Diese Präsentation wurde erfolgreich gemeldet.
Wir verwenden Ihre LinkedIn Profilangaben und Informationen zu Ihren Aktivitäten, um Anzeigen zu personalisieren und Ihnen relevantere Inhalte anzuzeigen. Sie können Ihre Anzeigeneinstellungen jederzeit ändern.

Presentación Bases Teóricas de la Prevención Integral

Principales teorías de la Prevención Integral

  • Loggen Sie sich ein, um Kommentare anzuzeigen.

  • Gehören Sie zu den Ersten, denen das gefällt!

Presentación Bases Teóricas de la Prevención Integral

  1. 1. Bases teóricas de la prevención integral El consumo de drogas ha sido un problema social durante muchos años y los datos más recientes indican que el problema está estancado o empeorando, dependiendo de cada sustancia. Una de las estrategias más prometedoras para cambiar este panorama es la prevención. El fin de la prevención en drogodependencias es evitar que la población se inicie en el consumo de las drogas, para lograrlo la clave del éxito en el desarrollo de programas radica en la comprensión de la influencia psicosocial y los procesos que facilitan o impiden el comienzo de este comportamiento.
  2. 2. Teorías más Resaltantes Teorías Parciales o Basadas en Pocos Componentes. Teorías de Estadios y Evolutivas. Teorías Integrativas y Comprensivas
  3. 3. Teorías Parciales o Basadas en Pocos Componentes.  Teorías y modelos biológicos: 1. La adicción como un trastorno con sustrato biológico: Una de las explicaciones que ha estado desde siempre presente para entender o explicar la causa de un trastorno, sea físico o mental, es que el mismo es una consecuencia de un déficit biológico, una causa genética, una lesión, o una alteración cerebral que es responsable del mismo. En el campo de las drogodependencias es innegable el papel que las distintas drogas producen en el cerebro y en los restantes órganos corporales. Sin embargo, esta explicación se convierte en reduccionista si la causa, o la principal causa, de la dependencia de las drogas se reduce en la explicación a sólo causas biológicas, o al mero efecto del funcionamiento cerebral como consecuencia de la ingestión de esa droga concreta. Por desgracia, en muchas ocasiones, nos encontramos explicaciones simplistas de este tipo. Las bases neurobiológicas de la adicción, son un elemento importante, pero un elemento más de la comprensión de las drogodependencias, y que si se utiliza aisladamente, se convierte en una explicación simple y parcial. 2. La hipótesis de la automedicación: Una gran parte de los pacientes que desarrollan trastornos por abuso de drogas, lo hacen porque sufren trastornos endógenos con sustrato biológico que, directa o indirectamente, les abocan al consumo de sustancias psicoactivas como forma de auto tratamiento. Por tanto, en muchos de ellos, el intento repetido de orientarlos a la abstinencia, después de varias tentativas fallidas de desintoxicación se puede calificar, desde este punto de vista como inútil, contraproducente, cruel, frustrante o peligroso. Sería inútil porque la mayoría de las “drogas” tienen una mayor rapidez de acción y generan menos efectos indeseables que los psicofármacos utilizados en la actualidad, por lo que los individuos previamente enfermos que entran en contacto con ellas difícilmente aceptarán, posteriormente, la medicación psiquiátrica recomendada.
  4. 4. Modelo de salud pública, de creencias de salud y de competencia: A pesar de que el modelo de salud pública ha sido sumamente útil para el control de las enfermedades infecciosas y la eliminación de los contagios masivos, a diferencia de otras épocas de la historia, es de escasa utilidad aplicado al campo de las drogodependencias. Esto viene motivado por el gran número de factores que se relacionan con el consumo de las distintas drogas, como iremos viendo paulatinamente a lo largo de estas páginas. Por ello, su utilización es escasa cara a la aplicación de programas preventivos, aunque en ocasiones se puede partir del mismo y complementarse con otros. Un modelo derivado del anterior, y que ha sido más útil es el conocido como modelo de creencias de salud. Este modelo fue elaborado originalmente por un grupo de investigadores de la sección de estudios del comportamiento del Servicio de Salud Pública de los Estados Unidos entre los años 1950 y 1960. Durante las últimas tres décadas este modelo ha sido una de las aproximaciones psicosociales más ampliamente utilizadas para explicar la conducta relacionada con la salud. El modelo de creencias de salud (Becker y Maiman, 1975) tiene como elementos fundamentales la sus ceptibilidad percibida, la severidad percibida, los beneficios percibidos y las barreras percibidas.
  5. 5. Teorías del aprendizaje: Explica la conducta como un fenómeno de adquisición que sigue unas leyes, las del condicionamiento clásico, operante y aprendizaje social. Teorías actitud-conducta: Es posible predecir en grado importante la conducta desde la actitud y creencias del sujeto, o desde componentes anteriores o relacionados con la misma como son la norma subjetiva, intenciones conductuales, etc. (Becoña, 1986). En este contexto quien ha posibilitado sin duda alguna que la predicción desde componentes previos a la conducta sea posible ha sido la aparición de distintos modelos donde se analiza la relación actitud- conducta y se introducen elementos intermedios para explicar adecuada y predictivamente dicha relación
  6. 6. Teorías de Estadios y Evolutiva  El modelo evolutivo de Kandel: Esta autora partió para el planteamiento de su modelo de la teoría de la socialización, centrándose especialmente en la relación de los padres e iguales en el desarrollo de los adolescentes. Los conceptos y procesos que maneja provienen fundamentalmente de la teoría del aprendizaje social y de la teoría del control (Kandel y Davies, 1992). La idea básica que plantea es que el consumo de drogas ilegales, marihuana, cocaína, heroína, etc., se producen de modo secuencial o evolutivo, partiendo del consumo de las drogas legales, el alcohol y el tabaco (Kandel, 1975). Para comprobar su hipótesis, parte del consumo de drogas en un momento del tiempo y hace un seguimiento para comprobar si su propuesta es cierta.
  7. 7.  Modelo de Etapas Motivacionales Multicomponente: Este modelo considera una serie de estadios respecto al abandono de las sustancias adictivas. Werch y DiClemente (1994) lo que han hecho es adaptar este modelo, ampliándolo del abandono al comienzo del uso de las distintas sustancias. Con ello combinan la adquisición y el abandono a distintos niveles. Además es un modelo de naturaleza cíclica, tanto para la adquisición como para el abandono de las drogas. Igualmente, una parte del modelo se fundamenta en las fases ya propuestas hace años para el tabaco por Leventhal y Cleary (1980), dos de los primeros autores que operativizaron las fases y la secuenciación de las mismas respecto a la adquisición y abandono de las sustancias.  El modelo del proceso de reafirmación de los jóvenes: Estos autores (Kim, Crutchfield, Williams y Hepler, 1998) se hacen varias preguntas que son claves en la prevención de las drogodependencias. Estas son: 1) ¿por qué unas personas se hacen dependientes y otras no?; 2) ¿qué factores explican lo anterior?; 3) ¿conocemos los factores necesarios para implantar un adecuado programa de prevención de drogas?; y, 4) ¿tenemos programas eficaces a corto y a largo plazo? Consideran, a pesar de su actualidad, que la aproximación de factores de riesgo no ha mostrado tener mucho éxito en la articulación de planes de acción concretos y programas de actividades que sirvan para detener la conducta de uso de drogas, aunque reconocen que proporciona una guía conceptual general y direcciones a seguir para la futura investigación, especialmente para la aproximación del desarrollo de la conducta problema.
  8. 8. Teorías integrativas y comprensivas  Teoría del aprendizaje social y teoría cognitiva social: Es una de las teorías más utilizadas e importantes dentro del campo de las drogodependencias. Es una teoría psicológica basada en los principios del aprendizaje, la persona y su cognición junto a los aspectos del ambiente en que lleva a cabo la conducta. Dentro de los programas preventivos su utilidad es clara (Abrams y Niaura, 1987; Cleaveland, 1994), dado que varios de los programas preventivos más eficaces parten de la misma, utilizan alguno de sus componentes o los sustentan junto a otras teorías.  Modelo del desarrollo social de Catalano, Hawkins et al: El objetivo del modelo es explicar y predecir el comienzo, escalada, mantenimiento, desescalada y abandono o desistir de hacer aquellas conductas que son de gran preocupación para la sociedad, como la delin cuencia y el uso de drogas ilegales (Catalano y Hawkins, 1996). Les denomina conducta antisocial porque son vistas fuera del consenso normativo de lo que es una conducta social aceptable, o la violación de los códigos legales, incluyendo aquellos relativos a la edad. Incluye tanto las ofensas violentas como las no violentas, así como el uso ilegal de drogas. La ventaja de este modelo es que predice tanto la conducta prosocial como la antisocial. También especifica estos procesos tanto en la infancia como en la adolescencia, así como el mantenimiento o abandono en la adultez.
  9. 9.  Teoría de la conducta problema de Jessor y Jessor: Constituyen teorías de gran importancia en el campo de la conducta problema en general y de las drogodependencias en particular, aparte de ser una de las más comprensivas e integradoras de los conocimientos que tenemos sobre el comportamiento, tanto sea normal como desadaptado o problema, entre el que se encuentra el consumo de drogas. Como ha ocurrido en otros autores, la teoría de la conducta problema fue formulada inicialmente para explicar el consumo de alcohol, siendo posteriormente ampliada a otras conductas, como el consumo abusivo de drogas. Por conducta problema entienden aquella conducta que socialmente está definida como un problema, como un tema de preocupación o que es indeseable según las normas de la sociedad convencional o las instituciones de la autoridad adulta. O, dicho de otro modo (ej., Donovan, 1996), es aquella que se sale de la norma, sea de tipo social o legal, para la mayoría de la sociedad. Es la conducta que elecita algún tipo de respuesta de control social por ser socialmente desaprobada por las instituciones de autoridad, como la reprobación, el rechazo social o el encarcelamiento. Distintas conductas pueden considerarse como conductas problema, desde el consumo de drogas, mantener relaciones sexuales prematuramente, participar en una demostración pacífica, como era frecuente hasta hace unos años, etc. Lo que subyace a esto es el rechazo de las normas convencionales o la expresión de independencia del control parental. En cambio, son conductas convencionales aquellas que el sistema social acepta, como asistir a la iglesia, trabajar duro en la escuela, o las restantes normas sociales que tienen aprobación, se esperan o están institucionalizadas como apropiadas para los jóvenes y para los adultos.

×