Diese Präsentation wurde erfolgreich gemeldet.
Wir verwenden Ihre LinkedIn Profilangaben und Informationen zu Ihren Aktivitäten, um Anzeigen zu personalisieren und Ihnen relevantere Inhalte anzuzeigen. Sie können Ihre Anzeigeneinstellungen jederzeit ändern.
  1	
  
CEAK – CENTRO ESPÍRITA ALLAN KARDEC
Grupo de teatro CIRANDA DE LUZ
	
  
PIEZA	
  
EL	
  LIBRO	
  MÁGICO	
  
(Pieza...
  2	
  
JUAN-­‐	
  	
   ¿No?	
   No	
   estés	
   triste.	
   Yo	
   recibí	
   dos.	
   Te	
   doy	
   uno	
   para	
   t...
  3	
  
JUAN	
  Y	
  PITOCO-­‐	
  Vamos....	
  ¡Vivaaaaaa!	
  
JUAN-­‐	
  	
   Yo	
  quiero	
  un	
  coche	
  teledirigido...
  4	
  
ESTRELLA-­‐	
  	
   Hola	
  amigo!!	
  Niños,	
  este	
  es	
  uno	
  de	
  los	
  Reyes	
  Magos	
  que	
  visitó...
  5	
  
BURRITO-­‐	
  	
   (levanta	
  la	
  pata)-­‐	
  Yo	
  quiero	
  hablar,	
  tengo	
  mucho	
  que	
  decir.	
  
RE...
  6	
  
OVEJA-­‐	
  	
   Yo	
   recuerdo	
   muy	
   bien	
   que	
   Jesús,	
   desde	
   pequeñito	
   nos	
   trataba	
...
  7	
  
JUAN-­‐	
  	
   Puedes	
   estar	
   tranquilo,	
   amigo	
   mío.	
   Yo	
   no	
   tengo	
   hermanos,	
   y	
  ...
Nächste SlideShare
Wird geladen in …5
×

Teatro infantil El Libro Mágico

805 Aufrufe

Veröffentlicht am

Pieza de teatro: El Libro Mágico (para ell final de año)

Veröffentlicht in: Bildung
  • Als Erste(r) kommentieren

  • Gehören Sie zu den Ersten, denen das gefällt!

Teatro infantil El Libro Mágico

  1. 1.   1   CEAK – CENTRO ESPÍRITA ALLAN KARDEC Grupo de teatro CIRANDA DE LUZ   PIEZA   EL  LIBRO  MÁGICO   (Pieza  para  el  final  de  año)   ESCENARIO-­‐  Una  plaza,  donde  hay  un  banco,  flores,  a  simular  un  pequeño  jardín,  un   gran  libro  de  donde  van  a  salir  los  personajes,  excepto  dos  niños.   Juan  está  jugando  con  dos  coches,  cuando  entra  Pitoco  (Pitoco  es  un  niño  de  la  calle,   esta   sucio   y   con   ropas   viejas).   Pitoco   apenas   queda   mirando,   sin   atreverse   a   acercarse,  cuando  Juan  lo  ve.   JUAN-­‐     (Se  levanta  y  va  hacia  Pitoco)-­‐  ¡Hola!  Yo  soy  Juan,  ¿cómo  te  llamas?   PITOCO-­‐   Yo  soy  Pitoco.   JUAN-­‐   (Se  queda  extrañado)-­‐  ¿Pitoco?  ¿Pero  eso  es  un  nombre?   PITOCO-­‐     No,...   es   apellido,   mi   nombre   es   CARLOS   EDUARDO,   pero   desde   pequeño   todos   en   la   calle   me   llaman   Pitoco.   Tu   también   puedes   llamarme  Pitoco.   JUAN-­‐     (Le  da  un  cochecito)-­‐  Toma,  vamos  a  jugar.   PITOCO-­‐     ¿De  verdad,  puedo?   JUAN-­‐     ¡Claro  que  sí!  Ven.  Esos  cochecitos  son  preciosos.  Mi  abuelo  me  los   regaló  porque  es  navidad,  y  en  navidad  la  gente  recibe  presentes.   PITOCO-­‐   (Cara  triste)-­‐    No  todo  el  mundo.  Yo  no  recibo  regalos  en  Navidad.  
  2. 2.   2   JUAN-­‐     ¿No?   No   estés   triste.   Yo   recibí   dos.   Te   doy   uno   para   ti,   y   todo   resuelto.   LIBRO-­‐     Ehhh….chisss-­‐chisss…Niños....   JUAN-­‐   (para  la  platea)-­‐  Hola,  ¿fueron  ustedes  los  que  nos  llamaron?   PITOCO-­‐   ¿No?  Yo  escuché  a  alguien  hablar:  “eh,  chissss-­‐chisss…niños…   LIBRO-­‐     ¡Aquí,  niños,  miren  para  atrás!   PITOCO-­‐     ¿Aquí,  donde?  No  veo  a  nadie.   JUAN-­‐     ¡¡Ni   yo!!   Ay,   Dios   mío,   mi   abuela   siempre   cuenta   historias   de   fantasmas,  ¿será  qué  es  uno  de  ellos?   PITOCO-­‐     Calma,  tu  ahora  eres  mi  amigo,  yo  te  protejo,  no  tengo  miedo  de   nada.   (habla   alto)-­‐   Aparezca   inmediatamente   quien   estuviera     detrás  de  esa  cosa  que  parece  un  libro.   LIBRO-­‐     Yo  no  soy  una  cosa,  ni  parezco  un  libro,  yo  soy  un  libro,  y  soy  un   libro  mágico.   JUAN-­‐   (Espantado)-­‐     ¿Libro   mágico?   Eso   no   existe,   en   mi   casa   tengo   muchos  libros  y  no  tengo  ninguno  que  sea  mágico.   PITOCO-­‐     Yo  no  tengo  libros,  pero  si  mi  amigo  dice  que  no  existen  los  libros   mágicos,  yo  le  creo.  Por  eso,  quien  esté  escondido  que  salga.     LIBRO-­‐     ¡Ya  aparecí!,  Estoy  aquí  y  no  me  creéis  (suspira).  Vamos  a  hacer  lo   siguiente,  yo  he  venido  a  daros  un  regalo  porque  vi  que  Juan  hizo   una  buena  acción.  Él  compartió  su  juego  con  quien  no  tenía  nada.   Felicidades,  Juan,  has  ganado  un  amigo  para  siempre.     JUAN  -­‐   (Para  Pitoco)-­‐    ¡¡¡VIVA,  un  regalo!!!  estoy  comenzando  a  creer  en  el   Libro  mágico.   PITOCO-­‐   Mira   Juan,   en   una   cosa   él   tiene   razón,   seremos   amigos   para   siempre,  y  no  por  el  regalo,  no,    sino  porque  me  has  aceptado,  así,   como  soy.   LIBRO-­‐   Pues  bien,  ¿vamos  al  regalo?  
  3. 3.   3   JUAN  Y  PITOCO-­‐  Vamos....  ¡Vivaaaaaa!   JUAN-­‐     Yo  quiero  un  coche  teledirigido   PITOCO-­‐     Yo  quiero  una  bicicleta  para  pedalear  por  ahí.   LIBRO-­‐     Nada  de  eso,  el  regalo  es  una  cosa  bien  grande.  Voy  a  contaros  la   historia  de  un  niño  llamado  Jesús.   JUAN-­‐     Mi  abuela  me  contó  algunas  historias  que  hablaban  de  Jesús,  pero   no  eran  de  un  niño,  no,  eran  de  un  hombre  que  se  llamaba  Jesús.   (dice  este  final  como  corrigiendo  al  libro)   LIBRO-­‐   Pero,  ese  hombre  también  fue  niño,  así  como  vosotros  dos,  y  fue   creciendo   hasta   convertirse   en   un   hombre.   Pero,     entonces,   ¿quieren  o  no  escuchar  mi  historia?   PITOCO  Y  JUAN-­‐  (  se  miran  el  uno  al  otro,  como  si  combinasen  y  dicen:  ¡¡Queremos!!)   (sale  de  dentro  del  libro  una  estrella)   ESTRELLA-­‐     ¡Hola,  niños!  Yo  soy  la  estrellita  que  brilló  en  el  cielo  hacer  muchos   años  atrás,  cuando  el  niño  Jesús  nació.   PITOCO-­‐   (mirando   y   dando   vueltas   alrededor   de   la   estrella)-­‐     ¡¡Fantástica!!     Eres  tan  brillante….   ESTRELLA-­‐     Así  es,  niños.  Y  fue  ese  brillo  el  que  informó  a  los  reyes  magos  que   nacía  en  aquel  momento  el  Rey  de  la  humanidad.   JUAN-­‐     Creo  que  esa  historia  esta  equivocada,  porque  mi  abuelita  dice  que     Jesús  nació  muy  pobre,  que  no  tenía  ni  cuna.   PITOCO-­‐     A  mi  me  está  gustando,  ¿quien  sabe  si  yo  podría  ser  rey  algún  día?   (hincha   el   pecho   para   hablar)   cuando   yo   sea   rey,   voy   a   ayudar   a   todos  los  niños  de  la  calle.   (En  este  momento  entra  uno  de  los  reyes  magos  )   REY-­‐     ¡¡Muy  bonito  Pitoco!!  Ayudar  a  nuestro  prójimo  es  lo  que  Jesús  pide   siempre  a  nuestro  corazón,  y  no  precisas  ser  rey,  podemos  ayudar   de  muchas  formas.  
  4. 4.   4   ESTRELLA-­‐     Hola  amigo!!  Niños,  este  es  uno  de  los  Reyes  Magos  que  visitó  al   niño  Jesús.       JUAN-­‐     (habla  a  Pitoco  al  oído)-­‐    Él  no  tiene  nada  de  magro.   REY-­‐     Juan,  hijo  mío,  no  es  magro,  es  mago.  Pero  eso  no  importa.  Yo  soy   un  privilegiado.  Un  día  vi  a  la  señorita  Estrella  en  el  cielo  y  la  seguí,   encontré  dos  reyes  magos  más  por  el  camino  y  fuimos  al  encuentro   de  nuestro  Maestro.   PITOCO-­‐     ¿Pero  el  encuentro  no  era  con  Jesús?   ESTRELLA-­‐     Sí,  querido  mío,  con  Jesús.   REY-­‐     Jesús   es   considerado   nuestro   mayor   Maestro,   hijo   mío,   porque   enseñó  el  amor,  la  mayor  virtud  que  un  ser  humano  puede  querer.   ESTRELLA-­‐   Hablando  de  amor,  ¿vamos  a  pedir  que  entren  algunos  personajes   más  de  esta  historia?   REY-­‐     Sí,  (habla  alto)-­‐  que  entren  los  que  compartieran  la  venida  de  Jesús.   (entran:  una  vaquita,  un  burro,  una  oveja)  (todos  entran  en  silencio)   JUAN-­‐     Pitoco,   ese   libro   verdaderamente   es   mágico,   ¿cómo   caben   tantos   animales,  personas  y  la  estrella  en  un  libro?   ESTRELLA-­‐   Niños,   en   un   libro,   caben   muchas   más   cosas.   Cuando   leemos,   viajamos,   y   nuestro   viaje   comienza   ahora   dentro   de   nuestro   corazón.   BURRO-­‐   Pensé   que   no   nos   llamarías,   no   olvides   que   yo   estuve   con   Jesús   también.   VAQUITA-­‐     Es  verdad,  estuvimos  todos  en  el  establo  cuando  Él  nació,  fue  una   noche  gloriosa.   OVEJA-­‐   Yo  estaba  tan  emocionada,  que  no  conseguí    hablar  nada   PITOCO-­‐     Pero   las   ovejas   no   hablan.   Quien   habla   es   humano   (ríe)   (la   Oveja   vuelve  la  cabeza  enfadada)   ESTRELLA-­‐   (conciliadora)-­‐  ¿Vamos  a  volver  a  nuestra  historia?  
  5. 5.   5   BURRITO-­‐     (levanta  la  pata)-­‐  Yo  quiero  hablar,  tengo  mucho  que  decir.   REY-­‐     Es  verdad  burro,  habla,  tu  llevaste  a  Jesús,  eres  un  ser  amado  por  el   Maestro.   BURRITO-­‐     (enfadado)-­‐  yo  estoy  cansado  de  decir  que  mi  nombre  no  es  burro  y   sí  jumento.  Corrigiendo,  Jesús  siempre  decía  que  amaba  a  todos  y   no  sólo  a  mí.   JUAN-­‐   Pero,   señor   Burro,   quiero   decir,   Sr.   Jumento,   siendo   el   señor   tan   pequeño  ,  ¿como  consiguió  cargar  a  Jesús?   REY-­‐     Hijo  mío,  Jesús  es  muy  ligero.   JUMENTO-­‐   Ahhh,….  eso  no,  eso  no.   (en  este  momento,  los  personajes  del  libro,  se  espantan  y  dicen)   PERSONAJES-­‐     ¿¿¿¿quéeeeee????   ESTRELLA-­‐   ¿Estás  diciendo  que  Jesús  está  gordo?     JUMENTO-­‐   (cara  de  inocente)-­‐  ¿Yoooo?      (ahora  para  la  platea,  apuntando  para   uno   y   para   otro)-­‐   ¿Alguien   me   oyó   decir   eso?     ¿Vosotros   me   escuchasteis  decir  eso?  Yo  no  dije  eso.   OVEJA-­‐     Pero  yo  te  oí  decir  que  Jesús  pesaba.   VAQUITA-­‐     Eso  es  absurdo.  El  jumento  no  tiene  ni  idea.   JUMENTO-­‐   Yo   no   dije   que   Jesús   pesaba.   Yo   dije   que   Él   no   era   leve.   Jesús,   siempre  me  dijo:  Hijo  mío,  no  mientas,  di  siempre  la  verdad…,  pues   bien,  esta  es  la  pura  verdad.   REY-­‐   (Mirando  al  cielo)  -­‐  ¡Jesús,  perdona  a  esta  criatura  que  no  consiguió   aprender  nada  Contigo!   JUAN-­‐     Bien,  no  vamos  a  pelear  por  eso,  vamos  a  continuar  la  historia  que   ahora  tengo  curiosidad.   JUMENTO-­‐     Quiero   dejar   claro   que   el   peso   de   Jesús   era   porque   Él   estaba   llevando   a   toda   la   humanidad   con   Él,   pero   para   mi,   Él   era   ligero   como  una  pluma.  
  6. 6.   6   OVEJA-­‐     Yo   recuerdo   muy   bien   que   Jesús,   desde   pequeñito   nos   trataba   a   todos  con  bondad  y  amor,  tanto  a  las  personas  como  a  los  animales.   VAQUITA-­‐     Un  día  le  oí  decir:  Dejad  venir  a  mí  a  los  pequeñitos,  porque  de  ellos   es  el  reino  de  los  cielos.   PITOCO-­‐     Me  parece  que  a  Jesús  le  gustan  más  los  niños.   REY-­‐   (Pone  el  brazo  alrededor  del  cuello  de  Pitoco)-­‐  Hijo  mio,  Jesús  no   tiene  preferencias,  Él  ama  a  todos  igualmente,  por  eso  Él  vino  hasta   nosotros.   ESTRELA-­‐   Él   vino   para   enseñarnos   a   hacer,   lo   que   hiciste   a   Pitoco,     Juan,   precisamos  aprender  a  amar  a  nuestro  semejante,  sin  distinción.   OVEJA-­‐     Fue  muy  bonito  verte  compartir  su  juego  con  aquél  que  no  tiene.   VAQUITA-­‐     Este  es  el  espíritu  de  la  navidad,  es  donación  de  amor.   JUMENTO-­‐     A   veces   las   personas   lo   olvidan   y   sólo   piensan   en   las   compras.   Regalar   está   bien,   pero   lo   más   importante   es   que   entre   nosotros   reine  el  amor.   PITOCO-­‐     Vosotros  habláis  de  amor,  pero  yo  no  tengo  a  nadie  que  me  ame.   ESTRELLA-­‐     Estás  equivocado.  Jesús  te  ama  tanto  que  te  envió  un  amiguito:  Juan     JUAN-­‐     Pitoco,  la  señorita  Estrella  tiene  razón.  Ahora  yo  soy  tu  amigo.   REY-­‐     Y  yo  os  digo  más,  queridos  míos,  que  un  amigo  es  un  hermano  que   nuestro  corazón  escoge.   JUAN-­‐     ¿Sabe  una  cosa  señor  Rey  Mago?  Yo  tengo  una  idea:  voy  a  hablar   con  mis  padres  para  que  Pitoco  se  pueda  quedar  en  mi  casa.     (Todos  aplauden,  vitoreando  a  Juan.  Pero  Pitoco  está  triste)   VAQUITA-­‐                    ¿Qué  ocurre  Pitoco?  ¿No  estás  feliz?   PITOCO-­‐     No   es   eso.   Yo   soy   de   la   calle   y   los   padres   de   Juan   no   me   van   a   aceptar.  
  7. 7.   7   JUAN-­‐     Puedes   estar   tranquilo,   amigo   mío.   Yo   no   tengo   hermanos,   y   mis   padres  estarán  felices  de  acogerte  y  que  seas  un  hermano  para  mi.   Ellos  siempre  dicen  que  quisieran  darme  un  hermanito   OVEJA  -­‐     ¡¡Vamos  Pitoco,  mejora  esa  carita!!   TODOS-­‐     Mejora  esa  cara,  Pitoco.   JUMENTO-­‐     Tengo  una  idea,  ¿cantamos  para  celebrar  la  Navidad?   REY-­‐                                      Qué  bonita  propuesta  de  Jumento….  ¡Qué  suene  la  música!   LATE  CORAZÓN   Tum,  Tum,  late  corazón;  Tum,  Tum  corazón  puedes  latir,  (repite)   Tum,  Tum  late  corazón;  Que  con  Jesús  nosotros  vamos  a  vencer,  (repite)   Amigos,  les  vamos  a  contar;  Que  el  mundo  a  veces  parece  estraño   Cuando  no  tenemos  un  rumbo;  quedamos  a  la  deriva   Sin  saber  con  certeza;  Como  debemos  proceder   Y  lo  que  podemos  hacer  es:  Mejorar  las  actitudes,  amigos  míos   Y  juntos  así  poder  crecer.  Mejorar  las  actitudes  amigos  míos  y  juntos  así  poder  crecer.   ESTRELLA-­‐    Bien,  niños,  ahora  vamos  a  regresar  al  libro  mágico,  ¡¡adiós!!   TODOS-­‐    ¡¡ADIOS  NIÑOS!!   JUAN  Y  PITOCO-­‐    ¡¡ADIOS  AMIGOS!!     LIBRO-­‐    ¿Os  ha  gustado  la  historia?   PITOCO-­‐    A  mí  me  ha  gustado.  Aprendí  que  un  libro  contiene  muchas  historias,  ¿y   vosotros?  (pregunta  para  la  platea)     JUAN-­‐      Yo  aprendí  también  que  el  amor  es  lo  más  importante  de  la  Navidad.   LIBRO-­‐  ¡¡Muy  bien,  niños,  vamos  a  seguir  siempre  el  ejemplo  que  Jesús  nos  dejó  que   es  el  amor  entre  todos.  Siempre  que  queráis  viajar,  estaré  dispuesto  a   acompañaros.  Abrid  un  libro  y  vamos  a  viajar  más  allá  de  la  imaginación.     ¡¡FELIZ  NAVIDAD  A  TODOS!!  

×