CUERPO	
  ACADÉMICO:	
  ENTORNOS	
  INNOVADORES	
  DE	
  APRENDIZAJE	
   	
  
	
  
1	
  
	
  
	
  
	
  
	
  
	
  
Docencia...
CUERPO	
  ACADÉMICO:	
  ENTORNOS	
  INNOVADORES	
  DE	
  APRENDIZAJE	
   	
  
	
  
2	
  
Para	
   ello,	
   se	
   toma	
 ...
CUERPO	
  ACADÉMICO:	
  ENTORNOS	
  INNOVADORES	
  DE	
  APRENDIZAJE	
   	
  
	
  
3	
  
para	
   construir	
   una	
   co...
CUERPO	
  ACADÉMICO:	
  ENTORNOS	
  INNOVADORES	
  DE	
  APRENDIZAJE	
   	
  
	
  
4	
  
Es	
   decir,	
   hay	
   un	
   ...
CUERPO	
  ACADÉMICO:	
  ENTORNOS	
  INNOVADORES	
  DE	
  APRENDIZAJE	
   	
  
	
  
5	
  
fundamentación	
  teórica,	
  Gar...
CUERPO	
  ACADÉMICO:	
  ENTORNOS	
  INNOVADORES	
  DE	
  APRENDIZAJE	
   	
  
	
  
6	
  
entendido	
  que	
  para	
  innov...
CUERPO	
  ACADÉMICO:	
  ENTORNOS	
  INNOVADORES	
  DE	
  APRENDIZAJE	
   	
  
	
  
7	
  
	
  
Se	
  debe	
  entender	
  la...
CUERPO	
  ACADÉMICO:	
  ENTORNOS	
  INNOVADORES	
  DE	
  APRENDIZAJE	
   	
  
	
  
8	
  
en	
   que	
   se	
   configuran	...
CUERPO	
  ACADÉMICO:	
  ENTORNOS	
  INNOVADORES	
  DE	
  APRENDIZAJE	
   	
  
	
  
9	
  
una	
   acción	
   docente,	
   c...
CUERPO	
  ACADÉMICO:	
  ENTORNOS	
  INNOVADORES	
  DE	
  APRENDIZAJE	
   	
  
	
  
10	
  
2012;	
   Pedró,	
   2011;	
   C...
CUERPO	
  ACADÉMICO:	
  ENTORNOS	
  INNOVADORES	
  DE	
  APRENDIZAJE	
   	
  
	
  
11	
  
otros,	
  pasan	
  a	
  ser	
  m...
CUERPO	
  ACADÉMICO:	
  ENTORNOS	
  INNOVADORES	
  DE	
  APRENDIZAJE	
   	
  
	
  
12	
  
les	
  ha	
  demostrado	
  la	
 ...
CUERPO	
  ACADÉMICO:	
  ENTORNOS	
  INNOVADORES	
  DE	
  APRENDIZAJE	
   	
  
	
  
13	
  
evaluación,	
   no	
   sólo	
   ...
CUERPO	
  ACADÉMICO:	
  ENTORNOS	
  INNOVADORES	
  DE	
  APRENDIZAJE	
   	
  
	
  
14	
  
México:	
  McGrawHill.	
  
•   F...
Nächste SlideShare
Wird geladen in …5
×

Docencia y tecnologías

158 Aufrufe

Veröffentlicht am

En este artículo se reflexiona en torno al papel que vienen jugando las TIC como recurso en la práctica educativa

Veröffentlicht in: Bildung
  • Als Erste(r) kommentieren

  • Gehören Sie zu den Ersten, denen das gefällt!

Docencia y tecnologías

  1. 1. CUERPO  ACADÉMICO:  ENTORNOS  INNOVADORES  DE  APRENDIZAJE       1             Docencia  y  tecnologías:  entre  innovar  y  reinventar  la  enseñanza  de  la  investigación   Dr.  Genaro  Aguirre  Aguilar1   Dr.  Jorge  Arturo  Balderrama  Trápaga2       Palabras  claves   Mediación  pedagógica,  enseñanza  situada  y  TIC.     Resumen   Debido  al  desarrollo  educativo  actual,  cuando  se  habla  tanto  de  los  retos  de  la  educación,   de   la   necesidad   de   rediseñar   las   currículos,   los   planeas   y   programas   de   estudio,   de   promover   nuevos   modelos   educativos,   de   transformar   las   prácticas   docentes,   resulta   oportuno  hacer  un  alto  en  el  camino  como  para  reflexionar  a  nivel  teórico  o  conceptual,   aquello  que  en  la  universidad  estamos  haciendo  para  diseñar  ambientes  que  pretendan   innovar  los  procesos  de  enseñanza,  aprendizaje  y  evaluación.     A  partir  de  aquí,  en  esta  ponencia  quienes  escriben,  pretenden  reflexionar  sobre  el   diseño  de  estrategias  de  mediación  para  el  desarrollo  de  competencias  investigativas  a  nivel   universitario,  para  lo  cual  se  toma  el  papel  que  juegan  las  TIC  como  potenciadoras  de  un   marco  de  referencia  desde  el  cual  se  vienen  construyendo  narrativas  vertebradoras  del   discurso  innovador,  al  tiempo  de  ser  portentos  trastocadores  del  orden  academicista  que   ha  caracterizado  la  enseñanza  de  la  investigación.                                                                                                                     1  Facultad  de  Ciencias  y  Técnicas  de  la  Comunicación,  (UV).  Correo  electrónico:  geaguirre@uv.mx   (institucional),  genaroaa@gmail.com  (alternativo).   2   Facultad   de   Psicología-­‐Veracruz   (UV).   Correo   electrónico:   jbalderrama@uv.mx     (institucional),   batover@yahoo.com  (alternativo).     Para  citar  este  documento:     IX  Congreso  Internacional  de  Innovación  Educativa  “Tendencias  y  desafíos”.  Boca  del  Río,  Ver.,  del  21  al  23  de   octubre  de  2015.  
  2. 2. CUERPO  ACADÉMICO:  ENTORNOS  INNOVADORES  DE  APRENDIZAJE       2   Para   ello,   se   toma   como   dimensión   teórica   a   la   mediación   pedagógica,   el   aprendizaje   situado,   las   Tecnologías   de   la   Información   y   la   Comunicación   (TIC)   y   la   configuración  didáctica,  como  recursos  en  la  implementación  de  entornos  y  ambientes   educativos  ricos  en  sus  posibilidades  pedagógicas,  siempre  que  el  docente  que  enseña  a   investigar   reconozca   que,   además   de   sus   conocimientos   disciplinarios,   debe   incorporar   saberes  pedagógicos  y  habilidades  didácticas  para  permitirse  planear  y  diseñar  mejores   procesos   educativos,   al   apoyarse   en   las   tecnologías   para   reinventar   sus   prácticas   de   enseñanza.   Así,   entre   la   innovación   y   la   reinvención,   a   partir   de   la   experiencia   del   Cuerpo   Académico  (CA)  Entornos  innovadores  de  aprendizaje,  se  hablará  de  las  tecnologías  como   recursos   y   dispositivos   para   transformar   la   docencia   en   torno   a   la   enseñanza   de   la   investigación;  para  lo  cual  se  problematizará  sobre  horizonte  academicista3  que  prevalece   en  torno  a  la  investigación:  su  quehacer  y  su  aprendizaje,  a  nivel  universitario.     La  puesta  en  escena   En  un  ejercicio  de  exploración  en  línea,  más  de  mil  300  resultados  en  Google  hablan  del   lugar   que   ocupa   en   el   interés   y   los   objetos   de   estudio,   asuntos   relacionados   con   la   educación  y  las  Tecnologías  de  la  información  y  la  comunicación  (TIC),  en  el  contexto  de  la   sociedad  del  conocimiento  (UNESCO,  2010),  la  sociedad  en  red  (Castells,  2006)  o  el  sistema   mundo   (Wallersteins,   2011);   esto   en   un   momento   histórico   en   el   que   predominan   los   discursos  de  rediseño  curricular,  innovación  educativa  y  transformación  de  las  prácticas   docentes.  Al  respecto,  organismos  como  la  Organización  de  las  Naciones  Unidas  para  la   Educación,  la  Ciencias  y  la  Cultura  (UNESCO),  la  Organización  de  Estados  Iberoamericanos   (OEI),   además   de   algunas   editoriales,   han   implementado   colecciones   en   donde   las   comunidades   académicas,   los   investigadores   o   comités   científicos   publican   obras   que   contribuyen   al   debate,   a   la   apropiación   teórica,   al   desarrollo,   implementación   o   la   propuesta   de   metodologías   pedagógicas   en   torno   al   papel   que,   como   recursos   en   la   mediación  de  la  enseñanza  y  el  aprendizaje,  tienen  las  tecnologías  digitales  en  cualquier  de   sus  formatos.  Junto  a  esto,  no  son  pocas  las  plataformas  educativas  que  se  han  dado  a  la   tarea   de   configurar   un   espacio   de   colaboración,   producción   y   distribución   de   recursos   educativos  abiertos  para  apoyar  la  tarea  docente.  Páginas  personales,  blogs,  redes  sociales,   portales  educativos,  vienen  siendo  medios  a  través  de  los  cuáles  el  profesorado  junto  a   quienes  se  dedican  a  la  producción  de  conocimientos,  han  encontrado  los  medios  y  las  vías                                                                                                                    
  3. 3. CUERPO  ACADÉMICO:  ENTORNOS  INNOVADORES  DE  APRENDIZAJE       3   para   construir   una   comunidad   dialogante   a   partir   del   interés   que   les   supone   explorar,   proponer,  contribuir  al  proceso  de  incorporación,  adopción  y  resignificación  de  las  TIC  en  el   ámbito  educativo.   Se   puede   decir   entonces,   que   hay   condiciones   para   encontrar   razones   teórico-­‐ metodológicas   que   posibiliten   caminos   para   el   uso   de   las   tecnologías   en   el   diseño   de   entornos  de  educativos  que  innoven  las  artes  del  enseñar  y  la  experiencia  del  aprender;  lo   que  está  estrechamente  relacionado  con  el  perfil  y  aquellas  competencias  que  deben  definir   un  nuevo  protagonista  en  el  ejercicio  de  facilitar  o  mediar  en  los  aprendizajes  estudiantiles.   Aquel  docente  cuya  disciplina  le  permite  el  manejo  o  dominio  de  un  área  de  conocimiento,   hoy  tiene  que  reconocer  que  los  retos  de  la  educación  para  el  siglo  XXI  le  demandan  el   desarrollo   de   otro   tipo   de   competencias   que   favorezcan   o   contribuyan   a   innovar   lo   educativo  desde  su  propia  práctica  docente.  Es  decir,  la  posibilidad  de  repensar  su  propia   concepción  de  enseñanza,  desaprendiendo  sobre  lo  andado,  para  atreverse  a  ser  un  sujeto   capaz  de  repensarse  a  sí  mismo  y  poder  ser  articular  una  nueva  configuración  didáctica,  en   donde  las  tecnologías  venidas  a  recursos  educativos,  favorezcan  procesos  transformativos   del  quehacer  académico.     Plantear  lo  anterior,  no  implica  dejar  de  dimensionar  el  horizonte  problemático  que   suponen  los  dilemas  o  incertidumbres  propias  del  mundo  educativo  y  al  que  a  diario  se   enfrentan  los  académicos,  pero  tampoco  puede  dejarse  de  mencionar  que  el  educativo,  es   uno  de  los  campos  disciplinarios  que  más  conocimiento  produce  en  América  Latina;  siendo   que  en  un  país  como  el  mexicano  (de  acuerdo  al  estado  del  arte  que  sobre  la  producción  en   Ciencias  sociales,  artes  y  humanidades  realizaran  Contreras  Montellano,  Puga  Espinosa,   Becerril-­‐García  &  Aguado-­‐López)  entre  el  2005  y    el  2011,  los  científicos  educativos  o  de   áreas  afines,  alcanzaron  una  producción  de  1,678  artículos  publicados,  para  convertirse  en   el   área   de   conocimiento   que   más   producción   editorial   tuvieron   en   ese   periodo;   por   lo   menos   en   el   registro   de   publicaciones   indexadas   de   la   Red   de   Revistas   Científicas   de   América  Latina  y  el  Caribe  (Redalyc).  Y  en  muchos  de  esos  artículos,  el  lugar  que  ocupan  las   tecnologías,  confirma  que  en  México  al  igual  que  en  el  resto  del  mundo,  han  venido  a   convertirse  en  tópicos  para  reflexionar  o  indagar  en  objetos  de  estudio  relacionados  con   ellas;  lo  que  sin  duda  coincide  con  el  ejercicio  que  hicieran  quienes  colaboraron  en  el  estado   del  arte  que  coordinaran  Rubén  Edel  Navarro  y  Yadira  Navarro  (2015)  sobre  “sistemas  y   ambientes  educativos”,  quienes  al  sistematizar  la  producción  del  conocimiento  a  través  de   la  revisión  de  tesis  de  grado,  artículos,  memorias  de  congresos  y  libros  en  formato  impreso   y   electrónico,   pudieron   diagnosticar   sobre   el   lugar   que   ocupan   en   las   reflexiones,   los   saberes  en  torno  a  las  tecnologías  y  su  impacto  en  los  ambientes  escolares.      
  4. 4. CUERPO  ACADÉMICO:  ENTORNOS  INNOVADORES  DE  APRENDIZAJE       4   Es   decir,   hay   un   contexto   educativo   problematizado,   suficientemente   analizado   como  para  preguntar  si  es  posible  reconocer  se  ha  entrado  en  un  proceso  de  innovación   educativa  y  transformación  de  las  prácticas  docentes,  más  allá  del  paisaje  discursivo  que   puede  encontrarse  en  la  literatura  y  frente  a  los  problemas  que  reportan  los  exámenes  de   dominios  que  para  la  enseñanza  básica  reportan  los  organismo  evaluadores  nacionales  o   internacionales;  lo  que  lleva  a  pensar  que  en  la  vida  cotidiana,  según  el  nivel  educativo  al   que   se   pertenezca,   las   experiencias   pedagógicas   podrán   ser   diferentes,   pues   entre   la   gestión  académica  de  las  instituciones  universitarias  y  aquella  que  se  vive  diariamente  en   otros  niveles  educativos,  puede  haber  grandes  desencuentros;  cuanto  más  si  se  es  de  un   colegio  público,  frente  a  quienes  laboran  en  uno  privado,  donde  parece  se  les  está  negado   atreverse  a  pensar  más  allá  de  una  cultura  laboral  institucional  que  se  niega  a  dimensionar   la   importancia   que   tendría   en   la   formación   y   actualización   de   su   planta   académica,   participar   en   eventos   científicos   para   ser   agentes   activos   y   no   tanto   reproductores   de   información;   pues   por   más   que   se   cumpla   con   los   indicadores   que   la   Secretaria   de   Educación  Pública  (SEP)  les  obliga  en  un  proceso  de  innovación  educativa,  lo  cierto  es  que   permanecer  ajenos  o  distantes  a  lo  que  se  discute  en  escenarios  académicos  más  allá  de  sus   fronteras  institucionales,  podría  ser  una  experiencia  que  enriquezca  las  perspectivas  como   las  prácticas  de  los  docentes.     Hablemos   entonces   de   innovación   en   el   contexto   de   la   enseñanza   de   la   investigación,   en   el   caso   particular   del   nivel   universitario,   donde   parece   prevalecen   concepciones  negadas  para  reconocer  que,  quienes  llegan  a  las  aulas,  son  estudiantes  que   pueden  haber  alcanzado  saberes  y  habilidades,  en  un  marco  de  referencia  alimentado  por   la  interpelación  tecnológica  vivida  a  diario;  lo  que  supone  una  alfabetización  en  donde  lo   hipermedial  (imagen,  audio,  texto  e  interactividad)  los  coloca  en  una  condición  de  sujeto  de   conocimiento,  diferente  al  que  suele  imaginarse  desde  la  academia.       Enseñar  a  investigar  reinventando  la  práctica  docente   Por  una  parte  Néstor  García  Canclini  en  su  obra  El  mundo  como  lugar  extraño  (2014)  y  por   la   otra,   Fernando   Gil   Villa   en   ¿Qué   significa   investigar?   Exorcismos   del   trabajo   de   investigación  (2013),  abordan  desde  perspectivas  y  trayectorias  diferentes,  concepciones  y   prácticas   relacionadas   con   la   formación   en   investigación   que   se   promueve   entre   los   estudiantes  universitarios.  Asumiendo  una  postura  crítica  y  provocativa,  cuestionan  –no  sin   razón-­‐,   las   formas   anquilosadas   en   que   se   sigue   promoviendo   el   aprendizaje   de   la   investigación   entre   los   estudiantes.   Por   ejemplo   y   a   propósito   del   lugar   que   ocupa   la   capacidad   para   discernir,   seleccionar   y   evaluar   información   en   el   contexto   de   una  
  5. 5. CUERPO  ACADÉMICO:  ENTORNOS  INNOVADORES  DE  APRENDIZAJE       5   fundamentación  teórica,  García  Canclini  habla  de  pensar  la  lectura,  más  allá  de  la  capacidad   para  entender  palabras  o  frases,  pues  en  el  terreno  de  las  competencias  adquiridas  para  la   decodificación  de  textos,  también  se  trata  de  “saber  usar  íconos  de  navegación,  barras  de   desplazamientos,   pestañas,   menús,   hipervínculos,   funciones   de   búsqueda   de   texto,   imágenes  y  músicas,  mapas  de  sitios”.  (2014,  p.  27)  Es  decir,  en  reconocimiento  a  los  nuevos   contextos  de  interpelación  y  producción  de  narrativas,  de  configuración  de  espacios  de   entendimiento,  quien  desea  tener  acceso  a  información  en  diferentes  formatos,  debe  pasar   por  la  adquisición  de  una  serie  de  destrezas  para  moverse  y  apropiarse  de  recursos  que  le   permitan   tener   acceso   a   fuentes   de   información   diversas.   En   esta   perspectiva,   valdría   preguntarse  cuántos  docentes  que  hablan  del  abandono  de  la  lectura  de  sus  estudiantes,   tienen  una  referencia  conciliadora  de  los  nuevos  tiempos  y  las  emergentes  agencias  de   producción  de  contenidos,  como  la  que  plantea  el  antropólogo  argentino  avecindado  en   México  Néstor  García  Canclini,  en  dónde  el  concepto  de  lectura  propuesto  es  diferente.       En   esa   tesitura,   Gil   Villa,   en   aras   de   demostrar   la   pertinencia   para   repensar   las   formas  en  que  se  acompaña  un  proceso  de  aprendizaje,  habla  de  las  maneras  en  que  un   trabajo   de   investigación   “puede   y   debe   ser   disfrutado   al   proporcionar   el   placer   de   las   aventuras”  (2013,  p.  18),  algo  que  curiosamente  no  se  practica  desde  la  docencia  al  haber   construido  una  representación  del  quehacer  investigativo  plagado  de  temores  y  de  fobias  a   los  que  se  enfrenta  a  diario  quien  se  forma  en  este  ámbito,  gracias  a  ese  viejo  paradigma   dominante,  en  donde  el  investigador  se  concibe  como    una  suerte  de  “superhéroe  capaz  de   sacrificarse  por  todo”  (p.  18),  y  en  donde  quien  aspira  a  ser  un  investigador,  tiene  que  vivir   un   vía   crucis   como   parte   de   un   rito   de   iniciación,   que   las   comunidades   académicas   consagradas,  ya  han  institucionalizado.     Es  decir,  en  la  práctica  de  la  enseñanza  de  la  investigación  a  nivel  universitario,   existen  representaciones  y  concepciones  que  han  dado  pie  a  narrativas  que  poco  abonan  a   generar  las  condiciones  naturales  de  un  acto  de  aprender.  De  allí  que  en  un  contexto  de   innovación  educativa,  se  requiera  una  desintoxicación  o  exorcismo  de  todo  aquello  que  gira   alrededor  de  la  investigación  en  términos  de  un  academicismo  que  procura  el  sacrificio,   como  parte  de  una  práctica  que  tiene  raíces  culturales  que  deben  modificarse:  la  enseñanza   y  aprendizaje  de  la  investigación  pueden  llegar  a  ser  una  aventura  sin  tener  como  grillete   de  inicio,  el  mito  de  Sísifo:  para  llegar  a  la  cima  –una  y  otra  vez-­‐  debemos  de  iniciar  el  camino   con  sacrificio,  dolor  o  mansedumbre  (Gil  Villa,  2013).     En  ese  contexto,  es  tarea  de  los  docentes  que  imparten  experiencias  educativas  de   metodología  de  la  investigación,  aprender  a  reconocer  la  pertinencia  de  sumar  a  sus  saberes   disciplinarios,   una   serie   de   competencias   cercanas   a   lo   pedagógico   y   didáctico;   en   el  
  6. 6. CUERPO  ACADÉMICO:  ENTORNOS  INNOVADORES  DE  APRENDIZAJE       6   entendido  que  para  innovar,  hay  que  desandar  parte  de  lo  andado,    para  tomar  caminos,   sendas,  veredas,  atajos  otros,  que  permitan  dar  cabida  en  nuestros  imaginarios  y  oficios   docentes,  a  formas  distintas  de  pensar  la  enseñanza  de  la  investigación.       Dicho  lo  anterior,  quienes  escriben  hablan  de  la  posibilidad  de  generar  espacios  de   enseñanza-­‐aprendizaje,  en  donde  los  sujetos  que  constituyen  el  acto  educativo,  reconozcan   la  oportunidad  que  brindan  las  TIC,  no  sólo  como  recursos  o  medios  a  través  de  las  cuales   potenciar   procesos   educativos,   sino   también   por   el   lugar   que   vienen   ocupando   en   la   reconfiguración  de  las  relaciones  entre  los  sujetos  y  aquello  que  puede  llamarse  objeto  por   conocer:  la  investigación  en  tanto  competencia  universitaria.  Así  planteado,  se  trata  de   dimensionar   el   papel   que   juegan   las   nuevas   alfabetizaciones,   cuando   de   nombrar,   de   interactuar   y   representar   se   tratar,   pues   es   un   hecho   que   en   este   paisaje,   les   ha   correspondido  a  las  TIC  trastocar  los  lugares  desde  los  cuales  se  pensaba  –tradicionalmente-­‐ ,  se  construida  el  conocimiento.  Es  decir,  ni  el  salón  ni  los  libros  impresos  hoy  resguardan  el   conocimiento  posible.  Apenas  son  formatos  que  se  suman  a  otro  tipo  de  fuentes  de  consulta   o  recursos  que  hoy  también  son  depositarios  de  saberes  disciplinarios.  Y  esto,  es  importante   que  lo  reconozca  quien  pretende  facilitar  la  adquisición  de  competencias  investigativas  en   la  universidad.       Así,  tal  cual  lo  plantea  Ricardo  Sánchez  Puentes  (2010),  el  docente  debe  recordar   que  más  allá  de  una  experiencia  verbalista  o  teórica,  aprender  a  investigar  tienen  más  que   ver  con  el  desarrollo  de  habilidades  que  se  adquieren  en  la  práctica  y  no  en  la  literatura   especializada;  por  lo  tanto  si  se  habla  de  una  enseñanza  o  didáctica  de  la  investigación  “el   peso   de   los   procesos   de   transmisión-­‐apropiación   se   centran   en   los   quehaceres   y   operaciones  de  la  actividad  científica,  así  como  el  adiestramiento  y  entrenamiento  para  su   ejecución.”  (2010,  p.  37);  lo  que  pareciera,  muchos  profesores  que  imparten  metodología,   terminar  por  no  tener  presente;  por  lo  que  lo  dejan  de  lado,  en  aras  de  la  disertación   expositiva,  donde  al  estudiante  se  le  permite  –únicamente-­‐,  la  reproducción  de  contenidos   teóricos,  por  lo  que  le  es  ajeno,  lo  que  tanto  anuncian  quienes  hablan  de  innovar:  que  el   estudiante  sea  un  agente  activo  con  capacidades  para  desarrollar  su  voluntad  de  conocer   sí,  pero  también  de  hacer.     He  aquí  entonces  que  hablar  de  reinventar  las  prácticas  docentes,  está  relacionada   con  el  establecimiento  de  una  nueva  agenda  para  la  mediación  de  procesos  educativos   encaminados   al   desarrollo   de   saberes   y   destrezas   para   la   investigación.   Y   aquí,   los   horizontes   o   perspectivas   pedagógicas   desde   donde   poder   configurar   una   didáctica   diferente,   están   abonando   a   la   compresión   del   lugar   que   ocupa   la   innovación   o   transformación  de  la  docencia.  Se  diría  que  –en  este  contexto  de  transformación:  
  7. 7. CUERPO  ACADÉMICO:  ENTORNOS  INNOVADORES  DE  APRENDIZAJE       7     Se  debe  entender  la  didáctica  de  la  investigación  en  sentido  estricto  del  concepto,  es  decir,   como   un   campo   teórico-­‐práctico.   Teórico,   en   tanto   organizado   por   una   constelación   conceptual  regido  por  una  teoría  particular  del  aprendizaje  y  del  conocimiento  científico.   Práctico,  en  cuanto  es  activamente  organizado  por  la  conducción  (objetivos  y  funciones;   estrategias  y  tácticas;  metas  y  programas,  recursos,  medios  e  instrumentos)  del  proceso  de   enseñanza  aprendizaje  de  la  producción  científica.  (2010,  p.  32)     Qué  tanto  aquellos  que  se  formaron  en  el  viejo  paradigma  docente,  están  dispuestos  a   reinventarse   como   para   procurar   espacios   o   entornos   de   aprendizaje   diferentes,   no   lo   sabemos,  pero  sí  pensamos  que  cuando  Sánchez  Puentes  habla  de  estrategia  y  tácticas,   recursos,  medios  e  instrumentos,  está  dando  o  hablando  de  la  posibilidad  de  planear  y   diseñar  ambientes  de  aprendizaje  que,  ante  las  circunstancia  observadas  y  vividas  en  las   aula,   se   incorporen   recursos   educativos   en   diversos   formatos   para   procurar   con   ellos   mediar  en  el  aprendizaje  de  la  investigación  desde  el  punto  de  vista  activo.     Dicho  lo  anterior,  quienes  escriben  quieren  compartir  algunas  de  las  experiencias   que   de   la   licenciatura   al   doctorado,   han   permitido   el   diseño   de   metodologías   para   la   intervención  en  el  aula,  buscando  que  los  estudiantes  desmonten  los  prejuicios  que  tienen   de  la  investigación,  para  generar  las  condiciones  de  aliento,  actitud  y  deseos  por  vivir  una   aventura  en  donde  los  videoclip,  las  canciones,  los  tutoriales,  los  blog,  los  foros  virtuales,   los  portales  educativos,  las  historietas,  los  podcast,  entre  otros,  sean  recursos  o  materiales   didácticos  empleados  para  mediar  en  el  llamado  aprendizaje  situado  (Díaz  Barriga  Arceo,   2006);   los   mismos   que   esperamos   sean   entornos   de   innovación   para   el   desarrollo   de   competencias  investigativas  básicas,  pero  también  para  desarrollar  una  nueva  sensibilidad   y   concepción   sobre   el   lugar   que   puede   ocupar   la   investigación   como   una   competencia   universitaria  en  su  proyecto  profesional.       TIC  e  innovación  para  la  enseñanza  de  la  investigación   Innovar  puede  tener  diferentes  acepciones,  no  obstante  para  quienes  escriben  se  considera   oportuno  relacionarla  con  “pensar  críticamente,  abordar  los  problemas  desde  diferentes   perspectivas,   crear   contextos   participativos,   disponer   de   espacios   diversos   para   las   relaciones  docente-­‐estudiante  y  mejorar  las  condiciones  de  los  ambientes  de  aprendizaje.”   (Ministerio   de   Educación   Nacional,   2013,   p.   16).   Es   decir,   trazar   caminos   estratégicos,   incluso  tácticos,  para  enfrentar  los  retos  de  la  educación,  haciendo  de  la  enseñanza  y  el  uso   de   las   tecnologías,   un   dúo   que   posibilite   la   adquisición   de   saberes   desde   un   marco   de   referencia  diferente;  cambio  que  puede  promoverse  desde  el  currículum  hasta  las  formas  
  8. 8. CUERPO  ACADÉMICO:  ENTORNOS  INNOVADORES  DE  APRENDIZAJE       8   en   que   se   configuran   las   didácticas   para   planear,   diseñar   y   mediar   los   procesos   de   enseñanza  y  aprendizaje.       En   el   entendido   que   tal   como   lo   plantea   la   Oficina   Regional   de   Educación   para   América  Latina  y  el  Caribe  de  la  UNESCO:  “Las  nuevas  generaciones  viven  intensamente  la   omnipresencia   de   las   tecnologías   digitales,   al   punto   que   esto   podría   estar   incluso   modificando   sus   destrezas   cognitivas…”   (2013,   p.   16),   los   profesores   que   impartimos   asignaturas  o  experiencia  educativas  relacionadas  con  la  metodología  de  la  investigación,   debemos  desarrollar  la  imaginación  junto  al  oficio  docente,  para  diseñar  estrategias  de   mediación   pedagógicas   que,   apoyadas   en   las   TIC,   contribuyan   a   la   generación   de   experiencias  de  aprendizaje  diferentes,  distintas…  plurales;  para  lo  cual,  una  competencia,   en  el  contexto  de  lo  dicho  por  Perrenaud  (2014):  deberá  ser  esa  “capacidad  de  movilizar   varios  recursos  cognitivos  para  hacer  frente  a  un  tipo  de  situaciones.”4  (p.  8)  Lo  que  viene   acompañado   de   reconocer   que   tales   competencias,   si   bien   están   relacionadas   con   los   conocimientos,  habilidades  y  actitudes  que  posee  un  docente,  no  son  en  sí  mismos  aspectos   que  caracterizan  a  las  competencias,  pues  estas  deben  estar  relacionadas  con  la  capacidad   de  movilización  cognitiva  en  situación,  un    proceso  mental  que  debe  procurar  objetivarse   es  esquemas  de  pensamiento  que  van  de  una  determinación  a  la  realización  de  acciones  en   situaciones  de  aprendizaje;  por  lo  que  las  competencias  se  crean  en  el  proceso  educativo  y   están  a  “merced  de  la  navegación  cotidiana  de  un  practicante.”  (p.  8)     Así,   organizar   y   animar   situaciones   de   aula,   está   relacionada   con   el   diseño   de   actividades,  dinámicas,  tareas,  ejercicios,  productos,  como  resultado  de  una  gestión  que   aprovecha  las  situaciones  de  aprendizaje,  en  tanto  espacio  ecológico  diverso,  para  lo  cual,   una   mediación   pedagógica   eficaz,   debe   dimensionar   el   papel   que   tiene   el   aprendizaje   situado.  Al  respecto,  es  oportuno  señalar  que  en  el  contexto  de  lo  que  aquí  se  plantea,  la   mediación  se  entiende  o  refiere  a:  “la  acción  o  actividad,  intervención,  recurso  o  material   didáctico   que   se   da   en   el   hecho   educativo   para   facilitar   el   proceso   de   enseñanza   y   de   aprendizaje   por   lo   que   posee   carácter   relacional…”   (Fainholc,   2004,   p.   6),   sin   dejar   de   mencionar  que  en  el  contexto  de  la  sociología  de  la  comunicación,  la  mediación  estaría   ligada  a  redes  de  sentido,  contextuales,  intertextuales  e  hipertextuales.  Es  decir,  que  en  el   aula  prevalece  una  configuración  dialógica  producto  de  las  relaciones  que  de  diverso  tipo   mantienen  profesores  y  estudiantes,  quienes  a  través  de  procesos  de  interacción  definen  y   asumen   sus   roles.   He   aquí   que   corresponde   a   los   docentes,   diseñar   estrategias   de   mediación  pedagógica,  apoyadas  en  recursos  educativos  que  permitan  dotar  de  sentido  a                                                                                                                   4  Las  cursivas  vienen  en  el  original.    
  9. 9. CUERPO  ACADÉMICO:  ENTORNOS  INNOVADORES  DE  APRENDIZAJE       9   una   acción   docente,   cuyo   objetivo   es   que   el   estudiante   adquiera   conocimientos   y   habilidades.     En   estos   procesos   de   innovación,   corresponde   también   a   los   profesores   de   metodología  de  la  investigación  el  diseño  de  estrategias  de  mediación  que  reconozcan  la   pertinencia  del  uso  de  las  tecnologías  en  sus  diferentes  formatos,  pues  si  bien  es  cierto  en   el  imaginario  académico  al  hablar  de  innovación  y  TIC  solo  se  piensa  en  lo  digital,  lo  cierto   es  que  cualquier  dispositivo  o  material  didáctico,  es  una  tecnología  que  puede  potenciar   aprendizajes;   lo   importante   es   la   forma   en   que   se   planea,   se   diseña   una   estrategia   de   intervención   mediada   por   tal   tecnología   así   como   el   objetivo   de   aprendizaje   que   se   pretende  alcanzar.     Tal  como  antes  se  ha  dicho,  innovar  pasa  por  la  forma  crítica  con  que  se  asumen  las   maneras  en  que  se  enseña,  para  que  –reflexivamente-­‐,  se  haga  sincronía  con  la  creatividad   y  poder  llevar  al  acto  educativo  a  otros  territorios  de  aprendizaje,  a  través  de  diseños  de   intervención   que   puedan   apoyarse   en   la   Internet,   del   software   para   la   producción   de   materiales  didácticos,  del  diseño  de  espacios  personales  de  aprendizaje,  del  uso  de  recursos   abiertos,  lo  mismo  que  el  empleo  de  materiales  analógicos,  como  puede  ser  la  historieta,  la   música,  la  fotografía;  todos  medios  o  soportes  para  el  manejo  de  contenidos  pero  igual  en   la  presentación  de  evidencias  de  aprendizaje  relacionados  con  la  investigación.  De  lo  que   se   trata   es   de   reconocer   que   la   mediación   pedagógica,   debe   tomar   como   marco   de   referencia,  ese  cambio  al  que  ha  llevado  la  tecnología,  así  como  las  formas  en  que  -­‐a  través   de  ellas-­‐,  los  estudiantes  se  relacionan  o  representan  el  mundo.  Esto  lleva  a  la  necesidad  de   situar  las  estrategias  que  median  entre  el  estudiante  y  el  profesor,  por  lo  tanto,  anclar  las   situaciones  de  aula  a  la  cultura  local,  para  potenciar  la  comprensión  efectiva  de  los  saberes   promovidos  en  los  cursos  de  metodología,  de  seminarios  de  investigación,  de  taller  de  tesis,   entre   otros   similares.   En   esta   perspectiva,   la   enseñanza   situada   para   relacionar   la   vida   cotidiana  con  la  cultura  escolar  y  los  contenidos  propios  de  los  programas  de  estudio,  es  un   método  que  bien  puede  potenciar  procesos  cognitivos  y  destrezas  investigativas.     De  lo  que  se  trata,  es  de  incorporar  estratégicamente  los  recursos  educativos,  los   materiales   didácticos   en   formatos   digitales   o   analógicos,   como   recursos   propios   de   decisiones  planeadas  por  parte  de  un  docente  conocedor  de  la  naturaleza,  las  propiedades,   los  formatos  y  las  posibilidades  que  cada  una  de  las  tecnologías  le  ofrece  para  mediar  en  los   aprendizajes  de  la  investigación.  Acostumbrados  como  se  está  al  libro  y  a  la  disertación  oral   o  la  cátedra  académica,  bien  vale  la  ocasión  para  repensar  si  en  el  contexto  de  lo  que   plantean   los   autores   que   vienen   promoviendo   el   uso   de   las   TIC   para   transformar   las   prácticas  docentes  (Hernández  Ortega,  Pennesi  Fruscio,  Sobrino  López  &  Vázquez  Gutiérrez,  
  10. 10. CUERPO  ACADÉMICO:  ENTORNOS  INNOVADORES  DE  APRENDIZAJE       10   2012;   Pedró,   2011;   Carneiro,   Toscano   &   Díaz,   2010),   vale   la   pena   pensar   en   seguirlos   considerando  soportes  y  formas  privilegiadas  para  enseñar.  Quienes  escriben  estarían  de   acuerdo  en  dar  cabida  a  otras  maneras  de  enfrentar  el  acto  educativo,  pues  pensar  en  la   innovación,  debe  llevar  a  un  cambio  de  aquel  paradigma;  de  repensar  una  doxa  académica   que  hoy  debe  pasar  por  la  reflexión  y  problematización  académica  de  manera  permanente.   Es  decir,  en  el  fondo  estamos  hablando  de  una  ruptura  epistemológica  que  devenga  en  una   concepción   de   la   docencia   capaz   de   conciliar   intereses   formativos   con   expectativas   estudiantiles.  Y  allí  las  TIC  son  un  abanico  de  posibilidades.       De  estrategias,  tácticas  y  gestiones  para  el  aprendizaje  de  la  investigación   De  entrada  habrá  que  decir  que  los  estudiantes  que  ingresan  a  la  Universidad  Veracruzana   como  primera  inscripción,  suelen  llegar  en  medio  del  descrédito  propio  de  quienes  vienen   de  un  nivel  educativo  que  no  garantiza  del  todo  el  desarrollo  de  los  saberes  propios  para   cumplir  con  el  perfil  de  ingreso  a  un  programa  educativo  universitario  en  el  que  se  han   inscrito.  Lo  otro,  es  el  vago  concepto  que  pueden  llegar  a  tener  de  aquello  que  llamamos   investigación.  Esto  porque  quizá  de  la  ciudad  o  el  colegio  que  vengan,  sus  profesores  en   medio   de   una   realidad   que   puede   ir   del   ánimo   al   desencanto,   abordan   los   contenidos   relacionados   con   las   ciencias   desde   una   experiencia   docente   que   se   construye   en   una   experiencia  mediada  las  fuentes  y  los  contenidos  oficiales  definidos  para  las  asignaturas  que   imparten,  por  lo  que  no  necesariamente  tienen  la  experiencia  empírica  para  ponderar  lo   que  se  dice  en  la  literatura  especializada  en  investigación.     Así  que  en  el  aula,  las  tensiones,  las  incertidumbre,  las  incapacidades,  lidian  con  las   maneras   en   que   se   ha   planeado   un   curso,   se   han   definido   los   contenidos,   se   han   determinado   las   actividades,   se   han   producido   los   recursos   educativos   o   bien   se   han   determinado   las   evidencias   de   aprendizaje.   He   aquí   que   de   la   epistemología   del   conocimiento,  a  la  teoría  para  fundamentar  objetos  de  estudios,  al  diseño  de  metodologías   y  la  definición  de  técnicas  de  investigación  para  abordar  los  problemas  planteados,  son   conocimientos  que  van  definiendo  una  agenda  de  trabajo  sensible  a  las  circunstancias,  a  las   características  que  se  van  descubriendo  en  cada  grupo  de  estudiantes,  como  producto  de   lo  real  que  acontece  en  el  aula  pero  que  tiene  sus  premisas  en  la  planeación  programática   que  ha  hecho  un  docente.     En   un   escenario   o   contexto   como   este,   las   fuentes   de   consulta   (libros,   artículos   científicos),   los   tutoriales,   las   conferencias   de   investigadores,   los   blogs   personales,   los   canales  de  video,  las  plataformas  académicas;  pero  también  la  información  que  a  través  de   historietas,  de  trípticos,  de  folletos,  de  boletines  de  prensa,  de  carteles  académicos,  entre  
  11. 11. CUERPO  ACADÉMICO:  ENTORNOS  INNOVADORES  DE  APRENDIZAJE       11   otros,  pasan  a  ser  medios  desde  los  cuales  se  procura  mediar  en  el  aprendizaje,  tratando  de   encontrar   en   ellos   y   las   actividades   definidas   para   su   uso   y   apropiación,   recursos   que   faciliten   la   mediación   en   el   desarrollo   de   saberes   y   habilidades   relacionados   con   la   investigación.     Por  ello  cuando  se  trata  de  hablar  de  cómo  se  construye  un  objeto  de  estudio  o   problema  de  investigación,  cómo  se  justifica,  cómo  se  definen  sus  preguntas  y  objetivos,   antes   de   pensar   en   la   revisión   de   la   literatura,   un   docente   puede   trazar   un   itinerario   educativo  que  permita  al  estudiante  descubrir,  comprender,  saber  a  partir  de  un  ejercicio   de  exploración  de  la  vida  cotidiana  que  movilice  entendimientos.  Salir  a  recorrer  la  ciudad,   tomar   fotografías   de   sucesos,   organizar   un   álbum   fotográfico,   para   después   -­‐ante   ese   constructo  visual-­‐,  descubrir  aquellos  ángulos  que  revelen  una  dimensión  disciplinaria  en   sus  registros:  contextos,  sujetos,  prácticas,  actividades,  pueden  llevar  al  análisis  crítico  que   los  acerque  a  una  configuración  problemática  desde  lo  empírico  para  después  transitar  a  lo   teórico.   Una   imagen,   una   frase,   un   comentario   por   parte   del   profesor   frente   a   lo   que   muestran  en  el  aula  los  estudiantes,  puede  ser  un  elemento  detonador  para  colocar  como   recurso  educativo  un  boletín  de  prensa  en  el  que  se  aborden  aspectos  relacionados  con  lo   que  dice  la  teoría  acerca  de  la  forma  en  que  se  construye  un  objeto  de  estudio.  De  allí,   promover  la  búsqueda  de  un  cartel  científico  en  el  que  se  muestre  información  relacionada   con  los  aspectos  básicos  de  un  proyecto  de  investigación,  para  que  se  expongan  en  el  aula   y  los  estudiantes  dialoguen  sobre  esos  tópicos  con  su  profesor  y  compañeros.  Hecho  esto,   porqué   no   invitar   a   los   estudiantes   a   elaborar   una   lista   de   temáticas   que   les   gustaría   investigar.   Después,   a   partir   de   la   intervención   del   docente,   definir   la   pertinencia,   la   viabilidad  de  los  temas  en  términos  disciplinarios;  lo  que  permitiría  trasladar  la  reflexión  a   un  foro  o  un  blog  en  donde  cada  estudiante  hable  sobre  el  tema  que  quiere  investigar  y  de   su   justificación   académica.   Pero   también   puede   ser   posible   que     a   partir   de   aquí,   los   estudiantes  busquen  artículos  científicos  o  ensayos  académicos  relacionados  con  el  tema   de  interés,  para  acercarse  al  abordaje  teórico  que  realizan  los  autores.     Ahora   que   si   se   imparten   clases   en   un   grupo   numeroso,   lo   mejor   es   el   trabajo   colaborativo.  Y  aquí  hacer  conciliar  intereses  temáticos  no  es  tarea  menor.  Pero  la  agenda   puede  ser  similar.  Cortometrajes  o  mediometrajes,  pueden  ser  productos  audiovisuales  que   permitan  acercarse  a  una  realidad  desde  la  ficción  para  comenzar  a  arrastrar  el  lápiz.  Qué   tema,  qué  contexto,  qué  conflicto,  qué  personajes  llevarían  a  qué  tipo  de  propuesta  para   realizar  un  proyecto  de  investigación.  Después  de  esta  experiencia  empírica,  se  esperaría  el   estudiante   o   los   grupos   de   trabajo   estén   en   mejores   condiciones   para   avanzar   en   sus   proyectos,  sin  embargo  no  siempre  ocurre  esto,  de  tal  suerte  que  la  única  certeza  es  que  se  
  12. 12. CUERPO  ACADÉMICO:  ENTORNOS  INNOVADORES  DE  APRENDIZAJE       12   les  ha  demostrado  la  forma  de  acercarse  a  una  realidad  a  través  de  un  formato  audiovisual   que  les  permite  plantear  empíricamente  problemas  de  investigación.  Si  hiciera  falta,  las   canciones  que  aborden  temáticas  relacionadas  con  el  campo  disciplinario  en  sus  múltiples   ángulos,  puede  ser  un  medio  que  ilumine,  que  ejemplifique  lo  que  es  analizar,  criticar,   problematizar  para  que  los  estudiantes  tengan  otra  forma  de  acercamiento  al  trazado  de   un  problema.  Ya  luego,  vendrá  el  camino  formal,  ese  en  el  que  los  estudiantes  tienen  que   comenzar  a  articular  un  documento  que  de  pie  a  un  proyecto  de  investigación  con  todas  las   de  la  ley.  Se  puede  iniciar  con  un  breve  ensayo  en  torno  al  tema  deseado  para  reconocer   los  saberes  en  torno  al  mismo,  desde  allí  identificar  las  palabras  clave  que  permitan  articular   un   mapa   conceptual   que   devenga   en   el   desarrollo   a   nivel   conceptual   de   una   serie   de   términos   disciplinarios   que   el   estudiante   tomará   como   base   para   comenzar   a   problematizar,   a   definir   preguntas   y   objetivos   de   investigación,   para   también   hacer   el   primer  trazo  de  su  aproximación  teórica.       Quienes   leen   ¿pueden   considerar   la   pertinencia   de   una   propuesta   como   ésta?,   ¿pueden  aceptar  que  si  se  habla  de  innovar  en  las  formas  de  enseñar  la  metodología  de  la   investigación,  hay  que  echar  mano  de  la  creatividad  e  imaginación  académica  para  trazar   una   agenda   diferente?,   las   TIC   en   sus   diversos   formatos,   tal   como   aquí   se   ha   descrito,   ¿pueden  facilitar  el  diseño  de  estrategias  de  intervención  para  el  aula,  enriqueciendo  la   experiencia   del   aprender   universitario?,   nuevas   configuraciones   didácticas   ¿pueden   contribuir  al  diseño  de  ambientes  o  entornos  de  aprendizaje  que  incorporen  modelos  de   gestión   pedagógica   capaces   de   ser   sensibles   a   las   nuevas   alfabetizaciones   de   los   estudiantes?  Estas  entre  otras  tantas,  son  preguntas  que  a  diario  conducen  decisiones  que   han  permitido  diversificar  las  formas  en  que  se  enseña  y  un  estudiante  puede  aprender  la   metodología  de  la  investigación.  Si  estamos  en  el  camino  correcto,  puede  o  no  ser,  de  allí   que  estas  reflexiones  y  experiencias,  hayan  abonado  a  la  realización  de  un  proyecto  sobre   la   enseñanza   de   la   investigación   en   las   universidades   de   Veracruz.   Pero   esa…   es   otra   historia.     Corolario   Llegar  a  planteamientos  como  los  aquí  compartidos,  no  ha  sido  fácil,  la  travesía  no  ha  sido   necesariamente   tersa,   pero   sí   es   producto   de   un   reflexión   permanente   alimentada   del   diálogo  académico  en  diversos  foros.  En  el  corazón  está  la  posibilidad  de  reconocer  que   como  parte  de  la  formación  de  capital  humano,  de  la  educación  integral  que  pueden  vivir   los  estudiantes,  la  investigación  es  parte  de  un  perfil  profesional  que  los  estudiantes  deben   reconocer.  La  posibilidad  de  incorporar  las  TIC  a  los  procesos  de  enseñanza-­‐aprendizaje-­‐
  13. 13. CUERPO  ACADÉMICO:  ENTORNOS  INNOVADORES  DE  APRENDIZAJE       13   evaluación,   no   sólo   es   en   respuesta   a   la   demanda   internacional   impuesta   al   país   y   sus   universidades,  sino  también  en  reconocimiento  al  papel  que  juegan  en  todos  los  órdenes   de  la  vida.     Así,  si  se  habla  de  innovar  en  lo  educativo,  de  transformar  las  prácticas  académicas,   tal  como  se  ha  dicho  aquí,  esto  se  relaciona  con  una  ruptura  que  debemos  vivir  como   docentes,  pues  se  trata  de  desmontar  prácticas  que  caracterizaron  la  docencia  hace  apenas   unos  años,  para  facilitar  el  aprovisionamiento  de  recursos  y  otras  posibilidades  para  apoyar   nuestro   trabajo   de   mediación   educativa.   Es   decir,   la   transformación   de   las   prácticas   docentes,  pasan  por  la  implementación  de  metodologías  en  donde  tengan  cabida  las  TIC   como   recursos   para   activar   a   nivel   cognitivo   y   práctico,   el   desarrollo   de   saberes   y   habilidades  en  torno  a  la  investigación.     Las  nuevas  formas  de  aprender,  vienen  de  procesos  de  acompañamiento  donde  los   oficios  docentes  sincronizan  con  la  creatividad,  la  imaginación  pero  igual  con  tácticas  y   atrevimientos  para  repensar  los  caminos  que  llevan  al  estudiante  a  hacerse  de  información   sobre  la  investigación.  Con  lo  escrito  aquí,  se  espera  haber  contribuido  a  la  reflexión  y  a  la   toma  de  decisiones  para  vivir  la  innovación  más  allá  de  las  palabras;  por  lo  que  está  en  el   docente,   atreverse   a   repensarse   a   sí   mismo.   Y   eso   suele   ser   complejo.   Pero   quizá   las   circunstancias  por  las  que  se  pasa  hoy  día  no  de  mucho  margen  de  maniobra,  por  lo  tanto,   quien   enseñanza   debe   comenzar   a   hacer   de   las   tecnologías   en   sus   múltiples   formatos,   aliadas  en  la  configuración  de  nuevos  ambientes  y  entornos  de  innovación  para  promover   el  aprendizaje  de  la  investigación.     Fuentes  de  consulta   •   Carneiro,  R.;  Toscano  J.  C.  &  Díaz,  T.  (2010).  Los  desafíos  de  las  TIC  para  el  cambio   educativo,  Metas  educativas  2021.  España:  OEI/Fundación  Santillana   •   Castell,  M.  [ed.]  (2006).  La  sociedad  red.  Una  visión  global.  Madrid,  España:  Alianza   editorial.   •   Contreras  Montellano,  O.;  Puga  Espinosa  C.;  Becerril-­‐García  A.  &  Aguado-­‐López,  E.   (2014).  Informe  sobre  la  producción  Científica  de  México  en  revistas  iberoamericanas   de  acceso  abierto  en  Ciencias  Sociales,  Artes  y  Humanidades  dentro  de  la  base  de   datos   Redalyc.org   2015-­‐2011.   México:   Academia   Mexicana   de   Ciencias/COMECSO/Universidad   Autónoma   del   Estado   de   México/Redalyc.   [En   línea:   http://www.redalycfractal.org/informe/InformeCS-­‐ AyHMex_Contreras_Montellano.pdf  ].   •   Díaz  Barriga  Arceo,  F.  (2006).  Enseñanza  situada:  vínculo  entre  la  escuela  y  la  vida.  
  14. 14. CUERPO  ACADÉMICO:  ENTORNOS  INNOVADORES  DE  APRENDIZAJE       14   México:  McGrawHill.   •   Fainholc,  B.  (2004).  “El  concepto  de  mediación  en  la  tecnología  educativa  apropiada   y  crítica.”  Documento  de  trabajo.  Maestría  en  Tecnología  y  educación  a  distancia.   En  línea:  http://www.uovirtual.com.mx/moodle/lecturas/teoc/22.pdf  [Consultado:   25/08/2015]   •   García   Canclini,   N.   (2014).   El   mundo   entero   como   lugar   extraño,   serie   Culturas.   México:  Gedisa  editorial.     •   Gil  Villa,  F.  (2013).  ¿Qué  significa  investigar?  Exorcismo  del  trabajo  de  investigación,     serie  Educación  y  Pedagogía.  Chile:  FCE/BUAP/ICGDE.   •   Hernández  Ortega,  J.;  Pennesi  Fruscio,  M.;  Sobrino  López,  D.  &  Vázquez  Gutiérrez,   A.  (2012).  Tendencias  emergentes  en  educación  con  TIC.  Barcelona,  España:   Asociación  Espiral/Espacio  CIEMEN.   •   Ministerio   de   Educación   Naciona   (2013).   Competencias   TIC   para   el   desarrollo   profesional   docente.   Colombia:   Ministerio   de   Educación   Nacional/Coorporación   Colombia  Digital.   •   Navarro,  R.  &  Navarro  Rangel,  Y.  (2015).  Entornos  virtuales  de  aprendizaje  2002-­‐ 2011.  México:  ANUIES/COMIE.   •   OREAL/UNESCO   (2013).   Enfoques   estratégicos   sobre   las   TICs   en   educación   en   América   Latina.   Chile:   Oficina   Regional   de   Educación   para   América   Latina   y   el   Caribe/UNESCO  Santiago.   •   Pedró,  F.  (2011).  Tecnología  y  escuela:  lo  que  funciona  y  por  qué,  documento  básico.   España:  Fundación  Santillana.   •   Perrenaud,  P.  (2014).  Diez  nuevas  competencias  para  enseñar.  México:  Secretaría   de   Educación   Pública.   [En   línea:   http://estudiaen.jalisco.gob.mx/cepse/sites/estudiaen.jalisco.gob.mx.cepse/files/d iez_comp.pdf].   •   Sánchez   Puentes,   R.   (2010).   Enseñar   a   investigar.   Una   didáctica   nueva   de   la   investigación  en  ciencias  sociales  y  humanas,  3ª.  Edición,  serie  Educación  superior   contemporánea.  México:  Plaza  y  Valdés/IISUE.   •   Wallerstein,  I.  (2006).  Análisis  del  sistema  mundo.  Una  aproximación.  Madrid:  Siglo   XXI  editores.          

×