conveniente que otra
  • 2. 2 alternativa. Las decisiones de un gobierno no son tanto consecuencia de una minuciosa reflexión científica como de su ideología. En un aceptable número de casos tan defendible es una estrategia como la contraria, incluyendo toda la gama de claroscuros que pueda existir entre ambas. Tan criticable es una política de austeridad como el exceso de audacia inundando el mercado de subvenciones, activando una oferta monetaria laxa y provocando finalmente un estallido inflacionario que castiga la capacidad adquisitiva a la ciudadanía, cercena salarios y pensiones, encarece la financiación de la vivienda y desestabiliza el sistema. Las medidas económicas, añadidamente, no son fácilmente interpretables por la ciudadanía media y solo son valorables con certeza a posteriori. Si el fármaco alivia alguna enfermedad se reputa como bueno sin analizar los efectos secundarios. Hoy sabemos que los confinamientos radicales, como el producido entre nosotros con la eclosión Covid en 2020, son contraproducentes, pero nadie hace bandera de esta conclusión, ni reprocha evidencias que llegan con retraso. La subida del SMI, desde los 735 euros a los 1080 en cinco años que ha afectado a 2,5 millones de trabajadores habrá suscitado las quejas de muchos autónomos perjudicados, pero lamentablemente no se ganan batallas sin producirse algunas bajas. La política antiinflacionista ha sido exitosa al igual que la implantación de los ERTEs. La política de subvenciones, por el contrario, ha sido indiscriminada y ha disparado nuestra deuda pública, un atraco perfecto: ‘todo para los de hoy y ya lo pagaréis los que venís detrás’. Pero era necesaria en un escenario de dos crisis sucesivas y hay que aplaudir que 600.000 hogares perciban el ingreso mínimo vital o que 1,4 millones de ciudadanos disfruten del bono eléctrico. Crecemos bien, aunque somos los últimos de Europa en aumento de PIB per cápita. La creación de empleo es gratificante, con más de 20 millones de cotizantes a la seguridad social, aunque seamos al tiempo el país con mayor paro de la OCDE. La mini reforma laboral ha recortado los contratos temporales, pero se ocultan los datos de ese fantasma llamado fijo transitorio y nuestra productividad continúe siendo famélica. Con todo, nada de esto subleva a las masas ni tuerce el rumbo del voto. Más criticable resulta la ley de la vivienda, que claramente obtendrá en pocos meses resultados opuestos a los deseados. O la reforma de las pensiones, que se come todo el margen fiscal del país, asestando una puntilla desviada a la viabilidad de las mismas. El mecanismo de equidad intergeneracional es un insulto a los jóvenes. Pero once millones de jubilados que han visto incrementadas sus pagas en un 8,5%, sin considerar si las pensiones serán más sostenibles en el futuro, no van a rebelarse contra sus benefactores. Los impuestos ‘exprés’ a las entidades financieras y empresas energéticas solo han enfadado a unos pocos. Son sumas cuantiosas y posiblemente inprocedentes, pero los perjudicados no se han subido a la parra: su enojo es razonable y civilizado. La gran nebulosa que encierra la asignación de los fondos del ‘Plan de recuperación’ nos desconcierta y nos hace encogernos de hombros. Pero no provoca una manifestación callejera de nadie. Los resultados de PISA son malísimos y deberían incitar a una protesta. Pero no pasa nada. Nadie convoca una reclamación colectiva pidiendo una mejor educación para nuestros menores. De modo que gran parte de las políticas
  • 3. 3 económicas del gobierno de coalición está llamada a perdurar, quizá con algunos retoques. Lo que nos lleva a inferir, que tiene que haber algo de más calado que esté actuando de revulsivo de la conciencia de muchos españoles. Y lo hay. Y va de ‘ismos’. Se trata de una madeja de acciones de naturaleza ajena a lo económico que se recoge en el término de ´sanchismo’. Si repasamos la profusión con que se emplea el término el sanchismo en los medios, destacamos su sinónimo de codicia política -sobrevivir a cualquier precio-, y de un personalismo sin límite. Son múltiples los flancos abiertos a la arbitrariedad hasta constituir una perversa fantasía, empezando por uno particularmente grave: no respetar sus propios dogmas y cambiarlos reiteradamente al calor de la coyuntura y de la conveniencia. Otros temas han agredido a la conciencia colectiva del país. Como la formación de un gobierno coaligado con quienes declaran sin tapujos su propósito de desanexión e independencia. O la manipulación legal, pero vergonzante del código penal para atenuar el rencor de los golpistas y consolidar su adhesión. O la exhortación ‘urbi et orbi’ de la Ley de memoria democrática, probablemente la acción que más daño ha producido en la convivencia del país, reabriendo a machetazos las heridas trabajosamente cerradas en el consenso constitucional de 1977. O las rebajas penales a los violadores. O el fiasco de la Ley solo sí es sí. O su gestión decretista, el gobierno por decreto. Y otras más. Esta columna no va de pronóstico sobre las elecciones generales. Ni condena ni exalta. Nadie es de fiar hasta que lo demuestre cabalmente. Pero la realidad es que la pleamar emocional del país apunta al desbordamiento, aunque no quepa la simplificación de clasificar nuestra sociedad en inocentes y culpables. La conversación y el dialogo sereno brillan por su ausencia, las reuniones y tertulias de amigos o familiares evitan la presencia incomoda del miembro hostil, del que ‘piensa de otra manera’ y las redes se han transformado en un lamentable escenario de descalificaciones donde el análisis de las ideas queda sistemáticamente pisoteado por el insulto personal y la negación a ultranza de cualquier iniciativa de ‘la otra parte’. Admitir o consentir cualquier enunciado del adversario adquiere rango de traición. Tal vez esto no sea culpa de unos o de otros sino un gran pecado compartido. Mi admirado Mikel Mancisidor, experto en Derechos humanos, ha escrito recientemente que “nos invaden sensaciones de incertidumbre, desilusión y frustración. Frente a la desafección política, la batalla por la confianza basada en el rigor se hace cada vez más difícil. La democracia es una forma de elegir, sí, pero también una forma de ejercer el poder, de someterse a unas reglas, de organizarnos institucionalmente, de dar cuentas, de respetarnos, de fomentar la participación, la transparencia y el conocimiento, y de promover las condiciones para una deliberación seria.” Este escrito proclama que tampoco hay material que permita cabalmente el análisis de las alternativas conservadoras. Agrega que la división del país es grave. Y concluye que no estamos ante disyuntivas de carácter económico. Se trata de otra cosa.
  • 4. 4